Recetas para la vida — ¿Por qué juzgas sin saber?

iStock_000023396987XSmall_AntonioGuillem

iStock_000023396987XSmall_AntonioGuillemPor Becky Krinsky Braverman

Es injusto llegar a conclusiones sobre las acciones de otras personas; más peligroso aún cuando además de juzgar, tus ideas son incorrectas o no tienes la información suficiente o correcta para entender la situación, por lo que generalmente estos juicios terminan lastimando a la persona que ha sido juzgada.

Es importante aprender a no juzgar, precipitarse y crear ideas falsas e incompletas, realmente, juzgar es peligroso.

Cuando una persona critica o hace sus propias conjeturas, básicamente limita la verdad, impone su punto de vista y lejos de darse una oportunidad para comprender lo que sucede, cierra la posibilidad de dialogo.

Sería bueno pensar que de alguna manera, todos estamos expuestos a ser juzgados, por esta razón es conveniente tener compasión, prudencia y mucha discreción antes de juzgar.

Es posible que una de las cosas más incomodas que puede haber es verse forzado en la posición de pedir ayuda, ya sea económica o de cualquier otro tipo, no importa si es a un familiar, un amigo o a la comunidad que uno pertenece, saber que uno no cuenta con recursos para mantenerse, ser independiente y aun tener suficiente dignidad para sentirse bien consigo mismo.

Con mucha pena Luisa fue a pedir apoyo económico a su comunidad. Explicó con vergüenza y lágrimas, que había días en que su familia no tenía ni para comer, que a pesar de que ella y su marido trabajaban, las compañías no les estaban pagando lo suficiente ni les entregaban el dinero con la prontitud prometida; verdaderamente ella se sentía muy angustiada y sentía la necesidad de subir y alimentar a sus hijos y en esta situación ya le  era imposible continuar viviendo así.

Inmediatamente los directivos entendieron el dolor y decidieron ayudar a su familia. Le asignaron ayuda mensual, comida en la mesa y pagar sus compromisos básicos con el dinero restante, logrando así tener un poco de alivio en esos tiempos difíciles.

Un domingo, una de las esposas de los directores de la comunidad pasó por fuera de uno de los restaurantes más caros de la ciudad. Para su sorpresa, vio por la ventana a la familia a la que la comunidad le estaba brindando apoyo. Estaban comiendo en el comedor principal y disfrutando de un buen banquete. (Sigue…)

Páginas: 1 2

Déjanos tu Comentario

3 Comentarios

  1. Laura Duval
    Publicado 11 octubre, 2013 en 5:55 am | Permalink

    Maravilloso artículo. Les felicito.
    En realidad debemos sacar la viga de nuestro ojo, antes de ver la mota en el ojo ajeno. Juzgar es un vicio muy costoso .

  2. NELSON CASTRO SANCHEZ
    Publicado 15 octubre, 2013 en 8:58 am | Permalink

    CREO QUE ESAS PERSONAS QUE JUZGAN A LAS DEMAS A LA LIGERA LA MAYORIA DE ELLAS NO ASISTE A NINGUNA IGLESIA O NO LEEN LA SAGRADA BIBLIA, PARA VER LAS ENSEÑANZAS DE JESUS : ” NO JUZGUEN SINO QUIEREN QUE LOS JUZGUEN ” ” MIRA LA PAJA EN EL OJO AJENO PERO NO VE LA VIGA EN EL SUYO ” CONFIESO QUE YO CORREGI ESE VICIO. A LA IGLESIA QUE ASISTO ME LO ENSEÑARON. GRACIAS.

  3. Publicado 19 octubre, 2013 en 11:43 am | Permalink

    Hola mi agradecimiento por todos sus artículos, a cual mas interesante.Y este de pensar en los demás y no hacer jucios temerarios es excelente, y su orientación nos ayuda mucho en el diario vivir!
    Gracias!!

Presentar Observaciones

Tu nombre y dirección de correo electronico nunca serán vendidos o compartidos con cualquier otra organización -- nunca.

Requerido *

Ingrese Su nombre de Credenciales

¿Olvidaste tu contraseña?

×
.