Consejos para reducir el riesgo de desarrollar cáncer al cocinar carnes a la parrilla

Burgers

Durante el verano los asados a las brasas o las parrilladas funcionan a toda marcha. Y es claro: ¿qué mejor plan que reunir a la familia y a los amigos a compartir una comida informal cocinada sobre la parrilla? Pero cuidado, para evitar que el disfrute de hoy sea el llanto de mañana, conviene que sigas unas cuantas recomendaciones al cocinar las carnes rojas y así reducir el riesgo de desarrollar cáncer del colon.

Las chuletas, las costillas, las salchichas, las hamburguesas… todas quedan deliciosas a la parrilla, asadas a las brasas o en barbacoa (o barbacue, como le llaman en Estados Unidos). Y por supuesto, a los chicos les encantan. Sin embargo, ya sabes que mientras más carnes rojas procesadas consumamos, más aumenta el riesgo de contraer cáncer colorrectal. Para no aguarte la fiesta, fíjate lo que afirman algunos investigadores del Centro Oncológico MD Anderson de la Universidad de Texas: basta con que hagamos algunos ajustes en lo que cocinamos a la parrilla y la manera de hacerlo para reducir significativamente el riesgo de desarrollar cáncer.

Sally Scroggs, del Centro de Prevención del Cáncer del MD Anderson, ha preparado una lista de consejos para un asado a las brasas más saludable que compartimos contigo a continuación:

  • Evita las carnes procesadas como los “hot dogs”, la tocineta (tocino), el jamón, el salami y las salchichas. Según el Instituto Estadounidense de Investigación sobre el Cáncer, este tipo de carnes puede aumentar el riesgo del cáncer colorrectal. Los  agentes cancerígenos se forman cuando estas carnes se conservan y pueden dañar el ADN de las personas. Si no puedes eliminarlos del todo porque son los favoritos de los chicos o de tu esposo, sírvelos de vez en cuando.
  • Reduce la cantidad de carne roja que consume la familia. No tienes que privarte de los filetes o las hamburguesas, sino limitarlos a unas 3 porciones de 170 gramos (o 6 onzas) a la semana. Sustitúyelos por pescado o pollo (y quítale la piel antes de cocinarlo).
  • ¿Quemar la carne? Definitivamente no. Aunque se te apetezca ese pellejito tostado, ¡resístete! Cuando se queman las carnes a altas temperaturas, se forman sustancias llamadas aminas heterocíclicas (AHC) que dañan los genes y son las que aumentan el riesgo de desarrollar cáncer del estómago (gástrico) o del colon. Hay varias cosas que puedes hacer para reducir el tiempo de cocción a la a las brasas:
    • cocinar las carnes en el microondas o el horno convencional durante unos minutos y luego terminarlas de asar en la parrilla a las brasas
    • usar briquetas de madera o leña dura como el nogal en lugar de pino para reducir la temperatura de la parrilla. Es importante que limpies muy bien la parrilla después de cada uso para reducir la exposición a las AHC.
    • recuerda que la partes más negras y chamuscadas son las que más concentración de AHC tienen. Evítalas tú e instruye al resto de la familia sobre los peligros de comerlas.
  • Pon a marinar las carnes. Prepara una mezcla de jugo de limón, vinagre y hierbas aromáticas (salvia, romero, menta, albahaca) y deja marinar la carne en ella por lo menos una media hora. Además de darle más sabor, estarás reduciendo la formación de los AHC en una altísima proporción (hasta un 96%).
  • Opta por la carne magra. Al comprar la carne, escoge las de menor porcentaje de grasa. Quita toda la grasa que rodea a los filetes de carne roja o de las piezas de pollo con un cuchillo cuidadosamente. De esta forma se reduce la cantidad de grasa que gotea sobre el carbón o las virutas de madera y se produce menos humo que contiene carcinógenos potenciales. Menos goteo de grasa y menos humo es igual a menos riesgo de cáncer.
  • ¿Qué tal asar vegetales y hasta frutas? Los peligrosos químicos que se forman al cocinar la carne a la parrilla no aparecen cuando se cocinan frutas o vegetales.  Algunos, como los pimientos, la cebolla, calabacines, hongos (setas, callampas) y la piña (ananás) se prestan de maravilla para cocinar a las brasas (a la barbacoa). Incorpóralos al menú de tu próxima parrillada.

Como ves, no tienes que cambiar de planes para divertirte y comer algo sabroso este verano en la comodidad de tu terraza, sino simplemente sustituir ciertos alimentos por otros más sanos y cambiar un poquito cómo los preparas.

 

Imagen © iStock / Timothy Goodwin


Accede gratis a nuestro reporte especial: 11 Pasos para Vivir una Vida Saludable.

Nota sobre los comentarios:

Te invitamos a dejar tu comentario, pero pedimos tu comprensión: VidaySalud.com es una editorial de salud, no un consultorio. No podemos dar diagnósticos específicos ni recomendar tratamiento para las situaciones individuales. Lo que sí hacemos es tomar en cuenta todos los comentarios y preguntas para decidir cuál será el nuevo contenido del sitio. Así que te invitamos a que regreses con frecuencia y uses la casilla de "Búsqueda" para descubrir nuevos artículos sobre el tema que te preocupa. Si no hallas algo hoy, dinos lo que buscas y te prometemos que lo encontrarás pronto.

Por favor no uses el sitio como sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico con cualquier pregunta que puedas tener sobre una condición médica. Nunca desatiendas los consejos de tu médico ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído aquí.

Con cariño, Doctora Aliza

Déjanos tu Comentario

17 Comentarios

  1. antonio prieto joya
    Publicado 23 agosto, 2017 en 7:37 am | Permalink

    vuestra explicacion es correcta pero no an comentado nada si el humo de la barbacoa es perjudicial creo que si los alimentos pueden dañar la salud por recibir el humo de la barbacoa que ocurre si lo estamos respirando .
    Megustaria saber vuestra opinion gracias.

  2. SANTOS RAMIREZ
    Publicado 1 julio, 2013 en 7:50 am | Permalink

    me ha parecido muy beneficioso este reporte, porque asi evitamos enfermarnos, de esta forma concientiza para bajar el riesgo de cáncer y por ende el porcentaje de enfermos en el mundo, que cada día va en aumento. Dios les bendiga.

  3. freddy nicolas
    Publicado 2 agosto, 2011 en 9:03 am | Permalink

    Gracias por la información.Al igual que comentó la amiga,KLARITA, tambien había oido sobre la coción en extremo de la carne roja y sus daños al organismo.Esto es un buen sustento para cuando se haga este tipo de disfrute en familia

  4. KLARITA
    Publicado 30 julio, 2011 en 9:41 am | Permalink

    Hace un tiempo lo lei en un artículo acerca de lo cancerígeno que pueden ser las parrillas, los embutidos; pero no lo tenía muy claro y tan explicado como lo hicieron uds. Los felicito es un buen aporte para tener más cuidado con nuestra salud y reducir las incidencias de cancer que hoy en dia se ha incrementado tanto.

    MIL GRACIAS POR ESE APORTE VALIOSÍSIMO

  5. mayerly
    Publicado 27 julio, 2011 en 7:20 am | Permalink

    Dra. gracias por esos consejos soy amante de los asados en familia. quisiera saber sabre cancer de seno.

  6. Publicado 21 julio, 2011 en 6:46 am | Permalink

    EXCELENTE EL CONSEJO SOBRE LOS ASADOS. DRA. EN UN FUTURO QUISIERA SABER UN POCO MAS SOBRE LA ANGINA DE PECHO. GRACIAS

  7. Publicado 20 julio, 2011 en 6:11 pm | Permalink

    Grasias por todos los informes que mandan son exelentes para el cuidado de la salud.

  8. wigberto
    Publicado 17 julio, 2011 en 4:06 pm | Permalink

    ME PARECE MUY OPORTUNO LO DEL RIESGO DE LAS CARNES ROJAS ASADAS SOY DE ARGENTINA Y PORSUPUESTO DE COMER ASADO DESDE NIÑO. YA TENGO 63 AÑOS ESA PIEL QUEMADITA O DORADITA ES LO MAS RICO PERO SI LA CIENCIA LO DICE HAY QUE HACERLE CASO NO? SALUDOS

  9. jose nuñez
    Publicado 17 julio, 2011 en 1:11 pm | Permalink

    gracias, por ayudanos a mantener una buena salud.

  10. ANIBAL MARTINEZ
    Publicado 16 julio, 2011 en 2:43 pm | Permalink

    ME PARECE MUY IMPORTANTE TODO COMENTARIO DE ESTE NIVEL YA QUE ES IMPORTANTE LA EDUCACION Y LA INFORMACION PARA LA PREVENCION Y EL CUIDADO DE LA SALUD MUCHAS GRACIAS

  11. *nelly
    Publicado 16 julio, 2011 en 8:27 am | Permalink

    Vida y Salud nos permite aprender mucho, gracias por este artículos interesante, sobre todo enseñarnos a cuidar la salud. Bendiciones.

  12. jorge rene salazar zapata
    Publicado 16 julio, 2011 en 6:46 am | Permalink

    gracias por nutrirnos de estos buenos conejos, de verdad a mucha gente le gusta este tipo de alimentacion y por falta de conocimiento a veces cometemos estos herrores que a la larga puede traeros consecuencias gravez para nuestra salud.

  13. GLORIA INÈS HERANDEZ
    Publicado 16 julio, 2011 en 6:28 am | Permalink

    me gusta vida y salud gracias por ayudarnos con todos los consejos que nos brindan es imformacion muy importante para todos desconocia muchas cosas y he aprendido a cuidar un poco màs mi salud y la de mi familia gracias dios los bendiga

  14. patricio
    Publicado 16 julio, 2011 en 4:25 am | Permalink

    muy buena indicacion sobre protocolo para los asados.

    en la parrilla a gas tambien sucede lo mismo?

    gracias.

  15. nuri
    Publicado 14 julio, 2011 en 2:26 pm | Permalink

    Se agradece la guia de salud asi evitaremos cancer al cocinar.- Agradecida a Uds.
    Chile,14/07/2011.-

  16. *NORMA
    Publicado 14 julio, 2011 en 7:19 am | Permalink

    Que buen consejo para los amantes de los asados y que no tenmos en cuenta estos truquitos

  17. Luis Enrique Saldarriaga Vargas
    Publicado 14 julio, 2011 en 6:46 am | Permalink

    Dra. Aliza,

    Si la exposición de las carnes al fuego directo es peligrosa, entonces se debería de usar la cocina de fuego normal con una plancha en cima. Dado que la cocina si se puede regular el fuego, para evitar que las carnes se quemen desarrollandose las reacciones arriba indicadas.
    El hecho de marinar las carnes con ácido (limon, vinagre, etc) ayuda a eliminar las toxinas de las carnes?
    Despues de amrinar las carnes, recien se condimenta?.
    O la carnes con este marinado van a la plancha.

7 Trackbacks

  1. […] Existen formas de reducir los niveles de las sustancias potencialmente carcinógenas al cocinar las carnes, como el uso de adobos o marinadas a base de cerveza, vino o té, pero hasta ahora se sabía poco acerca de cómo los diferentes adobos de cerveza afectaban, específicamente, los niveles de HAP. […]

  2. […] Existen formas de reducir los niveles de las sustancias potencialmente carcinógenas al cocinar las carnes, como el uso de adobos o marinadas a base de cerveza, vino o té, pero hasta ahora se sabía poco acerca de cómo los diferentes adobos de cerveza afectaban, específicamente, los niveles de HAP. […]

  3. […] efectivos los tratamientos. Según estudios recientes, las personas que consumen gran cantidad de carne, sobre todo carnes rojas ycarnes procesadas, grasas, granos refinados y alimentos altos en […]

  4. […] Reduce el consumo de carnes rojas y evita quemarlas al cocinarlas. […]

  5. […] es buena para combatir otro tipo de  enfermedades relacionadas con el envejecimiento, como el cáncer, el Alzheimery los problemas del […]

  6. […] es buena para combatir otro tipo de  enfermedades relacionadas con el envejecimiento, como el cáncer, el Alzheimery los problemas del […]

  7. […] View full post on Vida y Salud » Doctora Aliza – Diario […]

Presentar Observaciones

Tu nombre y dirección de correo electronico nunca serán vendidos o compartidos con cualquier otra organización -- nunca.

Requerido *

Esta configuración sólo debe utilizarse en su computadora personal o de trabajo.

¿Olvidaste tu contraseña?

×
.