Mañana es Halloween: disfraces, caramelos, ¡y niños más seguros y protegidos!

iStock_000014341701XSmall_Alexander Novikov

Los chicos ya tienen listos sus disfraces y calabacitas, y están contando los minutos para salir a pedir golosinas y caramelos mañana en Halloween (la Noche de Brujas o Víspera de Todos los Santos). No es para aguarte la fiesta, pero conviene que sepas que las estadísticas demuestran que el número de niños involucrados en accidentes automovilísticos aumenta ese día, y abundan también las visitas a las salas de emergencia por lesiones sufridas por no tomar las medidas de seguridad necesarias. Más que las brujas y fantasmas, ¡eso sí que da miedo! Aquí te brindamos algunas sugerencias básicas para que tu celebración tenga un final feliz.

El 31 de octubre se celebra en Estados Unidos y en algunos otros países el día de Halloween y es tradicional que los niños y los adultos se disfracen y salgan a pedir golosinas en las casas del vecindario. Los niños de Lucía hace tiempo que seleccionaron sus disfraces: Leonardo se vestirá de pirata y su hermanita Carla irá de Blancanieves. Lucía ya tiene planeado reunirse con otras familias para hacer el recorrido juntos, y además de los caramelos para los que visiten su casa, tiene lista además una linterna y un frasco de repelente de insectos. Y tú, ¿qué planes tienes para Halloween?  Si vas a salir con tus hijos a recoger caramelos, ellos serán parte de los aproximadamente 40 millones de niños entre los 5 y los 14 años que seguirán la tradición de llamar a las puertas en Halloween, según los datos de la Oficina del Censo de Estados Unidos. Y qué bueno que los chicos tengan una oportunidad de celebrar y de divertirse. Sin embargo,  los expertos del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) informan que los niños tienen cuatro veces más probabilidades de que los golpee un automóvil esa noche que en cualquier otra noche del año.  Resultan también muy comunes las lesiones en los ojos provocadas por objetos afilados, así como las quemaduras por usar disfraces inflamables. Solo bastan un poco de prevención y de planificación para mantener a los niños  bien seguros, así que a continuación te ofrecemos algunos de los consejos preparados por la Academia Americana de Pediatría y por la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA).

Lo que puedes hacer con anterioridad:

  • Busca la cooperación de otros padres para organizar una fiesta en una casa privada en lugar de salir de recorrido. Resulta más seguro y no hay que tener en cuenta si llueve o hace frío.
  • Algunos centros comunitarios, escuelas públicas y centros comerciales ofrecen celebraciones de Halloween en las que los niños pueden participar y compartir con otros de su edad, incluso con  sus compañeros de escuela, convenientemente supervisados por adultos. Infórmate si habrá alguna en tu vecindad. Podrán divertirse mucho más tiempo y con mayor seguridad.
  • Si de todas formas decides caminar por el vecindario, busca una linterna y revisa que tenga baterías nuevas. Si el grupo es grande, lleva más de una linterna para alumbrar bien el camino si no está bien iluminado.
  • Explícale a los niños las reglas que deben seguir: mantenerse juntos, no andar en plena calle, evitar áreas desconocidas, no comer golosinas hasta que lleguen a casa y memorizar un teléfono de emergencia en caso de que se presente una situación imprevista.

Seleccionando los disfraces:

Es una de las partes más divertidas de la celebración, pero además de buscar un traje vistoso y original, también debes tener en cuenta lo siguiente:

  • Procura que esté hecho de tela y materiales resistentes al fuego. Revisa las etiquetas y asegúrate que diga “fire resistant” (resistente al fuego).  Si confeccionas tu propio disfraz, usa telas resistentes al fuego como el poliéster o el nilón (nailon).
  • Ten el mismo cuidado con las pelucas y con otros accesorios, como pañuelos o capas, para que también sean resistentes a las llamas.
  • Dentro de lo posible, escoge disfraces de colores llamativos, fáciles de distinguir si hay poca visibilidad o que tengan detalles fosforescentes.
  • Revisa el largo de las faldas y de los pantalones para evitar los tropezones y las caídas.
  • En lugar de máscaras que limitan la visión, considera usar maquillaje, sombreros o gorras. En el caso del maquillaje, que se adquiere en tiendas de disfraces en colores y texturas llamativas, ten cuidado. Selecciona maquillaje que no sea tóxico. Antes de aplicar el maquillaje definitivo, prueba una pequeña cantidad en el antebrazo del niño por si le provoca una reacción alérgica.
  • No utilices lentes de contacto de colores a no ser que hayan sido indicadas por un oftalmólogo o un profesional del cuidado de la vista y te hayan explicado cómo usarlas y cuidarlas.
  • Si el disfraz lleva una espada, un bastón o un palo (como una varita mágica) como complemento, asegúrate de que no tenga ni punta ni filo. Tampoco debe ser demasiado largo para que el niño no se haga daño si se tropieza.

Un hogar divertido, pero seguro

  • Tanto por la seguridad de tus hijos, como para los que visitarán tu hogar esa noche, retira del jardín delantero o del portal cualquier objeto o artículo que pudiera ser peligroso o con el que pudieran tropezarse (mangueras, decoraciones para el jardín, herramientas).
  • Revisa las luces del exterior y procura que el frente de la casa esté bien iluminado
  • Barre las hojas o las ramas de la acera o de los escalones por si alguien se resbala
  • Si tienes mascotas, pueden emocionarse o exaltarse si de pronto llegan a la casa personas que no conocen o que hacen ruido. No abras la puerta sin sujetar antes a tus mascotas o mételas a una habitación separada para que no muerdan o lastimen a alguien accidentalmente

Muy importante: un recorrido sin peligro

  • Si salen a recorrer el vecindario, los niños deben ir siempre acompañados por adultos
  • Escojan una ruta iluminada y conocida
  • Permanezcan siempre en grupos. Si el grupo principal se divide para tocar en varias casas, siempre debe haber un adulto presente con ellos
  • Procuren pedir caramelos en casas iluminadas. No dejes que los niños entren en las casas o en los automóviles para recibir golosinas
  • Caminen siempre por las aceras y obedezcan las señales de tráfico.
  • Tengan cuidado al cruzar las calles. Háganlo por los pases peatonales y nunca lo hagan pasando entre los automóviles estacionados
  • Si vives en una ciudad de clima cálido, protege a los chicos con repelente de insectos para evitar picaduras

Ojo con los caramelos y golosinas

  • Si les das a los niños una buena merienda o cena antes de salir a pedir golosinas, no tendrán tantas ganas de llenarse con ellas.
  • Recuérdales que no deben comer los caramelos hasta que lleguen a la casa y tú puedas revisarlos
  • Inspecciona todo lo que reciban con cuidado. Descarta cualquier artículo que no venga en su envoltura original o que te parezca sospechoso o poco apropiado
  • Raciona los caramelos que reciban para varios días
  • Considera ofrecerles alternativas más sanas a los caramelos tradicionales: bolsitas de palomitas de maíz, de pasas (sin chocolate), barras de granola, frutos secos o cajitas individuales de cereal

Como más vale precaver que tener que lamentar, toma desde ahora unas cuantas medidas para que esta noche de Halloween sea para tus hijos una noche de alegría y diversión en lugar de una noche de “horror”.

Imágen © iStockphoto.com / Alexander Novikov

Los chicos ya tienen listos sus disfraces y calabacitas, y están contando los minutos para salir a pedir golosinas y caramelos mañana en Halloween (la Noche de Brujas o Víspera de Todos los Santos). No es para aguarte la fiesta, pero conviene que sepas que las estadísticas demuestran que el número de niños involucrados en accidentes automovilísticos aumenta ese día, y abundan también las visitas a las salas de emergencia por lesiones sufridas por no tomar las medidas de seguridad necesarias. Más que las brujas y fantasmas, ¡eso sí que da miedo! Aquí te brindamos algunas sugerencias básicas para que tu celebración tenga un final feliz.

El 31 de octubre se celebra en Estados Unidos y en algunos otros países el día de Halloween y es tradicional que los niños y los adultos se disfracen y salgan a pedir golosinas en las casas del vecindario. Los niños de Lucía hace tiempo que seleccionaron sus disfraces: Leonardo se vestirá de pirata y su hermanita Carla irá de Blancanieves. Lucía ya tiene planeado reunirse con otras familias para hacer el recorrido juntos, y además de los caramelos para los que visiten su casa, tiene lista además una linterna y un frasco de repelente de insectos. Y tú, ¿qué planes tienes para Halloween?  Si vas a salir con tus hijos a recoger caramelos, ellos serán parte de los aproximadamente 40 millones de niños entre los 5 y los 14 años que seguirán la tradición de llamar a las puertas en Halloween, según los datos de la Oficina del Censo de Estados Unidos. Y qué bueno que los chicos tengan una oportunidad de celebrar y de divertirse. Sin embargo,  los expertos del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) informan que los niños tienen cuatro veces más probabilidades de que los golpee un automóvil esa noche que en cualquier otra noche del año.  Resultan también muy comunes las lesiones en los ojos provocadas por objetos afilados, así como las quemaduras por usar disfraces inflamables. Solo bastan un poco de prevención y de planificación para mantener a los niños  bien seguros, así que a continuación te ofrecemos algunos de los consejos preparados por la Academia Americana de Pediatría y por la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA).

Lo que puedes hacer con anterioridad:

  • Busca la cooperación de otros padres para organizar una fiesta en una casa privada en lugar de salir de recorrido. Resulta más seguro y no hay que tener en cuenta si llueve o hace frío.
  • Algunos centros comunitarios, escuelas públicas y centros comerciales ofrecen celebraciones de Halloween en las que los niños pueden participar y compartir con otros de su edad, incluso con  sus compañeros de escuela, convenientemente supervisados por adultos. Infórmate si habrá alguna en tu vecindad. Podrán divertirse mucho más tiempo y con mayor seguridad.
  • Si de todas formas decides caminar por el vecindario, busca una linterna y revisa que tenga baterías nuevas. Si el grupo es grande, lleva más de una linterna para alumbrar bien el camino si no está bien iluminado.
  • Explícale a los niños las reglas que deben seguir: mantenerse juntos, no andar en plena calle, evitar áreas desconocidas, no comer golosinas hasta que lleguen a casa y memorizar un teléfono de emergencia en caso de que se presente una situación imprevista.

Seleccionando los disfraces:

Es una de las partes más divertidas de la celebración, pero además de buscar un traje vistoso y original, también debes tener en cuenta lo siguiente:

  • Procura que esté hecho de tela y materiales resistentes al fuego. Revisa las etiquetas y asegúrate que diga “fire resistant” (resistente al fuego).  Si confeccionas tu propio disfraz, usa telas resistentes al fuego como el poliéster o el nilón (nailon).
  • Ten el mismo cuidado con las pelucas y con otros accesorios, como pañuelos o capas, para que también sean resistentes a las llamas.
  • Dentro de lo posible, escoge disfraces de colores llamativos, fáciles de distinguir si hay poca visibilidad o que tengan detalles fosforescentes.
  • Revisa el largo de las faldas y de los pantalones para evitar los tropezones y las caídas.
  • En lugar de máscaras que limitan la visión, considera usar maquillaje, sombreros o gorras. En el caso del maquillaje, que se adquiere en tiendas de disfraces en colores y texturas llamativas, ten cuidado. Selecciona maquillaje que no sea tóxico. Antes de aplicar el maquillaje definitivo, prueba una pequeña cantidad en el antebrazo del niño por si le provoca una reacción alérgica.
  • No utilices lentes de contacto de colores a no ser que hayan sido indicadas por un oftalmólogo o un profesional del cuidado de la vista y te hayan explicado cómo usarlas y cuidarlas.
  • Si el disfraz lleva una espada, un bastón o un palo (como una varita mágica) como complemento, asegúrate de que no tenga ni punta ni filo. Tampoco debe ser demasiado largo para que el niño no se haga daño si se tropieza.

Un hogar divertido, pero seguro

  • Tanto por la seguridad de tus hijos, como para los que visitarán tu hogar esa noche, retira del jardín delantero o del portal cualquier objeto o artículo que pudiera ser peligroso o con el que pudieran tropezarse (mangueras, decoraciones para el jardín, herramientas).
  • Revisa las luces del exterior y procura que el frente de la casa esté bien iluminado
  • Barre las hojas o las ramas de la acera o de los escalones por si alguien se resbala
  • Si tienes mascotas, pueden emocionarse o exaltarse si de pronto llegan a la casa personas que no conocen o que hacen ruido. No abras la puerta sin sujetar antes a tus mascotas o mételas a una habitación separada para que no muerdan o lastimen a alguien accidentalmente

Muy importante: un recorrido sin peligro

  • Si salen a recorrer el vecindario, los niños deben ir siempre acompañados por adultos
  • Escojan una ruta iluminada y conocida
  • Permanezcan siempre en grupos. Si el grupo principal se divide para tocar en varias casas, siempre debe haber un adulto presente con ellos
  • Procuren pedir caramelos en casas iluminadas. No dejes que los niños entren en las casas o en los automóviles para recibir golosinas
  • Caminen siempre por las aceras y obedezcan las señales de tráfico.
  • Tengan cuidado al cruzar las calles. Háganlo por los pases peatonales y nunca lo hagan pasando entre los automóviles estacionados
  • Si vives en una ciudad de clima cálido, protege a los chicos con repelente de insectos para evitar picaduras

Ojo con los caramelos y golosinas

  • Si les das a los niños una buena merienda o cena antes de salir a pedir golosinas, no tendrán tantas ganas de llenarse con ellas.
  • Recuérdales que no deben comer los caramelos hasta que lleguen a la casa y tú puedas revisarlos
  • Inspecciona todo lo que reciban con cuidado. Descarta cualquier artículo que no venga en su envoltura original o que te parezca sospechoso o poco apropiado
  • Raciona los caramelos que reciban para varios días
  • Considera ofrecerles alternativas más sanas a los caramelos tradicionales: bolsitas de palomitas de maíz, de pasas (sin chocolate), barras de granola, frutos secos o cajitas individuales de cereal

Como más vale precaver que tener que lamentar, toma desde ahora unas cuantas medidas para que esta noche de Halloween sea para tus hijos una noche de alegría y diversión en lugar de una noche de “horror”.

Imágen © iStockphoto.com / Alexander Novikov

Un Trackback

  1. [...] View full post on Vida y Salud » Doctora Aliza – Diario [...]

Presentar Observaciones

Tu nombre y dirección de correo electronico nunca serán vendidos o compartidos con cualquier otra organización -- nunca.

Requerido *

Ingrese Su nombre de Credenciales

¿Olvidaste tu contraseña?

×
.