Recetas para la vida – ¿Cómo actúas cuando nadie te observa? ¿Haces lo correcto cuando nadie te ve?

iStock_000011903359XSmall_asiseeit

iStock_000011903359XSmall_asiseeit

Hablemos de la integridad

Por Becky Krinsky

Que fácil es hacer lo correcto cuando uno cuenta con una audiencia que sirve de testimonio, que reconoce y elogia las buenas acciones o los sacrificios que se hacen. La seguridad, el autoestima y todos los adjetivos calificativos que fortalecen a la persona se solidifican con cada acción correcta, debida y acertada.

Pero, ¿que pasa cuando uno tiene la opción de actuar correctamente, hacer sacrificios y dejar cosas valiosas simplemente porque eso es lo correcto y lo debido aun en la obscuridad o en el anonimato cuando nadie lo reconozca y posiblemente ni siquiera se dé cuenta de que se hizo esa gran acción?

Es difícil, pero no imposible, creer que existe una persona que hace lo debido sin dudar, ayuda con sinceridad, da sin pedir nada a cambio, que  esta dispuesta a ofrecer apoyo a la gente que lo necesita simplemente por el placer de ayudar, de servir y de ser mejor aun cuando sus acciones pasen desapercibidas.

Luisa es una mujer que siempre esta buscando oportunidades para ayudar en su comunidad. Cocina, visita a los enfermos, trae lideres espirituales, participa en todo lo que puede, es una buena amiga. Realmente, tiene un buen espíritu.

Elda, una de las amigas mas cercanas de Luisa, sin dudar, pensó inmediatamente en llamar y pedirle apoyo cuando recibió la terrible noticia de la enfermedad de su nieto. Como era de esperarse, Luisa amablemente escucho su mortificación y su angustia; Para sus sorpresa al poco tiempo que termino de contar el terrible diagnostico de él bebe, Luisa miro el reloj y dijo, ‘Que pena, me tengo que ir. Me esperan en una cita’, dejándola con las lagrimas en los ojos y el corazón destrozado.

Elda no pudo creer lo que pasó. Su amiga, el ejemplo de la bondad, no tuvo el corazón para poder compartir el dolor, se fue y dejo a esta mujer con un sentimiento de deserción espantoso. Elda sintió un vació y dolor muy fuerte, primero por su nieto y segundo por la decepción de su amiga.

Poco tiempo después, Elda recibió flores y pasteles que cocinó Luisa en su grupo de amigas que apoyan a la comunidad. Elda no necesitaba flores ni pasteles hechos por mujeres que buscan a quien servir. Ella necesitaba una amiga en privado, en silencio, que la consolara y la apoyara justo cuando nadie las miraba.   (Sigue…)

Páginas: 1 2

Presentar Observaciones

Tu nombre y dirección de correo electronico nunca serán vendidos o compartidos con cualquier otra organización -- nunca.

Requerido *

Ingrese Su nombre de Credenciales

¿Olvidaste tu contraseña?

×
.