Toda mujer debe proteger su corazón

red heart on the palms of a woman

Aunque a muchas mujeres les preocupa más contraer cáncer del seno que una enfermedad cardiovascular, las estadísticas (en los Estados Unidos) indican que la causa principal de muerte entre las mujeres, incluyendo las hispanas, es la enfermedad del corazón. En realidad, en cualquier país en el que vivas el peligro sigue siendo enorme y va en aumento, por lo que es una preocupación global. Te animamos a brindarle a ese órgano vital los cuidados que se merece.

La enfermedad cardíaca representa un peligro para las mujeres. Aquí te informaremos cuáles son los factores de riesgo y los síntomas que puedes tener, y te daremos tips para motivarte a cambiar ciertos hábitos para disminuir las posibilidades de desarrollarla.

Hay distintos tipos de enfermedades del corazón, pero la más común es la enfermedad arterial coronaria, que se desarrolla gradualmente mediante un proceso que se denomina ateroesclerosis. ¿En qué consiste? Pues en la acumulación de placa o depósitos de colesterol en las paredes internas de los vasos sanguíneos. Esa placa se puede formar poco a poco en los vasos sanguíneos o arterias del corazón o coronarias directamente y obstruir (tapar) el flujo de la sangre y causar un ataque al corazón. O bien, esta placa puede formarse en un vaso sanguíneo o arteria en otra parte del cuerpo, romperse y crear un coágulo que viaje por el torrente circulatorio y que puede tener el mismo efecto, bloquear el flujo de sangre en las arterias del corazón causando un ataque cardíaco también conocido como infarto.

¿Sabías que la enfermedad del corazón es la causa principal de muerte entre las mujeres en muchos países? Debes tener presente además que cerca de dos tercios de las mujeres que sufren de un ataque cardíaco no se recuperan completamente (en un ataque cardiaco parte del músculo del corazón puede dañarse o morir). Esto sucede, en parte,  por que ellas desconocen los síntomas (los achacan a otros padecimientos) y por que van al médico o a la sala de emergencias mucho después que los hombres.

Si todavía crees que los problemas del corazón son principalmente cosa de los hombres, es hora de que cambies de manera de pensar y que comiences a adoptar hábitos de vida saludables. De ese modo, puedes disminuir tu riesgo de sufrir enfermedad del corazón ¡hasta en más de un 80 por ciento!

Lo primero que debes hacer para empezar a cuidarte es reconocer si tienes factores de riesgo. La mayoría de las mujeres tenemos alguno y las posibilidades de sufrir problemas del corazón aumentan cuantos más tengas:

  • Colesterol alto  (junto con los triglicéridos elevados, que son otro tipo de grasa en tu sangre, contribuye a tapar tus arterias).
  • Presión alta (hipertensión).
  • Diabetes (el azúcar elevada en la sangre afecta los vasos sanguíneos).
  • Sobrepeso (el problema es que, cuanto mayor sea tu peso, más tiene que trabajar tu corazón).
  • Fumar (la nicotina hace que los vasos sanguíneos se estrechen y esto obliga a tu corazón a esforzarse más para que la sangre circule por tu cuerpo).
  • Llevar una vida sedentaria.
  • Tener antecedentes familiares.
  • Tener más de 55 años.

Si tienes más de tres de esos factores de riesgo, es necesario que comiences a adoptar hábitos más saludables. Tómalo no como un reto, sino como una inversión en tu salud y en tu calidad de vida. El proceso no tiene que resultar ni difícil ni costoso.  Al contrario, si encuentras lo que funciona para ti, hasta puede ser entretenido y motivante.

Comienza poco a poco, con cambios pequeños que puedas sostener en el tiempo, y a medida que  hayas incorporado nuevos hábitos sigue agregando más. Verás que casi sin darte cuenta comenzarás a notar cambios positivos en tu cuerpo y en tu nivel de energía:

  • Lleva una dieta saludable, que incluya frutas y verduras y procura mantén un peso saludable
  • Evita o controla la diabetes (para eso es importante que limites tu consumo de azúcares y carbohidratos)
  • Evita o controla el colesterol alto (para eso es importante que limites tu consumo de grasas, especialmente las saturadas y trans)
  • Evita o controla la presión alta (para eso es importante que limites tu consumo de sodio (sal), la conocida dieta DASH es una de las preferidas para lograr este objetivo)
  • Practica ejercicios de manera regular (por lo menos 2 horas y media por semana de actividad aeróbica moderada o 1 hora y 15 minutos de actividad aeróbica intensa) y evita el sedentarismo, es clave para controlar todos los puntos anteriores.
  • No fumes ni uses productos con tabaco, aunque sea de segunda mano.
  • Limita tu consumo de alcohol (no más de una bebida por día).
  • Evita o controla el estrés (que pone más presión sobre tu corazón).
  • Si te han recentado medicamentos para controlar alguno de los factores de riesgo, tómalos tal como te lo haya indicado tu médico.

Y mientras vas sumando nuevos hábitos saludables a tu rutina, aprende también a reconocer los síntomas de un ataque cardíaco, que son distintos en las mujeres que en los hombres.

Es cierto que un dolor en el pecho o en el brazo izquierdo pueden ser síntomas claros de un ataque al corazón, pero para las mujeres no son los únicos ni los más fuertes. Cuando una mujer sufre un ataque al corazón, puede tener otros síntomas diferentes a los típicos:

  • Falta de aire
  • Mucho cansancio sin causa aparente
  • Sudoración
  • Mareo
  • Náusea o vómito
  • Dolor de cuello, de espalda, de hombros o de quijada
  • Malestar en el abdomen

Muchas mujeres no le prestan atención a estos síntomas pues no creen que puedan ser graves o porque no saben que son señales de alerta de que hay un problema con su corazón. Por eso no buscan ayuda y reciben atención médica demasiado tarde. Recuerda que detectarlos a tiempo y pedir asistencia inmediata puede salvar tu vida.

Ahora ya lo sabes: el corazón de las mujeres también puede dañarse. No dejes que eso te ocurra. Cuanto antes incorpores estos hábitos saludables mejor será para tu salud. Y si ya tienes una enfermedad cardíaca o has sufrido un ataque al corazón, es más importante aún que lo hagas.  Comparte esta información con tus familiares y amigas, para que cada vez, más mujeres seamos conscientes del riesgo que corre nuestro corazón.

 

Imagen © iStock / Elena Alyukova-Sergeeva

Actualización de un artículo originalmente publicado en el 2013.

Déjanos tu Comentario

4 Comentarios

  1. osnari
    Publicado 7 febrero, 2013 en 11:57 am | Permalink

    muy interesante esta pagina de verdad.. nos ayuda a valorar nuestra vida y salud para una mejor calidad humana..

  2. Esterbina
    Publicado 25 mayo, 2013 en 2:52 pm | Permalink

    Es de mucho valor para mi conocer estos artículos ya que me ayudan para alertar a otros y por supuesto me hacen mucho bien a mi que tengo altos riesgo, pero confió en mi Dios para que nunca me toque este problema ni a mi ni a mi familia en el nombre de Jesucristo.

  3. olga
    Publicado 30 julio, 2014 en 5:30 pm | Permalink

    excelente pagina felicitaciones

  4. Gerardo Castillo T.
    Publicado 24 agosto, 2014 en 4:36 pm | Permalink

    Felicitaciones Doctora Aliza. Excelente artículo de vital importancia por igual para mujeres y hombres nos permite apropiarnos del conocimiento en aras de una mejor calidad de vida. Podemos identificar los síntomas por elementales que sean, evitar riesgos y actuar de manera rápida y oportuna con el servicio profesional
    .

Presentar Observaciones

Tu nombre y dirección de correo electronico nunca serán vendidos o compartidos con cualquier otra organización -- nunca.

Requerido *

Ingrese Su nombre de Credenciales

¿Olvidaste tu contraseña?

×
.