Endocarditis

Harvard Logo

¿Qué es?

La endocarditis, también llamada endocarditis infecciosa, es una infección e inflamación de las válvulas y de la membrana interior de las cavidades cardíacas, llamadas endocardio. La endocarditis ocurre cuando los organismos infecciosos, como las bacterias o los hongos, entran al torrente sanguíneo y se alojan en el corazón. En la mayoría de los casos, estos organismos son los estreptococos, estafilococos o especies de bacterias que normalmente viven en regiones superficiales del cuerpo. Los organismos infecciosos entran al torrente sanguíneo a través de una lesión en la piel causada por un problema o lesión en la piel, una intervención odontológica o médica, o un piquete en la piel, especialmente entre aquellas personas que utilizan drogas en las venas.

Según sea la agresividad (virulencia) del germen infeccioso, el daño al corazón causado por la endocarditis puede ser rápido y grave (endocarditis aguda) o más lento y menos dramática (endocarditis subaguda).

  • Endocarditis aguda: ocurre cuando una especie agresiva de bacterias de la piel, especialmente los estafilococos, entran al torrente sanguíneo y atacan una válvula cardiaca normal que no está dañada. Una vez que las bacterias se multiplican dentro del corazón, salen pequeños grupos de bacterias llamadas embolia séptica dentro del torrente sanguíneo que  diseminan la infección a otros órganos, especialmente a los riñones, los pulmones y al cerebro. Las personas que usan drogas intravenosas (dentro de las venas) tienen un alto riesgo de sufrir de endocarditis aguda ya que los numerosos piquetes de agujas le dan a los estafilococos muchas oportunidades de entrar al torrente sanguíneo a través de las lesiones en la piel. Los elementos que se usan conjuntamente con las drogas aumentan el riesgo. Si no se trata, esta forma de endocarditis puede ser mortal en menos de seis semanas.
  • Endocarditis subaguda: esta forma de endocarditis está causada por uno de los estreptococos del grupo viridans (streptococcus sanguis, mutans, mitis o milleri) que normalmente viven en la boca y la garganta. El streptococcus bovis o el streptococcus equinus también puede causar endocarditis subaguda, generalmente en pacientes que tienen alguna forma de cáncer gastrointestinal, usualmente cáncer de colon. La endocarditis subaguda tiende a afectar las válvulas del corazón que ya están de alguna manera dañadas y usualmente, a diferencia de la endocarditis aguda, es menos probable que cause embolia séptica. Si no se trata, la endocarditis bacteriana subaguda puede empeorar a lo largo de un año hasta que se convierte en una enfermedad mortal.

La endocarditis ataca a aproximadamente 19.000 personas cada año en los Estados Unidos y provoca más de 2.000 muertes. Los hombres desarrollan endocarditis más que las mujeres y la enfermedad es más común entre las personas que tienen uno o más de los siguientes factores de riesgo:

  • una malformación congénita (al momento del nacimiento) del corazón o de una válvula cardiaca, o un prolapso de la válvula mitral con insuficiencia de la válvula.
  • una válvula cardiaca dañada por la fiebre reumatoide o por el engrosamiento de la válvula con depósitos de calcio, relacionado con la edad de la persona.
  • un dispositivo implantado en el corazón (cable del marcapasos, una válvula cardiaca artificial)
  • antecedentes de uso de drogas intravenosas
  • una condición médica crónica que debilita el sistema inmunológico (alcoholismo, diabetes, cáncer con tratamiento de quimioterapia)

    ¿Qué es?

    La endocarditis, también llamada endocarditis infecciosa, es una infección e inflamación de las válvulas y de la membrana interior de las cavidades cardíacas, llamadas endocardio. La endocarditis ocurre cuando los organismos infecciosos, como las bacterias o los hongos, entran al torrente sanguíneo y se alojan en el corazón. En la mayoría de los casos, estos organismos son los estreptococos, estafilococos o especies de bacterias que normalmente viven en regiones superficiales del cuerpo. Los organismos infecciosos entran al torrente sanguíneo a través de una lesión en la piel causada por un problema o lesión en la piel, una intervención odontológica o médica, o un piquete en la piel, especialmente entre aquellas personas que utilizan drogas en las venas.

    Según sea la agresividad (virulencia) del germen infeccioso, el daño al corazón causado por la endocarditis puede ser rápido y grave (endocarditis aguda) o más lento y menos dramática (endocarditis subaguda).

    • Endocarditis aguda: ocurre cuando una especie agresiva de bacterias de la piel, especialmente los estafilococos, entran al torrente sanguíneo y atacan una válvula cardiaca normal que no está dañada. Una vez que las bacterias se multiplican dentro del corazón, salen pequeños grupos de bacterias llamadas embolia séptica dentro del torrente sanguíneo que  diseminan la infección a otros órganos, especialmente a los riñones, los pulmones y al cerebro. Las personas que usan drogas intravenosas (dentro de las venas) tienen un alto riesgo de sufrir de endocarditis aguda ya que los numerosos piquetes de agujas le dan a los estafilococos muchas oportunidades de entrar al torrente sanguíneo a través de las lesiones en la piel. Los elementos que se usan conjuntamente con las drogas aumentan el riesgo. Si no se trata, esta forma de endocarditis puede ser mortal en menos de seis semanas.
    • Endocarditis subaguda: esta forma de endocarditis está causada por uno de los estreptococos del grupo viridans (streptococcus sanguis, mutans, mitis o milleri) que normalmente viven en la boca y la garganta. El streptococcus bovis o el streptococcus equinus también puede causar endocarditis subaguda, generalmente en pacientes que tienen alguna forma de cáncer gastrointestinal, usualmente cáncer de colon. La endocarditis subaguda tiende a afectar las válvulas del corazón que ya están de alguna manera dañadas y usualmente, a diferencia de la endocarditis aguda, es menos probable que cause embolia séptica. Si no se trata, la endocarditis bacteriana subaguda puede empeorar a lo largo de un año hasta que se convierte en una enfermedad mortal.

    La endocarditis ataca a aproximadamente 19.000 personas cada año en los Estados Unidos y provoca más de 2.000 muertes. Los hombres desarrollan endocarditis más que las mujeres y la enfermedad es más común entre las personas que tienen uno o más de los siguientes factores de riesgo:

    • una malformación congénita (al momento del nacimiento) del corazón o de una válvula cardiaca, o un prolapso de la válvula mitral con insuficiencia de la válvula.
    • una válvula cardiaca dañada por la fiebre reumatoide o por el engrosamiento de la válvula con depósitos de calcio, relacionado con la edad de la persona.
    • un dispositivo implantado en el corazón (cable del marcapasos, una válvula cardiaca artificial)
    • antecedentes de uso de drogas intravenosas
    • una condición médica crónica que debilita el sistema inmunológico (alcoholismo, diabetes, cáncer con tratamiento de quimioterapia)

    En alrededor del 20 por ciento de los pacientes que no tienen válvulas cardiacas artificiales y que no usan drogas intravenosas, quizá no se identifique un problema cardiaco que pudiera incrementar el riesgo de sufrir de endocarditis. En el 10 a 20 por ciento de los pacientes con endocarditis que tienen válvulas cardiacas artificiales, las infecciones que aparecen dentro de los 60 días posteriores a la cirugía de válvula a menudo están causadas por un estafilococo, mientras que la endocarditis que aparece más tarde a menudo está causada por un estreptococo.

    Síntomas

    Los síntomas de la endocarditis aguda incluyen:

    • fiebre alta
    • dolor de pecho
    • falta de aire
    • tos
    • ruptura de pequeños vasos sanguíneos (hemorragias) en las palmas y plantas de los pies

    Si el daño grave al corazón causa shock, el paciente puede sufrir de un colapso súbito, tener pulso acelerado y tener piel fría y pálida.

    Los síntomas de la endocarditis subaguda incluyen:

    • fiebre (menos de 102.9 grados Fahrenheit (39.5 grados Celsius)).
    • escalofríos
    • sudor nocturno
    • dolor en músculos y articulaciones
    • sensación persistente de cansancio
    • dolor de cabeza
    • falta de aire
    • falta de apetito
    • pérdida de peso
    • nódulos sensibles y pequeños en los dedos de las manos y de los pies
    • ruptura de vasos sanguíneos pequeñísimos en la parte blanca de los ojos, el paladar, dentro de las mejillas, en el pecho o en los dedos de las manos y de los pies

    Diagnóstico

    Su médico revisará su historia clínica con particular atención a posibles factores de riesgo de endocarditis, incluida la enfermedad cardíaca congénita, la fiebre reumatoide, una válvula cardiaca artificial o marcapasos, antecedentes de uso de drogas intravenosas y antecedentes de enfermedad crónica.

    Su médico también le preguntará si le han dicho que tiene un soplo en el corazón y si le han realizado alguna intervención odontológica o médica en el cual una bacteria podría haber tenido oportunidad de entrar a su torrente sanguíneo (eliminación del sarro, cirugía periodontal, blanqueamiento dental profesional, broncoscopia, ciertas pruebas de diagnóstico del tracto genitourinario, colonoscopía).

    Su médico lo examinará y controlará si tiene fiebre, síntomas en la piel de endocarditis (pequeñas hemorragias en la piel, nódulos sensibles en los dedos de las manos y de los pies) y un soplo en el corazón, que indica un posible daño de la válvula cardiaca. Otros exámenes incluyen:

    • Hemocultivo: mediante estos análisis se extraen muestras de sangre en un periodo de 24 horas. Estas muestras de sangre se colocarán en frascos para hemocultivo que contienen nutrientes especiales para ayudar al crecimiento bacteriano. Si hay bacterias en su torrente sanguíneo, estas crecerán dentro de los frascos para hemocultivo en el laboratorio. Una vez que las bacterias crecen, se pueden identificar específicamente las especies y pueden analizarse para detectar su sensibilidad a varios tipos de antibióticos. Los resultados de estos análisis ayudarán al médico a elegir el antibiótico específico que mejor actuará en el tratamiento de la endocarditis.
    • Ecocardiografía: en este examen se utilizan ondas sonoras para trazar la estructura del corazón, sus cavidades y sus válvulas. Mediante la ecocardiografía, su médico puede detectar crecimientos anormales que contienen organismos infecciosos (vegetaciones) dentro del corazón. El médico también puede buscar abscesos dentro del corazón y signos de daño de las válvulas cardiacas artificiales y naturales. El mejor tipo de ecocardiografía para evaluar las válvulas cardiacas es la ecocardiografía transesofágica, mediante la cual se inserta un tubo a través de la boca que permite obtener imágenes justo detrás del corazón. Se puede recomendar este examen si el diagnóstico sigue siendo incierto luego de una ecocardiografía convencional. La ecocardiografía transesofágica es también más certero para evaluar las válvulas cardíacas artificiales.
    • Exámenes serológicos: estos exámenes buscan signos de un aumento en la actividad del sistema inmunológico, que es un signo de infección. Estos exámenes puede ser útiles cuando los hemocultivos no muestran crecimiento bacteriano, que sucede en un pequeño porcentaje de pacientes.

    Duración

    Los síntomas de la endocarditis aguda usualmente comienzan de repente y empeoran rápidamente. Es una infección que puede desarrollarse de manera excesiva en pocos días. La endocarditis subaguda se desarrolla más lentamente y sus síntomas más leves pueden estar presentes durante semanas o meses antes de que se sospeche de esta enfermedad.

    Prevención

    Si tiene más riesgo de padecer de endocarditis debido a una válvula cardiaca dañada u otro problema médico, dígaselo a su médico u odontólogo. Para prevenir la endocarditis, su médico u odontólogo quizá le receten antibióticos antes de realizarle cualquier intervención odontológica o médica en la cual una bacteria podría entrar al torrente sanguíneo. Los antibióticos generalmente se recetan a pacientes con válvulas artificiales, personas que han tenido endocarditis en el pasado y a personas con otras enfermedades de alto riesgo. Las personas con prolapso de válvula mitral y otras varias enfermedades leves quizá no necesiten antibióticos.

    En general, los antibióticos se recetan una a dos horas antes de una intervención de alto riesgo y hasta ocho horas después. Antes de una intervención odontológica, también puede usarse un enjuague bucal antiséptico, especialmente uno que contenga clorhexidina o solución de povidona-iodina.

    Usted puede ayudar a prevenir la endocarditis si evita las drogas intravenosas.

    Tratamiento

    Cuando la endocarditis está causada por una infección bacteriana, usualmente se trata con dos a seis semanas de antibióticos, como las penicilinas, las cefalosporinas, la gentamicina (Garamycin, Gentamar, G-Myticin) o la vancomicina (Vancocin). El tipo de antibiótico y la duración del tratamiento dependen de los resultados de los hemocultivos. En la mayoría de los casos, el tratamiento con antibióticos se administran de manera intravenosa (en la vena), mientras usted está hospitalizado. Sin embargo, aquellos pacientes muy motivados que tienen endocarditis por Streptococcus viridans y funciones cardiacas estables pueden recibir tratamiento domiciliario.

    En pacientes con las siguientes condiciones, la válvula cardiaca infectada debe reemplazarse mediante una cirugía:

    • daño lo suficientemente importante de las válvulas mitral o aórtica que puede causar reflujo de sangre por las arterias (insuficiencia valvular) con insuficiencia cardíaca
    • disfunción valvular e infección persistente luego de 7 a 10 días de un correcto tratamiento con antibióticos
    • un crecimiento anormal (vegetación) mayor de 10 milímetros (visto mediante ecocardiografía) que cuelga de una válvula cardiaca.
    • Endocarditis causada por hongo en vez de una bacteria. La endocarditis por hongos a menudo responde mal a los medicamentos antifúngicos intravenosos.

    Cuándo llamar a un profesional

    Llame a su médico siempre que tenga síntomas de endocarditis aguda o subaguda, especialmente si tiene antecedentes de válvula cardiaca dañada, un soplo cardiaco detectado o un dispositivo implantado en su corazón (válvula artificial o cable del marcapasos).

    Pronóstico

    Con un diagnóstico inmediato y un tratamiento médico apropiado, alrededor del 90 por ciento de los pacientes con endocarditis bacteriana se recuperan. Aquellos en los cuales la endocarditis afecta el lado derecho del corazón generalmente tienen mejor pronóstico que los pacientes afectados del lado izquierdo del corazón. En casos en los cuales la endocarditis está causada por hongos, el pronóstico es usualmente peor que los que sufren de endocarditis bacteriana.

    Algunas de las posibles complicaciones de la endocarditis incluyen:

    • insuficiencia cardiaca congestiva
    • coágulos de sangre desprendidos, llamados embolias, en el torrente sanguíneo que se alojan en el cerebro, pulmones o arterias coronarias.
    • problemas renales

    Si la endocarditis no se trata, puede ser mortal en menos de seis semanas. La endocarditis subaguda que no recibe tratamiento puede causar la muerte en seis semanas a un año.

    Información adicional

    American Heart Association, (AHA) (Asociación Americana del Corazón) 7272 Greenville Ave. Dallas, TX 75231 Gratuito: (800) 242-8721Fax: (214) 706-2139 http://www.americanheart.org/

    National Heart, Lung, and Blood Institute (NHLBI) (Instituto Nacional del Corazón, el Pulmón y la Sangre) 6701 Rockledge Dr. P.O. Box 30105 Bethesda, MD 20824-0105 Teléfono: (301) 592-8573 http://www.nhlbi.nih.gov/

    American College of Cardiology (Colegio Americano de Cardiología) 9111 Old Georgetown Rd. Bethesda, MD 20814 Teléfono: (301) 879-5400 Gratuito: (800) 253-4636, ext. 694 Fax: (301) 897-9745 http://www.acc.org/

    Última revisión: 2006-12-10T00:00:00-07:00

    Última modificación: 2007-01-24T00:00:00-07:00

    Fuente: Copyright © 2007 por Harvard University. Todos los derechos reservados. Usado con el permiso de Staywell.

    Para más información de Harvard, en Inglés, haga clic en el logotipo:


En alrededor del 20 por ciento de los pacientes que no tienen válvulas cardiacas artificiales y que no usan drogas intravenosas, quizá no se identifique un problema cardiaco que pudiera incrementar el riesgo de sufrir de endocarditis. En el 10 a 20 por ciento de los pacientes con endocarditis que tienen válvulas cardiacas artificiales, las infecciones que aparecen dentro de los 60 días posteriores a la cirugía de válvula a menudo están causadas por un estafilococo, mientras que la endocarditis que aparece más tarde a menudo está causada por un estreptococo.

Síntomas

Los síntomas de la endocarditis aguda incluyen:

  • fiebre alta
  • dolor de pecho
  • falta de aire
  • tos
  • ruptura de pequeños vasos sanguíneos (hemorragias) en las palmas y plantas de los pies

Si el daño grave al corazón causa shock, el paciente puede sufrir de un colapso súbito, tener pulso acelerado y tener piel fría y pálida.

Los síntomas de la endocarditis subaguda incluyen:

  • fiebre (menos de 102.9 grados Fahrenheit (39.5 grados Celsius)).
  • escalofríos
  • sudor nocturno
  • dolor en músculos y articulaciones
  • sensación persistente de cansancio
  • dolor de cabeza
  • falta de aire
  • falta de apetito
  • pérdida de peso
  • nódulos sensibles y pequeños en los dedos de las manos y de los pies
  • ruptura de vasos sanguíneos pequeñísimos en la parte blanca de los ojos, el paladar, dentro de las mejillas, en el pecho o en los dedos de las manos y de los pies

Diagnóstico

Su médico revisará su historia clínica con particular atención a posibles factores de riesgo de endocarditis, incluida la enfermedad cardíaca congénita, la fiebre reumatoide, una válvula cardiaca artificial o marcapasos, antecedentes de uso de drogas intravenosas y antecedentes de enfermedad crónica.

Su médico también le preguntará si le han dicho que tiene un soplo en el corazón y si le han realizado alguna intervención odontológica o médica en el cual una bacteria podría haber tenido oportunidad de entrar a su torrente sanguíneo (eliminación del sarro, cirugía periodontal, blanqueamiento dental profesional, broncoscopia, ciertas pruebas de diagnóstico del tracto genitourinario, colonoscopía).

Su médico lo examinará y controlará si tiene fiebre, síntomas en la piel de endocarditis (pequeñas hemorragias en la piel, nódulos sensibles en los dedos de las manos y de los pies) y un soplo en el corazón, que indica un posible daño de la válvula cardiaca. Otros exámenes incluyen:

  • Hemocultivo: mediante estos análisis se extraen muestras de sangre en un periodo de 24 horas. Estas muestras de sangre se colocarán en frascos para hemocultivo que contienen nutrientes especiales para ayudar al crecimiento bacteriano. Si hay bacterias en su torrente sanguíneo, estas crecerán dentro de los frascos para hemocultivo en el laboratorio. Una vez que las bacterias crecen, se pueden identificar específicamente las especies y pueden analizarse para detectar su sensibilidad a varios tipos de antibióticos. Los resultados de estos análisis ayudarán al médico a elegir el antibiótico específico que mejor actuará en el tratamiento de la endocarditis.
  • Ecocardiografía: en este examen se utilizan ondas sonoras para trazar la estructura del corazón, sus cavidades y sus válvulas. Mediante la ecocardiografía, su médico puede detectar crecimientos anormales que contienen organismos infecciosos (vegetaciones) dentro del corazón. El médico también puede buscar abscesos dentro del corazón y signos de daño de las válvulas cardiacas artificiales y naturales. El mejor tipo de ecocardiografía para evaluar las válvulas cardiacas es la ecocardiografía transesofágica, mediante la cual se inserta un tubo a través de la boca que permite obtener imágenes justo detrás del corazón. Se puede recomendar este examen si el diagnóstico sigue siendo incierto luego de una ecocardiografía convencional. La ecocardiografía transesofágica es también más certero para evaluar las válvulas cardíacas artificiales.
  • Exámenes serológicos: estos exámenes buscan signos de un aumento en la actividad del sistema inmunológico, que es un signo de infección. Estos exámenes puede ser útiles cuando los hemocultivos no muestran crecimiento bacteriano, que sucede en un pequeño porcentaje de pacientes.

Duración

Los síntomas de la endocarditis aguda usualmente comienzan de repente y empeoran rápidamente. Es una infección que puede desarrollarse de manera excesiva en pocos días. La endocarditis subaguda se desarrolla más lentamente y sus síntomas más leves pueden estar presentes durante semanas o meses antes de que se sospeche de esta enfermedad.

Prevención

Si tiene más riesgo de padecer de endocarditis debido a una válvula cardiaca dañada u otro problema médico, dígaselo a su médico u odontólogo. Para prevenir la endocarditis, su médico u odontólogo quizá le receten antibióticos antes de realizarle cualquier intervención odontológica o médica en la cual una bacteria podría entrar al torrente sanguíneo. Los antibióticos generalmente se recetan a pacientes con válvulas artificiales, personas que han tenido endocarditis en el pasado y a personas con otras enfermedades de alto riesgo. Las personas con prolapso de válvula mitral y otras varias enfermedades leves quizá no necesiten antibióticos.

En general, los antibióticos se recetan una a dos horas antes de una intervención de alto riesgo y hasta ocho horas después. Antes de una intervención odontológica, también puede usarse un enjuague bucal antiséptico, especialmente uno que contenga clorhexidina o solución de povidona-iodina.

Usted puede ayudar a prevenir la endocarditis si evita las drogas intravenosas.

Tratamiento

Cuando la endocarditis está causada por una infección bacteriana, usualmente se trata con dos a seis semanas de antibióticos, como las penicilinas, las cefalosporinas, la gentamicina (Garamycin, Gentamar, G-Myticin) o la vancomicina (Vancocin). El tipo de antibiótico y la duración del tratamiento dependen de los resultados de los hemocultivos. En la mayoría de los casos, el tratamiento con antibióticos se administran de manera intravenosa (en la vena), mientras usted está hospitalizado. Sin embargo, aquellos pacientes muy motivados que tienen endocarditis por Streptococcus viridans y funciones cardiacas estables pueden recibir tratamiento domiciliario.

En pacientes con las siguientes condiciones, la válvula cardiaca infectada debe reemplazarse mediante una cirugía:

  • daño lo suficientemente importante de las válvulas mitral o aórtica que puede causar reflujo de sangre por las arterias (insuficiencia valvular) con insuficiencia cardíaca
  • disfunción valvular e infección persistente luego de 7 a 10 días de un correcto tratamiento con antibióticos
  • un crecimiento anormal (vegetación) mayor de 10 milímetros (visto mediante ecocardiografía) que cuelga de una válvula cardiaca.
  • Endocarditis causada por hongo en vez de una bacteria. La endocarditis por hongos a menudo responde mal a los medicamentos antifúngicos intravenosos.

Cuándo llamar a un profesional

Llame a su médico siempre que tenga síntomas de endocarditis aguda o subaguda, especialmente si tiene antecedentes de válvula cardiaca dañada, un soplo cardiaco detectado o un dispositivo implantado en su corazón (válvula artificial o cable del marcapasos).

Pronóstico

Con un diagnóstico inmediato y un tratamiento médico apropiado, alrededor del 90 por ciento de los pacientes con endocarditis bacteriana se recuperan. Aquellos en los cuales la endocarditis afecta el lado derecho del corazón generalmente tienen mejor pronóstico que los pacientes afectados del lado izquierdo del corazón. En casos en los cuales la endocarditis está causada por hongos, el pronóstico es usualmente peor que los que sufren de endocarditis bacteriana.

Algunas de las posibles complicaciones de la endocarditis incluyen:

  • insuficiencia cardiaca congestiva
  • coágulos de sangre desprendidos, llamados embolias, en el torrente sanguíneo que se alojan en el cerebro, pulmones o arterias coronarias.
  • problemas renales

Si la endocarditis no se trata, puede ser mortal en menos de seis semanas. La endocarditis subaguda que no recibe tratamiento puede causar la muerte en seis semanas a un año.

Información adicional

American Heart Association, (AHA) (Asociación Americana del Corazón) 7272 Greenville Ave. Dallas, TX 75231 Gratuito: (800) 242-8721Fax: (214) 706-2139 http://www.americanheart.org/

National Heart, Lung, and Blood Institute (NHLBI) (Instituto Nacional del Corazón, el Pulmón y la Sangre) 6701 Rockledge Dr. P.O. Box 30105 Bethesda, MD 20824-0105 Teléfono: (301) 592-8573 http://www.nhlbi.nih.gov/

American College of Cardiology (Colegio Americano de Cardiología) 9111 Old Georgetown Rd. Bethesda, MD 20814 Teléfono: (301) 879-5400 Gratuito: (800) 253-4636, ext. 694 Fax: (301) 897-9745 http://www.acc.org/

Última revisión: 2006-12-10T00:00:00-07:00

Última modificación: 2007-01-24T00:00:00-07:00

Fuente: Copyright © 2007 por Harvard University. Todos los derechos reservados. Usado con el permiso de Staywell.

Para más información de Harvard, en Inglés, haga clic en el logotipo:


Déjanos tu Comentario

Un Comentario

  1. augusto celleri
    Publicado 5 junio, 2013 en 2:29 pm | Permalink

    Me dianosticaron hace 7 años glomerulo nefritis membranoso grado2 y me receto cuatro pastillas diarias de cell cepts de 500mg el dr me dijo que debo de tomarlo de por vida he dejafo de tomar hace un año y no me siento fisicamente mal pero a veces orino con bastante espuma cuando tengo inchada las camillas y cuando no lastengo inchadas no orino con mucha espuma yo tomo muchas cosas vegetales incluyendo mucho noni ud cree que a estas altura me podre curar soy un hombre de 55 aaños espero su contestacion

Presentar Observaciones

Tu nombre y dirección de correo electronico nunca serán vendidos o compartidos con cualquier otra organización -- nunca.

Requerido *

Ingrese Su nombre de Credenciales

¿Olvidaste tu contraseña?

×
.