Cáncer de testículo

Harvard Logo

¿Qué es?

El cáncer de testículo es el crecimiento descontrolado de células anormales en uno o ambos testículos. Los testículos son las glándulas sexuales masculinas, que se encuentran en el escroto debajo del pene. Estas glándulas producen testosterona y otras hormonas masculinas. También producen y almacenan espermatozoides, las células reproductivas masculinas.

Una vez que se desarrolla el cáncer testicular, este puede permanecer dentro del testículo o puede propagarse a los ganglios linfáticos en el abdomen. Si no se detecta, el cáncer testicular eventualmente puede propagarse a los pulmones, cerebro, hígado y otras regiones.

En 2008, se diagnosticaron aproximadamente 8.100 casos de cáncer testicular en Estados Unidos. La mayoría de los hombres tienen entre 20 y 40 años. Aunque el cáncer testicular representa solo el 1% de todos los cánceres en hombres, es el cáncer más común en los hombres jóvenes.

Es más frecuente en hombres de tez blanca que de tez negra. Los hombres con antecedentes de testículo no descendido (criptorquidismo) tienen mayor riesgo de sufrir de cáncer de testículo. Aproximadamente el 10% de todos los cánceres de testículo se detectan en este grupo de hombres. Además, los hombres que han desarrollado cáncer en un testículo tienen 2 a 3% de riesgo de por vida de desarrollar cáncer en el otro testículo.

Otros hombres también tienen mayor riesgo de sufrir de cáncer de testículo.

  • hombres con antecedentes familiares de cáncer de testículo
  • hombres con un testículo sin desarrollarse
  • hombres con VIH positivo
  • hombres con ciertas condiciones genéticas, como síndrome de Down o síndrome de Klinefelter

Se especula sobre si estas condiciones también incrementan el riesgo de:

  • inflamación de los testículos por  infección de paperas
  • exposición materna al dietilstilbestrol
  • exposición al agente naranja

    ¿Qué es?

    El cáncer de testículo es el crecimiento descontrolado de células anormales en uno o ambos testículos. Los testículos son las glándulas sexuales masculinas, que se encuentran en el escroto debajo del pene. Estas glándulas producen testosterona y otras hormonas masculinas. También producen y almacenan espermatozoides, las células reproductivas masculinas.

    Una vez que se desarrolla el cáncer testicular, este puede permanecer dentro del testículo o puede propagarse a los ganglios linfáticos en el abdomen. Si no se detecta, el cáncer testicular eventualmente puede propagarse a los pulmones, cerebro, hígado y otras regiones.

    En 2008, se diagnosticaron aproximadamente 8.100 casos de cáncer testicular en Estados Unidos. La mayoría de los hombres tienen entre 20 y 40 años. Aunque el cáncer testicular representa solo el 1% de todos los cánceres en hombres, es el cáncer más común en los hombres jóvenes.

    Es más frecuente en hombres de tez blanca que de tez negra. Los hombres con antecedentes de testículo no descendido (criptorquidismo) tienen mayor riesgo de sufrir de cáncer de testículo. Aproximadamente el 10% de todos los cánceres de testículo se detectan en este grupo de hombres. Además, los hombres que han desarrollado cáncer en un testículo tienen 2 a 3% de riesgo de por vida de desarrollar cáncer en el otro testículo.

    Otros hombres también tienen mayor riesgo de sufrir de cáncer de testículo.

    • hombres con antecedentes familiares de cáncer de testículo
    • hombres con un testículo sin desarrollarse
    • hombres con VIH positivo
    • hombres con ciertas condiciones genéticas, como síndrome de Down o síndrome de Klinefelter

    Se especula sobre si estas condiciones también incrementan el riesgo de:

    • inflamación de los testículos por  infección de paperas
    • exposición materna al dietilstilbestrol
    • exposición al agente naranja

    A veces, el cáncer de testículo se detecta cuando se evalúa al hombre por infertilidad.

    Existen dos tipos principales de tumores de testículo:

    • Tumores de células germinales:la mayoría de los cánceres de testículo, aproximadamente el 95%, comienza en las células germinales. Estas son las células que producen espermatozoides. Hay dos tipos de tumores de células germinales:
      • Seminomas: (el 40% de todos los cánceres testiculares) tiende a crecer lentamente. Estos por lo general permanecen dentro de los testículos durante largo tiempo antes de propagarse a otras regiones del cuerpo.
      • No seminomas: (el 55% de todos los cánceres de testículo) se forman en células germinales más maduras. Son más propensos a diseminarse, especialmente a los ganglios linfáticos. Los ganglios linfáticos son estructuras con forma de frijol que se encuentran en todo el cuerpo y producen y almacenan células que combaten la infección.
    • Tumores de los tejidos de sostén: aproximadamente el 5% de los cánceres de testículo comienzan en los tejidos de sostén de los testículos. Estos cánceres se denominan tumores de células de Sertoli y tumores de células de Leydig.

    Síntomas

    A menudo, los hombres observan una inflamación (hinchazón) o endurecimiento de un testículo. Podría sentirse duro de un lado, pero no del otro. A veces, los hombres observan un bulto en el escroto que crece y causa dolor. También podrían observar un crecimiento de las mamas y raras veces, podría salir una sustancia lechosa del pezón. Estos dos síntomas ocurren cuando el tumor afecta le secreción de las hormonas masculinas.

    Los síntomas menos frecuentes incluyen:

    • un bulto inflamado en el cuello
    • dolor de espalda que no desaparece
    • falta de aire
    • tos con sangre

    Estos síntomas menos comunes tienden a aparecer una vez que el cáncer se ha propagado a otras partes del cuerpo.

    Diagnóstico

    Su médico le preguntará cuándo observó por primero vez este problema y si los síntomas han empeorado con el tiempo. El médico examinará el testículo y palpará para detectar ganglios linfáticos. Asegúrese de decirle al médico si alguno de los testículos no descendió al momento del nacimiento. Su médico podría sospechar que tiene cáncer de testículo en base a sus síntomas o a los hallazgos durante su examen físico, como un bulto duro o un área sensible. Para determinar si un bulto es sólido o está lleno de líquido, su médico podría usar una pequeña linterna para ver si la luz traspasa el bulto.

    Después del examen físico podrían hacerle:

    • Ecografía: mediante este procedimiento, se utilizan ondas de sonido de alta frecuencia para detectar una masa dentro del testículo y acumulación normal de líquido.
    • Imagen por resonancia magnética (IRM) o tomografía computada (TAC): estas técnicas indoloras usan campos magnéticos o radiografías para crear imágenes del abdomen para detectar masas anómalas y ganglios linfáticos agrandados.
    • Radiografía de tórax: detecta si el cáncer se ha propagado a los pulmones.

    La mejor manera de confirmar el diagnóstico de cáncer de testículo es extirpar el testículo mediante un procedimiento llamado orcquiectomía (ver debajo). Después de la cirugía, el testículo será examinado en un laboratorio para determinar si hay presencia de cáncer, y de ser así, el tipo específico de cáncer. También se harán análisis de sangre para medir los niveles de los marcadores tumorales.

    • alfafetoproteína (AFP)
    • gonadotropina coriónica humana beta (beta-hCG)
    • deshidrogenasa láctica

    Duración

    En muchas personas, el cáncer de testículo se desarrolla lentamente y podrían pasar años antes de detectarse. Al igual que con otros cánceres, el cáncer de testículo seguirá creciendo y posiblemente se propague hasta que se lo trate. A menudo, el cáncer de testículo puede ser un cáncer de crecimiento rápido que necesita de tratamiento urgente.

    Prevención

    No existe manera de prevenir la mayoría de los casos de cáncer de testículo. Los hombres que tuvieron un testículo no descendido durante el nacimiento deberían ser controlados para detectar signos tempranos de cáncer. La mayoría de los pediatras recomiendan volver a colocar un testículo no descendido dentro de la bolsa escrotal en una etapa temprana. Si los testículos no comienzan aún a descender dentro del escroto, algunos pediatras recomiendan extirpar quirúrgicamente el testículo porque estos “testículos abdominales” son más propensos a volverse cancerosos con el tiempo.

    Tratamiento

    El tratamiento del cáncer de testículo depende del estadio del cáncer, que indica la magnitud de diseminación del cáncer. Los estadios del cáncer de testículo son

    • Estadio I: el cáncer se localiza solo en los testículos.
    • Estadio II: el cáncer se ha propagado a los ganglios linfáticos en el abdomen o la pelvis.
    • Estadio II: el cáncer se ha propagado más allá de los ganglios linfáticos locales de los pulmones, cerebro, hígado u otras regiones del cuerpo. El cáncer puede también haberse propagado a los ganglios linfáticos cercanos y los niveles de los marcadores tumorales (proteínas) en sangre son bastante elevados.
    • Recurrente: el cáncer se vuelve a manifestar después de un tratamiento previo.

    El tratamiento para la mayoría de los estadios del cáncer de testículo es extirpar el testículo. Mediante este procedimiento, el cirujano extirpa el testículo a través de un corte en la ingle. Antes de la cirugía y tres semanas después de la misma, le harán análisis de sangre para medir los niveles de los marcadores tumorales. Algunos hombres necesitarán otra cirugía (llamada disección de ganglios linfáticos retroperitoneales) para detectar si el cáncer se ha propagado a los ganglios linfáticos en la ingle y la región inferior de la espalda.

    Luego de la cirugía, el tratamiento para el cáncer de testículo varía según el estadio del cáncer. La mayoría de los hombres requerirá un tratamiento adicional, como radiación o quimioterapia. Solo algunos hombres podrían requerir observación minuciosa.

    Luego del tratamiento, los exámenes de control resultan muy importantes para asegurarse de que se ha eliminado el cáncer. Durante los primeros dos años, se le examina cada dos a tres meses y se le hacen análisis de sangre, radiografías o TAC. Luego, los controles que incluyen exámenes radiográficos periódicos se hacen solo una a dos veces al año, pero el examen físico y los análisis de sangre renales se hacen más frecuentemente.

    Cuándo llamar a un profesional

    Póngase en contacto con su médico si descubre cualquier bulto en sus testículos o escroto, o si desarrolla dolor persistente e inflamación en cualquiera de los testículos.

    Pronóstico

    El cáncer de testículo puede curarse si se le detecta y trata prematuramente. No obstante, este tipo de cáncer puede propagarse silenciosa y rápidamente, lo que significa que algunos hombres no serán diagnosticados hasta que la enfermedad esté en un estadio avanzado.

    El cáncer de testículo era anteriormente incurable si se había propagado más allá de los testículos. Actualmente, este cáncer es uno de los más curables.

    La mayoría de los hombres con cáncer de testículo tienen un excelente pronóstico. Los hombres en Estadio I de la enfermedad son muy propensos a curarse con cirugía y tratamiento con radiación. Los hombres en Estadio II de la enfermedad tienen un muy buen pronóstico después de la cirugía, la radiación o la quimioterapia. Aún los hombres con casos muy avanzados presentan una tasa de sobrevivencia de 5 años en más del 50% de los casos. Esto significa que más de la mitad de estos hombres vivirán cinco años después del diagnóstico.

    Aquellos que se han curado del cáncer de testículo que afecta solo un testículo presentan 2 a 3% de riesgo de desarrollar cáncer en el otro testículo en algún momento de sus vidas.

    Información adicional

    National Cancer Institute, NCI (Instituto Nacional del Cáncer, NCI) NCI Public Inquiries Office (Oficina de Información del NCI) 6116 Executive Blvd. Room 3036A Bethesda, MD 20892-8322 Gratuito: 1-800-422-6237 TTY: 1-800-332-8615 http://www.nci.nih.gov/

    American Cancer Society, ACS (Sociedad Americana del Cáncer, ACS) Gratuito: 1-800-227-2345 TTY: 1-866-228-4327 http://www.cancer.org/

    Última revisión: 2008-10-20T00:00:00-06:00

    Última modificación: 2008-11-20T00:00:00-07:00

    Fuente: Copyright © 2008 por Harvard University. Todos los derechos reservados. Usado con el permiso de Staywell.

    Para más información de Harvard, en Inglés, haga clic en el logotipo:

A veces, el cáncer de testículo se detecta cuando se evalúa al hombre por infertilidad.

Existen dos tipos principales de tumores de testículo:

  • Tumores de células germinales: la mayoría de los cánceres de testículo, aproximadamente el 95%, comienza en las células germinales. Estas son las células que producen espermatozoides. Hay dos tipos de tumores de células germinales:
    • Seminomas: (el 40% de todos los cánceres testiculares) tiende a crecer lentamente. Estos por lo general permanecen dentro de los testículos durante largo tiempo antes de propagarse a otras regiones del cuerpo.
    • No seminomas: (el 55% de todos los cánceres de testículo) se forman en células germinales más maduras. Son más propensos a diseminarse, especialmente a los ganglios linfáticos. Los ganglios linfáticos son estructuras con forma de frijol que se encuentran en todo el cuerpo y producen y almacenan células que combaten la infección.
  • Tumores de los tejidos de sostén: aproximadamente el 5% de los cánceres de testículo comienzan en los tejidos de sostén de los testículos. Estos cánceres se denominan tumores de células de Sertoli y tumores de células de Leydig.

Síntomas

A menudo, los hombres observan una inflamación (hinchazón) o endurecimiento de un testículo. Podría sentirse duro de un lado, pero no del otro. A veces, los hombres observan un bulto en el escroto que crece y causa dolor. También podrían observar un crecimiento de las mamas y raras veces, podría salir una sustancia lechosa del pezón. Estos dos síntomas ocurren cuando el tumor afecta le secreción de las hormonas masculinas.

Los síntomas menos frecuentes incluyen:

  • un bulto inflamado en el cuello
  • dolor de espalda que no desaparece
  • falta de aire
  • tos con sangre

Estos síntomas menos comunes tienden a aparecer una vez que el cáncer se ha propagado a otras partes del cuerpo.

Diagnóstico

Su médico le preguntará cuándo observó por primero vez este problema y si los síntomas han empeorado con el tiempo. El médico examinará el testículo y palpará para detectar ganglios linfáticos. Asegúrese de decirle al médico si alguno de los testículos no descendió al momento del nacimiento. Su médico podría sospechar que tiene cáncer de testículo en base a sus síntomas o a los hallazgos durante su examen físico, como un bulto duro o un área sensible. Para determinar si un bulto es sólido o está lleno de líquido, su médico podría usar una pequeña linterna para ver si la luz traspasa el bulto.

Después del examen físico podrían hacerle:

  • Ecografía: mediante este procedimiento, se utilizan ondas de sonido de alta frecuencia para detectar una masa dentro del testículo y acumulación normal de líquido.
  • Imagen por resonancia magnética (IRM) o tomografía computada (TAC): estas técnicas indoloras usan campos magnéticos o radiografías para crear imágenes del abdomen para detectar masas anómalas y ganglios linfáticos agrandados.
  • Radiografía de tórax: detecta si el cáncer se ha propagado a los pulmones.

La mejor manera de confirmar el diagnóstico de cáncer de testículo es extirpar el testículo mediante un procedimiento llamado orcquiectomía (ver debajo). Después de la cirugía, el testículo será examinado en un laboratorio para determinar si hay presencia de cáncer, y de ser así, el tipo específico de cáncer. También se harán análisis de sangre para medir los niveles de los marcadores tumorales.

  • alfafetoproteína (AFP)
  • gonadotropina coriónica humana beta (beta-hCG)
  • deshidrogenasa láctica

Duración

En muchas personas, el cáncer de testículo se desarrolla lentamente y podrían pasar años antes de detectarse. Al igual que con otros cánceres, el cáncer de testículo seguirá creciendo y posiblemente se propague hasta que se lo trate. A menudo, el cáncer de testículo puede ser un cáncer de crecimiento rápido que necesita de tratamiento urgente.

Prevención

No existe manera de prevenir la mayoría de los casos de cáncer de testículo. Los hombres que tuvieron un testículo no descendido durante el nacimiento deberían ser controlados para detectar signos tempranos de cáncer. La mayoría de los pediatras recomiendan volver a colocar un testículo no descendido dentro de la bolsa escrotal en una etapa temprana. Si los testículos no comienzan aún a descender dentro del escroto, algunos pediatras recomiendan extirpar quirúrgicamente el testículo porque estos “testículos abdominales” son más propensos a volverse cancerosos con el tiempo.

Tratamiento

El tratamiento del cáncer de testículo depende del estadio del cáncer, que indica la magnitud de diseminación del cáncer. Los estadios del cáncer de testículo son

  • Estadio I: el cáncer se localiza solo en los testículos.
  • Estadio II: el cáncer se ha propagado a los ganglios linfáticos en el abdomen o la pelvis.
  • Estadio II: el cáncer se ha propagado más allá de los ganglios linfáticos locales de los pulmones, cerebro, hígado u otras regiones del cuerpo. El cáncer puede también haberse propagado a los ganglios linfáticos cercanos y los niveles de los marcadores tumorales (proteínas) en sangre son bastante elevados.
  • Recurrente: el cáncer se vuelve a manifestar después de un tratamiento previo.

El tratamiento para la mayoría de los estadios del cáncer de testículo es extirpar el testículo. Mediante este procedimiento, el cirujano extirpa el testículo a través de un corte en la ingle. Antes de la cirugía y tres semanas después de la misma, le harán análisis de sangre para medir los niveles de los marcadores tumorales. Algunos hombres necesitarán otra cirugía (llamada disección de ganglios linfáticos retroperitoneales) para detectar si el cáncer se ha propagado a los ganglios linfáticos en la ingle y la región inferior de la espalda.

Luego de la cirugía, el tratamiento para el cáncer de testículo varía según el estadio del cáncer. La mayoría de los hombres requerirá un tratamiento adicional, como radiación o quimioterapia. Solo algunos hombres podrían requerir observación minuciosa.

Luego del tratamiento, los exámenes de control resultan muy importantes para asegurarse de que se ha eliminado el cáncer. Durante los primeros dos años, se le examina cada dos a tres meses y se le hacen análisis de sangre, radiografías o TAC. Luego, los controles que incluyen exámenes radiográficos periódicos se hacen solo una a dos veces al año, pero el examen físico y los análisis de sangre renales se hacen más frecuentemente.

Cuándo llamar a un profesional

Póngase en contacto con su médico si descubre cualquier bulto en sus testículos o escroto, o si desarrolla dolor persistente e inflamación en cualquiera de los testículos.

Pronóstico

El cáncer de testículo puede curarse si se le detecta y trata prematuramente. No obstante, este tipo de cáncer puede propagarse silenciosa y rápidamente, lo que significa que algunos hombres no serán diagnosticados hasta que la enfermedad esté en un estadio avanzado.

El cáncer de testículo era anteriormente incurable si se había propagado más allá de los testículos. Actualmente, este cáncer es uno de los más curables.

La mayoría de los hombres con cáncer de testículo tienen un excelente pronóstico. Los hombres en Estadio I de la enfermedad son muy propensos a curarse con cirugía y tratamiento con radiación. Los hombres en Estadio II de la enfermedad tienen un muy buen pronóstico después de la cirugía, la radiación o la quimioterapia. Aún los hombres con casos muy avanzados presentan una tasa de sobrevivencia de 5 años en más del 50% de los casos. Esto significa que más de la mitad de estos hombres vivirán cinco años después del diagnóstico.

Aquellos que se han curado del cáncer de testículo que afecta solo un testículo presentan 2 a 3% de riesgo de desarrollar cáncer en el otro testículo en algún momento de sus vidas.

Información adicional

National Cancer Institute, NCI (Instituto Nacional del Cáncer, NCI) NCI Public Inquiries Office (Oficina de Información del NCI) 6116 Executive Blvd. Room 3036A Bethesda, MD 20892-8322 Gratuito: 1-800-422-6237 TTY: 1-800-332-8615 http://www.nci.nih.gov/

American Cancer Society, ACS (Sociedad Americana del Cáncer, ACS) Gratuito: 1-800-227-2345 TTY: 1-866-228-4327 http://www.cancer.org/

Última revisión: 2008-10-20T00:00:00-06:00

Última modificación: 2008-11-20T00:00:00-07:00

Fuente: Copyright © 2008 por Harvard University. Todos los derechos reservados. Usado con el permiso de Staywell.

Para más información de Harvard, en Inglés, haga clic en el logotipo:

Un Trackback

  1. Por Periódico El San Pedro » SALUD en 15 marzo, 2013 at 9:05 am

    [...] Infecciones, lesiones, tumores y enfermedades en los testículos [...]

Presentar Observaciones

Tu nombre y dirección de correo electronico nunca serán vendidos o compartidos con cualquier otra organización -- nunca.

Requerido *

Ingrese Su nombre de Credenciales

¿Olvidaste tu contraseña?

×
.