El 60 por ciento de los casos de cáncer del útero se pueden prevenir

iStock_000023530563XSmall_DRB Images, LLC

He aquí una noticia alentadora: según una investigación reciente es posible prevenir el cáncer del útero sin tener que hacer grandes esfuerzos. ¿Qué se necesita? Hacer ejercicio, mantener una dieta saludable y beber café todos los días.

Según un informe que ha sido publicado por el Instituto Americano de Investigación del Cáncer (AICR, por sus siglas en inglés)y el Fondo Mundial para la Investigación sobre el Cáncer, el 59 por ciento de los casos de cáncer endometrial (cáncer de endometrio) podrían prevenirse si las mujeres hicieran al menos 30 minutos de ejercicio al día y evitaran el exceso de grasa. En otras palabras, hacer ejercicios de manera regular y mantener un peso saludable podría a prevenir tres de cada cinco casos nuevos de cáncer del endometrio, al menos en los Estados Unidos.

El cáncer del endometrio es el tipo de cáncer de útero más frecuente, y en los Estados Unidos, es el cuarto cáncer entre mujeres, después del cáncer de mama, del cáncer del pulmón y del cáncer del colon. El otro tipo de cáncer del útero, que no es tan frecuente, es conocido como sarcoma uterino. Ambos constituyen el cáncer más común del sistema reproductivo femenino y representan el 6% de todos los cánceres en las mujeres.

Los datos de este informe surgen de una revisión de los estudios científicos que hicieron unos investigadores de dichas instituciones, según el cual las elecciones alimenticias pueden influir sobre el riesgo de desarrollar cáncer del endometrio. Por ejemplo, beber todos los días una taza de café, con o sin cafeína, puede disminuir el riesgo en un 7 por ciento. Por el contrario, comer muchos alimentos con un índice glucémico alto, como productos azucarados y granos procesados, aumenta ese riesgo.

¿Por qué ocurre esto? Se cree que el cáncer del endometrio está vinculado con el funcionamiento de las hormonas como el estrógeno y la insulina. Ambas, además, están asociadas con la obesidad y la acumulación de grasas, otra condición que aumenta el riesgo de desarrollar cáncer. En este sentido, por ejemplo, el ejercicio físico no sólo ayuda a mantener un peso saludable sino también a reducir los niveles de estrógeno e insulina, así como a fortalecer el sistema de defensas del cuerpo.

El café, por su parte, podría ayudar a reducir el riesgo de desarrollar cáncer porque contiene antioxidantes como el ácido clorogénico, que pueden prevenir el daño en el ADN, mejorar la sensibilidad a la insulina e inhibir la absorción de la glucosa en el intestino.

Por el contrario, los alimentos con un índice glucémico alto aumentan los niveles de glucemia (de azúcar en la sangre) y, de ese modo, también aumentan el riesgo de desarrollar cáncer. De acuerdo al estudio de investigación del AICR, por cada 50 unidades de “carga glicémica” el riesgo que tiene una mujer de desarrollar cáncer del útero aumenta 15%. Cada unidad de “carga glicémica” es equivalente aproximadamente al efecto de consumir un gramo de glucosa. Algunos ejemplos de alimentos de alto índice glicémico, que tienen 70 o más incluyen los alimentos azucarados y los granos procesados como: el arroz blanco y el arroz integral, el pan blanco, la papa blanca al horno sin cáscara. De hecho, es importante llevar una dieta saludable y equilibrada para evitar el cáncer y el desarrollo de otras enfermedades, ya que hay otros alimentos con bajo contenido glucémico que también son poco saludables, por ejemplo, aquellos que contienen muchas grasas como la mantequilla.

Estos cambios pueden mejorar tu calidad de vida en general. Además, es importante que conozcas los síntomas que pueden alertarte sobre el cáncer del endometrio, ya que cuando se descubre en sus inicios, generalmente se puede tratar con éxito:

  • Cualquier sangrado vaginal después de la menopausia.
  • Sangrado entre los periodos.
  • Secreción vaginal de color rosa o aguada.
  • Dolor pélvico.
  • Dolor durante las relaciones sexuales.

Algunas mujeres con cáncer del endometrio también podrían tener pérdida de peso.  Pero todos estos síntomas podrían vincularse  a situaciones que no son causadas por un cáncer. Por eso, si tienes alguno de estos síntomas, no te alarmes pero tampoco dejes de consultar con un médico para que te revise y te indique si debes recibir algún tratamiento. Así podrás mantenerte saludable por más tiempo.

Imagen © iStockphoto.com / DRB Images LLC

Déjanos tu Comentario

Un Comentario

  1. Publicado 21 octubre, 2013 en 7:19 pm | Permalink

    muchas gracias por estos informaciones se le agradece, para uno estar prevenido. yo le pedi que me mandara un remedio para fibromialgia para los dolores se lo agradeceria mucho me lo mande a mi correo

Presentar Observaciones

Tu nombre y dirección de correo electronico nunca serán vendidos o compartidos con cualquier otra organización -- nunca.

Requerido *

Ingrese Su nombre de Credenciales

¿Olvidaste tu contraseña?

×
.