Los síntomas de depresión durante el invierno pueden corresponder al trastorno afectivo estacional

iStock_000002602047XSmall_Rene-Jansa

ESTIMADA MAYO CLINIC:

Me diagnosticaron depresión clínica. Tomo duloxetina (Cymbalta), que ayuda; pero siempre que llegan el otoño y el invierno, me siento más triste y no logro encontrar la energía suficiente para realizar las actividades cotidianas. Mi neurólogo piensa que debo acudir donde un terapeuta, pero hablar sobre la depresión me hace sentir peor. ¿Hay algo más que puedo hacer?

RESPUESTA del Dr. R. Robert Auger, Psiquiatría y Psicología, Mayo Clinic de Rochester en Minnesota, Estados Unidos:

Debido a que sus síntomas empeoran según cambia la estación del año, usted posiblemente padece el trastorno afectivo estacional, que es un tipo de depresión clínica. En tal caso, existen varias alternativas de tratamiento que podrían ayudarle.

El trastorno afectivo estacional es un tipo de depresión que afecta durante los meses del otoño e invierno. La menor cantidad de luz solar propia del invierno y otoño puede alterar los patrones de sueño y conducir a la persona a sentirse deprimida. Cuando estos factores se combinan, existe la posibilidad de que deriven en el trastorno afectivo estacional.

El trastorno afectivo estacional se diferencia de la depresión no estacional de varias maneras muy particulares, sobre todo en cuanto al momento en que aparece. El trastorno afectivo estacional no es solamente sentir tristeza según se acortan los días o tener el ánimo en el piso durante el mes de enero, sino que implica la presencia persistente y generalizada de síntomas de depresión durante toda la temporada invernal.

Los síntomas pueden incluir sentimientos de tristeza o enojo, irritabilidad, falta de interés en las actividades que normalmente uno disfruta, dificultad para concentrarse y, en algunos casos, sentir que no vale la pena seguir viviendo o tener pensamientos suicidas.

Las personas que padecen el trastorno afectivo estacional suelen también sentir la necesidad de dormir considerablemente más tiempo de lo habitual. Ese no siempre es el caso de quienes padecen de depresión no vinculada a los cambios de las estaciones. Por otro lado, el trastorno afectivo estacional generalmente provoca más hambre y los afectados suelen subir de peso, siendo el ansia por los carbohidratos algo particularmente común; sin embargo, las personas con depresión no estacional normalmente no tienen más hambre y, por el contrario, suelen perder peso.

Los síntomas del trastorno afectivo estacional pueden empeorar según avanza el invierno, pero normalmente van desapareciendo conforme aumentan las horas de luz solar durante la primavera.

El trastorno afectivo estacional puede tratarse con fármacos antidepresivos. El antidepresivo bupropión (Wellbutrin) tiene autorización para el tratamiento del trastorno afectivo estacional; aunque en una situación como la suya, en la que usted ya toma un antidepresivo, otra alternativa de tratamiento sería la terapia lumínica.

La terapia lumínica consiste en sentarse frente a una lámpara especial durante las primeras horas de la mañana y quienes sufren del trastorno afectivo estacional la encuentran muy útil porque simula el amanecer. Por lo general, la persona se sienta a una distancia de varios pies (aproximadamente un metro) de la lámpara durante 30 minutos mientras desayuna, lee o ve televisión.

Además, algunos cambios en el estilo de vida también pueden ayudar. Un ejemplo de esos cambios es el adoptar el hábito de salir en los días soleados. Durante el invierno, cuando hay nieve por doquier, los días despejados pueden ser sumamente brillantes y esa exposición a la luz natural del sol puede ayudar a aliviar los síntomas del trastorno afectivo estacional, igual que hacer ejercicio regularmente, adoptar hábitos sanos para dormir, e ingerir una alimentación balanceada y saludable.

Para algunas personas, conversar con un terapeuta puede ser útil para combatir tanto los síntomas del trastorno afectivo estacional como los de la depresión no vinculada a las estaciones.

El tratamiento del trastorno afectivo estacional generalmente es más eficaz cuando se empieza antes de que los días comiencen a acortarse en el otoño. En la mayoría de casos, la terapia lumínica constante y, en caso necesario, un fármaco antidepresivo logran prevenir la aparición de los síntomas del trastorno afectivo estacional durante los meses invernales. Consulte con su médico para ver si el tratamiento para el trastorno afectivo estacional ayudaría en su caso.

Para más información de la Mayo Clinic haz clic en el logotipo:

Copyright © 2012 por Mayo Clinic.  Todos los derechos reservados. 

Imágen © iStockphoto.com / Rene-Jansa

Presentar Observaciones

Tu nombre y dirección de correo electronico nunca serán vendidos o compartidos con cualquier otra organización -- nunca.

Requerido *

Ingrese Su nombre de Credenciales

¿Olvidaste tu contraseña?

×
.