Embarazo molar

Harvard Logo


¿Qué es?

Después de que un espermatozoide fecunda un óvulo, se desarrolla nuevo tejido que normalmente forma el feto y la placenta. Un embarazo molar, también conocido como enfermedad trofoblástica gestacional, ocurre cuando el tejido que se suponía debía formarse en la placenta crece anormalmente y forma un tumor que puede diseminarse más allá de la matriz o el útero.

En un embarazo “molar completo” no se forma el tejido fetal normal. En un embarazo “molar parcial” se desarrollan tejidos fetales alrededor del tejido molar. Estas dos condiciones no son cancerosas (malignas) y representan hasta el 80% de los casos. Existen tres formas malignas de enfermedad trofoblástica gestacional, incluidos el embarazo molar invasivo, coriocarcinoma y tumores trofoblásticos del sitio placentario. Casi todos los embarazos molares, aún los de tipo canceroso, pueden curarse.

Los embarazos molares no son cancerosos y se forman en el útero (molas hidatidiformes). En este tipo de mola, el tejido placentario anormal tiene vellosidades, tejidos aglutinados con líquido, que tienen el aspecto de racimos de uvas. Si el feto comienza a desarrollarse junto con una mola hidatidiforme, típicamente tiene muchas malformaciones y casi nunca puede haber nacer con vida.

Un tumor más agresivo asociado con embarazos molares es una mola invasiva, también llamada corioadenoma destruens. La mola invasiva está formada por muchas vellosidades las cuales pueden crecer dentro o a través de la capa muscular de la pared del útero. Rara vez, las molas invasivas pueden causar una hemorragia (sangrado) cuando perforan el útero debido a su grosor. En el 15% de los casos, la mola invasiva puede diseminarse a los tejidos fuera del útero.

Los tejidos fetales (del embarazo) pueden convertirse en un cáncer llamado coriocarcinoma, aunque esto es raro. El cincuenta por ciento de los coriocarcinomas se forman durante un embarazo molar. Otros se forman durante un embarazo tubárico, un embarazo abortado, un aborto espontáneo o un embarazo saludable. Los coriocarcinomas pueden causar hemorragia abundante semanas o meses antes del parto, aunque esto sucede en raros casos. (La mayoría de las hemorragias como estas no están causadas por un coriocarcinoma). Los coriocarcinomas asociados con los embarazos molares casi siempre terminan siendo embarazos molares completos en vez de embarazos molares parciales.

Todas las formas del embarazo molar, incluidos el coriocarcinoma, son más comunes en mujeres de raza asiática o africana.

En Estados Unidos, los embarazos molares ocurren en alrededor de 1 de cada 1.250 embarazos. El coriocarcinoma ocurre en 1 de cada 40.000 embarazos.

Síntomas

Las molas hidatidiformes pueden exagerar los síntomas usuales del embarazo. Muchos de los síntomas son similares a aquellos asociados con el aborto espontáneo, y la mayoría de las mujeres con embarazos molares al principio creen que es un aborto natural. Las molas invasivas y los coriocarcinomas pueden causar síntomas durante o después del embarazo, y los síntomas pueden desarrollarse después de haber extirpado una mola hidatidiforme.

El síntoma más común es la hemorragia vaginal, especialmente entre la 6ta y la 16ta semana de embarazo. Otro síntoma es la hemorragia prolongada después del parto. Pueden verse pequeñas cantidades de sangre en el flujo vaginal de color marrón y de consistencia acuosa. A veces, aunque no es común, la mujer despedirá por la vagina tejido en forma de racimos de uvas. Es importante recordar que la mayoría de las hemorragias vaginales durante o después del parto no están asociada con el embarazo molar. No obstante, usted debería informarle a su profesional de la salud si tiene cualquier hemorragia durante el embarazo. Una mola o coriocarcinoma también puede causar los siguientes síntomas:

  • Inflamación (hinchazón) abdominal, causada por la inflamación del útero, que ocurre más rápido de lo esperado durante el primer trimestre del embarazo.
  • Vómitos excesivos durante el embarazo.
  • Fatiga, a menudo causada por la anemia debido a hemorragia.
  • Dolor abdominal grave y repentino causado por la hemorragia interna.
  • Calambres pélvicos o flujo vaginal.
  • Falta de aire, tos o sangre en las secreciones expectoradas porque el coriocarcinoma en muy raras ocasiones se disemina a los pulmones antes de ser diagnosticado.

Existen muchas otras causas de estos síntomas, la mayoría está asociada con los embarazos normales, por eso, si tiene estos problemas no suponga que tiene un embarazo molar. Cuéntele siempre que tenga cualquier problema a su profesional de la salud.

Diagnóstico

Su médico podría sospechar que usted tiene un embarazo molar en base a los síntomas durante o después de su embarazo o porque su útero es inusualmente grande. Su médico podría sospechar que tiene un embarazo molar si tiene un alto nivel de gonadotropina coriónica (GCH), la hormona que se mide en un test de embarazo de rutina. Sin embargo, no todos los embarazos con altos niveles de GCH son molas, y algunos embarazos molares no tienen altos niveles de GCH.

Una ecografía de pelvis típicamente puede confirmar el diagnóstico de embarazo molar. Las ecografías usan ondas sonoras para mostrar una imagen de los contenidos dentro del útero.

Si tiene un embarazo molar, le harán más exámenes para determinar el tipo de mola y la posibilidad de que ésta se haya diseminado fuera del útero. Los exámenes podrían incluir radiografía, tomografía computada (TC) o imagen por resonancia magnética (IRM) para observar el pecho, el abdomen, la pelvis y el cerebro. Podrían necesitarse otros análisis de sangre. Un patólogo observará el tejido molar con un microscopio una vez extirpado para confirmar el diagnóstico.

Duración

El tratamiento para algunos embarazos molares puede llevar varios meses. Después del tratamiento, necesitará volver a realizarse análisis de sangre y exámenes médicos durante uno a dos años para asegurarse de que todos los tejidos molares hayan sido tratados y de que el problema no vuelva a aparecer.

Prevención

Aunque cualquier mujer que se embaraza tiene riesgo de desarrollar una de estas condiciones inusuales, el riesgo parece ser mayor en mujeres embarazadas menores de 20 y mayores de 40.

La mejor manera de prevenir complicaciones por una mola invasiva o un coriocarcinoma es recibir los cuidados prenatales de rutina por parte de un profesional de la salud calificado, para que el problema pueda ser identificado lo antes posible.

Tratamiento

Los resultados de los exámenes de diagnóstico ayudarán a determinar un plan de tratamiento. Las opciones de tratamiento casi siempre incluyen cirugía para extirpar el tumor. Los tipos más agresivos de embarazos molares podrían requerir quimioterapia y/o radioterapia. Alrededor del 85% de las molas hidatidiformes pueden tratarse sin quimioterapia. El tratamiento puede incluir:

  • Dilatación y legrado por succión: (D y L): este es un procedimiento quirúrgico usado para extirpar las molas hidatidiformes no cancerosas. Se dilata la abertura del cuello uterino y se raspa (legra) el recubrimiento interno del útero para limpiarlo mediante la succión y con otro instrumento parecido a una cuchara.
  • Extirpación del útero (histerectomía): esto se usa en raras ocasiones para tratar las molas hidatidiformes y podría realizarse esta intervención si la mujer no quiere volver a embarazarse.
  • Quimioterapia con un solo medicamento quimioterapéutico: este tratamiento con medicación tóxica para el tejido molar se usa para tratar el tumor del embarazo molar que tiene características que sugieren un buen pronóstico.
  • Quimioterapia con varios medicamentos quimioterepéuticos: el tratamiento con varios medicamentos, todos ellos tóxicos para el tejido molar, es generalmente necesario para tratar los tumores invasivos con pronósticos más pobres.
  • Radioterapia: se usan haces de luz radiográficos más potentes para destruir las células cancerosas en el caso muy raro de tumor diseminado (metastatizado) en el cerebro.

Cuándo llamar a un profesional

Siempre que esté embarazada, asegúrese de recibir cuidado prenatal apropiado tan pronto como entra al primer trimestre de gestación, además de realizarse controles regulares. Informe a su médico sobre cualquier hemorragia, vomito excesivo o dolor abdominal durante el embarazo. Si tiene hemorragia vaginal prolongada después del parto, de un aborto o de un aborto espontáneo, póngase en contacto con su médico para que la revise.

Pronóstico

Con tratamiento apropiado, todas las molas hidatidiformes se curan y casi todos los embarazos molares más agresivos pueden curarse. Aún en los casos de tumores con características que se consideran con un pronóstico pobre, el 80 al 90% se curan con una combinación de cirugía y, de ser necesario, quimioterapia.

Es importante que las mujeres con embarazos molares sean evaluadas periódicamente una vez tratado el problema. Se les aconseja a las mujeres que no traten de quedar embarazadas durante algún tiempo para asegurarse de que los niveles de GCH permanezcan en cero y de que no se necesite más tratamiento. Existe el riesgo de volver a tener otro embarazo molar después del tratamiento. Las recomendaciones se van modificando y varían según cada hospital.

Es generalmente posible que las mujeres tengan un embarazo sano y normal después de un tratamiento de embarazo molar.

Información adicional

American Cancer Society (ACS) (Sociedad Oncológica Americana, ACS) 1599 Clifton Rd., NE Atlanta, GA 30329-4251 Gratuito: (800) 227-2345 http://www.cancer.org/

National Cancer Institute, NCI (Instituto Nacional del Cáncer, NCI) Building 31 Room 10A03 31 Center Dr., MSC 2580 Bethesda, MD 20892-2580 Teléfono: (301) 435-3848 Gratuito: (800) 422-6237 http://www.nci.nih.gov/

Office of Rare Diseases National Institutes of Health (Oficina de Enfermedades Raras del Instituto Nacional de Salud) 31 Center Dr., MSC 2084 Building 31, Room 1B-19 Bethesda, MD 20892-2084 Teléfono: (301) 402-4336 Fax: (301) 480-9655 http://rarediseases.info.nih.gov/

Última revisión: 2007-06-04T00:00:00-06:00

Última modificación: 2008-11-20T00:00:00-07:00

Fuente: Copyright © 2008 por Harvard University. Todos los derechos reservados. Usado con el permiso de Staywell.

Para más información de Harvard, en Inglés, haga clic en el logotipo:


Déjanos tu Comentario

4 Comentarios

  1. Publicado 25 marzo, 2014 en 12:02 pm | Permalink

    Les cuento que estoy pasando por un embarazo molar, se hizo un poco mas largo y peligroso de lo normal el tratamiento porque los medicos les falta hacerme unos estudios de rutina y me diagnosticaron erroneamente, estoy escribiendo un blog de la experiencia para compartirla conotras mujeres que esten pasando por lo mismo, y que quieran aportar su experiencia y contactarse entre si, es bueno tener alguien que este atravesando por la misma situacion para poder consultarse, actualemente ya pase por dos legrados y 2 meses y medio de quimio, y estoy en la espera de la biopsia del segundo legrado, sds
    maria
    mimundomolar.blogspot.com.ar

  2. samy
    Publicado 26 agosto, 2014 en 5:39 pm | Permalink

    hola María mola tenes facebook ? me encantaría sms contigo para intercambiar experiencias.

  3. samy
    Publicado 26 agosto, 2014 en 5:49 pm | Permalink

    a todas las mujeres que pasaron por esto pueden escribirme en mi correo sandybaez_0726@hotmail.com para poder apoyarnos todas juntas porque en realidad somos únicas…. y ahora me siento única ….. pienso que sólo esto me pudo haber pasado a mi …. :(

  4. *sandra
    Publicado 19 octubre, 2014 en 3:03 am | Permalink

    Eso mismo me esta pasando ami.pence que era embarazo.pero al yegar alos nueve mece medi cuenta que era itea enfermedad ime puce en manis del dictor.pero nome encuentran nada.i el estomago lotengo grande.i esuvido de peso.7 kilo.estoy procupada ya.

2 Trackbacks

  1. [...] de atención médica.  Estos dos síntomas también ocurren en el caso de un embarazo ectópico (o molar). Esto significa que el óvulo se ha adherido y se ha ido desarrollando fuera del útero, [...]

  2. [...] de atención médica.  Estos dos síntomas también ocurren en el caso de un embarazo ectópico (o molar). Esto significa que el óvulo se ha adherido y se ha ido desarrollando fuera del útero, [...]

Presentar Observaciones

Tu nombre y dirección de correo electronico nunca serán vendidos o compartidos con cualquier otra organización -- nunca.

Requerido *

Ingrese Su nombre de Credenciales

¿Olvidaste tu contraseña?

×
.