¿Sabes qué es y para qué se hace un examen de agudeza visual?

iStock_000016467435XSmall_Luba Nel

Si te cuesta leer los letreros a la distancia mientras estas conduciendo o se te nubla la vista al mirar la pantalla de tu monitor, es posible que tengas algún problema de visión. ¡Pero no te alarmes! Una sencilla prueba de la vista puede aclarar tus dudas y permitirle al médico indicarte un tratamiento adecuado, si es que lo necesitas. En este artículo, te contamos qué es y para qué se hace un examen de agudeza visual.

  • Veo, veo…
  • ¿Qué ves?
  • Una C, una D, una E, una F, una L, una O…

Y así sucesivamente hasta completar cada línea de letras. ¿Te ha hecho alguna vez esta prueba el oculista o el optometrista? Ambos están capacitados para hacer lo que se denomina un examen de agudeza visual que, justamente, se utiliza para detectar si necesitas utilizar gafas o lentes de contacto. Si tienes alguna condición ocular (en los ojos) que necesite ser evaluada en profundidad entonces el oftalmólogo (que es el médico especializado en la salud de los ojos sería la persona indicada).

La prueba de la agudeza visual es un examen de rutina que, si bien frecuentemente se hace en el consultorio del médico, también puede hacerse en una escuela, en un sitio de trabajo, en un centro comercial en donde se venden gafas o en cualquier otra parte. Lo que busca es detectar cuál es el tamaño de letras más pequeño que una persona puede leer a cierta distancia en una tabla optométrica o en una tarjeta estandarizada, para determinar cuán bien esta su visión.

Esa tabla – que se llama tabla de Snellen en honor al especialista que la diseñó ¡en el año 1862! – contiene varias líneas de letras de distintos tamaños, más grandes arriba y cada vez más pequeñas a medida que van descendiendo.

Para hacer esta prueba de agudeza visual, la persona deberá colocarse a una distancia de entre 14 y 20 pies (4 y 6 metros) de la tabla de Snellen y, una vez en posición, se le pedirá que comience a leer las letras por fila (de izquierda a derecha y de arriba hacia abajo), sin anteojos ni lentes de contacto (en caso de que los use), y luego tapándose primero un ojo y después el otro, con la mano o un papel.

Si es necesario, puede repetirse luego usando los anteojos o los lentes de contacto. Asimismo, si se detecta alguna dificultad en la visión, el oculista o el oftalmólogo (dependiendo de quién esté realizando la prueba) puede colocar vidrios con distintos aumentos delante de alguno o ambos ojos, para determinar cuánto aumento deberán tener las gafas o las lentes que necesites.

El especialista también puede pedirte que leas letras o números de una tarjeta sostenida a 14 pulgadas (35 centímetros) de la cara, para evaluar en qué estado está tu visión cercana.

Así, la cantidad de letras que hayas detectado en esta prueba determinará el estado de tu visión. Se considera que a mayor número de líneas identificadas, mayor es tu agudeza visual, es decir que mejor está tu vista.

¿Todavía no te has hecho tu prueba de visión? ¡Anímate! Este estudio – que no duele ni necesita ningún tipo de preparación previa – permite identificar posibles problemas de la visión conocidos como defectos de refracción, que en su mayoría pueden ser tratados con el uso de lentes correctivas o tratamientos específicos.

Entre estos defectos, los más conocidos son la miopía (una enfermedad de la vista que hace que los objetos que están cerca se vean con claridad, pero no así los que están lejos), hipermetropía (una condición ocular que hace que los objetos que están lejos se vean bien pero no los que están cerca), astigmatismo (que se produce como resultado de una curvatura irregular del ojo, que afecta el modo en que éste procesa la luz y hace que la visión sea borrosa) o presbicia (una disminución de la capacidad en enfocar con claridad los objetos cercanos, que se produce de manera progresiva como consecuencia natural del envejecimiento).

Además, la prueba de agudeza visual permite identificar  defectos visuales producidos por otras patologías oculares como cataratas, enfermedades de la retina o del nervio óptico, que deberán ser estudiados con técnicas más específicas.

Si crees que podrías necesitar lentes y todavía no has visitado a un especialista en los ojos, deja de perder el tiempo. Ahora que sabes lo sencillo que es hacerse una prueba de la agudeza visual, no tienes más excusas para no cuidar tu visión.

Imágen © iStockphoto.com / Luba Nel

Déjanos tu Comentario

3 Comentarios

  1. luz salva
    Publicado 27 marzo, 2012 en 8:11 am | Permalink

    quisiera que comentaran sobre la presion a la vista y la iridotomia con lazer

  2. lic. opt sandra estrada
    Publicado 1 abril, 2012 en 12:47 am | Permalink

    Sugerencia: siempre q acudan a un examen d la vista, confirmen q la persona q les va atender tenga documentos q avalen estudios profrsionales, ya q en está profesión es muy común q gente sin preparación se diga “doctor” y se dedique hacer lentes, poniendo en riesgo la salud visual

  3. lic. opt sandra estrada
    Publicado 1 abril, 2012 en 12:55 am | Permalink

    Sobre el comentario d luz Salva: la presión intraocular se debe revisar una vez al año después d los 40, los niveles normales son d 10 a 20 mm/Hg, sí está más elevada d ste parámetro, se recetan gotas p disminuir la presión, sí no se obtiene el resultado deseado, se hace un agujero en el iris (iridotomia) p q la presión se controle. La presión del ojo no va relacionada con la presión sanguínea.

2 Trackbacks

  1. [...]  Email  Imprimir [...]

  2. [...] full post on Vida y Salud » Doctora Aliza – Diario [...]

Presentar Observaciones

Tu nombre y dirección de correo electronico nunca serán vendidos o compartidos con cualquier otra organización -- nunca.

Requerido *

Ingrese Su nombre de Credenciales

¿Olvidaste tu contraseña?

×
.