Convulsión

¿Qué es?

Una convulsión es un cambio repentino en la actividad eléctrica normal del cerebro. Durante una convulsión, las células cerebrales “se activan” de manera incontrolable algunas veces hasta cuatro veces más de su frecuencia normal; esto afecta temporalmente la manera en que una persona se comporta, se mueve, piensa o siente.

Existen dos tipos principales de convulsiones:

  • Convulsiones generalizadas primarias: la convulsión afecta la corteza cerebral en su totalidad, la porción exterior del cerebro que contiene la mayor parte de las células cerebrales. En este tipo de convulsión, la activación anormal de las células cerebrales ocurre en ambos lados del cerebro prácticamente al mismo tiempo.
  • Convulsiones (focales) parciales: la activación anormal de las células cerebrales se inicia en una región del cerebro y permanece en esa región.

Varias condiciones pueden afectar al cerebro y desencadenar una convulsión, incluyendo:

  • lesión cerebral, ya sea antes o después del nacimiento
  • tumores cerebrales
  • infecciones, especialmente meningitis y encefalitis
  • condiciones genéticas, incluyendo esclerosis tuberosa
  • anormalidades estructurales en los vasos sanguíneos (arterias o venas) del cerebro
  • comer o beber sustancias tóxicas
  • problemas metabólicos

La epilepsia es una condición en la que las convulsiones continúan ocurriendo sin que exista ningún desencadenante. Es la segunda enfermedad neurológica más frecuente en Estados Unidos, afecta a aproximadamente al 1% de los americanos. Cada año, se diagnostican a alrededor de 200.000 personas en Estados Unidos con epilepsia.

Síntomas

Convulsiones generalizadas primarias: los diferentes tipos de convulsiones generalizadas primarias causan diferentes síntomas:

  • Convulsión tonicoclónica generalizada (también llamada convulsión de tipo gran mal). En este tipo de convulsión, la persona generalmente queda inconsciente y cae al piso. Todos los músculos del cuerpo pueden contraerse de una vez en una contracción sostenida o pueden contraerse en una serie de contracciones rítmicas más cortas, o una combinación de ambas. Algunos pacientes también pierden el control de los intestinos o de la vejiga. El episodio convulsivo generalmente dura menos de un minuto y le sigue un periodo de letargo (pereza, lentitud) y confusión, posiblemente con dolor muscular y dolor de cabeza.
  • Convulsión de ausencia (también llamada convulsión “petit mal” o pequeño mal). En este tipo de convulsión, la pérdida de consciencia es tan breve que la persona, generalmente, no cambia su posición. Durante unos cuantos segundos, la persona puede tener la mirada en blanco o un parpadeo rápido. Este tipo de convulsión generalmente se inicia en la niñez o al comienzo de la adolescencia.
  • Estado epiléptico: esta condición ocurre cuando una persona tiene una convulsión que dura 20 minutos o más o una serie de convulsiones sin recuperar la consciencia de manera completa. Esta es una emergencia médica que pone en riesgo la vida.

Convulsiones (focales) parciales: los diferentes tipos de convulsiones parciales causan diferentes síntomas:

  • Convulsión parcial simple: en una convulsión parcial simple, las descargas eléctricas relacionadas con la convulsión permanecen muy localizadas. Debido a esto la persona experimenta un sentimiento, una sensación, un movimiento u otro síntomas sin ningún cambio en el nivel de consciencia. Durante una convulsión simple parcial, la persona permanece despierta y consciente. Los síntomas varían dependiendo del área específica del cerebro que está involucrada y puede incluir:
    • contracciones musculares bruscas en una parte del cuerpo
    • sensación de olores anormales o de distorsión del medio ambiente
    • náuseas
    • miedo o enojo inexplicable
  • Convulsión compleja parcial: este es el tipo más común de convulsión parcial. En este tipo de convulsión, la persona no se da cuenta de lo que lo rodea y no responde o sólo responde parcialmente. Puede haber una mirada perdida, sonido de chasquido de los labios o de masticación o movimientos repetitivos de las manos. Después de la convulsión, la persona generalmente se siente confundida y no recuerda el episodio.

Cualquier tipo de convulsión parcial puede volverse generalizada si la actividad eléctrica se extiende des la parte del cerebro en dónde comenzó la convulsión hasta el resto de la corteza cerebral.

Generalmente, un periodo de letargo, mareo o confusión sigue a las convulsiones; esto ocurre más menudo con las convulsiones generalizadas. Estos síntomas no son parte de la convulsión en sí,  sino que se relacionan con la recuperación del cerebro de los efectos de la convulsión. Además, los síntomas de advertencia llamados auras pueden ocurrir inmediatamente antes de que ocurran las convulsiones generalizadas y las parciales complejas. El aura es una breve convulsión parcial simple que generalmente incluye cambios en la percepción visual (la vista), el olor, el sabor o el estado emocional.

Diagnóstico

Es poco probable que usted tenga síntomas de convulsiones mientras que está en el consultorio de su médico o en una sala de emergencia. Por esta razón, es importante que le pida a cualquier persona que haya visto su ataque convulsivo que le describa y le escriba el acontecimiento para que pueda mostrárselo a su médico. Esta descripción puede ayudar a su doctor a establecer el tipo de convulsión que tuvo.

El diagnóstico se basa principalmente en la descripción de sus síntomas. Generalmente, el examen físico y neurológico es normal entre los eventos. Un adulto que padece una convulsión por primera vez será evaluado con una tomografía de la cabeza (una radiografía) y con exámenes de sangre en busca de desequilibrios químicos. Su médico le solicitará una tomografía computarizada (TC) o un estudio de resonancia magnética cerebral (RMI). A la mayoría de las personas con un nuevo diagnóstico de convulsión se les realiza un electroencefalograma (EEG), que monitorea y registra las ondas cerebrales a través de una serie de electrodos que se colocan en el cuero cabelludo. Las anormalidades específicas en los patrones de las ondas cerebrales pueden ayudar a su médico a establecer qué tipo de convulsiones podría tener. El EEG es un procedimiento ambulatorio (fuera del hospital) breve.

Basado en su historia clínica y en los resultados de los exámenes, su médico decidirá si cuenta con suficiente información para establecer el tipo de convulsión y la causa. De no ser así, su médico puede recomendarle a un neurólogo para continuar con una evaluación más profunda.

Duración

Alrededor de un 5 a un 10 % de las personas tendrán al menos una convulsión en el transcurso de su vida. Para muchas de estas personas, el problema ocurre una sola vez y no vuelve a suceder. Sin embargo, en alrededor de 1 en 10 casos, las convulsiones continúan sucediendo y la persona recibe el diagnóstico de epilepsia. La epilepsia puede ser una enfermedad que dura toda la vida, pero la mayoría de las personas con un historial de múltiples convulsiones finalmente dejarán de tener convulsiones. Las personas que son más jóvenes cuando comienzan con las convulsiones y que tienen un examen neurológico normal tienen más posibilidades de no sufrir más de convulsiones en algún momento de sus vidas. Para las personas que sufren de epilepsia activa, la frecuencia y la gravedad de las convulsiones puede disminuirse con medicamentos.

Prevención

La epilepsia puede ser causada por una lesión en la cabeza o por cualquier enfermedad que afecte el cerebro. El mejor modo de prevenir las convulsiones es evitar las lesiones en la cabeza. Puede hacer lo siguiente:

  • evite situaciones en las que puede ocurrir una lesión en la cabeza
  • utilice cinturones cuándo conduce
  • equipe su automóvil con bolsas de aire (air bags
  • utilice un casco aprobado cuando patine, monte una bicicleta o una motocicleta
  • utilice un equipo protector para la cabeza cuando practique deportes

Si padece de un trastorno de convulsiones activas, también es importante tomar precauciones para minimizar el riesgo de lesionarse si tiene una convulsión. Por esta razón, generalmente se les recomienda a los pacientes que no conduzcan vehículos ni manejen otro tipo de maquinaria peligrosa hasta que las convulsiones estén bien controladas. En general, esto significa esperar al menos seis meses después de la última convulsión.

Tratamiento

El objetivo principal de la terapia de la epilepsia es prevenir las convulsiones tanto como sea posible y minimizar sus efectos secundarios.

Cuando las convulsiones se relacionan con una condición o enfermedad que puede identificarse, como el abuso del alcohol o un desequilibrio químico severo en la sangre, las convulsiones generalmente desaparecen cuando se corrige el problema. Cuando no puede encontrarse una causa médica que ocasione las convulsiones y las convulsiones continúan, se recetan medicamentos antiepilépticos. El tratamiento de la epilepsia puede ser complejo. Si un solo medicamento no controla las convulsiones por completo, el próximo paso es, por lo general, la consulta con un neurólogo.

El tratamiento principal para la mayoría de los tipos de convulsiones parciales o generalizadas es uno de los medicamentos antiepilépticos más viejos, la fenitoína (Dilantin), la carbamazepina (Tegretol y otras marcas), el valproato (Depacon, Depakene, Depakote) y el fenobarbital (Barbita, Luminal, Solfoton). Debido a que estas drogas se han utilizado durante largo tiempo, hay más información disponible sobre su efectividad y efectos secundarios que acerca de medicamentos antiepilépticos más nuevos.

Las pruebas indican que los medicamentos más antiguos son tan efectivos como los medicamentos más nuevos para estos tipos comunes de convulsiones. Los medicamentos más nuevos se utilizan principalmente para personas que no pueden tomar los medicamentos más antiguos o se recetan junto con los medicamentos más antiguos.

Los medicamentos más nuevos se utilizan en combinación con otros fármacos cuando los medicamentos más antiguos no controlan las convulsiones o cuando una persona no puede tolerar los efectos secundarios de los medicamentos más antiguos. La lamotrigina (Lamictal) es efectiva contra muchos tipos de convulsiones. Generalmente la lamotrigina se utiliza en combinación con un medicamento más antiguo hasta que se controlan las convulsiones, luego la persona puede tomar solamente lamotrigina. Algunos fármacos más nuevos no se utilizan solos. Estos incluyen la gabapentina (Neurontin) para convulsiones parciales y el topiramato (Topamax) para varios tipos diferentes de convulsiones. El fenobarbital y la primidona relacionada con este (Mysoline, Myidone) son efectivos contra ambos tipos de convulsiones, parciales o generalizadas, pero se utilizan con menos frecuencia por sus efectos secundarios, que incluyen los problemas de equilibrio y sedación. Para el tratamiento de convulsiones de ausencia, el valproato y la etosuximida (Zarontin) son efectivos.

El estado epiléptico constituye una emergencia médica que pone en riesgo la vida. Si no se trata adecuadamente, esta condición puede causar tanto daño cerebral como insuficiencia (falla) de otros órganos vitales. El tratamiento incluye la administración de medicamentos antiepilépticos por vía intravenosa (en la vena) hasta que se controlen las convulsiones.

Los medicamentos antiepilépticos pueden causar una variedad de efectos secundarios, y los efectos secundarios tienen más probabilidades de ocurrir con dosis más altas. Los efectos secundarios incluyen molestias gastrointestinales (con la digestión), aumento de las enzimas hepáticas (del hígado), disminución en la cuenta de los glóbulos blancos aumentando el riesgo de infección, aumento de peso, somnolencia (sueño), confusión y problemas de memoria, mareos y problemas de equilibrio, temblor y visión doble.

Cuando un medicamento no logra controlar las convulsiones de una persona, se puede considerar la posibilidad de una cirugía. La decisión de realizar una cirugía depende de varios factores, incluyendo la frecuencia y la severidad de las convulsiones, el riesgo de daño cerebral o de lesiones que puede sufrir el paciente si tiene las convulsiones con frecuencia, el efecto en su calidad de vida, la salud general del paciente y la posibilidad de que una cirugía controle sus convulsiones.

Otra alternativa posible para las personas con convulsiones parciales que no responden a medicamentos es un procedimiento llamado estimulación del nervio vago. Se implanta un pequeño dispositivo en la parte superior izquierda del pecho del paciente. El dispositivo se conecta mediante un cable al nervio vago en el cuello. El dispositivo se programa para que envíe impulsos eléctricos periódicos para estimular al nervio, generalmente, como alrededor de cada cinco minutos. Si el paciente siente un aura, él o ella pueden provocar la estimulación para tratar de detener la convulsión. Debido a que el nervio vago controla las cuerdas vocales y la acción de tragar, los efectos secundarios más importantes de este tratamiento son ronquera y dificultades al tragar. Este método reduce el número de convulsiones en alrededor de un tercio en los pacientes que lo prueban.

Hay polémica acerca de si las personas que tienen una sola convulsión aislada deben recibir tratamiento. Generalmente, se recomienda tratamiento para los pacientes que tienen anormalidades que aparecen en un examen neurológico, en una tomografía o en un EEG. Estas anormalidades aumentan la posibilidad de que la persona tenga más convulsiones. Aún para las personas que no tienen estas anomalías, existen signos que indican que el tratamiento puede reducir el riesgo de más convulsiones. Este posible beneficio necesita ponerse en una balanza con el riesgo de los efectos secundarios a los medicamentos.

Cuándo llamar a un profesional

Cualquier persona que tenga una convulsión por primera vez necesita que un profesional médico lo evalúe. No es necesario que las personas con epilepsia que padecen una convulsión breve y autolimitada, llamen al médico o que vayan a una sala de emergencia después de una convulsión aislada. Sin embargo, se debe buscar atención de emergencia en las siguientes circunstancias:

  • si el paciente no regresa completamente a su estado normal después de una convulsión y de un periodo post-convulsivo, que generalmente dura entre 30 y 60 minutos
  • si la convulsión misma dura más de unos cuantos minutos
  • si el paciente tiene varias convulsiones
  • si ocurre una lesión durante la convulsión

Si usted está cerca de una persona que experimenta una convulsión tonicoclónica (convulsión de tipo gran mal) ayude a la persona a acostarse y colóquela de lado. Coloque algo suave debajo de la cabeza de la persona y afloje la ropa ajustada. No sostenga los brazos o piernas de la persona y no coloque nada en la boca de la persona. El colocar algo por la fuerza en la boca puede causar más daño que beneficio. La convulsión debería durar menos de uno a dos minutos.

Si usted está cerca de una persona que tiene una convulsión compleja parcial, permanezca con la persona, háblele tranquilamente y protéjala de que se lesione a si misma. No la sostenga (no trate de contenerla). La persona podría responder a órdenes simples, como “Siéntate”. Si es necesario después de una convulsión, explíquele dónde está y qué ha sucedido.

Pronóstico

Las convulsiones que tienen una causa identificable (como un tumor cerebral, una mal formación de los vasos sanguíneos en el cerebro o un desequilibrio de los químicos en la sangre) pueden parar cuando se trata la condición médica o neurológica. La mayoría de las personas que tienen convulsiones sin una causa que se pueda identificar, finalmente dejan de tener convulsiones, especialmente si éstas comenzaron en la niñez. Las convulsiones generalmente se pueden controlar bien con medicamento.

Información adicional

Epilepsy Foundation (Fundación de Epilepsia) 4351 Garden City Drive Landover, MD 20785-7223 Teléfono gratuito: 1-800-332-1000 http://www.efa.org/

Última revisión: 20-05-2008T00:00:00-06:00

Última modificación: 2008-08-14T00:00:00-06:00

Fuente: Copyright © 2008 por Harvard University. Todos los derechos reservados. Usado con el permiso de Staywell.

Para más información de Harvard, en Inglés, haga clic aquí:

Fuente: Copyright © 2008 por Harvard University. Todos los derechos reservados. Usado con el permiso de Staywell.

Para más información de Harvard, en Inglés, haga clic aquí:

Déjanos tu Comentario

9 Comentarios

  1. felipe
    Publicado 26 marzo, 2013 en 6:07 pm | Permalink

    saludos amigos,tengo 38 años hace 2 años que sufro de convulsiones a pesar que tomo fenitoina 3 veces al dia sigo teniendo convulsiones por lo menos cada 15 dias,pero solamente me da durmiendo o cuando me siento muy cansado,me hecho todo tipo de examenes y no me han encontrado ninguna anormalidad,necesitare otro tratamiento?

  2. Publicado 14 mayo, 2013 en 9:28 pm | Permalink

    mi niña de 9 años ya tuvo 4 convulsiones en 4 meses como le puede afectar en su vida y cuan peligroso puede ser y se pierde neuronas tras cada ataque, gracias

  3. Daniela Rodriguez
    Publicado 5 junio, 2013 en 8:40 am | Permalink

    soy una adolescente de 19 años desde hace 6 años sufro de convulsiones, segun las tomografia, resonancias y electroencefalogramas realizados es una mal de formciones cerebral, vivo todo el dia con perdida de conciencia, tengo prohibido estudiar. Ultimamnete me dan convulsiones seguida y muy repetidas al dia al punto que esta vez llegue a convulsionar 7 veces. espero su pronta respuesta de ayuda gracias

  4. Awilda
    Publicado 8 junio, 2013 en 8:55 am | Permalink

    Mi niño fue diagnosticado con autismo a los 2años y 1/2. Cumple 10 ahora en julio 2013. En febrero d eeste año tuvo 2 episodios de convulsiones pequeñas corridas. A la semana (8 de marzo) tuvo otro episodio y la neuróloga lo comenzó en KEPPRA. El 20 de mayo tuvo otro episodio, le aumentaron la dosis a 6cc 2 veces al dia. Hoy 8 de juni tuvo otro episodio. Se le ha echo MRI, CT, EEG y todo sale bien. No se q hacer. Me puede aconsejar?

  5. Publicado 30 noviembre, 2013 en 7:33 am | Permalink

    Les cuento una experiencia que viví en mi barrio. Conocí un chico que tenía convulsiones desde los 13 años, cada año aumentaba su número de convulsiones. Cuando cumplió los diecinueve años, un señor le sugirió que tratara de buscar la manera de tener sexo por lo menos tres veces por semana. Empezó la sugerencia, luego de un tiempo se le fueron las convulsiones. Hoy este Señor tiene 69 años y es padre de cuatro niños muy sanos. También conocí a una mujer con el mismo problema, optó por la misma sugerencia y se curó. Algún profesional sabrá explicar sobre este tipo de convulsiones.

  6. Publicado 20 febrero, 2014 en 9:00 am | Permalink

    Tengo 21 años y mis convulsiones presentan diferentes formas conforme pasan los años. Mi primera convulsión fue a los 8 años,los síntomas fueron: caer incosciente al piso, sacar saliva por la boca todo el período de la convulsión, temblaban mis brazos, mis ojos miraban hacia la arriba en dirección hacia la izquierda y después de la convulsión me dolían los ojos y la cabeza, los síntomas duraron dos o tres años y las convulsiones duraban 3 a 5 minutos. Ya durante la adolescencia (teniendo después de mi primera convulsión, los medicamentos respectivos) podía reconocer cuando iba a una convulsión. Me daban más crisis que convulsiones y por eso me limitaron a muchas cosas como por ejemplo: no tomar alcohol ( aunque eso no era necesario porque nunca he tomado), limitar mis trabajos físicos, entre otros. Ya a los 20 y 21 años; en cada convulsión, además de los síntomas que vuelvo a tener en las primeras veces, yo estoy en una situación normal (ya sea caminando, viendo TV, en la clase) simplemente me caigo y me da la convulsión. En estos dos años me ha dado 5 veces dos golpes en la cabeza y algo que me he estado dando cuenta y no me cree la doctora, la memoria a corto plazo. No recuerdo el 85% de las cosas que me dicen por más que preste atención. Haré un ejemplo, mi madre me dice que cocine mi comida y le presto atención, pero cuando voy de camino a la cocina no recuerdo qué era lo que tenía que hacer. Y se agudiza un poquitito más con cada convulsión. Qué me podrían aconsejar?
    * El último EEG que me hicieron fue en 2007 y la única tomografía cerebral fue a los 8 años, ¿necesitaré otras pruebas?

  7. valery
    Publicado 8 mayo, 2014 en 2:43 pm | Permalink

    hola tengo mi sobrino de 10 años que ha tenido ya 5 convulsiones se le hizo un electroencefalograma y una tomografia… el doctor le envió unos jarabes como tratamiento q debe tomar a las 7:00 y a las 19:00 pero hoy en la mañana se olvido de tomar y tuvo una crisis q duro aproximadamente un minuto……los examenes q le enviaron aun no han sido revisados por el medico… Que debemos hacer?? aun valen esos examenes o tenemos que realizarcelos nuevamente????

  8. katiuska garcia
    Publicado 25 julio, 2014 en 7:19 am | Permalink

    hola mi hija de 20 años por primera vez convulsiono esta en el gym y se desmayo comenzo a temblar su brazo y pierna derecha luego se orino le paso rapido sus amigos la levantaron y luego se desmayo de nuevo se llevo a emergencia le hicieron electro,tomografia y resonansia pero todo salio bien estoy preocupada porque los medicos me dicen q sufre de epilepcia pero si todo salio bien xq ese diagnostico tan apresurado me puedes ayudar por favor

  9. Barbara Jenny Duran
    Publicado 23 noviembre, 2014 en 4:08 pm | Permalink

    Estoy interesada en saber su comentarios sobre “colangitis esclerosante primaria estado II en una niña de 4 años. Necesito ayuda, recomendaciones en cuanto a alimentación. Agradezco su interés en contestarme. Mil gracias.

Presentar Observaciones

Tu nombre y dirección de correo electronico nunca serán vendidos o compartidos con cualquier otra organización -- nunca.

Requerido *

Ingrese Su nombre de Credenciales

¿Olvidaste tu contraseña?

×
.