Recetas para la vida – ¿Como das las malas noticias?

iStock_000022629251XSmall_drbimages

Por Becky Krinsky

Decir, comunicar o preguntar algún tema desagradable nunca es algo placentero. No importa cual sea la manera, el lugar o la situación en que se presente, es un trago amargo, difícil de digerir. Por supuesto que hay de noticias a noticias, ni hablar hay unas que realmente no importa que tan cuidadoso uno pueda ser, siempre serán dolorosas; pero ¿que pasa con las cuestiones que a pesar de ser un tanto incomodas y molestas, pudieran ser mejor manejadas? ¿Después de todo un día podríamos ser nosotros mismos los que estamos en esa situación, verdad?

En ocasiones tal de evitar la confrontación personal esquivar el contacto directo algunas personas y compañías abusan de la tecnología, utilizando de los correos electrónicos para despedir al personal o cortar relaciones personales creyendo erróneamente que el sentimiento de incomodidad no es tan desagradable. Cayendo en la creencia de ojos que no ven… corazón que no siente.

Seria bueno que la próxima ves que uno tenga que dar una mala noticia o terminar con una relación ya sea  personal o de trabajo que pensara primero como le gustaría recibir esa notica; seria bueno analizar : ¿Estoy siendo receptivo al dolor y la incomodidad que voy a causar? ¿Estoy dejando lugar a la persona que se defienda o que entienda claramente la situación?

Repentinamente y sin explicación llego un correo electrónico de una persona  de la alta dirección de la empresa comunicándole a Uriel que sus servicios ya no eran necesitarlos, que quedaba suspendida su colaboración tiene que despedir. No había un reconocimiento por su trabajo, por su empeño o por el simple hecho que dono su tiempo y su trabajo, esta notica le cayo de sorpresa al parecer las personas con las que trabajaba y a las personas que directamente favorecía estaban encantadas y agradecidas, ¿Que paso?  ¿Por qué lo cancelaron? ¿Quien lo hizo? quien sabe, porque fue una decisión de la dirección donde él nunca tuvo acceso y nunca tuvo comunicación.

Que fácil es despedir a la persona sin ni siquiera tenerla que ver a la cara ni darle una explicación ¿Que tal si esa persona un día fueras tú? ¿Entonces te gustaría que te hagan lo que tú hiciste? ¿No será tiempo de volvernos más sensibles y responsables?

El caso de Gina en una situación completamente distinta; tres años de noviazgo, de jurarse amor eterno Natán lucho y realmente conquisto a Gina con su nobleza, sus detalles y su amor realmente era una relación bella. Un Domingo familiar como cualquier otro, Natán llevo a Gina a su casa y después de la comida, platicando en el jardín, él le comento a Gina, que él estaba confundido, que no sabia que quería de la vida y sin mas explicación le dijo que necesitaba tiempo y que no quería volverla a ver, no hay otra mujer, no hay ningún malentendido simplemente así, repentinamente quiso terminar la relación, el tiempo, el cariño y todo se desintegro en un minuto.

La Receta:

Comunicando con gentileza

Ingredientes:

  • 2  tazas de sensibilidad  hacia la persona que se esta dirigiendo
  • 1 cajita de objetividad; decir solo palabras claras, concisas y con sentido
  • 1 manojo de tacto; cuidado la forma y el modo que se exponen las noticias
  • 2 cucharadas de compasión y bondad, evitar lastimar
  • 1 pizca de esperanza, dejar la puerta abierta, inspirar y dar opciones
  • 2 sobrecitos de reconocimiento y agradeciendo en caso de ser necesario

Recomendación del chef:   Ser  justo, sensible y bondadoso crea amistades y genera buena energía, uno nunca sabe cuando la puede necesitar.

Modo de preparación:

  1. Hay que reconocer el impacto que se tiene sobre otras personas. Todas las acciones causan reacciones, por lo tanto trata de construir y fortalecer, recuerda que cada palabra cobra valor, sobretodo la persona que la escucha. No porque a ti no te duela o te afecte quiere decir que no sea un trago amago difícil de digerir.
  2. Ser receptivo, sensible y bondadoso favorece las cualidades y mejora las relaciones personales. El universo se encarga de regresar toda energía buena o mala que emanamos. Tener sensibilidad y cuidado cuando se trata con personas solo nos recuerda que todos somos frágiles, humanos y responsables por el trato que damos a los demás.
  3. Siempre se pueden ablandar y endulzar las malas noticias. Una  palabra compasiva, noble y sincera llega al corazón directamente. No importa si uno es la causa o solo el portador del  comunicado desagradable, siempre se puede preparar y cuidar a la persona para que la notica que reciba no sea tan dura y fría.

 “ Ocasionar dolor con nuestras propias palabras es un crimen, hablar con responsabilidad y sensibilidad es una buena virtud.

Síguenos en Facebook recipes for life y twitter @recipesforlife

Prohibida su reproducción total o parcial sin el permiso escrito del editor y sin citar la fuente.

Copyright © 2005-2013 Recetas para la vida. Todos los Derechos Reservados

Imágen © iStockphoto.com / drbimages

Por Becky Krinsky

¿Que  le puedes decir a una persona que regresa con el alma rota después de que tú le habías advertido que eso le sucedería? Recordarle tus palabras y decirle “Te lo dije” sólo empeora el malestar y finalmente no van a llegar ¡a nada! Es mejor comprender que hay ocasiones en que cada quien tiene que vivir su realidad y aprender de ella, a pesar de nuestros buenos consejos.

¿Será terquedad, capricho o negligencia? Bastaría con poder ver la realidad con objetividad y ver que las cosas, las personas y las situaciones son evidentes. ¿Por qué es necesario experimentar en carne propia lo que es claro para otros?

Muchas veces por mas de recibir los mensajes adecuados, la información suficiente, las personas esperan que los resultados serán distintos, es tan grande el deseo que sin dudar aseguran una posibilidad de un cambio milagroso. ¿Será que simplemente hay una verdadera necesidad de vivir el dolor, la decepción o la dificultad para entenderlo, experimentarlo y en los mejores casos para aprender de esto?

Edgar anda con la mujer equivocada, todos lo saben y se lo dicen, ella mayor que el, con un fuerte carácter y con muy malas relaciones personales, hace que este joven se comporte de una manera distinta con su familia, la cual lo quiere lo apoya y siempre esta a su lado.

Mucho se le explicó, se le dijo y se le suplicó, sin embargo Edgar no escuchó. Se mudo con Magda a vivir, ella, una mujer difícil, domínate, intolerante y poco sociable, sin embargo él la amaba y sentía gran atracción. Al principio Edgar feliz, vivía con la mujer que quería y sentía que finalmente había elegido por si mismo sin tomar en cuenta a su familia, especialmente a su hermana con la que siempre platicaba y que quería tanto.

Como era de esperarse, comenzaron los problemas. Edgar ya no se miraba tan encantado, su actitud había cambiado. Nada salió como Edgar esperaba, perdió su trabajo, se sentía solo y no tenia con quien hablar. Después de todo ya se lo habían advertido, que ni esa mujer ni esa relación le iban a hacer bien.

Cuando Edgar ya no pudo mas, se regresó a casa de su familia, donde  su hermana -al igual que todos en la familia- estaba sentida con el. Ellos sabían el  gran error que estaba cometiendo y se lo comunicaron en muchas ocasiones.

Su hermana, más que nadie, sabe cuantas veces le advirtió que esto sucedería. Cuando está a punto de decirle “YA VEZ, TE LO DIJE…” se controla y no le dice nada, después de todo, esta contenta que el ha regresado a casa y que en el futuro posiblemente tendrá una mejor disposición para escuchar los consejos que le hacen.

La Receta:

“Consejos sabios”

Hay que saber cuando y con quien hablar

Ingredientes:

  • 1 taza de responsabilidad
  • 1 taza de compasión
  • 2 pedacitos de prudencia
  • 1 pizca de astucia
  • 1 manojo de entendimiento
  • 2 cucharadas de objetividad y sinceridad
  • 1  racimo de palabras claras y dulces

Recomendación del chef:

Si la persona no esta dispuesta a escuchar nada, ni el mejor consejo ofrecido lo podrá aprovechar.

Modo de preparación:

  1. Dar un consejo es cosa seria, éste puede cambiar el destino toda una vida. Es posible que muchos consejos no sean malos simplemente, quizá les hace falta parte de la información para entender verdaderamente la situación. Hablar con responsabilidad e inteligencia propicia que el consejo sea escuchado mejor.
  2. Las consecuencias son los mejores consejeros. Hay que analizar, saber escuchar y ver más allá de los perjuicios personales antes de poder hablar. En lugar de pensar en que es la acción adecuada se debería de preguntar, ¿que pasaría si yo hiciera lo que estoy a punto de sugerir?
  3. Los consejos son útiles siempre y cunado sean hechos sin prejuicios, sean objetivos  y sobretodo sinceros. De nada sirve confundir o limitar a la persona que se aconseja, el propósito del consejo es ayudar, apoyar, inspirar y motivar a la persona a que tome conciencia y haga una buena elección.

“Solamente puedes dar un consejo el día que entiendas que realmente no sabes toda la realidad, que solo quieres ayudar sinceramente  a que la persona tome conciencia de sus propias acciones. Nunca para imponer tú opinión.”

Para más información, haz clic en el logotipo:

*Prohibida su reproducción total o parcial sin el permiso escrito del editor y sin citar la fuente.

Copyright © 2005-2012 Recetas para la vida©. Todos los Derechos Reservados

¿Ya nos encontrase en Facebook y en twitter? Estamos como recipesforlife, queremos saber de ti; ¡Visítanos!

Imágen © iStockphoto.com / Murat Giray Kaya

Déjanos tu Comentario

Un Comentario

  1. Edgar Matarrita Obando
    Publicado 18 enero, 2013 en 11:03 am | Permalink

    Doctora, que Dios me la vendiga por compartir su saviduria con todas las personas que nesecitamos saber como prevenir nuestra salud.
    Vendiciones

Presentar Observaciones

Tu nombre y dirección de correo electronico nunca serán vendidos o compartidos con cualquier otra organización -- nunca.

Requerido *

Ingrese Su nombre de Credenciales

¿Olvidaste tu contraseña?

×
.