Afrodisiacos – ¿Mito o Realidad?

Thinkstock_Jill Chen_179070485

¿Qué tienen en común el chocolate, el alcohol, los ostiones, la adrenalina y el cuerno del rinoceronte? Tienen la reputación de ser afrodisíacos. 

A través de los siglos la búsqueda del placer sexual ha hecho que los humanos recurran desde lo sublime hasta lo absurdo, incluyendo todo tipo de cosas, comida, plantas y hasta animales.  De hecho, de acuerdo a la Administración de Alimentos y Drogas (FDA) un afrodisíaco es: “una comida, una bebida, un medicamento, un olor o un aparato que los que lo promueven dicen que puede estimular o aumentar el deseo sexual o libido” y si ampliamos la definición, incluye los productos que mejoran el desempeño del acto sexual. El nombre proviene de la diosa griega del amor y la belleza Afrodita.

¿Cómo han obtenido su reputación?  Algunos, como las patas de conejo, se debe a lo que sabemos de los conejos.  Dicen que casi sólo con verse en el espejo se reproducen.  Otros, como los chiles y la comida picante, la obtuvieron porque al comerla producen efectos similares al acto sexual: aumentan la temperatura del cuerpo, causan sudoración y el corazón late más rápido. Otros productos eran tan escasos y codiciados en una época que se consideraban la comida de los dioses, como el chocolate entre los aztecas o la canela en la época del rey Salomón.  Los mariscos quizá porque Afrodita nació en el mar.  Y hay objetos que nuestros antepasados interpretaron como parecidos a los órganos genitales y les atribuyeron poderes sexuales, como el ginseng y el cuerno del rinoceronte.

Al alcohol también se le ha llamado afrodisíaco, pero no se puede decir que tenga efectos sexuales, simplemente disminuye las inhibiciones.  ¡Y sabemos lo que pasa si se bebe demasiado!  Otros, como el llamado “Spanish fly,” (cantárida o mosca de España) es un veneno y, dependiendo de la cantidad que se tome, puede causar varios problemas incluyendo la muerte.

Pero…..¿realmente funcionan?

De acuerdo a la FDA los afrodisíacos son placebos.  O sea, solo funcionan si la persona que los usa cree que le van a funcionar.  Tómalo en cuenta si comes ostiones con eso en mente.  Quizá en alguna época en la que mucha gente padecía de malnutrición por la escasez de comida el comer ciertos alimentos altos en nutrientes — como los mariscos — los hacían sentirse bien y tener deseos sexuales.  Hoy en día, con una buena alimentación, ¡el efecto es puramente mental!

Aun así, la búsqueda por el afrodisíaco ideal continúa,  especialmente por aquellos que tienen problemas sexuales.  Pero es importante recordar que a veces, éstos pueden ser causados por un problema médico que requiere tratamiento y que el ir con un profesional va a ser el mejor afrodisíaco.

Recuerda, lo que es bueno para tu salud física y mental es bueno para tu salud sexual.  Una alimentación saludable, hacer ejercicio y no fumar es más efectivo que el cuerno del pobre rinoceronte.  Y no te olvides de lo que dijo un experto: el órgano sexual más importante está entre tus propias orejas.

Actualización de un artículo originalmente publicado en People en Español en Marzo del 2008.

Copyright © Time Inc., 2008.  Todos los derechos reservados.

Imagen © Thinkstock / Jill Chen


Accede gratis a nuestro reporte especial: 11 Pasos para Vivir una Vida Saludable.

Nota sobre los comentarios:

Te invitamos a dejar tu comentario, pero pedimos tu comprensión: VidaySalud.com es una editorial de salud, no un consultorio. No podemos dar diagnósticos específicos ni recomendar tratamiento para las situaciones individuales. Lo que sí hacemos es tomar en cuenta todos los comentarios y preguntas para decidir cuál será el nuevo contenido del sitio. Así que te invitamos a que regreses con frecuencia y uses la casilla de "Búsqueda" para descubrir nuevos artículos sobre el tema que te preocupa. Si no hallas algo hoy, dinos lo que buscas y te prometemos que lo encontrarás pronto.

Por favor no uses el sitio como sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico con cualquier pregunta que puedas tener sobre una condición médica. Nunca desatiendas los consejos de tu médico ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído aquí.

Con cariño, Doctora Aliza

Déjanos tu Comentario

4 Comentarios

  1. *fernando
    Publicado 6 julio, 2014 en 4:40 am | Permalink

    excelentes literaturas un cuerpo bien alimentado, bien cuidado de logica va a funcionar bien

  2. cesar celis
    Publicado 4 septiembre, 2010 en 5:29 pm | Permalink

    excelente esta literatura.. pues es logica y cientifica. aunque en medicina mucho es empirico pues muchos efectos fisiopatologicos no se pueden compreobar pero lo anterior tiene mucha logica.

  3. *jose
    Publicado 25 julio, 2010 en 8:58 am | Permalink

    Muy interesante esta información para alimentarse adecuadamente y así lograr y disfrutar una mejor Vida Sexual en pareja

  4. Publicado 29 diciembre, 2009 en 3:11 pm | Permalink

    AFRODISIACOS: Mito o Realidad????
    La palabra “afrodisíaco” proviene como todos saben de Afrodita pero esa diosa Madre es solo uno de los diez mil nombres, según los egipcios, que recibía Isis, su equivalente; antes de tener un nombre fue: “la Señora de las fuerzas cósmicas generadora de la vida”, un título y simbolismo que heredarán todas las grandes diosas posteriores (incluso la “Virgen María, que al igual que Afrodita es “La reina del Cielo”), como la Nintu sumeria, la Inanna elamita, la Istar acadia, la Nut egipcia, la Astarté fenicia, la Hera, Atenea o Afrodita griega, etc., desde la antigüedad fue asociada a distintos animales y entre ellos a la serpiente que era un símbolo de la energía vital y la regeneración, una criatura de lo más benévola, no malvada y portadora de sabiduría; se desconocen los nombres que recibió desde un principio pero sí son conocidas sus figurillas con más de 20.000 años de antigüedad (ver: Dios nació mujer de Pepe Rodríguez).
    La diosa Madre está relacionada con el huevo (símbolo de la creación y nacimiento de la vida), principio femenino del cosmos, con el poder de la creación y la vida; su festejo primitivo, como representante de la vida que se regenera, es la “primavera”, momento en que la diosa vuelve a traer a la vida a uno de los dioses de la naturaleza (mitos de: Tammuz, Orfeo, Hipólito, Dioniso, Adonis, etc.), suplantados con el advenimiento del cristianismo por Jesús, ¿por qué se festejan las pascuas respetando el equinoccio de primavera?.
    La diosa Madre representaba el amor, la fertilidad y la fecundidad, en algunas culturas la lujuria y la guerra, y fue asociada al sol (aun en algunos países de Oriente), a la luna y al planeta Venus, inicialmente a la serpiente que simboliza el principio del caos y origen de la luz cuando adquiere su aspecto emplumado; Platón para poder dar explicaciones, posteriormente, la divide en dos, una Urania o celestial, del amor, y otra Pandemos o carnal, inherente a la lujuria. Con el surgimiento de la religión judeocristiana y ya iniciado anteriormente el patriarcado que iría despojando a la gran Madre del poder, se la comienza a perseguir y catalogar como una verdadera aliada del demonio y el pecado. Asociado el cristianismo con el Imperio Romano, se declara a Venus / Afrodita como enemiga número uno del Estado y equivalente a Lucifer, que en realidad es un nombre proveniente de fósforo y su significado revela el origen de la luz. Desde allí los afrodisíacos fueron asociados al pecado y a la perdición quedando relegados a culturas paganas. En el siglo XX, y conjuntamente con la liberación de la mujer, vuelven a surgir a la luz y se proclaman como un nuevo descubrimiento de la humanidad.
    ¿Qué tienen que ver la primavera, los ciclos estacionales y la luz con los afrodisíacos?: muy simple, la luz y los ciclos estacionales regulan la acción del hipotálamo, un órgano que se encuentra en el cerebro humano ( junto con la hipófisis conforma la glándula pituitaria o tercer ojo). El comportamiento humano depende de la cantidad de luz que el cuerpo recibe por día, produciéndose durante el otoño e invierno un aumento de la depresión y falta de estímulo sexual, con un aumento progresivo del bienestar y la felicidad con mayor estimulo sexual durante la primavera y el verano, producto de las concentraciones de serotonina en el cerebro, y, a su vez este neurotransmisor se encuentra condicionado a la luz que recibe el organismo.
    Las hormonas sexuales, gonadotróficas, aumentan o disminuyen acorde al ritmo del sol y la luna, del amanecer y del atardecer y son influenciadas por la luz que es capaz de captar el hipotálamo. El hipotálamo se comunica con la hipófisis para liberar neurotransmisores serotoninicos; la serotonina aumenta con la oscuridad y disminuye con la luz.
    La serotonina 5-hidroxitriptamina, es un neurotransmisor que se encuentra presente en el chocolate, moluscos, artrópodos, celenterados, ananá (piña), banana (plátano), ciruela, y en varias nueces, incluso en la ponzoña de la ortiga, la picadura de abeja, avispas y escorpiones (véase: Kama Sutra y Katab, en donde se recomienda la utilización de ponzoña de insectos para mejorar la erección del pene), en Japón es famoso el consumo del pez “fogu” al que sus especiales chef le dejan parte de su veneno toxico, tetratotoxina, que produce un efecto de estimulación sexual en quienes lo consumen.
    La serotonina (5-HT) es un transmisor químico para las neuronas encefálicas llamadas “triptaminérgicas” o “serotoninérgicas”, se forma enzimaticamente a partir del aminoácido triptofano por hidroxilación seguida de decarboxilación, y el triptofano se produce con el insumo de hidratos de carbono, harinas y chocolate, que llevan a la secreción de la hormona insulínica que facilita el suministro de aminoácidos como el triptofano.
    Cuando los órganos de los sentidos reciben un estímulo físico, como una caricia, un beso, una imagen visual o un mensaje auditivo u olfatito o de sabor sexualmente interesante, éste mensaje llega al hipotálamo, quien se comunica con la hipófisis o pituitaria, que a su vez libera neurotransmisores, sustancias químicas que se encargan de conducir las instrucciones a las partes adecuadas para producir los cambios que identificamos como excitación sexual.
    Para que se produzca la eyaculación u orgasmo el hipotálamo libera a través de la hipófisis “oxitocina”, y luego de la eyaculación aumenta nuevamente la cantidad de serotonina provocando ese estado de placer y tranquilidad que inducen al sueño, para ser nuevamente reabsorbida y comenzar nuevamente el proceso. Cuando aumenta la cantidad de serotonina se estimula la liberación de ACTH (hormona adrenocorticotrofíca, que interviene en el metabolismo de los hidratos de carbono y aumenta las defensas), también se libera somatrofina (hormona del crecimiento) y prolactina (tiene acción sobre las glándulas mamarias actuando en su crecimiento y formación de leche), y se inhibe la secreción de las hormonas luteinizante (LH), y la hormona foliculoestimulante (FSH) que son las encargadas de estimular la síntesis de AMP cíclico que a su vez estimula la biosíntesis de esteroides sexuales, pero para que ocurra todo éste proceso se necesita un mecanismo de retroalimentación que se encontrará inhibido si no se produjera la absorción de serotonina por la hipófisis, causando por ejemplo impotencia en el hombre; cuanto más rápido se absorbe la serotonina, más rápida es la respuesta y estimulación sexual.

    Todos los sentidos que pueden ser estimulados por varios tipos de alimentos están íntimamente conectados con el hipotálamo, además muchos alimentos catalogados como afrodisíacos contienen vitamina “E” (antiesterilidad) que aseguran la fertilidad y fecundidad; las ostras ricas en zinc aumentan la lubricidad vaginal y regulan las gónadas sexuales; algunos alimentos como la zanahoria y otras verduras y frutas poseen una estructura química similar a la de las feromonas y confunden al organismo induciéndolo a la producción de hormonas sexuales.
    Desde tiempos antiguos en el Ramayana y en el Mahabarata se ha mencionado a la banana (plátano) como una fruta de privilegio para un cuerpo y mente sana y hasta con estímulos eróticos; los alemanes acaban de publicar extensamente todo lo beneficioso del banano y agregan que la serotonina se extiende sobre la superficie de la tierra como una alfombra espiritual luminosa; la banana además de contener proteína, calcio, fósforo, vitaminas, zinc, magnesio, potasio y glucosa que son elementos indispensables pare el correcto funcionamiento de las neuronas cerebrales, también contiene “serotonina” como no la posee ningún otro alimento.
    Por lo expuesto cave aclarar que sí hay una relación entre alimentos y sexo, nada más que la palabra “afrodisíaco” a sido mal interpretada a conveniencia de algunos, y sí hay drogas o químicos que inducen inmediatamente a la lujuria, aunque el acto sexual, siempre y como todo, se encuentra condicionado por reglas sociales, culturales, de orden moral o religiosas y por las condiciones psicológicas del individuo.
    Tengo que aclarar que finalizada mi investigación puedo decir que los afrodisíacos son todos aquellos alimentos que ayudan a mantener el organismo en forma saludable y le brindan una seguridad para la procreación de la especie, lo meramente ligado a la excitación sexual queda relegado a cada individuo y su condición cultural, religiosa, moral y psicofísica que lo unen con el medio en que interactúa.
    ¿Creías en las brujas?, pues acá regresamos los brujos amantes de la cocina, y el ingrediente fundamental para nuestras recetas es el “amor”, y más allá de la religión que profeses, recuerda que todas nos unen con Dios y el universo creador de la naturaleza que lo contiene.
    Norberto E. Petryk / Chef, escritor e investigador. Argentina

Presentar Observaciones

Tu nombre y dirección de correo electronico nunca serán vendidos o compartidos con cualquier otra organización -- nunca.

Requerido *

¿Olvidaste tu contraseña?

×
.