Para cuidar a tu corazón ¡ojo con la sal!

El comer alimentos muy salados, como papas fritas o sopas enlatadas, puede modificar el funcionamiento normal de los vasos sanguíneos en cuestión de 30 minutos, tanto en las personas sanas como en quienes tienen presión alta o hipertensión. La sal es un mineral necesario para tu organismo pero hay que evitar los excesos. Aquí te contamos cómo moderar su consumo, con cambios sencillos en tus hábitos para que siempre pongas en primer lugar la salud de tu corazón.

¿No puedes decirle no a una canasta llena de papas fritas? ¿No tienes tiempo y has decidido comer alimentos enlatados? ¿Se te va la mano con la sal en la cocina? ¡Mucho cuidado! La sal puede afectar tu salud cardiovascular en menos tiempo del que pensabas.

La sal que utilizas para darle más sabor a tus comidas contiene sodio. El sodio es un mineral esencial para gozar de buena salud, que ayuda a regular la presión arterial y el volumen sanguíneo y es indispensable para que los músculos y los nervios puedan funcionar.

La sal se encuentra naturalmente en los alimentos frescos, mientras que muchas comidas procesadas tienen sodio agregado, muchas veces en grandes cantidades, como los embutidos, las salsas y las sopas preparadas, así como los cubitos de caldo que se utilizan para hacerlas en casa.

Y como nada en exceso es bueno, cuando abusas de ella, la sal puede provocar hipertensión (presión sanguínea alta) y con ella otro tipo de enfermedades que afectan a tu corazón. Varios estudios asocian a los problemas del corazón con el consumo de este mineral. Incluso, una investigación que se dio a conocer recientemente demuestra claramente cómo la comida procesada muy salada, como los bocadillos (conocidos como snacks en inglés), modifica el funcionamiento de los vasos sanguíneos en cuestión de ¡30 minutos!

Específicamente, un grupo de científicos en Australia detectó cómo estos alimentos deterioran rápidamente la capacidad de dilatación de las venas, aún en personas con presión arterial normal. Y si bien este efecto desaparece a las pocas horas, se desconoce cómo puede afectar a largo plazo.

El cuerpo sólo necesita entre 250 a 500 mg de sodio o sal diarios, pero la mayoría de las personas suelen consumir hasta 10 veces más que eso. Se recomienda no consumir más de 2,300 o 2,400 miligramos (mg) de sodio por día (el equivalente a una cucharadita de sal), mientras que las personas con hipertensión no deberían exceder los 1,500 mg diarios. Esa cantidad puede ser aún menor si se tienen otros problemas de salud. Si tienes dudas respecto a cuál es la cantidad apropiada para ti, consulta con tu médico.

Mientras tanto, y considerando que el sodio ya se encuentra de manera natural en los alimentos, he aquí algunas recomendaciones para que puedas reducir su consumo sin mucho esfuerzo. Ten en cuenta que al principio puede resultarte extraño comer con menos sal, ya que no estás acostumbrado y el sabor será un poco diferente, pero si tienes paciencia verás que al poco tiempo estarás descubriendo nuevos y gratos sabores en las comidas. Desde luego que puedes usar otros condimentos (como el limón y otras especies también. Te doy unos ejemplos a continuación).

  • Antes de comprar, lee las etiquetas de los alimentos para enterarte del contenido de sodio. Verás que hay sal en lugares inesperados, como en el jugo de tomate y en las verduras enlatadas. Si tiene menos de 140 mg de sodio por porción se considera que su contenido es bajo, si tiene entre 140 y 400 mg por porción es moderado y si tiene más de 400 mg por porción es alto. Otro indicador fácil de recordar es: menos del 5% del valor diario es bajo, de 10 a 19% es un poco alto y más de 20% es muy alto.
  • Elige frutas y verduras frescas o congeladas, así como carne roja, de ave y pescado frescos. Si son enlatados, selecciona los que vienen sin sal añadida. También puedes optar por frutos secos o semillas sin sal, frijoles secos, guisantes y lentejas, sopas sin sal ni grasa y lácteos desgrasados. Y desde luego, limita los alimentos que tengan sal visible, como los pretzels, las papas fritas y las galletas.
  • No le agregues sal a las comidas que prepares, ni al agua que utilices para cocinar pastas, arroz, cereales o verduras. Si vas a seguir una receta, agrega un cuarto o la mitad de la cantidad indicada. Y deja que cada persona le agregue sal a gusto.
  • Prueba los sustitutos de la sal, algunos pueden reducir la presión arterial y aportan nutrientes importantes, pero es conveniente que lo consultes con tu médico previamente, en especial si se trata de sustitutos a base de potasio.
  • Sustituye la sal por hierbas, especias y otros condimentos. Te sorprenderás de lo sabrosas que quedarán las comidas. Algunas combinaciones que puedes probar son, por ejemplo:

+ Pimentón: para carnes, pollo, pescados, guisados, sopas, salsas y vegetales.

+ Estragón: para huevos, pollo, pescado, papas, aderezos, sopas y salsas de crema.

+ Tomillo: para carnes, pescado, pollo, sopas y guisados, ensaladas de vegetales y aderezos.

+ Nuez moscada: para pollo, guisados, sopas de crema, frutas y vegetales (excepto coles).

+ Albahaca y orégano: para pollo, pescado, carnes, vegetales, pasta, sopas y ensaladas.

+ Romero: para carnes, pollo, pescado, sopas, guisados y coles.

Con estas sugerencias ya puedes comenzar a probar nuevos sabores, que además son saludables y ¿por qué no?, a agregarle un poco de picante a tu rutina y hacer qué la sal de tu vida no sea sólo de mesa. De esa forma estarás haciendo algo muy positivo para la salud de tu corazón.

 

Imagen © iStock / anders beier


Accede gratis a nuestro reporte especial: 11 Pasos para Vivir una Vida Saludable.

Nota sobre los comentarios:

Te invitamos a dejar tu comentario, pero pedimos tu comprensión: VidaySalud.com es una editorial de salud, no un consultorio. No podemos dar diagnósticos específicos ni recomendar tratamiento para las situaciones individuales. Lo que sí hacemos es tomar en cuenta todos los comentarios y preguntas para decidir cuál será el nuevo contenido del sitio. Así que te invitamos a que regreses con frecuencia y uses la casilla de "Búsqueda" para descubrir nuevos artículos sobre el tema que te preocupa. Si no hallas algo hoy, dinos lo que buscas y te prometemos que lo encontrarás pronto.

Por favor no uses el sitio como sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico con cualquier pregunta que puedas tener sobre una condición médica. Nunca desatiendas los consejos de tu médico ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído aquí.

Con cariño, Doctora Aliza

Déjanos tu Comentario

10 Comentarios

  1. Publicado 26 marzo, 2011 en 7:13 am | Permalink

    GRACIAS DOCTORA POR LA INFORMACION QUE COMPARTAS CON NOSOTROS, AVECES POR LA IGNORANCIA UNO COME BASTANTE SAL Y DESPUES UNO TIENE MALESTARES Y MUCHAS GRACIAS TAMBIEN LE AGRADECE MI FAMILIA.

  2. *Miriam
    Publicado 8 marzo, 2011 en 10:56 am | Permalink

    Muy importante sus consejos Doctota a partir de la fecha disminuire el consumo de sal en mis alimentos porque es muy importante prevenir

  3. pastor
    Publicado 5 marzo, 2011 en 7:38 pm | Permalink

    doctora gracias por sus concejos sobre alimentacion sana y ejercicio me a servido para controlar mi precion arterial

  4. *isabel
    Publicado 5 marzo, 2011 en 5:06 pm | Permalink

    doctora aliza gracias por sus consejos pero necesito saber que alimentos aparte de la sal son daninos para el corazon gracias.porque cuando como algunos otros alimentos siento que se me sube la presion,

  5. carmen torres
    Publicado 5 marzo, 2011 en 3:05 pm | Permalink

    gracias por sus consejitos de alimentacion sana.mi esposo salio con la azucar un poco alta y la presion alterial un poco elevada y me estoy informando con esta pagina como ayudarlo a comenzar a comer sano.gracias

  6. grace
    Publicado 5 marzo, 2011 en 1:43 pm | Permalink

    HOLA DRA.ALIZA:
    NUNCA PENSÉ QUE LA SAL FUERA TAN DAÑINA, AVECES SE ME SALABA EL ARROZ O LAS MENESTRAS Y A LA ENSALADA LE PONÍA MAS SAL SOBRE TODO AL TOMATE.
    CON SU ARTÍCULO Y CONSEJOS TAN ATINADOS PONDRÉ ORDEN
    A MI ALIMENTACIÓN Y FAMILIA. MUCHISIMAS GRACIAS, MUY
    AGRADECIDA POR SUS CONSEJOS SALUDABLES.

  7. ANA
    Publicado 2 marzo, 2011 en 8:41 am | Permalink

    gracias muchas gracias a la DOCTORA ALIZA POR SUS CONSEJOS SOBRE LA SAL tengo mi cardiologo y no le hacia caso sobre la sal y comia cola Sal alo normal padesco de hipertension eldoctor me tiene en control con el hizar de 50 mg y ahora tengo un problemita que ha salido cola AURICULA DERECA es un soplo que no se habia detectado antes y ahora me van hacer la pruba de la estera y voy a partir de hoy a alimentarme conmo usted me ha enseñado con la sal yo no tenia medidas para consumir en mis alimentos y ahora lo voy a hacer GRACIAS MIL DOC.ALIZA MI MAIL ES LO VOY A ECRIBIR ARRIBA ANA COSSIO.

  8. Yanet
    Publicado 2 marzo, 2011 en 6:40 am | Permalink

    exelente grasiassssss

  9. maria
    Publicado 2 marzo, 2011 en 6:15 am | Permalink

    Muchas gracias por los consejos, siempre es bueno saber otras formas de condimentar los alimentos, tratare de aplicarlo muchas gracias.

    Magdalena Quiroz

  10. Publicado 2 marzo, 2011 en 5:06 am | Permalink

    Gracias por ésta valiosa información, para mi fue estupenda porque ahora tengo problema con hipertensión y leyendo el artículo tengo conocimiento de como ayudarme a disminuir mi tensión arterial. Muchas gracias de verdad…

2 Trackbacks

  1. […] Fuente: vidaysalud […]

  2. […] la presión arterial y el colesterol bajo […]

Presentar Observaciones

Tu nombre y dirección de correo electronico nunca serán vendidos o compartidos con cualquier otra organización -- nunca.

Requerido *

¿Olvidaste tu contraseña?

×
.