Cáncer de hígado

Harvard Logo

¿Qué es?

El cáncer de hígado es el crecimiento incontrolado de células anormales en el hígado, El hígado:

  • produce elementos que ayudan a la coagulación de la sangre
  • elimina o neutraliza las toxinas, los medicamentos y el alcohol
  • produce bilis que ayuda al cuerpo a absorber las grasas y el colesterol
  • ayuda a mantener los niveles normales de azúcar en sangre
  • regula varias hormonas

El cáncer de hígado empieza en el hígado (cáncer primario de hígado) o se disemina al hígado desde otras áreas del cuerpo (cáncer secundario de hígado). El cáncer primario de hígado es el tumor sólido más común en todo el mundo, con más de un millón de casos diagnosticados cada año. Afecta a alrededor del 14% de las personas en Estados Unidos cada año. La Sociedad Oncológica Americana (American Cancer Society) calcula que más de 17.000 personas son diagnosticadas con cáncer primario de hígado cada año. La mayoría de estas personas tienen más de 40 años y más del 15.000 mueren a causa de esta enfermedad. En Estados Unidos, el cáncer de hígado es aproximadamente dos veces más común en hombres que en mujeres.

En Estados Unidos, la mayoría de los tumores se diseminan (metastatizan) hacia el hígado desde otros órganos, más comúnmente desde el colon, el recto, los pulmones, las mamas, el páncreas y el estómago. Cuando el cáncer se disemina desde algún lugar del cuerpo hacia el hígado, las células cancerosas son las mismas en ambas áreas. Por ejemplo, si el cáncer se disemina hacia el hígado, las células cancerosas en el hígado son las mismas que las células cancerosas del pulmón. Por eso, la persona se trata por el cáncer de pulmón y no por el cáncer de hígado. Los médicos llamarán al cáncer en el hígado “cáncer de pulmón metastásico”. El hígado es el órgano más común hacia donde se disemina el cáncer.

Solo el cáncer primario de hígado se trata como cáncer de hígado. Existen cuatro tipos principales de cáncer de hígado:

  • Carcinoma hepatocelular (hepatoma o HCC): este cáncer representan alrededor del 84% de los cánceres primarios de hígado en Estados Unidos; además es un tipo de cáncer agresivo.
  • Colangiocarcinoma (cáncer de vías biliares): este cáncer representa alrededor del 13% de los cánceres primarios de hígado en Estados Unidos. Son muchas las enfermedades que aumentan el riesgo de desarrollar cáncer, incluidos cálculos biliares, inflamación de la vesícula biliar y a veces, colitis ulcerativa crónica (inflamación del intestino grueso).
  • Angiosarcoma (hemangiosarcoma): esta es una forma muy rara de cáncer de hígado.
  • Hepatoblastoma: este es un tipo raro de cáncer de hígado, común en niños menores de 4 años.

    ¿Qué es?

    El cáncer de hígado es el crecimiento incontrolado de células anormales en el hígado, El hígado:

    • produce elementos que ayudan a la coagulación de la sangre
    • elimina o neutraliza las toxinas, los medicamentos y el alcohol
    • produce bilis que ayuda al cuerpo a absorber las grasas y el colesterol
    • ayuda a mantener los niveles normales de azúcar en sangre
    • regula varias hormonas

    El cáncer de hígado empieza en el hígado (cáncer primario de hígado) o se disemina al hígado desde otras áreas del cuerpo (cáncer secundario de hígado). El cáncer primario de hígado es el tumor sólido más común en todo el mundo, con más de un millón de casos diagnosticados cada año. Afecta a alrededor del 14% de las personas en Estados Unidos cada año. La Sociedad Oncológica Americana (American Cancer Society) calcula que más de 17.000 personas son diagnosticadas con cáncer primario de hígado cada año. La mayoría de estas personas tienen más de 40 años y más del 15.000 mueren a causa de esta enfermedad. En Estados Unidos, el cáncer de hígado es aproximadamente dos veces más común en hombres que en mujeres.

    En Estados Unidos, la mayoría de los tumores se diseminan (metastatizan) hacia el hígado desde otros órganos, más comúnmente desde el colon, el recto, los pulmones, las mamas, el páncreas y el estómago. Cuando el cáncer se disemina desde algún lugar del cuerpo hacia el hígado, las células cancerosas son las mismas en ambas áreas. Por ejemplo, si el cáncer se disemina hacia el hígado, las células cancerosas en el hígado son las mismas que las células cancerosas del pulmón. Por eso, la persona se trata por el cáncer de pulmón y no por el cáncer de hígado. Los médicos llamarán al cáncer en el hígado “cáncer de pulmón metastásico”. El hígado es el órgano más común hacia donde se disemina el cáncer.

    Solo el cáncer primario de hígado se trata como cáncer de hígado. Existen cuatro tipos principales de cáncer de hígado:

    • Carcinoma hepatocelular (hepatoma o HCC): este cáncer representan alrededor del 84% de los cánceres primarios de hígado en Estados Unidos; además es un tipo de cáncer agresivo.
    • Colangiocarcinoma (cáncer de vías biliares): este cáncer representa alrededor del 13% de los cánceres primarios de hígado en Estados Unidos. Son muchas las enfermedades que aumentan el riesgo de desarrollar cáncer, incluidos cálculos biliares, inflamación de la vesícula biliar y a veces, colitis ulcerativa crónica (inflamación del intestino grueso).
    • Angiosarcoma (hemangiosarcoma): esta es una forma muy rara de cáncer de hígado.
    • Hepatoblastoma: este es un tipo raro de cáncer de hígado, común en niños menores de 4 años.

    Factores de riesgo: que aumentan el riesgo de desarrollar cáncer primario de hígado incluyen:

    • Hepatitis: es una inflamación del hígado causada por una infección viral. Un virus diferente causa cada uno de los seis tipos de hepatitis (A, B, C, D, E y G). La hepatitis B y Hepatitis C son responsables de la mayoría de los casos de carcinoma hepatocelular. La hepatitis A no aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de hígado.
    • Cirrosis: son las cicatrices de las células del hígado que tiene varias causas. En Estados Unidos, las causas más comunes de cirrosis son la hepatitis C y el abuso de alcohol. En Estados Unidos del 50 al 70% de los cánceres están asociados con la cirrosis.
    • Contacto directo con cloruro de vinilo (cloruro de polivinilo o PVC): este químico usado para la fabricación de algunos tipos de plásticos, como tubería de PCV, ha sido asociado con el carcinoma hepatocelular en algunos estudios.
    • Exposición a arsénico: un químico usado como conservantes de madera, herbicidas, insecticidas y para la fabricación de aleaciones de metal vítreo. El agua potable en algunos lugares está contaminada con arsénico; además puede estar presente en depósitos naturales de minerales.
    • Esteroides anabólicos: son hormonas masculinas usadas para tratar ciertas condiciones, y en ocasiones usadas ilegalmente por los atletas para mejorar su rendimiento. El uso prolongado de estos esteroides podría aumentar el riesgo de cáncer de hígado.
    • Consumo de tabaco: aumenta la probabilidad de desarrollar otros cánceres que pueden diseminarse al pulmón, incluidos los cánceres de pulmón, colon y páncreas. Se desconoce si existe una relación directa entre el consumo de tabaco y el cáncer de hígado.

    Síntomas

    Los síntomas usualmente no aparecen hasta que le enfermedad está en una etapa avanzada. Los síntomas pueden incluir:

    • pérdida de peso inexplicable
    • pérdida de apetito
    • sensación de saciedad luego de una pequeña comida
    • dolor o hinchazón (inflamación), especialmente en la parte superior derecha del abdomen
    • una tonalidad amarillenta en la piel y en los ojos (ictericia)
    • hígado agrandado o una bulto en un área del hígado
    • empeoramiento de la hepatitis crónica o cirrosis
    • niveles bajos de azúcar en sangre (hipoglucemia)
    • mamas agrandadas en los hombres

    Diagnóstico

    El cáncer de hígado se diagnostica más comúnmente en etapas más avanzadas de la enfermedad porque los síntomas no aparecen hasta entonces. Una vez que su médico sospecha que usted podría tener cáncer de hígado, éste recurrirá a uno o más de los siguientes métodos para diagnosticar la enfermedad:

    • Examen físico: para examinar si hay pérdida de peso, desnutrición, debilidad, hígado agrandado y enfermedades asociadas como hepatitis y cirrosis.
    • Análisis de sangre: para detectar niveles elevados de una proteína llamada alfafetoproteína, que podría indicar que tiene cáncer de hígado.
    • Tomografía computada (TAC): examen que usa radiografías y tecnología computarizada para crear imágenes transversales del cuerpo, además de detectar y localizar tumores.
    • Ultrasonido: para detectar cáncer de hígado y para distinguir entre tumores cancerosos (malignos) y no cancerosos (benignos).
    • Arteriografía hepática: un examen que examina los vasos sanguíneos mediante radiografías y un tinte que se inyecta dentro de los vasos sanguíneos. Se usa para examinar los vasos sanguíneos que suministran sangre al cáncer de hígado y para determinar si el tumor puede extirparse quirúrgicamente.
    • Imagen por resonancia magnética (IRM): una técnica que emplea un campo magnético para producir imágenes de las estructuras dentro del cuerpo. Además crea imágenes más detalladas que la tomografía computada o el ultrasonido, que usualmente no se necesitan.
    • Biopsia: extirpación de una pequeña muestra de tejido para que un patólogo la examine y determine si es cancerosa.
    • Laparoscopia: colocación de un tubo delgado con una luz, a través de un pequeño corte en el abdomen para visualizar el hígado.

    Duración

    Sin tratamiento, el cáncer de hígado continúa creciendo.

    Prevención

    La mayoría de los cánceres primarios de hígado pueden prevenirse. A continuación se describen algunos pasos a seguir:

    • Hepatitis:para minimizar el riesgo de infectarse con el virus de la hepatitis:
      • vacúnese (vacunas disponibles para la hepatitis B, pero no C)
      • practique sexo seguro (use condones de poliuretano o látex con nonoxinol-9) y no practique sexo sin protección
      • use guantes de látex en el lugar de trabajo cuando manipule o limpie sangre o elementos personales, como tampones o tejidos.
      • No comparte con otra persona elementos personales como razuradoras, cepillos de diente o pendientes
      • asegúrese de que las agujas para las perforaciones en el cuerpo (body piercing) o los tatuajes sean bien esterilizadas usando una máquina llamada autoclave
    • Alcohol: para evitar enfermarse de cirrosis de hígado, limite el consumo de alcohol a no más de dos copas por día.
    • Dieta: su ingesta alimenticia podría estar asociada con diferentes tipos de cáncer, incluidos cáncer de colon, rectal, de mamas y cánceres de pulmón, que se diseminan al hígado. Se recomienda que mantenga un peso corporal saludable y que tenga una alimentación con mucha fibras alimenticias (granos integrales, cereales, verduras y frutas) y bajas en grasas saturadas.

    Tratamiento

    El tipo de tratamiento depende de un número de factores, incluidos la etapa del cáncer, y la edad y salud general del paciente. La cirugía, la radioterapia y la quimioterapia son opciones de posibles tratamientos. A menudo, se recurre a una combinación de los tres tratamientos.

    Usualmente, un tumor canceroso simple que no se ha propagado a los ganglios linfáticos u otros órganos puede extirparse con cirugía. Sin embargo, solo un pequeño porcentaje de cánceres de hígado se detectan en la etapa inicial.

    En unos pocos casos, podría ser necesario un transplante de hígado. Existen también varios métodos de tratamientos experimentales. En muchos casos, no es posible curar el cáncer, por eso el tratamiento se enfoca en aliviar los síntomas del cáncer o impedir que siga creciendo, diseminándose o regrese.

    La cirugía no podría ser una opción para los pacientes con cáncer de hígado o el tipo de cirugía podría no ser conveniente porque el hígado no funciona apropiadamente o los pacientes tienen otros problemas de salud. La cirugía generalmente no funciona en las personas con cirrosis, con hepatitis o con tumores múltiples de hígado en diferentes partes del cuerpo. Para estas personas, otras técnicas podrían detener el crecimiento del cáncer temporaralmente y aliviar los síntomas:

    • Criocirugía: destruye el cáncer de hígado porque lo congela con sondas metálicas extremadamente frías. La cirugía puede repetirse y el procedimiento se realiza bajo anestesia general. Las complicaciones generalmente son mínimas y la recuperación usualmente rápida.
    • Ablación con etanol: también llamada inyección percutánea de etanol, se inyecta una concentración de alcohol directamente en el hígado con cáncer, que deshidrata y mata las células cancerosas. Este procedimiento puede realizarse bajo anestesia local. Los efectos secundarios pueden incluir dolor alrededor del área donde se colocó la inyección durante algunos minutos y fiebre luego de colocada la inyección.
    • Quimioterapia: el descubrimiento de nuevos agentes quimioterapéuticos ha mejorado el pronóstico para los pacientes con cáncer hepatocelular. Un droga conocida como sorafanib ha sido recientemente aprobada por la Administración de Drogas y Alimentos (Food and Drug Administration) para el tratamiento de pacientes con hepatoma metastásico y representa el primer agente de este tipo que muestra un grado mínimo de efectividad en el cáncer de hígado. Además, se demostró que también son efectivos otros agentes que disminuyen el suministro de sangre a los tumores. En ocasiones, pueden considerarse las inyecciones de drogas quimioterapéuticas directamente aplicadas en los vasos sanguíneos (arteria hepática).

    Observe que no se probó que estas técnicas ayuden a prolongar la supervivencia.

    En la mayoría de los cánceres de hígado, es imposible extirpar todo el tumor, o el cáncer se ha propagado por casi todo el hígado o a áreas distantes. No existe tratamiento estándar para el cáncer de hígado en estas etapas. Usted podrán participar en un estudio clínico –un ensayo clínico en fase de prueba, que tiene un cierto riesgo porque el tratamiento podría no funcionar y usted podría tener efectos secundarios anticipados.

    Cuándo llamar a un profesional

    Llame a su médico si presenta cualquiera de los síntomas de cáncer de hígado o cualquiera de los síntomas relacionados con el cáncer de hígado, incluidos:

    • fatiga
    • fiebre leve
    • tonalidad amarillenta en los ojos y la piel (ictericia)
    • dolores musculares o en las articulaciones
    • náuseas
    • orina de color oscuro
    • vómitos
    • pérdida del apetito
    • dolor o inflamación abdominal

    Pronóstico

    El pronóstico en personas con cáncer de hígado depende de si el tumor está alojado en el hígado o si puede extirparse por completo con cirugía. Aún con cirugía, la tasa de supervivencia de 5 años en las personas con carcinoma hepatocelular y colangiocarcinoma es de menos del 20%. El pronóstico podría ser mucho si el transplante de hígado resultó exitoso.

    En niños con hepatoblastoma, la tasa de supervivencia es de alrededor del 70% cuando el cáncer está alojado con el hígado y puede extirparse completamente. En la mayoría de los pacientes con angiosarcoma de hígado, la enfermedad se ha propagado al momento del diagnóstico y el pronóstico es generalmente pobre.

    Información adicional

    American Cancer Society, ACS (Sociedad Americana del Cáncer, ACS) 1599 Clifton Road, NE Atlanta, GA 30329-4251 Gratuito: 1-800-227-2345 TTY: 1-866-228-4327 http://www.cancer.org/

    American Liver Foundation (Fundación Americana del Hígado) 75 Maiden Lane Suite 603 New York, NY 10038 Teléfono: 212-668-1000 Fax: 212-483-8179 http://www.liverfoundation.org/

    Cancer Research Institute (Instituto de Investigaciones del Cáncer) National Headquarters One Exchange Plaza 55 Broadway, Suite 1802 New York, NY 10006 Gratuito: 1-800-992-2623 http://www.cancerresearch.org/

    Centers for Disease Control and Prevention (CDC) (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades) (CDC) 1600 Clifton Road Atlanta, GA 30333 Gratuito: 1-800-232-4636 TTY: 1-888-232-6348 http://www.cdc.gov/

    National Cancer Institute, NCI (Instituto Nacional del Cáncer, NCI) NCI Public Inquiries Office (Oficina de Información del NCI) 6116 Executive Blvd. Room 3036A Bethesda, MD 20892-8322 Gratuito: 1-800-422-6237 TTY: 1-800-332-8615 http://www.nci.nih.gov/

    National Comprehensive Cancer Network (NCCN) (Coalición Nacional de Redes para el Cáncer, NCCN) 275 Commerce Drive, Suite 300 Fort Washington, PA 19034 Teléfono: 215-690-0300 Fax: 215-690-0280 http://www.nccn.org/

    Última revisión: 2008-08-24T00:00:00-06:00

    Última modificación: 2009-01-12T00:00:00-07:00

    Fuente: Copyright © 2009 por Harvard University. Todos los derechos reservados. Usado con el permiso de Staywell.

    Para más información de Harvard, en Inglés, haga clic en el logotipo:


Factores de riesgo: que aumentan el riesgo de desarrollar cáncer primario de hígado incluyen:

  • Hepatitis: es una inflamación del hígado causada por una infección viral. Un virus diferente causa cada uno de los seis tipos de hepatitis (A, B, C, D, E y G). La hepatitis B y Hepatitis C son responsables de la mayoría de los casos de carcinoma hepatocelular. La hepatitis A no aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de hígado.
  • Cirrosis: son las cicatrices de las células del hígado que tiene varias causas. En Estados Unidos, las causas más comunes de cirrosis son la hepatitis C y el abuso de alcohol. En Estados Unidos del 50 al 70% de los cánceres están asociados con la cirrosis.
  • Contacto directo con cloruro de vinilo (cloruro de polivinilo o PVC): este químico usado para la fabricación de algunos tipos de plásticos, como tubería de PCV, ha sido asociado con el carcinoma hepatocelular en algunos estudios.
  • Exposición a arsénico: un químico usado como conservantes de madera, herbicidas, insecticidas y para la fabricación de aleaciones de metal vítreo. El agua potable en algunos lugares está contaminada con arsénico; además puede estar presente en depósitos naturales de minerales.
  • Esteroides anabólicos: son hormonas masculinas usadas para tratar ciertas condiciones, y en ocasiones usadas ilegalmente por los atletas para mejorar su rendimiento. El uso prolongado de estos esteroides podría aumentar el riesgo de cáncer de hígado.
  • Consumo de tabaco: aumenta la probabilidad de desarrollar otros cánceres que pueden diseminarse al pulmón, incluidos los cánceres de pulmón, colon y páncreas. Se desconoce si existe una relación directa entre el consumo de tabaco y el cáncer de hígado.

Síntomas

Los síntomas usualmente no aparecen hasta que le enfermedad está en una etapa avanzada. Los síntomas pueden incluir:

  • pérdida de peso inexplicable
  • pérdida de apetito
  • sensación de saciedad luego de una pequeña comida
  • dolor o hinchazón (inflamación), especialmente en la parte superior derecha del abdomen
  • una tonalidad amarillenta en la piel y en los ojos (ictericia)
  • hígado agrandado o una bulto en un área del hígado
  • empeoramiento de la hepatitis crónica o cirrosis
  • niveles bajos de azúcar en sangre (hipoglucemia)
  • mamas agrandadas en los hombres

Diagnóstico

El cáncer de hígado se diagnostica más comúnmente en etapas más avanzadas de la enfermedad porque los síntomas no aparecen hasta entonces. Una vez que su médico sospecha que usted podría tener cáncer de hígado, éste recurrirá a uno o más de los siguientes métodos para diagnosticar la enfermedad:

  • Examen físico: para examinar si hay pérdida de peso, desnutrición, debilidad, hígado agrandado y enfermedades asociadas como hepatitis y cirrosis.
  • Análisis de sangre: para detectar niveles elevados de una proteína llamada alfafetoproteína, que podría indicar que tiene cáncer de hígado.
  • Tomografía computada (TAC): examen que usa radiografías y tecnología computarizada para crear imágenes transversales del cuerpo, además de detectar y localizar tumores.
  • Ultrasonido: para detectar cáncer de hígado y para distinguir entre tumores cancerosos (malignos) y no cancerosos (benignos).
  • Arteriografía hepática: un examen que examina los vasos sanguíneos mediante radiografías y un tinte que se inyecta dentro de los vasos sanguíneos. Se usa para examinar los vasos sanguíneos que suministran sangre al cáncer de hígado y para determinar si el tumor puede extirparse quirúrgicamente.
  • Imagen por resonancia magnética (IRM): una técnica que emplea un campo magnético para producir imágenes de las estructuras dentro del cuerpo. Además crea imágenes más detalladas que la tomografía computada o el ultrasonido, que usualmente no se necesitan.
  • Biopsia: extirpación de una pequeña muestra de tejido para que un patólogo la examine y determine si es cancerosa.
  • Laparoscopia: colocación de un tubo delgado con una luz, a través de un pequeño corte en el abdomen para visualizar el hígado.

Duración

Sin tratamiento, el cáncer de hígado continúa creciendo.

Prevención

La mayoría de los cánceres primarios de hígado pueden prevenirse. A continuación se describen algunos pasos a seguir:

  • Hepatitis: para minimizar el riesgo de infectarse con el virus de la hepatitis:
    • vacúnese (vacunas disponibles para la hepatitis B, pero no C)
    • practique sexo seguro (use condones de poliuretano o látex con nonoxinol-9) y no practique sexo sin protección
    • use guantes de látex en el lugar de trabajo cuando manipule o limpie sangre o elementos personales, como tampones o tejidos.
    • No comparte con otra persona elementos personales como razuradoras, cepillos de diente o pendientes
    • asegúrese de que las agujas para las perforaciones en el cuerpo (body piercing) o los tatuajes sean bien esterilizadas usando una máquina llamada autoclave
  • Alcohol: para evitar enfermarse de cirrosis de hígado, limite el consumo de alcohol a no más de dos copas por día.
  • Dieta: su ingesta alimenticia podría estar asociada con diferentes tipos de cáncer, incluidos cáncer de colon, rectal, de mamas y cánceres de pulmón, que se diseminan al hígado. Se recomienda que mantenga un peso corporal saludable y que tenga una alimentación con mucha fibras alimenticias (granos integrales, cereales, verduras y frutas) y bajas en grasas saturadas.

Tratamiento

El tipo de tratamiento depende de un número de factores, incluidos la etapa del cáncer, y la edad y salud general del paciente. La cirugía, la radioterapia y la quimioterapia son opciones de posibles tratamientos. A menudo, se recurre a una combinación de los tres tratamientos.

Usualmente, un tumor canceroso simple que no se ha propagado a los ganglios linfáticos u otros órganos puede extirparse con cirugía. Sin embargo, solo un pequeño porcentaje de cánceres de hígado se detectan en la etapa inicial.

En unos pocos casos, podría ser necesario un transplante de hígado. Existen también varios métodos de tratamientos experimentales. En muchos casos, no es posible curar el cáncer, por eso el tratamiento se enfoca en aliviar los síntomas del cáncer o impedir que siga creciendo, diseminándose o regrese.

La cirugía no podría ser una opción para los pacientes con cáncer de hígado o el tipo de cirugía podría no ser conveniente porque el hígado no funciona apropiadamente o los pacientes tienen otros problemas de salud. La cirugía generalmente no funciona en las personas con cirrosis, con hepatitis o con tumores múltiples de hígado en diferentes partes del cuerpo. Para estas personas, otras técnicas podrían detener el crecimiento del cáncer temporaralmente y aliviar los síntomas:

  • Criocirugía: destruye el cáncer de hígado porque lo congela con sondas metálicas extremadamente frías. La cirugía puede repetirse y el procedimiento se realiza bajo anestesia general. Las complicaciones generalmente son mínimas y la recuperación usualmente rápida.
  • Ablación con etanol: también llamada inyección percutánea de etanol, se inyecta una concentración de alcohol directamente en el hígado con cáncer, que deshidrata y mata las células cancerosas. Este procedimiento puede realizarse bajo anestesia local. Los efectos secundarios pueden incluir dolor alrededor del área donde se colocó la inyección durante algunos minutos y fiebre luego de colocada la inyección.
  • Quimioterapia: el descubrimiento de nuevos agentes quimioterapéuticos ha mejorado el pronóstico para los pacientes con cáncer hepatocelular. Un droga conocida como sorafanib ha sido recientemente aprobada por la Administración de Drogas y Alimentos (Food and Drug Administration) para el tratamiento de pacientes con hepatoma metastásico y representa el primer agente de este tipo que muestra un grado mínimo de efectividad en el cáncer de hígado. Además, se demostró que también son efectivos otros agentes que disminuyen el suministro de sangre a los tumores. En ocasiones, pueden considerarse las inyecciones de drogas quimioterapéuticas directamente aplicadas en los vasos sanguíneos (arteria hepática).

Observe que no se probó que estas técnicas ayuden a prolongar la supervivencia.

En la mayoría de los cánceres de hígado, es imposible extirpar todo el tumor, o el cáncer se ha propagado por casi todo el hígado o a áreas distantes. No existe tratamiento estándar para el cáncer de hígado en estas etapas. Usted podrán participar en un estudio clínico –un ensayo clínico en fase de prueba, que tiene un cierto riesgo porque el tratamiento podría no funcionar y usted podría tener efectos secundarios anticipados.

Cuándo llamar a un profesional

Llame a su médico si presenta cualquiera de los síntomas de cáncer de hígado o cualquiera de los síntomas relacionados con el cáncer de hígado, incluidos:

  • fatiga
  • fiebre leve
  • tonalidad amarillenta en los ojos y la piel (ictericia)
  • dolores musculares o en las articulaciones
  • náuseas
  • orina de color oscuro
  • vómitos
  • pérdida del apetito
  • dolor o inflamación abdominal

Pronóstico

El pronóstico en personas con cáncer de hígado depende de si el tumor está alojado en el hígado o si puede extirparse por completo con cirugía. Aún con cirugía, la tasa de supervivencia de 5 años en las personas con carcinoma hepatocelular y colangiocarcinoma es de menos del 20%. El pronóstico podría ser mucho si el transplante de hígado resultó exitoso.

En niños con hepatoblastoma, la tasa de supervivencia es de alrededor del 70% cuando el cáncer está alojado con el hígado y puede extirparse completamente. En la mayoría de los pacientes con angiosarcoma de hígado, la enfermedad se ha propagado al momento del diagnóstico y el pronóstico es generalmente pobre.

Información adicional

American Cancer Society, ACS (Sociedad Americana del Cáncer, ACS) 1599 Clifton Road, NE Atlanta, GA 30329-4251 Gratuito: 1-800-227-2345 TTY: 1-866-228-4327 http://www.cancer.org/

American Liver Foundation (Fundación Americana del Hígado) 75 Maiden Lane Suite 603 New York, NY 10038 Teléfono: 212-668-1000 Fax: 212-483-8179 http://www.liverfoundation.org/

Cancer Research Institute (Instituto de Investigaciones del Cáncer) National Headquarters One Exchange Plaza 55 Broadway, Suite 1802 New York, NY 10006 Gratuito: 1-800-992-2623 http://www.cancerresearch.org/

Centers for Disease Control and Prevention (CDC) (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades) (CDC) 1600 Clifton Road Atlanta, GA 30333 Gratuito: 1-800-232-4636 TTY: 1-888-232-6348 http://www.cdc.gov/

National Cancer Institute, NCI (Instituto Nacional del Cáncer, NCI) NCI Public Inquiries Office (Oficina de Información del NCI) 6116 Executive Blvd. Room 3036A Bethesda, MD 20892-8322 Gratuito: 1-800-422-6237 TTY: 1-800-332-8615 http://www.nci.nih.gov/

National Comprehensive Cancer Network (NCCN) (Coalición Nacional de Redes para el Cáncer, NCCN) 275 Commerce Drive, Suite 300 Fort Washington, PA 19034 Teléfono: 215-690-0300 Fax: 215-690-0280 http://www.nccn.org/

Última revisión: 2008-08-24T00:00:00-06:00

Última modificación: 2009-01-12T00:00:00-07:00

Fuente: Copyright © 2009 por Harvard University. Todos los derechos reservados. Usado con el permiso de Staywell.

Para más información de Harvard, en Inglés, haga clic en el logotipo:


Déjanos tu Comentario

5 Comentarios

  1. Orlando Trochez
    Publicado 12 diciembre, 2012 en 10:44 am | Permalink

    excelente articulo

  2. Orlando Trochez
    Publicado 12 diciembre, 2012 en 10:44 am | Permalink

    excelente articulo Gracias

  3. Alicia Argilagos
    Publicado 29 junio, 2013 en 2:00 pm | Permalink

    muy buena informacion. desearia me envien sobre la hernia hiatal gracias

  4. Publicado 3 enero, 2014 en 4:57 am | Permalink

    estoy para trasplante.tengo carcinomas!necesito alguna dieta?

  5. emelania
    Publicado 20 octubre, 2014 en 11:38 am | Permalink

    hola buenas tardes tengo un familiar que tiene problemas porque tiene un pequeño tumor en el higado, aun no nos dan un diagnostico definitivo puesto que hace pocos dias le hicieron la biopsis y el resultado de la misma sale en unas semanas pero me gustaria recibir algunas informaciones sobre este tipo de cancer para saber como tratar en caso de que el diagnostico sea malo.

3 Trackbacks

  1. [...] de algunos tipos de cáncer como el de mama, boca, laringe y faringe, y esófago, así como el cáncer del hígado, de los ovarios, del estómago y el cáncer colorrectal. Ahora, un grupo de investigadores de la [...]

  2. [...] de algunos tipos de cáncer como el de mama, boca, laringe y faringe, y esófago, así como el cáncer del hígado, de los ovarios, del estómago y el cáncer colorrectal. Ahora, un grupo de investigadores de [...]

  3. [...] de algunos tipos de cáncer como el de mama, boca, laringe y faringe, y esófago, así como el cáncer del hígado, de los ovarios, del estómago y el cáncer colorrectal. Ahora, un grupo de investigadores de la [...]

Presentar Observaciones

Tu nombre y dirección de correo electronico nunca serán vendidos o compartidos con cualquier otra organización -- nunca.

Requerido *

Ingrese Su nombre de Credenciales

¿Olvidaste tu contraseña?

×
.