La curiosidad, el aprendizaje y la memoria

curiosidad

Dicen que la curiosidad mató al gato, pero es una gran aliada del cerebro de los seres humanos

¿Por qué el cielo es azul? ¿Quién es esa mujer, cómo se llama, a qué se dedica, dónde vive, cuáles son sus intereses? La semilla de descubrimientos (científicos y mundanos) ha sido la curiosidad. Sin ser genios, podemos aprender y recordar mucho más si nuestra motivación es la curiosidad, según los resultados de un estudio reciente de la Universidad de California.

Seguramente, alguna vez has tenido cerca (incluso en casa) a un pequeño de dos a cinco años y te has sorprendido la cantidad de veces que los niños preguntan ¿por qué esto o por qué lo otro? El doctor Mattias Gruber y sus colegas del Centro de Neurociencia de la Universidad de California, Davis, han descubierto que esta misma actitud de curiosidad en la edad adulta beneficia enormemente la capacidad de aprendizaje, incluso recordando información incidental.

¿Cuestión de buena o mala memoria?

El funcionamiento de la memoria resulta fascinante para cualquier estudioso de la Psicología y la Neurología. Existen diferentes categorías para clasificar la memoria: activa, operativa, emocional, etcétera. Daniel Goleman en su libro Inteligencia emocional define estas tres categorías. La primera es la capacidad de retener en la mente toda la información que atañe a la tarea que estamos realizando; la segunda, es la capacidad de atención que toma en cuenta los datos esenciales para completar un problema o tareas determinados; la tercera, es la que se reserva a experiencias que se “almacenan” en la amígdala (una parte del cerebro) y que incluso se adquieren antes de que el lenguaje se desarrolle y que se activan de manera inconsciente, cuando la percepción registra que uno se encuentra ante tal o cual situación.

La memoria emocional revela un abanico de oportunidades. Por ejemplo, que la inteligencia entendida como el desempeño de actividades cognitivas no necesariamente se relaciona con la inteligencia emocional. Es decir, que una persona puede desempeñarse de manera excelente en un examen de matemáticas y tener dificultades serias para decidir si acude o no a una cita que podría resultar romántica.

Por otro lado, este factor emocional hace posible que nuestra actitud pueda modificar también nuestra capacidad de aprendizaje cognoscitivo. Justamente a esto se refiere el estudio mencionado previamente. En el estudio publicado en línea en Neuron por el doctor Gruber, las personas demostraron que cuando tenían mucha curiosidad sobre los temas, también retenían información tanto esencial como incidental.

Este hallazgo podría ser completamente revolucionario para generar ambientes escolares mucho más eficaces al plantear las materias desde una perspectiva que promueva la curiosidad. Además, también podría significar un gran avance entre los adultos mayores, quienes son propensos a perder la memoria como consecuencia del envejecimiento.

¿Qué mejora y qué afecta la memoria?

Hay algunos factores que promueven que goces de una memoria saludable. Independientemente de que de vez en cuando no recuerdes dónde dejaste las llaves, veas un rostro y sepas que lo conoces pero no ubiques su nombre u olvides que le contaste la misma anécdota dos veces a la misma persona —dicho sea de paso que esos síntomas son completamente normales y comunes entre los adultos jóvenes y mayores— hay una serie de recomendaciones prácticas que contribuyen a que la memoria esté en forma, por decirlo de alguna manera.

El doctor Ronald C. Petersen, del Centro para la Investigación sobre la Enfermedad de Alzheimer, de la Mayo Clinic en Rochester, Minnesota, Estados Unidos, ha ido descubriendo factores que favorecen la memoria. Estos son algunos de los que recomienda:

  • Leer, escribir, ver películas, obras de teatro, participar en juegos de mesa, clubs de lectura, tejido, manualidades, arte. Todas las actividades que nos presenten desafíos, ejerciten la imaginación, la creatividad y el intelecto son completamente recomendables para ampliar nuestras creencias y ¡aprenderemos cosas nuevas!
  • Las redes de apoyo social son fundamentales para sentirse motivado; el aislamiento es un factor de riesgo para la depresión y el estrés cuyas secuelas suelen ser la pérdida de la memoria.
  • Alimentación balanceada: que incluya el consumo diario de cinco raciones de frutas y verduras, cereales, proteínas y carbohidratos.
  • Ejercitarse también ayuda a la oxigenación y al buen funcionamiento del cerebro en general, así que las caminatas, correr, nadar, jugar tenis o cualquier deporte será una fuente de salud para la memoria.
  • Organizarse: no hay mejor remedio para la pérdida de objetos en la casa que generar una rutina de lugares fijos para las cosas: colgar las llaves cerca de la puerta, asignar cajones para los recibos de pagos, dejar los lentes en el buró, etcétera. La idea es generar hábitos que a fuerza de la costumbre ahorren tiempo y ayuden a encontrar aquellos objetos cotidianos que con frecuencia perdemos.

Ahora bien, hay factores que ponen en riesgo nuestra capacidad de aprendizaje y, por lo tanto, nuestra memoria.

  • Falta de ejercicio
  • Consumo de drogas (inclusive la marihuana)
  • Aislamiento

Que no te agarren en curva, presta atención

Hay algunos padecimientos relacionados con la pérdida de la memoria que se presentan principalmente en los adultos mayores, ya que con el avance de la edad hay ciertos hábitos que promueven el aislamiento, la descompensación alimenticia, etcétera. A continuación mencionamos algunos:

  • Deterioro cognitivo leve: son los síntomas de olvidos considerados normales pero que por su frecuencia o porque se agravan con el tiempo se consideran indicadores del deterioro cognitivo leve. Acudir al médico en esta etapa puede ayudar bastante en la prevención de la pérdida de la memoria y de enfermedades más complicadas como las que enlistamos a continuación:
  • Alzheimer: Una enfermedad en la que la pérdida de las funciones cerebrales empeora con el tiempo. Hay alertas específicas que nos indican que debemos ir al médico de inmediato, sin embargo, no saber para qué se usa una cuchara mientras se está comiendo o que no reconozcas tu casa estando en la misma cuadra son señales de que debe consultarse a un especialista de inmediato.
  • Demencia: se trata del deterioro de las funciones mentales, de las cuales la memoria y el aprendizaje son sólo una parte. Este padecimiento puede llegar a producir la pérdida del lenguaje, la percepción, hasta la pérdida total de la identidad y del control de las facultades físicas. La desorientación, la falta de concentración en tareas que requieren capacidades intelectuales, los cambios repentinos de humor, entre otros, son síntomas que requieren una evaluación por un especialista.

Aprender a mirar con ojos nuevos

“Un recién nacido mantendrá la mirada orientada a los objetos novedosos durante más tiempo que hacia los que ya conoce, exhibiendo pruebas tanto de memoria como de preferencia hacia lo nuevo (Friedman, 1975), afirma Goleman. Lo que de algún modo nos orienta hacia aprender a buscar lo novedoso incluso en aquello que consideramos conocido. Es incluso muy socorrido pensar en esa curiosidad infantil como el recurso para refrescar nuestra visión al enfrentar actividades que al parecer ya no tienen nada que aportarnos.

“De los cuatro a los doce años de edad hay un interés creciente por observar y escuchar material novedoso; en el curso del desarrollo, uno se enfrenta de modo continuo a experiencias nuevas. Al mismo tiempo que se aprecia lo conocido (amigos y familia, lugares y actividades) con frecuencia se siente uno atraído hacia lo novedoso (Nunnally y Lemond, 1973; Rheingold, 1985, y Sluckin y cols. 1983ª). Conforme se encuentra uno con lo nuevo, los marcos mentales se rompen y aparecen otros, desarrollando la competencia mental, un elemento central del pensamiento de Jean Piaget”, refiere Linda L. Davidoff, apuntando la pertinencia del estudio del doctor Mattias Gruber y sus colegas de la Universidad de California.

O sea que siempre, independientemente de nuestra edad, podemos aprender cosas nuevas mientras mantengamos la motivación. Y esa curiosidad hará no sólo que aprendamos más, sino que retengamos más lo que aprendemos.

 

Imagen © iStock / Rasulovs


Accede gratis a nuestro reporte especial: 11 Pasos para Vivir una Vida Saludable.

Nota sobre los comentarios:

Te invitamos a dejar tu comentario, pero pedimos tu comprensión: VidaySalud.com es una editorial de salud, no un consultorio. No podemos dar diagnósticos específicos ni recomendar tratamiento para las situaciones individuales. Lo que sí hacemos es tomar en cuenta todos los comentarios y preguntas para decidir cuál será el nuevo contenido del sitio. Así que te invitamos a que regreses con frecuencia y uses la casilla de "Búsqueda" para descubrir nuevos artículos sobre el tema que te preocupa. Si no hallas algo hoy, dinos lo que buscas y te prometemos que lo encontrarás pronto.

Por favor no uses el sitio como sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico con cualquier pregunta que puedas tener sobre una condición médica. Nunca desatiendas los consejos de tu médico ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído aquí.

Con cariño, Doctora Aliza

Déjanos tu Comentario

3 Comentarios

  1. maria
    Publicado 3 julio, 2017 en 5:54 am | Permalink

    Muy buen día. En este momento encuentro un artículo sobre el Ácido Láctico. Según dicen, al hacer ejercicio se produce o se altera el ácido láctico. He leído mucho acerca de la Fibromialgia y parece que para esta dolencia , el ácido láctico es posiblemente una de las causas. Entonces me pregunto, por qué se nos recomienda tener mucha actividad física ? Me encantaría tener una respuesta. Mil gracias. Saludos desde El Eje Cafetero_Caldas Colombia.

  2. marilyn
    Publicado 3 julio, 2015 en 7:38 am | Permalink

    buenos días, me parece fabulosos la orientación a sus seguidores. padezco depresión y es el primer articulo que explica exhaustivamente la enfermedad. agradecida excelentes sus artículos

  3. BRENDA
    Publicado 19 junio, 2015 en 9:36 am | Permalink

    Todo lo dicho en su lectura esta bien leo todo lo enviado por ustedes y algo me deja, practicare. mas para salir de este stress que mantengo y que de la nada me aparece en el momento menos esperado, algunas cosa de lo escrito por ustedes me hace falta practicarlo y llevare en práctica muchas de las cosas que aconsejan, gracias por esos consejos que dan.
    Cuando inicie con malestares de nervios me detecto el medico neuropatia y me medico lirica, pero me marea mucho. la tome y me quito el dolor que tenia, pero con el tiempo me fue corriendo a diferentes partes del cuerpo. que aun no entiendo porque y muchas veces ese malestar me desespera,¡Que me pasa o porque me sucede eso?

Un Trackback

  1. […] Source link […]

Presentar Observaciones

Tu nombre y dirección de correo electronico nunca serán vendidos o compartidos con cualquier otra organización -- nunca.

Requerido *

Esta configuración sólo debe utilizarse en su computadora personal o de trabajo.

¿Olvidaste tu contraseña?

×
.