La suplementación materna con ácido fólico podría reducir el riesgo de autismo en los niños

iStock_000021645769XSmall_art-4-art

El folato y el ácido fólico son formas de la vitamina soluble en agua B9. El folato se encuentra naturalmente en los alimentos, y el ácido fólico es la forma sintética de esta vitamina. Un nuevo estudio sugiere que tomar suplementos de ácido fólico durante el embarazo puede reducir el riesgo de autismo en los niños.

El ácido fólico se tolera bien en las cantidades que se encuentran en los alimentos fortificados y en los suplementos. Las fuentes del folato son los cereales, los productos de panadería, las verduras de hoja verde (espinacas, brócoli, lechuga), el okra (quingombó o calalú), los espárragos, las frutas (bananas o plátanos, melones, limones), las legumbres, las levaduras, los hongos, la carne de órganos (hígado, riñón), el jugo o zumo de naranja y el jugo o zumo de tomate. El ácido fólico se usa frecuentemente en combinación con otras vitaminas B en las formulaciones de vitaminas del complejo B.

El ácido fólico es recomendado enfáticamente por los profesionales de la salud al comienzo del embarazo, e incluso antes de la concepción. El ácido fólico es necesario para el cierre del tubo neural del feto. El tubo neural es el precursor del cerebro y la médula espinal del feto. Por lo tanto, el ácido fólico ayuda a prevenir la espina bífida, un defecto de nacimiento muy grave.

En un estudio reciente, los investigadores analizaron datos del Estudio del Riesgo de Autismo Infantil por la Genética y el Ambiente (Childhood Autism Risk from Genetics and Environment Study), incluyendo a 429 familias con un niño autista, 130 familias con un hijo con retraso en el desarrollo y 278 familias con un niño de desarrollo normal. Se recopilaron datos sobre la ingesta materna de ácido fólico, incluyendo la dosis, la marca y la frecuencia de uso, a través de entrevistas telefónicas.

Los investigadores encontraron que fue significativamente mayor la ingesta materna de ácido fólico durante el primer mes de embarazo en las familias con niños de desarrollo normal en comparación con las familias con un niño autista. Por otra parte, se relacionó con un menor riesgo para el autismo el consumo de un promedio de al menos 600 microgramos de ingesta de ácido fólico al día. Los autores señalaron que hubo una tendencia hacia una relación entre el bajo consumo de ácido fólico durante los primeros tres meses de embarazo y el tener un hijo con retraso en el desarrollo. Sin embargo, la relación no fue significativa.   (Sigue…)

Páginas: 1 2

Presentar Observaciones

Tu nombre y dirección de correo electronico nunca serán vendidos o compartidos con cualquier otra organización -- nunca.

Requerido *

Ingrese Su nombre de Credenciales

¿Olvidaste tu contraseña?

×
.