Cáncer de riñón

Harvard Logo

¿Qué es?

Los riñones son órganos del tamaño de un puño y con la forma de dos frijoles, ubicados debajo de la caja torácica en la espalda, un riñón a la derecha y el otro a la izquierda de la columna vertebral. Estos son los filtros del cuerpo para eliminar los productos de desecho de la sangre, el exceso de agua y de sal. También producen una hormona llamada renina, que controla la presión sanguínea y una hormona llamada eritropoyetina, que regula la producción de los glóbulos rojos.

El cáncer de vejiga es un crecimiento descontrolado de células anómalas en el riñón que invaden y destruyen el tejido renal (del riñón) y pueden diseminarse (metastatizarse) hacia otros órganos. Existen tres tipos principales de cánceres de riñón en adultos:

  • Carcinoma de células renales: comienza en el recubrimiento de los pequeños conductos que se unen para forman los riñones. Representa el 85% de todos los cánceres de riñón. Aunque el carcinoma de células renales generalmente se desarrolla como un tumor simple solo en un riñón, a veces afecta los dos riñones. La mayoría de estos tumores se descubren antes de que el tumor se haya diseminado a través del torrente sanguíneo o del sistema linfático hacia otros órganos. Existen tres tipos diferentes de carcinomas de células renales: carcinoma de células claras (75% de todos los carcinomas de células renales), tumores de células granulares y tumores sarcomatoides Estos tipos se identifican según su aspecto cuando se los observa con un microscopio y según el tipo específico de anomalías en su código genético.
  • Carcinoma de células de transición: comienza en los tubos renales colectores cuando estos salen del riñón. Representan el 6 al 7% de todos los cánceres de riñón. Cuando se lo observa con un microscopio, este cáncer se ve diferente del carcinoma de células renales, y usualmente comienza en la pelvis renal (región con la forma de embudo que conecta el uréter con la porción principal del riñón). Los estudios de investigación sugieren que el carcinoma de células de transición están ligados con el hábito de fumar.
  • Sarcoma renal: comienza en los vasos sanguíneos dentro del riñón o por una mutación de un tipo más común de cáncer. Es la forma más rara de cáncer y representa solo el 1% de todos los casos.

Cuando un niño desarrolla cáncer de riñón, usualmente es un carcinoma de células renales en etapa inicial. El tumor infantil se denomina neuroblastoma y es comúnmente conocido como tumor de Wilms.

En Estados Unidos, el cáncer de riñón representa el 3% de todos los cánceres, y cada año afecta a 30.000 personas y causa la muerte de 12.000. Usted tiene más riesgo de sufrir de cáncer de riñón si:

  • fuma cigarrillos
  • es obeso
  • tuvo exposición prolongada a productos que contienen asbesto, cadmio o petróleo (las personas que trabajan en contacto directo con altos hornos u “hornos de coque”, con productos que contienen hierro o acero, con solventes para lavado en seco y con gasolina)
  • tiene  antecedentes familiares de cáncer de riñón
  • se sometieron a un tratamiento prolongado con diálisis
  • tiene entre 50 y 70 años
  • tuvo esclerosis tuberosa, una enfermedad caracterizada por múltiples bultos sobre la piel debido a pequeños tumores de los vasos sanguíneos

Síntomas

La mayoría de los cánceres de riñón crecen sin causar ningún tipo de dolor o molestia. Algunos cánceres de riñón se descubren antes de que comiencen a causar síntomas. Cuando se manifiestan los síntomas, el carcinoma de células renales puede ocasionar una diversidad inusual de síntomas que podrían no estar relacionados con el riñón. Ese tipo de tumor se disemina comúnmente por las venas cercanas, y puede causar congestión u obstrucción dentro de las venas. El tumor puede además producir demasiada cantidad de una o más hormonas producidas dentro del riñón. Los síntomas pueden ser el resultado de un bulto en el riñón mismo, de una obstrucción venosa o de efectos químicos u hormonales debido al cáncer alojado en el cuerpo. Algunos síntomas incluyen:

  • sangre en la orina (hematuria)
  • dolor abdominal
  • bulto o inflamación (hinchazón) anormal en un costado o en el abdomen
  • constante sensación de cansancio (fatiga)
  • pérdida de peso
  • fiebre inexplicable
  • ganglios linfáticos agrandados
  • en los hombres, una colección de venas agrandadas en el escroto (llamadas varicocele)
  • presión arterial alta y difícil de controlar
  • dificultad para respirar o dolor en la pierna causados por coágulos de sangre
  • inflamación del abdomen debido a la acumulación de líquidos (ascitis)
  • huesos que se fracturan fácilmente

Diagnóstico

Dado que es común que una persona con cáncer de riñón no presente ningún síntoma en las etapas iniciales, el tumor de riñón a veces se detecta por accidente cuando se hacen radiografías de abdomen para evaluar otro problema de salud. Más a menudo, el cáncer de riñón se detecta después de que una persona se queja de síntomas o durante una evaluación para determinar porqué los análisis de laboratorio son anormales.

Los signos anormales en los análisis de laboratorio pueden ser el primer indicio de que una persona tiene cáncer de riñón, y algunos de estos cánceres están causados por la hormonas o efectos químicos. Los signos anormales podrían incluir:

  • anemia (recuento bajo de glóbulos rojos)
  • recuento alto de glóbulos rojos (demasiada cantidad de hormona eritropoyetina)
  • función anormal del hígado (usualmente debido a la congestión por una obstrucción venosa)
  • nivel anormal de calcio en la sangre
  • función anormal del riñón

Durante su examen físico, el médico podría palpar un bulto de un lado de su abdomen. Si su médico sospecha que usted tiene cáncer de riñón, éste probablemente le pida una tomografía computada (TAC) del abdomen y de la pelvis para detectar un tumor. Mediante una TAC, un haz de radiografía produce imágenes del cuerpo desde diferentes ángulos, que muestra un corte transversal dentro de los riñones, órganos abdominales u órganos pélvicos.

Otros exámenes que podrían hacerse durante una evaluación para la detección del cáncer de riñón incluyen:

  • Pielograma intravenoso: mediante estos exámenes radiográficos, se inyecta un tinte dentro de una vena que se acumula en los riñones y se secreta por la orina. Mediante una radiografía, este tinte ayuda a resaltar el paso de la orina. Este examen puede ayudar a identificar el cáncer de riñón y delinear las áreas de daño en el riñón relacionado con el cáncer.
  • Ultrasonido: este examen utiliza ondas sonoras para ayudar a establecer si una masa de riñón es un quiste lleno de líquido no canceroso (benigno) o un tumor sólido potencialmente canceroso.
  • Radiografía de tórax: se utiliza para determinar si el cáncer de riñón se ha diseminado a los pulmones o a los huesos del área del tórax.
  • Análisis de orina: alrededor del 50 por ciento de las personas con carcinoma de células renales tienen hematuria (sangre en la orina). El análisis microscópico y químico de la orina puede detectar pequeñas cantidades de sangre invisibles al ojo humano.
  • Imagen por resonancia magnética (IRM): mediante este examen, se usan imanes y ondas radiales para crear imágenes transversales generadas por computadora del riñón y de los órganos cercanos. Este examen es especialmente útil en personas alérgicas al tinte en el pielograma intravenoso. Una IRM también puede evaluar si el cáncer se ha diseminado a los principales vasos sanguíneos del abdomen.
  • Gammagrafía: mediante este examen, usando materiales radioactivos se puede identificar a que región de los huesos de ha diseminado el cáncer.
  • Venografía: mediante este análisis radiográfico, se inyecta tinte dentro de la vena llamada vena cava inferior para determinar si el cáncer se ha diseminado a la vena renal y a la vena cava.
  • Arteriografia: mediante este examen radiográfico, se inyecta un tinte dentro de la arteria que conduce al riñón para delimitar los vasos sanguíneos del riñón.
  • Análisis de sangre: un recuento completo de sangre (RCS) puede mostrar si hay pocos glóbulos rojos (anemia) o demasiados glóbulos rojos (policitemia), ambas condiciones pueden observarse en personas con cáncer de riñones. Los estudios químicos de la sangre también pueden controlar los niveles de las enzimas hepáticas o del calcio, que a veces están presentes en el cáncer de riñón.
  • Aspiración con aguja fina: en raros casos, se utiliza una aguja estéril para extirpar una muestra de líquido y células del tumor de riñón. Esta muestra se examina con un microscopio para detectar cáncer.

Duración

La mayoría de los cánceres de riñones continuaran creciendo y se diseminará hasta que se le trate. Si es posible extirpar quirúrgicamente el cáncer, entonces puede curarse. Los tratamientos no quirúrgicos típicamente retrasan el crecimiento del cáncer de riñón pero no pueden eliminar el tumor.

Su sistema inmune puede volverse muy activo contra las células tumorales en el cáncer de riñón, aunque la magnitud del control del cáncer varía. Excepto en casos raros, la reacción inmune no es suficientemente potente como para curar el cáncer. No obstante, dada la reacción del sistema inmune contra el cáncer, alrededor del 10% de las personas con carcinoma de células renales metastatizado experimentan una remisión, cuando el cáncer se estabiliza y no empeora.

Prevención

Dado que el 25 al 30% de los casos de carcinomas de células renales están ligados al hábito del cigarrillo, usted podría reducir su riesgo de contraer cáncer si evita el tabaco. Evite exponerse a los asbestos y al cadmio en su lugar de trabajo. Para identificar el cáncer de riñón en etapa inicial en personas dializadas, los médicos recomiendan realizarse radiografías periódicas de riñón.

Tratamiento

El tratamiento se determina según en tipo de cáncer y el grado de diseminación, así como por la edad del paciente, su salud general y sus preferencias personales. Los primeros tipos de tratamiento para el cáncer de riñón son cirugía, terapia biológica, quimioterapia y radioterapia.

La cirugía es considerada el tratamiento más importante para el cáncer de riñón porque las probabilidades de sobrevivencia sin este tratamiento son pobres. Sin embargo, solo se recurre a la cirugía para curar el cáncer de riñón cuando es posible extirpar todos los tumores. La cirugía no logra curar a la mayoría de los pacientes con la enfermedad metastatizada. Sin embargo, hay probabilidades de que la cirugía cure el cáncer si éste se diseminó a los tejidos de alrededor. En personas en donde el cáncer se ha diseminado más extensivamente, la cirugía aún puede ayudar aunque posiblemente no cure el cáncer. En este caso, la cirugía puede extirpar el área tumoral más avanzada, mientras que el sistema inmune y los tratamientos médicos pueden combatir el tumor pequeño que no se extirpó.

La cantidad de tejido que se extirpa durante la cirugía depende de la etapa y del tipo del cáncer de riñón. Entre las intervenciones quirúrgicas disponibles, se encuentran las siguientes:

  • Nefrectomía radical: se extirpa todo el riñón, las glándulas suprarrenales, los ganglios linfáticos de alrededor y los tejidos grasos. En algunos cánceres, la nefrectomía puede realizarse a través de una cirugía guiada por una cámara llamada laparoscopia, que realiza cortes pequeños a diferencia de la cirugía tradicional.
  • Nefrectomía parcial: se extirpa solo la parte del riñón que tiene células cancerosas. Existe el riesgo de que en esta cirugía quede algún resto de cáncer.
  • Embolización arterial: se inserta un pequeño tubo (catéter) dentro de una arteria de la ingle hasta llegar a la arterial del riñón, luego se inyecta material dentro de la arteria para bloquearla. Esta técnica puede utilizarse antes de recurrir a la nefrectomía para detener toda hemorragia (sangrado) en el riñón y para exterminar las células cancerosas.
  • Extirpación de metástasis: cuando el cáncer de riñón se ha diseminado a áreas distantes, estas áreas se denominan metástasis. Extirpar las metástasis mediante cirugía puede brindar alivio temporal del dolor y de otros síntomas en el área donde está el cáncer; sin embargo, no ayuda a extender la sobrevivencia del paciente.

La terapia biológica, también denominada inmunoterapia, es el tratamiento más común en el cáncer de riñón avanzado. Ayuda al sistema inmune del cuerpo a combatir y a destruir las células cancerosas. Existen tres tipos de terapias biológicas:

  • proteínas que activan el sistema inmune (citocinas), como la interleucina-2 y el interferón alfa
  • una vacuna contra el tumor para estimular la producción de las citocinas dentro de las células cancerosas
  • transplante de células de otra persona (transplante de médula espinal o inyección de glóbulos blancos) para reforzar el ataque de la células inmunes al cáncer.

Tanto la vacuna contra el tumor en el caso del carcinoma de células renales y el transplante para esta enfermedad están en fase experimental; no obstante, se están ofreciendo  cada vez a mayor numero de personas debido al éxito de los primeros estudios de investigación.

Una variación de la terapia biológica para el carcinoma de células renales es la terapia con anticuerpos u otros tratamientos que atacan directamente los nuevos crecimientos de los vasos sanguíneos. Estos agentes se denominan inhibidores de la angiogénesis. Estos tratamientos podrían ayudar a retrasar el crecimiento de las células renales; sin embargo, actualmente se les considera tratamientos experimentales.

La radioterapia utiliza rayos de alta energía para exterminar las células cancerosas. Esta terapia puede usarse junto con otros tratamientos para minimizar los síntomas.

La quimioterapia tradicional (drogas anticancerosas) se toma por boca o se coloca en la vena para que entren al torrente sanguíneo. Estas medicinas no son tan efectivas como las terapias biológicas contra el carcinoma de células renales. La quimioterapia tradicional es efectiva en el caso del cáncer de riñón causado por el carcinoma de células de transición y por el sarcoma renal. Las medicinas quimioterapéuticas comúnmente usadas para el tratamiento del carcinoma de células de transición en el riñón incluyen el metotrexato (Rheumatrex, Trexall), la vinblastina (Velban, VLB), la doxorubicina (Adriamycin, Rubex, Doxil) y la cisplatina (Platinol-AQ). Las medicinas que brindan un buen resultado para tratar el sarcoma renal incluyen el carboplatino (Paraplatin), la cisplatina (Platinol-AQ), el paclitaxelo (Taxol, Onxol), la gemcitabina (Gemzar) y la doxorubicina (Adriamycin, Rubex, Doxil). Todos estos medicamentos tienen efectos tales como náuseas, vómitos y pérdida de peso.

Cuándo llamar a un profesional

Póngase en contacto con su médico si observa sangre en su orina, un bulto o inflamación anormal en su abdomen, si tiene dolor abdominal persistente o si pierde peso o se cansa sin motivo.

Pronóstico

Si el tumor se diagnostica antes de que llegue al recubrimiento exterior del riñón, el cáncer de riñón puede curarse con cirugía. Esto sucede en alrededor de la mitad de todas las personas con cáncer de riñón. Si el cáncer se extirpa y las áreas de alrededor no presentan células cancerosas al momento de la cirugía, el índice de sobrevivencia de 5 años es del 50 al 70%. Este índice de sobrevivencia se reduce del 15 al 35% cuando el cáncer se ha diseminado a los ganglios linfáticos y al sistema circulatorio. El índice de sobrevivencia de 5 años en personas con metástasis en áreas distantes es del 5% o menos, aunque la mitad de todas las personas con metástasis sobreviven más de un año desde el momento del diagnóstico.

Información adicional

American Cancer Society, ACS (Sociedad Americana del Cáncer, ACS) 1599 Clifton Road, NE Atlanta, GA 30329-4251 Gratuito: (800) 227-2345 http://www.cancer.org/

National Kidney Foundation (Fundación Nacional del Riñón) 30 East 33rd St. New York, NY 10016 Teléfono: (212) 889-2210 Gratuito: (800) 622-9010 Fax: (212) 689-9261 Correo electrónico: info@kidney.orghttp://www.kidney.org/

National Cancer Institute, NCI (Instituto Nacional para el Tratamiento del Cáncer, NCI) U.S. National Institutes of Health Public Inquiries Office (Institutos Nacionales de Salud Pública de Estados Unidos) Oficina de información Building 31, Room 10A03 31 Center Drive, MSC 8322 Bethesda, MD 20892-2580 Teléfono: (301) 435-3848 Gratuito: (800) 422-6237 TTY: (800) 332-8615 Correo electrónico: cancergovstaff@mail.nih.govhttp://www.nci.nih.gov/

Kidney Cancer Association (Asociación del Cáncer de Riñón) 1234 Sherman Ave. Suite 203 Evanston, IL 60202-1375 Teléfono: (847) 332-1051 Gratuito: (800) 850-9132 Fax: (847) 332-2978 Correo electrónico: office@kidneycancerassociation.orghttp://www.nkca.org/

Date Last Reviewed: 22-01-2007 T00:00:00-07:00

Última modificación: 2008-08-19T00:00:00-06:00

Fuente: Copyright © 2008 por Harvard University. Todos los derechos reservados. Usado con el permiso de Staywell.

Para más información de Harvard, en Inglés, haga clic en el logotipo:


Déjanos tu Comentario

6 Comentarios

  1. Enrique Ortiz
    Publicado 24 enero, 2013 en 7:22 am | Permalink

    Mi doctor me encontro que el rinon ya no trabaja
    y para evitar problemas me dise que hay que quitar todo el rinon segun la bioccia no ensena cancer pero el rinon esta
    sin funcionar
    por favor que consejo me da

  2. Daniel Enriquez Quirola
    Publicado 21 mayo, 2013 en 9:24 pm | Permalink

    Me sacaron el riñon izquierdo y el resultado patológico fue con Neoplasia Maligna de estirpe epitelial , creen que el otro riñon puede estar afectado ya que mi Creatinina esta en 1.78 me pueden ayudar con esta información? y otra cosa como me puedo cuidar que comida debo comer gracias por su ayuda tengo 57 años

  3. Georgina Castillo
    Publicado 2 junio, 2013 en 8:13 am | Permalink

    A mi esposo le hicieron una nefrectomia radical de su riñon izquierdo, el diagnostico patologico es de un carcinoma papilar en estadio 1. Nos gustaria saber si lo que dice en este articulo de 5 años como promedio de vida se aplica a mi esposo y tambien como podria el cuidarse en cuanto a la alimentacion. Le agradeceriamos nos pudieran contestar estas preguntas.

  4. daiana
    Publicado 8 julio, 2013 en 4:07 pm | Permalink

    hola, tengo 22 años, me hicieron un analis de sangre y orina y me dijeron q tengo sangre y pus en la orina, ademas tengos mucho dolor debajo de las costillas hacia el lado izquierdo, me cuesta caminar por el dolor, me siento cansada todo el dia y duermo mucho, tendre cancer d riñon?

  5. Yvonne Escobar
    Publicado 9 agosto, 2013 en 3:51 am | Permalink

    Hola tengo 57 años y desde finales del año pasado, presento sangre en la orina que al ojo no se puede ver, me persiste desde hace mucho dolor del lado izquierdo de la espalda como en la costilla y hace dos años que tuve sangramiento en las heces, el gastro me coloco tratamiento pero el dolor en la espalda me persite. ¿PUEDE ESTO SIGNIFICAR PROBLEMAS EN RIÑON, PANCREAS O HIGADO? Gracias.

  6. natali
    Publicado 9 diciembre, 2014 en 12:32 pm | Permalink

    Hola a mi mama le sacaron el riñon derecho hace una semana, porque tenia un tumor, y tiene 2 nodulos en los pulmones que tratamientos debaria seguir para cuarar los pulmones. y que deberia comer. Muchas garcias.

3 Trackbacks

  1. [...] ha asociado al desarrollo de ciertos tipos de cáncer como el colorrectal, del esófago, páncreas, riñón y mama en las mujeres [...]

  2. [...] Cáncer de riñónCáncer de riñón [...]

  3. [...] Cáncer de riñón [...]

Presentar Observaciones

Tu nombre y dirección de correo electronico nunca serán vendidos o compartidos con cualquier otra organización -- nunca.

Requerido *

Ingrese Su nombre de Credenciales

¿Olvidaste tu contraseña?

×
.