El cáncer y la ansiedad van de la mano: ponle freno para mejorar tu recuperación

ansiedad

La ansiedad, esa sensación de desasosiego, intranquilidad, muchas veces acompañada de pesar, angustia y miedo es muy común en los pacientes con cáncer, pero es uno de los grandes obstáculos para que tu tratamiento y recuperación tengan éxito. Ponle freno, tu médico te puede ayudar.

¿Qué tiene que ver la ansiedad con el cáncer?

La ansiedad y el cáncer forman una pareja prácticamente inseparable. La mayoría de los pacientes la sufre en algún grado: desde las formas más leves y justificables, dadas las circunstancias, hasta las más serias, como los trastornos de ansiedad y los ataques de pánico. La sufren desde el momento que esperan los resultados de las pruebas de detección, durante el diagnóstico, los tratamientos y persiste aun cuando el cáncer se ha vencido, por temor a una posible recaída.

El grado de intensidad y la frecuencia con que se experimenta la ansiedad depende de varios factores: la personalidad del paciente, el entorno familiar, el tipo de cáncer y el avance de la enfermedad, así como el tipo de tratamiento que recibe y los efectos que éste tiene en su vida diaria. Definitivamente la ansiedad es peor en aquellos pacientes con tendencia previa a los estados depresivos o que sufren algún trastorno mental.

En cualquier caso, es importante reconocerla y reportarla al médico para aliviar los síntomas, en lo posible. Estas son las señales que suelen presentarse con más frecuencia:

A nivel físico:

  • Alteraciones en el sueño
  • Pérdida del apetito
  • Tensión y dolores musculares
  • Temblores
  • Fatiga y cansancio extremo
  • Resequedad en la boca
  • Palpitaciones, aceleramiento de los latidos del corazón, falta de aire, opresión en el pecho (similar a un estado de pánico)
  • En casos severos, pueden presentarse náuseas y episodios de diarrea

A nivel psicológico:

  • Intranquilidad
  • Problemas para enfocar los pensamientos y concentrarse
  • Irritabilidad, cambios de estado de ánimo
  • Dificultad para resolver problemas
  • Preocupación exagerada
  • Depresión

Si sospechas que padeces de ansiedad es importante que hables con tu médico para buscar una solución. Y es que ahora, más que nunca, necesitas que tu cuerpo esté lo más fuerte y equilibrado posible para hacerle frente al tratamiento.

También es importante determinar qué causa la ansiedad: quizás sea el miedo al futuro, a sufrir dolor, a quedar discapacitado, a las dificultades laborales y la carga económica, a la soledad, o la falta de un entorno familiar o grupo de apoyo adecuado.

Muchas veces la ansiedad es causada por síntomas no resueltos, como el dolor, u otras molestias. En la medida que esos efectos secundarios del cáncer y los tratamientos se resuelvan, los estados de ansiedad mejoran. Pero tu médico también podría recetarte una serie de medicamentos que te ayuden con la ansiedad, como los siguientes (entre otros):

  • Lorazepam (Ativan®)
  • Diazepam (Valium®)
  • Clonazepam (Klonopin®)
  • Alprazolam (Xanax®)
  • Clorpromazina (Thorazine®)
  • Buspirona (BuSpar®)
  • Haloperidol (Haldol®)

Algunos de estos medicamentos podrían tener efectos secundarios, por ejemplo: somnolencia. Por eso siempre es importante mantener una buena comunicación con tu médico y, si es necesario, te suspenderá y/o cambiará el medicamento o la dosis.

Con o sin medicamentos, el médico podría referirte a terapia psicológica, para ayudarte a lidiar con tu situación. En casos de ansiedad severa, la ayuda psicológica profesional es tan importante como los medicamentos. El tratamiento es más efectivo cuando se siguen las instrucciones exactas del médico, evitando, en lo posible. consumir o usar otras sustancias, como el alcohol o los cigarrillos para aliviar los síntomas.

Hay otras maneras de combatir la ansiedad relacionada con el cáncer, entre ellas:

  • El ejercicio, con la frecuencia e intensidad que la condición lo permita. Es excelente para aliviar tensiones y ansiedad
  • Masajes, yoga, o meditación.
  • Practicar técnicas de relajación, como la respiración profunda (con los ojos cerrados y en una posición cómoda, de preferencia acostado(a), inhalar y expirar profundamente el aire y empezar a relajar cada parte del cuerpo, comenzando por los dedos de los pies hasta terminar en la cabeza. Una vez relajado(a), visualizar un paisaje agradable, como una playa, un bosque o un jardín, o la imagen que más paz y tranquilidad te produzca).
  • Buscar apoyo en la oración y en las creencias religiosas personales (si se practica alguna religión).
  • Enfocarse en pensamientos y actitudes positivos.

¿Estás atravesando un proceso similar? Recuerda que es perfectamente normal sentir frustración, confusión y tristeza ante un diagnóstico o tratamiento contra el cáncer. Hablar y confiar tus sentimientos a personas allegadas y en quien confías es de gran ayuda. Investiga si el hospital, o el centro médico en que recibes tu tratamiento brinda servicios como reuniones de grupos de apoyo, consejería o clases de ejercicios, yoga o Tai Chi. Y confía en tu médico: sigue sus indicaciones y el tratamiento al pie de la letra. Si no estás cómoda con él o ella, pide una segunda opinión.

Sí, la ansiedad y el cáncer van de la mano, pero en las tuyas está el separarlos para tu bienestar y beneficio.

 

Publicación original: 2014

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los Derechos Reservados.

Imagen © Thinkstock / kirsty okeeffe


Accede gratis a nuestro reporte especial: 11 Pasos para Vivir una Vida Saludable.

Nota sobre los comentarios:

Te invitamos a dejar tu comentario, pero pedimos tu comprensión: VidaySalud.com es una editorial de salud, no un consultorio. No podemos dar diagnósticos específicos ni recomendar tratamiento para las situaciones individuales. Lo que sí hacemos es tomar en cuenta todos los comentarios y preguntas para decidir cuál será el nuevo contenido del sitio. Así que te invitamos a que regreses con frecuencia y uses la casilla de "Búsqueda" para descubrir nuevos artículos sobre el tema que te preocupa. Si no hallas algo hoy, dinos lo que buscas y te prometemos que lo encontrarás pronto.

Por favor no uses el sitio como sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico con cualquier pregunta que puedas tener sobre una condición médica. Nunca desatiendas los consejos de tu médico ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído aquí.

Con cariño, Doctora Aliza

Déjanos tu Comentario

6 Comentarios

  1. Ma Luisa Avila
    Publicado 16 junio, 2017 en 10:12 am | Permalink

    Hola, buen día, en diciembre fué mi última quimioterapia, recibi 4, una mastectomia, posterior recibi 25 radiaciones y dos quimios más. Tengo problemas para respirar, siento como si no alcanzara a respirar, me dieron un medicamento para la ansiedad pero ya tengo 5 meses tomandolo, he disminuido la dosis yo misma a un cuarto de pastilla al día pero tengo como un mes que es muy frecuente que traiga gripa y eso me angustia.

  2. JOSEFINA
    Publicado 15 junio, 2017 en 12:29 pm | Permalink

    HOLA DRA. SON MUY INTERESANTES LOS TEMAS QUE TRATA SOBRE LA SALUD, SOY UNA MUJER DE 56 AÑOS QUE HOY POR HOY ENTIENDO QUE SE QUIERO TENER UNA BUENA CALIDAD DE VIDA MÁS ADELANTE TENGO QUE EMPEZAR A CUIDARME DESDE HOY. EMPEZE POR BAJAR DE PESO Y APRENDER A COMER SANO Y NUTRITIVO, EN ALGÚN TIEMPO TOME PERO YA DEJE DE HACERLO Y NUNCA HE FUMADO GRACIAS DRA. POR SUS CONSEJOS

  3. GLORIA ORTIZ
    Publicado 13 marzo, 2015 en 5:39 am | Permalink

    Fui operada de cáncer de tiroides y me diagnosticaron depresión y ansiedad, estoy en tratamiento desde hace cuatro meses, mi pregunta es : En cuento tiempo desaparecen estos síntomas totalmente , ya que son tan desagradables.

  4. valena sathet max ch
    Publicado 19 agosto, 2014 en 9:34 am | Permalink

    Es dificil pasar todo un tratamiento,pero creo q es mas dificil buscar la forma q el cancer no regrese a nuestro organismo,al menos a mi me causa ansiedad xeso q trato de estar lo mas entretenida q pueda….gracias y muy interesante su pagina!!!

  5. JESUS ACOSTA ALLEMDE
    Publicado 15 agosto, 2014 en 6:31 pm | Permalink

    YO DERIA LA VIVENCIAL HUMANO ES UN RIESGO SOMOS SERES FRAGILES,INTELIGENTES SI EL CANCER SUCIDIO EN NUESTRO ORGANISMO SEREMOS FUERTES,HASTA EL FINAL.

  6. Roberto Lacayo Pache
    Publicado 10 julio, 2014 en 9:02 am | Permalink

    Leo desde hace un tiempo sus artículos, los cuales considero bien soportados e informados.
    Favor seguirlos mandando. Se los agradeceré. Saludos,

Presentar Observaciones

Tu nombre y dirección de correo electronico nunca serán vendidos o compartidos con cualquier otra organización -- nunca.

Requerido *

Esta configuración sólo debe utilizarse en su computadora personal o de trabajo.

¿Olvidaste tu contraseña?

×
.