5 factores de riesgo de un ACV y qué hacer en caso de que se presente

iStock_t.light_000019644735_Small

El accidente cerebrovascular es la primera causa de discapacidad y la segunda causa de muerte en el mundo

El accidente cerebrovascular o ACV es también conocido como derrame cerebral, apoplejía, stroke y también conocido como accidente vascular, ataque cerebrovascular o ataque cerebral. En Vida y Salud te recordamos cuáles son los síntomas y los factores de riesgo de esta peligrosa condición, para que aprendas a reconocerla y puedas evitarla, y también para que puedas actuar rápidamente ante una emergencia.

Lo llames como lo llames, esta situación es siempre una emergencia y constituye la primera causa de discapacidad y la segunda causa de muerte en el mundo. Según la Asociación Americana de Médicos de Emergencia, las apoplejías son la cuarta causa de muerte entre los hispanos en EEUU: son responsables de una de cada cuatro muertes entre los hombres hispanos y una de cada tres muertes entre las mujeres hispanas.

Un accidente cerebrovascular se produce cuando, por alguna razón, se detiene o interrumpe el flujo de la sangre (y el oxígeno) que va al cerebro. Esta es una situación de emergencia en la que cada minuto cuenta, ya que si el oxígeno no llega hasta el cerebro, sus células se mueren causando un daño permanente, ¡y pueden destruirse hasta 1.9 millones de células por minuto!

Existen dos tipos de accidentes cerebrales vasculares (ACV). El más común es el llamado ataque cerebral isquémico o trombótico, causado por un coágulo (trombo) que bloquea a un vaso sanguíneo en el cerebro. El otro es llamado ataque cerebral hemorrágico y se produce por la ruptura de un vaso sanguíneo que sangra dentro del cerebro. Por otro lado, los “mini-derrames cerebrales” o ataques isquémicos transitorios, ocurren cuando la circulación de la sangre al cerebro se interrumpe brevemente. En todos los casos se trata de una emergencia, incluso si los síntomas desaparecen.

Esto puede ocurrirles tanto a los hombres como a las mujeres, y si bien no es posible predecir si sucederá o no un episodio de este tipo, ni cuándo ocurrirá, sí se conocen algunos factores de riesgo que aumentan las probabilidades y te ponen en peligro. Toma nota para poder controlarlos o evitarlos cuando te sea posible:

  1.  Presión alta. Es el factor de riesgo principal que causa estos episodios. Para evitarla, controla el consumo de sal o sodio. Si ya la tienes, el médico posiblemente te indique que también tomes alguna medicina.
  2. Fibrilación auricular. Una condición que afecta al corazón y que se caracteriza por latidos rápidos e irregulares. Aunque no causa ataques cardíacos, sí puede provocar otras complicaciones, como la formación de coágulos y por eso requiere tratamiento médico.
  3. Diabetes. Una condición de salud que se pueden prevenir o controlar perdiendo peso si se está en sobrepeso, aumentando la cantidad de fibra y de granos integrales en la dieta y aumentando la actividad física.
  4. Colesterol alto. Otra condición que puedes controlar mejorando tu alimentación (incluyendo avena, pescados grasos, nueces de árbol, aceite de oliva, por ejemplo); perdiendo peso si esteas en sobrepeso y haciendo ejercicio regularmente.
  5.  Antecedentes familiares de la enfermedad y aumento de la edad (especialmente después de los 55 años). Dos factores que no puedes evitar pero sí contrarrestar o hacerles frente, llevando un estilo de vida saludable.

Asimismo, la obesidad, el alcoholismo y el consumo de tabaco o drogas ilegales también incrementan las posibilidades de sufrir un accidente cerebro vascular (ACV). Habla con tu médico sobre tus factores de riesgo en particular y cómo puedes mantenerlos bajo control.

Y no dejes de repasar cuáles son los principales síntomas del accidente cerebro vascular (ACV), para poder actuar con efectividad ante esta emergencia y pedir ayuda de inmediato.

Ten en cuenta que, en general, estas señales se dan de manera repentina, de un momento a otro y sin motivo aparente:

  • Adormecimiento o debilidad en un lado de la cara.
  • Adormecimiento o debilidad en un brazo o una pierna, especialmente en un lado del cuerpo.
  • Confusión y dificultad para hablar o entender.
  • Dificultad para ver con uno o ambos ojos.
  • Dificultad para caminar, mareo o pérdida de equilibrio o de la coordinación.
  • Dolor de cabeza severo y repentino sin causa conocida

Además de estos síntomas, que pueden producirse en las personas de ambos sexos, las mujeres pueden tener otras señales de apoplejía, que también se producen de manera repentina:

  • Dolor en la cara o en las extremidades.
  • Náuseas.
  • Debilidad general.
  • Dolor de pecho.
  • Falta de aire o dificultad para respirar.
  • Palpitaciones.

En caso de que tú o alguien que conozcas tengan estos síntomas, puedes practicar la denominada prueba H-B-C-H que propone la Organización Nacional de la Apoplejía (National Stroke Association), que consiste en:

  • Habla: Pídele que repita una oración sencilla.
  • Brazos: Pídele que levante ambos brazos.
  • Cara: Pídele que sonría.
  • ¡Hora de actuar! Si la persona no es capaz de hablar, se le cae un brazo o un lado de la cara al intentar sonreír, necesita recibir atención médica de inmediato. Cuanto antes, más posibilidades tendrá de recuperarse.

Es importante que tengas presente estos datos en caso de que convivas con personas con factores de riesgo o los tengas tú misma(o). Recuerda que un ACV es SIEMPRE una emergencia. Llama inmediatamente al 911 en EEUU o al número de emergencias de tu localidad para transportar al paciente a la sala de emergencias. ¡Si actúas a tiempo, puedes salvarle la vida!

 

Imagen © iStock / t.light


Accede gratis a nuestro reporte especial: 11 Pasos para Vivir una Vida Saludable.

Nota sobre los comentarios:

Te invitamos a dejar tu comentario, pero pedimos tu comprensión: VidaySalud.com es una editorial de salud, no un consultorio. No podemos dar diagnósticos específicos ni recomendar tratamiento para las situaciones individuales. Lo que sí hacemos es tomar en cuenta todos los comentarios y preguntas para decidir cuál será el nuevo contenido del sitio. Así que te invitamos a que regreses con frecuencia y uses la casilla de "Búsqueda" para descubrir nuevos artículos sobre el tema que te preocupa. Si no hallas algo hoy, dinos lo que buscas y te prometemos que lo encontrarás pronto.

Por favor no uses el sitio como sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico con cualquier pregunta que puedas tener sobre una condición médica. Nunca desatiendas los consejos de tu médico ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído aquí.

Con cariño, Doctora Aliza

Déjanos tu Comentario

5 Comentarios

  1. pilar
    Publicado 21 marzo, 2017 en 2:00 pm | Permalink

    agradecida por la información,lo tendré en cuenta para poder acudir a tiempo al medico.

  2. Rebecca
    Publicado 4 marzo, 2017 en 8:00 pm | Permalink

    Lastima que no lei anes este articulo, ya sabia que la diabetes y la hipertension eran factores determinantes para un ACV, pero si hubiera insitido en que se cuidara y controlara estas dos enfermedades mi amigo estaria vivo. hace 3 dias fallecio producto de un ACV y todo el episodio solo duro 20 min!!! en 20min se nos fue!!! mi amigo se que estas con Papá Dios, y tendre espranza te volveré a ver!!!! I miss you so much

  3. Guadalupe Fentanes
    Publicado 28 abril, 2016 en 5:44 pm | Permalink

    Ami me diagnóstico. Colesterol Alto
    Y lo controlo con mi alimentación mucho ejercicio y lipitor 10 mg.

  4. magaly rubi
    Publicado 18 abril, 2016 en 5:46 am | Permalink

    Excelente artículo, gracias por la información. Yo tuve en nov.15 un ACV Isquémico transitorio y ya tengo tratamiento. Muchas gracias por estos boletines de salud.

  5. NELSON CASTRO S
    Publicado 17 abril, 2016 en 2:37 pm | Permalink

    GRACIAS DOCTORA POR TAN EXCELENTE ARTICULO, ENCUENTRO EN EL MUCHAS COSAS QUE DESCONOCIA CON RELACION
    A UN ACV Y QUE AHORA TENDRE MUY EN CUENTA. DIOS TE BENDIGA.

10 Trackbacks

  1. […] se controla la tendencia, se multiplicarán en un futuro cercano las enfermedades cardíacas y los accidentes cerebrovasculares (ACV) y las víctimas serán esos mismos […]

  2. […] llevar a requerir amputación. O si se bloquean las arterias que van al cerebro, puedes sufrir una apoplejía (accidente cerebrovascular o ACV) o un daño cerebral […]

  3. […] y obesas muestran unas tasas más altas de muerte, de ataque cardiaco (ataque al corazón) y de accidente cerebrovascular (ACV), a lo largo de 10 años, en comparación con sus homólogos más […]

  4. […] en el cuerpo y puede causar varias enfermedades: en el corazón (ataques cardiacos) en el cerebro (accidentes cerebrovasculares o ACVs) y en el pulmón (asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica o EPOC). Puede causar cáncer no […]

  5. […] y obesas muestran unas tasas más altas de muerte, de ataque cardiaco (ataque al corazón) y de accidente cerebrovascular (ACV), a lo largo de 10 años, en comparación con sus homólogos más […]

  6. […] Vida y Salud Comparte lectura saludable: (function(){var […]

  7. […] varias otras enfermedades. Entre ellas: la diabetes tipo 2, las enfermedades cardiovasculares, los accidentes cerebrovasculares y el […]

  8. […] Por otro lado, es también común que aumenten los niveles de la glucosa sanguínea sin que existan síntomas observables. Incluso cuando alguien se siente bien, la glucosa sanguínea excesiva está corroyendo la salud de los nervios, vasos sanguíneos, órganos y demás tejidos. Con el transcurso del tiempo, eso puede derivar en una enfermedad renal, pérdida de la visión, daño nervioso, ataque cardíaco y accidente cerebrovascular (ACV). […]

  9. […] primeras horas después de un accidente cerebrovascular (ACV) o apoplejía son las más importantes. Pueden determinar si la persona va a tener una discapacidad, daño […]

  10. […] fácilmente, pide ayuda a la primera persona que tengas cerca. Si vives solo y crees que puedes tener algún riesgo de sufrir una apoplejía o derrame cerebral, sé precavido y planea algunas estrategias para casos de emergencia, como avisarle rápidamente a […]

Presentar Observaciones

Tu nombre y dirección de correo electronico nunca serán vendidos o compartidos con cualquier otra organización -- nunca.

Requerido *

¿Olvidaste tu contraseña?

×
.