Recetas para la vida – Y tú: ¿Qué traes a la mesa?

iStock_000007089365XSmall_RyanJLane

Por Becky Krinsky

¿Quien no quiere un príncipe azul o una princesa rosa? que sea gentil, bondadoso educado, divertido, millonario y sobretodo que quiera vivir con nosotros y nuestros hijos con gusto. ¿Sera real esta petición? Puede ser que  los cuentos románticos que pertenecen al mundo de las películas o de los cuentos infantiles suceda esto, sin embargo una relación solida, nutritiva y real, necesita tener más que bellas fantasías. Es importante tener un claro conocimiento de nosotros mismos, es decir, quienes somos, que podemos aportar y que sería lo mejor para fortalecer nuestro carácter.

No hay nada de malo con desear tener una persona especial y maravillosa, siempre y cuando nosotros mismos estemos aportando exactamente lo mismo.

Una plática entretenida entre amigas

Maribel, una atractiva mujer divorciada tiene con cuatro hijos chicos un tanto mal educados y por lo tanto mal portados. Ella es una mujer con un carácter difícil, demandante e impaciente, sin una carrera, profesión o experiencia en algún trabajo;  le comentaba a sus amigas que ya estaba lista para conocer algún buen hombre que pudiera ser marido. La lista de requisitos para este hombre eran: “Un hombre apuesto, millonario y que la adore, que no le importe mantener y aguantar a sus cuatro hijos”.

Minerva, una chica intelectual, desaliñada y con un sobrepeso notable, decía que ella solo saldría con un hombre culto, que disfrutara de la buena comida y las largas discusiones de política, que por supuesto fuera muy apuesto y que no le faltará el dinero.

Katia, con matrimonio complicado luchaba por mantener su relación tenia dificultades económicas y muchas veces tenia discusiones fuertes con su esposo. Ella trabajaba duramente para poder pagar las cuentas y por poder educar a sus hijos lo mejor posible.

La plática era amena a pesar de los reproches y los lamentos, Katia escuchaba pacientemente, hasta que se desespero y  pregunto a sus amigas: “Y ustedes… ¿que traen a la mesa con tantas exigencias? Deberían de ser más realistas. Estoy escuchando todo lo que sus parejas no les dan, todo lo que ustedes necesitan, todo lo que desean, pero en ningún momento escuché qué lo que ustedes tienen para aportar.  Sueñan con el hombre perfecto, pero creo que sería bueno que comenzaran por ver quiénes son ustedes. ¿Acaso son aquella mujer con la cual el hombre de sus sueños quisiera estar? ¿Qué tienen para ofrecer antes de comenzar a exigir?

En esta vida más que  saber pedir hay que  estar dispuesto a dar, a ofrecer y a poderse comprometer.

La Receta:

“Criterio para pedir”

Ingredientes:

  • 1 taza de sinceridad y objetividad; ver la vida como es
  • 2 tazas de aceptación; y flexibilidad con los demás
  • 2 cucharadas de ojo noble; para juzgar
  • 1 sobrecito de introspección; personal con humildad
  • 5 gotas de paciencia y tolerancia; con esperanza
  • 1 pieza de buena voluntad; la actitud positive se contagia

Recomendación del chef:  La próxima vez antes de pedir recuerda: El que se conoce a si mismo encuentra lo que busca, porque sabe que necesita.

Modo de preparación:

  1. El conocimiento y la aceptación de la realidad no miente.  Para conseguir lo que se necesita es indispensable saber que tiene y con que se cuenta. Tener el valor para aceptar la realidad de uno mismo, dejando las fantasías infantiles a un lado logra que las expectativas tengan motivos  sólidos y por lo tanto sean más factibles.
  2. Aportar y ofrecer, son sin duda acciones significativas que conllevan a logros exitosos.  Cuando una persona está dispuesta a dar, a compartir y a comprometerse, a una relación emocionalmente nutritiva, los resultados son espectaculares, el universo se encarga de proveer las oportunidades y  presentar a las personas indicadas.
  3. Una realidad sana y nutritiva es mucho mejor que una fantasía irreal y toxica. Las relaciones son parta ser vividas y disfrutadas en el aquí y ahora, de nada sirve soñar con algo que no existe o no es posible, sobre todo cuando la realidad de poder estar acompañado y crecer con una pareja si es una posibilidad real.

 “ La persona  que encuentra lo que busca, no tiene más suerte que la que no lo tiene, simplemente, es sincera consigo misma y busca lo que sabe que puede encontrar.

Síguenos en Facebook recipes for life y twitter @recipesforlife

Prohibida su reproducción total o parcial sin el permiso escrito del editor y sin citar la fuente.

Copyright © 2005-2013 Recetas para la vida. Todos los Derechos Reservados

Imágen © iStockphoto.com / Ryan J Lane

Por Becky Krinsky

¿Que  le puedes decir a una persona que regresa con el alma rota después de que tú le habías advertido que eso le sucedería? Recordarle tus palabras y decirle “Te lo dije” sólo empeora el malestar y finalmente no van a llegar ¡a nada! Es mejor comprender que hay ocasiones en que cada quien tiene que vivir su realidad y aprender de ella, a pesar de nuestros buenos consejos.

¿Será terquedad, capricho o negligencia? Bastaría con poder ver la realidad con objetividad y ver que las cosas, las personas y las situaciones son evidentes. ¿Por qué es necesario experimentar en carne propia lo que es claro para otros?

Muchas veces por mas de recibir los mensajes adecuados, la información suficiente, las personas esperan que los resultados serán distintos, es tan grande el deseo que sin dudar aseguran una posibilidad de un cambio milagroso. ¿Será que simplemente hay una verdadera necesidad de vivir el dolor, la decepción o la dificultad para entenderlo, experimentarlo y en los mejores casos para aprender de esto?

Edgar anda con la mujer equivocada, todos lo saben y se lo dicen, ella mayor que el, con un fuerte carácter y con muy malas relaciones personales, hace que este joven se comporte de una manera distinta con su familia, la cual lo quiere lo apoya y siempre esta a su lado.

Mucho se le explicó, se le dijo y se le suplicó, sin embargo Edgar no escuchó. Se mudo con Magda a vivir, ella, una mujer difícil, domínate, intolerante y poco sociable, sin embargo él la amaba y sentía gran atracción. Al principio Edgar feliz, vivía con la mujer que quería y sentía que finalmente había elegido por si mismo sin tomar en cuenta a su familia, especialmente a su hermana con la que siempre platicaba y que quería tanto.

Como era de esperarse, comenzaron los problemas. Edgar ya no se miraba tan encantado, su actitud había cambiado. Nada salió como Edgar esperaba, perdió su trabajo, se sentía solo y no tenia con quien hablar. Después de todo ya se lo habían advertido, que ni esa mujer ni esa relación le iban a hacer bien.

Cuando Edgar ya no pudo mas, se regresó a casa de su familia, donde  su hermana -al igual que todos en la familia- estaba sentida con el. Ellos sabían el  gran error que estaba cometiendo y se lo comunicaron en muchas ocasiones.

Su hermana, más que nadie, sabe cuantas veces le advirtió que esto sucedería. Cuando está a punto de decirle “YA VEZ, TE LO DIJE…” se controla y no le dice nada, después de todo, esta contenta que el ha regresado a casa y que en el futuro posiblemente tendrá una mejor disposición para escuchar los consejos que le hacen.

La Receta:

“Consejos sabios”

Hay que saber cuando y con quien hablar

Ingredientes:

  • 1 taza de responsabilidad
  • 1 taza de compasión
  • 2 pedacitos de prudencia
  • 1 pizca de astucia
  • 1 manojo de entendimiento
  • 2 cucharadas de objetividad y sinceridad
  • 1  racimo de palabras claras y dulces

Recomendación del chef:

Si la persona no esta dispuesta a escuchar nada, ni el mejor consejo ofrecido lo podrá aprovechar.

Modo de preparación:

  1. Dar un consejo es cosa seria, éste puede cambiar el destino toda una vida. Es posible que muchos consejos no sean malos simplemente, quizá les hace falta parte de la información para entender verdaderamente la situación. Hablar con responsabilidad e inteligencia propicia que el consejo sea escuchado mejor.
  2. Las consecuencias son los mejores consejeros. Hay que analizar, saber escuchar y ver más allá de los perjuicios personales antes de poder hablar. En lugar de pensar en que es la acción adecuada se debería de preguntar, ¿que pasaría si yo hiciera lo que estoy a punto de sugerir?
  3. Los consejos son útiles siempre y cunado sean hechos sin prejuicios, sean objetivos  y sobretodo sinceros. De nada sirve confundir o limitar a la persona que se aconseja, el propósito del consejo es ayudar, apoyar, inspirar y motivar a la persona a que tome conciencia y haga una buena elección.

“Solamente puedes dar un consejo el día que entiendas que realmente no sabes toda la realidad, que solo quieres ayudar sinceramente  a que la persona tome conciencia de sus propias acciones. Nunca para imponer tú opinión.”

Para más información, haz clic en el logotipo:

*Prohibida su reproducción total o parcial sin el permiso escrito del editor y sin citar la fuente.

Copyright © 2005-2012 Recetas para la vida©. Todos los Derechos Reservados

¿Ya nos encontrase en Facebook y en twitter? Estamos como recipesforlife, queremos saber de ti; ¡Visítanos!

Imágen © iStockphoto.com / Murat Giray Kaya

Déjanos tu Comentario

3 Comentarios

  1. oscar vazquez caselin
    Publicado 5 enero, 2013 en 5:20 am | Permalink

    Perfectos los consejos pero muy difíciles de llevarlos a cabo, pero cuando hay amor de por medio nada es imposible.

  2. Publicado 6 enero, 2013 en 9:52 am | Permalink

    Interesado el coementarios sobre formulacion de comidas y bebidas, por udtedes Recomendadas para la Diabetes. Mujer de 65 anos de edad. gracias. RS.

  3. anny rodriguez
    Publicado 8 enero, 2013 en 12:43 pm | Permalink

    Excelentes consejos . Si todos nos esforzamos por ponerlos en practica que diferente sera nuestra relacion con los demas. Y sobre todo cuanto mejoraria nuestra vida. Muchisimas gracias dra. aprendo mucho con cada tema que usted publica. Me encanto este tema en particular. Que dios la bendiga siempre.

Presentar Observaciones

Tu nombre y dirección de correo electronico nunca serán vendidos o compartidos con cualquier otra organización -- nunca.

Requerido *

Ingrese Su nombre de Credenciales

¿Olvidaste tu contraseña?

×
.