¡Viva la diferencia! El cerebro masculino no es como el femenino…

Thinkstock_Jupiterimages_86515138

¡Es cierto! El cerebro masculino y el cerebro femenino son diferentes. Te lo compruebo… a ver si reconoces esta conversación:


Ella: ¿Cómo estás?

El: Bien. (silencio)

Ella: ¿Te pasa algo?

El: No.

Ella: ¿En qué piensas?

El: En nada.

¿Cómo es posible pensar en nada? nos preguntamos las mujeres. La respuesta está en las diferencias que hay entre el cerebro masculino y el femenino: son distintos, pero ninguno superior o inferior al otro. Son como dos caras de una misma moneda, diferentes y complementarios.

Cuando el cerebro femenino está descansando, es cinco veces más activo que el cerebro de un hombre mientras trabaja. Las mujeres pensamos, por lo general, en más de una cosa a la vez. El cuerpo calloso, que es lo que conecta los hemisferios izquierdo y derecho, es más grueso en nosotras que en ellos. Esa es la razón por la cual a las mujeres nos es muy fácil integrar las emociones al pensamiento. Por eso, no entendemos cuando en un momento crítico, escuchamos que ellos dicen “hablamos mañana, no pienses en eso ahora”. ¡Imposible! El cerebro femenino siempre está alerta. En cambio, los hombres pueden separarse de sus pensamientos con facilidad. Por eso, en el diálogo del principio el hombre responde que está pensando en “nada”. Ella no lo puede creer, pues piensa que como ella, él no puede poner la mente en blanco. Pero sí puede. El cerebro de ellos tiene la habilidad de no ponerle atención a sus pensamientos.

Sin embargo, a la hora de enfocarse, ellos sólo pueden prestarle atención a una sola cosa a la vez. ¿No se dio cuenta de que tienes puesto un vestido nuevo y de que la casa está muy limpia? Si estaba haciendo otra cosa, ni siquiera lo notó.

Pero ¿Por qué parece que ellos son de Marte y nosotras de Venus?  La respuesta está en el legado que dejó el estilo de vida de nuestros ancestros cazadores y recolectores. En aquel entonces, los hombres se dedicaban a cazar para poder alimentar a su familia, por lo cual desarrollaron un gran sentido de orientación que les facilitaba localizar a sus presas. Para el hombre, el trabajo era el medio por el cual se sentía valorado, muchas veces cazaba solo y por lo tanto no hablaba demasiado. Se centraba en una sola cosa a la vez (de ahí que no se dé cuenta de tu nuevo peinado). La mujer en cambio, aseguraba la continuidad de la familia cuidando a los bebés y controlando los alrededores de la cueva, con lo cual desarrolló una gran orientación en las distancias cortas. También desarrolló una aguda percepción de los pequeños cambios de conducta en los demás (de ahí que se de cuenta de que la casa está sucia y de que algo te pasa – el sexto sentido). Además, las mujeres hablaban para pasar el tiempo en espera del cazador. De ahí que su sentido de la palabra sea más desarrollado.

¿Y qué hay del sexo? Sí, ellos piensan mucho más en eso que nosotras. Es cierto. Así les funciona el cerebro. ¡Menos mal! ¿Qué tal que nosotras no pensáramos en otra cosa? Para equilibrar, nosotros pensamos en muchas a la vez (si no, el mundo sería sólo sexo…).

Actualización de un artículo originalmente publicado en People en Español – Mayo, 2008

Copyright © Time Inc., 2008.  Todos los derechos reservados.

Imagen © Thinkstock / Jupiterimages

 

 

 


Accede gratis a nuestro reporte especial: 11 Pasos para Vivir una Vida Saludable.

Nota sobre los comentarios:

Te invitamos a dejar tu comentario, pero pedimos tu comprensión: VidaySalud.com es una editorial de salud, no un consultorio. No podemos dar diagnósticos específicos ni recomendar tratamiento para las situaciones individuales. Lo que sí hacemos es tomar en cuenta todos los comentarios y preguntas para decidir cuál será el nuevo contenido del sitio. Así que te invitamos a que regreses con frecuencia y uses la casilla de "Búsqueda" para descubrir nuevos artículos sobre el tema que te preocupa. Si no hallas algo hoy, dinos lo que buscas y te prometemos que lo encontrarás pronto.

Por favor no uses el sitio como sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico con cualquier pregunta que puedas tener sobre una condición médica. Nunca desatiendas los consejos de tu médico ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído aquí.

Con cariño, Doctora Aliza

Déjanos tu Comentario

5 Comentarios

  1. iliana
    Publicado 19 abril, 2017 en 6:34 pm | Permalink

    Excelente artículo…para entenderlos y tener paciencia

  2. Maria carmenza
    Publicado 19 abril, 2017 en 2:27 pm | Permalink

    Excelente e interesante explicación pero no se puede generalizar porque hay hombres súper inteligentes igual que mujeres, pero también hay mujeres muy cortas de pensamiento y de verraquera yo pienso que eso va mucho en la educación que se recibe

  3. Gino Georgio
    Publicado 19 abril, 2017 en 1:17 pm | Permalink

    Buen reportaje , pero no es así, habemos hombres que hemos desarrollado muchas habilidades personales , y que estamos al frente de la familia apoyando a los hijos , sacándolos adelante emprendiendo empresas , siendo pilares de valor en la iglesia y la sociedad , y no todas las mujeres son como las describe el reportaje , llegamos hacer lo que el panorama de la vida nos exige, saludos

  4. *veronica
    Publicado 19 abril, 2017 en 7:28 am | Permalink

    Creo que este artículo generaliza bastante.. no todos los casos son iguales. También hay mujeres que piensan mucho en sexo y diversión y son tontas jaj y hombres que son inteligentes, piensan muy bien que hacer y que no están pensando todo el tiempo en sexo je. Si bien es cierto que la gran mayoría piensa así. Pero x suerte hay hombres interesantes y que pueden combinar perfectamente con mujeres inteligentes

  5. Leonel
    Publicado 30 enero, 2015 en 6:21 am | Permalink

    Que bonito mensaje y explicacion de las diferencias, la verdad, hace mucho sentido de como es nuestro comportamiento actual. felicitaciones por tan buen artículo.

Presentar Observaciones

Tu nombre y dirección de correo electronico nunca serán vendidos o compartidos con cualquier otra organización -- nunca.

Requerido *

Esta configuración sólo debe utilizarse en su computadora personal o de trabajo.

¿Olvidaste tu contraseña?

×
.