El vino, la semilla de uva y el resveratrol

iStock_maunzel_000017741037_Small

Todos hemos escuchado alguna vez que una copa de vino tinto al día ayuda a mantener sano el corazón. Aquí aprenderás ¿Qué tan cierto es esto? O si se trata únicamente de un mito. Aprenderás acerca del resveratrol y de la semilla de uva. Dos compuestos importantes en el vino y en otros alimentos con varios beneficios para la salud.

De acuerdo con varios médicos e investigadores, el vino realmente puede brindarnos muchos beneficios. Pero, entonces, ¿qué tiene el vino tinto que puede ayudar a que mantengamos nuestra salud?

Hasta ahora varios estudios indican que el antioxidante denominado resveratrol es el causante de que el vino podría sea un aliado contra la diabetes y las enfermedades del corazón, además de que, esta sustancia nos podría ayudar a vivir más tiempo.

El resveratrol es un antioxidante que podemos encontrar en las semillas y en la cáscara de la uva. Es por eso que el vino tinto tiene mayor cantidad de resveratrol que el blanco, que se produce sólo con la cáscara.

Las semillas de la uva contienen concentraciones elevadas de nutrientes, también antioxidantes como: vitamina E, flavonoides y ácido linoléico, entre otros.

Por si esto fuera poco, el resveratrol es una sustancia que las mismas plantas se encargan de producir para defenderse de las bacterias y los hongos que podrían dañarlas e incluso de los rayos ultravioletas.

Pero el resveratrol no sólo lo podemos obtener del vino o de las uvas; también el chocolate, el maní (los cacahuates), las nueces, las pasas, los arándanos, las frambuesas, las moras y otros frutos rojos, así como las ostras lo contienen.

Aún más, el renombrado científico Matthew Sajish del Scripps Research Institute realizó estudios sobre este antioxidante. Según los resultados de su investigación, el resveratrol ha evolucionado y tiene funciones cada vez más complejas. Su estudio revela que esta sustancia activa el mecanismo de células protectoras que funciona prácticamente en todas las formas de vida. Publicó sus hallazgos en la revista Nature.

La idea de que el consumo moderado de vino tinto es bueno para la salud no es nueva, existe desde hace miles de años. Ya se tenía esa creencia en tiempos de la cultura griega, cuando Hipócrates desarrolló las bases de la medicina. Pero como bien lo sabían los griegos, la clave de todo está en la medida adecuada de las cosas.

Primero….. definamos qué es un consumo moderado. En el caso de las mujeres, debido a que absorben el vino más rápidamente que los hombres y a que tienen niveles de agua más bajos en el cuerpo y otras enzimas estomacales, se recomienda una copa al día. En el caso de los hombres son dos copas.

¿Qué dice la ciencia?

En cuanto al vino en general (siempre en moderación):

  • En un estudio publicado en Cancer Epidemiology Biomarkers and Prevention, el consumo de vino tinto podría reducir el riesgo del cáncer del pulmón.
  • De acuerdo a un reporte en el American Journal of Pathology, el vino tinto podría disminuir la angiogénesis que contribuye a la degeneración macular, a la retinopatía diabética y a disminuir los casos de ceguera.
  • De acuerdo a unos investigadores de Loyola University Medical Center el consumo moderado de vino tinto podría reducir la demencia en un 23%.
  • Según un reporte en el Journal of Women’s Health, los químicos en las semillas de las uvas rojas reducen el riesgo de desarrollar cáncer del seno en las mujeres al disminuir los niveles de estrógeno y al elevar los de testosterona en las mujeres antes de la menopausia. En este caso sugieren el consumo de uvas más que el de vino, pero dicen que si se va a consumir vino, que se elija el tinto.

Dicho esto, hay que recordar que estos beneficios son cuando se bebe en moderación, ya que si se bebe vino en exceso se aumenta el riesgo de desarrollar varios problemas de salud que incluyen, entre otros: hepatitis alcohólica, hígado graso, cirrosis, pancreatitis, cardiomiopatía, arritmias, depresión y otros problemas psiquiátricos, varios tipos de cáncer, etc.

En estudios en animales publicados en Cell Metabolism, el resveratrol retrasó el envejecimiento en ratones en una dieta normal y mejoró la salud y la longevidad en los ratones a los que se les dio una dieta alta en grasa. Por otro lado, los investigadores encontraron que balanceaba algunos de los efectos negativos en el páncreas de unos primates que consumían una dieta alta en grasas y alta en azúcares protegiéndolos de que desarrollaran diabetes. Esto podría tener implicaciones en el tratamiento de las personas con resistencia a la insulina, con prediabetes y con diabetes.

Unos investigadores también encontraron que reducía el endurecimiento y la calcificación de las arterias, lo que se conoce como ateroesclerosis, en primates después de darles resveratrol por un año, aunque no afectó ni su presión arterial, ni su colesterol malo, ni su peso. Ahora van a iniciar los estudios en humanos para ver si estos beneficios se ven en las personas.

Y en el aparato digestivo, unos científicos reportaron inhibición de Colitis Ulcerativa con resveratrol en unos ratones. Publicaron sus hallazgos en Archives of Medical Research. Nuevamente, es importante realizar los estudios en humanos y establecer si se pueden reproducir estos efectos.

El resveratrol también se usa a nivel local para combatir el acné, aplicándose junto con el peróxido de benzoílo y aparentemente funciona bien. Un oxidante y un antioxidante se potencian uno al otro y ayudan a combatir la bacteria que produce el acné por periodos más prolongados.

Actualmente, en la Universidad de Copenhague, en Dinamarca, se estudia el efecto del resveratrol en el desempeño de la actividad física de alto rendimiento, ya que algunos investigadores creen que podría disminuir los efectos positivos del ejercicio físico.

En cuando a la semilla de uva:

  • Varios estudios incluyendo uno publicado en Phytotherapy Research apoyan el uso de algunos compuestos del extracto de la semilla de uva para reducir la inflamación en las personas con insuficiencia venosa crónica (debida a várices en las piernas).
  • Algunos estudios sugieren que podría ayudar en los casos de retinopatía diabética.
  • Los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés) están patrocinando varios estudios para determinar si contribuyen al tratamiento del Alzheimer, de las enfermedades del corazón y del endurecimiento del tejido del seno después de la radioterapia, entre otros.

Curiosamente según un estudio prospectivo del doctor Semba, de la Escuela de Medicina del Hospital Johns Hopkins, en 800 adultos que consumieron dosis altas de resveratrol no se presentaron una reducción en la inflamación o del riesgo de cáncer o enfermedades cardiovasculares o longevidad. Lo que demuestra, según él, que este antioxidante no protege al corazón ni reduce la inflamación. Sin embargo, él no descarta que quizá algún otro compuesto del chocolate, las fresas o el vino puedan proporcionar un beneficio, si se encontrara, ya que son alimentos complejos. Sólo que, de acuerdo a él, no es el resveratrol.

Así que la investigación continúa activamente.

Precauciones e interacciones

En cuanto al resveratrol, no existe una dosis recomendada, pero su consumo dentro del vino tinto debe ser en moderación. No se recomienda consumir bebidas alcohólicas durante el embarazo. Tampoco se recomienda tomar suplementos de resveratrol durante el embarazo. Un estudio realizado conjuntamente por las universidades de Oregón y Colorado, sugiere que los suplementos de resveratrol en las embarazadas podría causarles problemas en el páncreas a los fetos.

Se recomienda tomar suplementos de resveratrol con precaución si se mezclan con medicamentos que adelgacen la sangre porque podrían aumentar el sangrado; podrían tener un efecto sinérgico (de aumentar el efecto) de algunos medicamentos antivirales contra el VIH; de algunas medicinas anti-hipertensivas; de algunas medicinas para el tratamiento del cáncer; de los medicamentos para disminuir el colesterol (estatinas), entre otros. Los suplementos de resvertarol también pueden interactuar con algunos agentes neurológicos, anti-inflamatorios y que alteran los niveles de azúcar en la sangre.

Si eres alérgico al vino tinto, podrías ser alérgico a los suplementos de resveratrol.

Por su parte, la semilla de uva en general, se tiende a tolerar bien a corto plazo (los estudios tienden a durar 2 meses). Los efectos secundarios, cuando se presentan, incluyen: dolor de cabeza, náusea, ronchas, indigestión, sequedad y/o picazón en el cuero cabelludo. No se han estudiado a fondo sus interacciones con otros medicamentos, suplementos y/o hierbas.

Idealmente debes acudir a tu médico antes de empezar a tomar un suplemento ya que no por ser naturales necesariamente son inocuos. Todos los suplementos, las hierbas y las vitaminas, aunque se vendan sin receta tienen efectos en tu cuerpo. Es importante que tu médico sepa lo que tomas y/o lo que estás considerando tomar.

 

Imagen © iStock / maunzel

Presentar Observaciones

Tu nombre y dirección de correo electronico nunca serán vendidos o compartidos con cualquier otra organización -- nunca.

Requerido *

Ingrese Su nombre de Credenciales

¿Olvidaste tu contraseña?

×
.