Enfermedad arterial coronaria

VidaySalud_Icon_Square small

¿Qué es?

Seguramente el término Enfermedad Arterial Coronaria no te dice mucho, sin embargo en algún momento de nuestra vida todos hemos oído hablar del infarto agudo de miocardio o ataque cardiaco que es consecuencia de la enfermedad arterial coronaria.

El corazón al igual que otros órganos del cuerpo humano se nutre de oxígeno. El oxígeno se encuentra en la sangre, específicamente en los glóbulos rojos o eritrocitos, estos viajan a través de tubos llamados vasos sanguíneos. Los vasos sanguíneos que alimentan a los órganos se llaman arterias. Las arterias que nutren al corazón se llaman arterias coronarias.

En términos muy generales las arterias coronarias son dos principales: la arteria coronaria derecha y la arteria coronaria izquierda. La arteria coronaria izquierda se divide en 2 ramas principales: la arteria descendente anterior y la arteria circunfleja. En total podemos hablar de 3 arterias coronarias importantes: Descendente Anterior, Circunfleja (ramas de la arteria Coronaria Izquierda) y la Coronaria Derecha.

La enfermedad más común que sufren las arterias coronarias es la ateroesclerosis. Los malos hábitos como: la falta de ejercicio, una mala alimentación, el sobrepeso y la obesidad, así como otras enfermedades mal cuidadas, como: la hipertensión arterial, la diabetes mellitus tipo 2

o los problemas del colesterol, favorecen que en el interior de estos tubos que se llaman arterias, se vaya formando una especie de sarro en las paredes que va disminuyendo la luz y va estrechando el espacio por donde pasa la sangre. El sarro es una placa de colesterol, también conocida como ateroma. Imagínate una manguera, cuando esta es nueva el chorro del agua es abundante, con el tiempo a la manguera se le va formando sarro en el interior y esto hace que disminuya la fuerza del chorro y la cantidad de agua que sale por la misma, incluso puede ocurrir en algún momento que se tape completamente y deje de salir agua. Si esto pasa en una arteria coronaria se interrumpe el paso de sangre y con ello las células del corazón dejan de recibir oxígeno, cuando esto ocurre se presenta un infarto de miocardio. El término infarto quiere decir muerte, cuando una persona sufre un infarto y sobrevive, literalmente una parte de su corazón muere.

A la falta de oxígeno y sufrimiento de los órganos incluyendo al corazón se le llama isquemia. A la Enfermedad Arterial Coronaria también se le conoce como Cardiopatía Isquémica. Su representante más conocido es el Infarto Agudo de Miocardio y es la causa número 1 de muerte en los países industrializados.

Complicaciones

Las células del corazón (que se llaman miocitos cardiacos) cuando mueren (por un infarto), no se regeneran y en su lugar se forma una cicatriz. Las células del corazón se contraen todo el tiempo, si las células que se contraen son sustituidas por una cicatriz que no se mueve, no hay una contracción adecuada del corazón y este se queda con un remanente de sangre lo que genera por un lado estancamiento de la sangre que regresa a los pulmones (acumulación de líquido en los mismos). Esto provoca que el paciente pueda sentir falta de aire o cansarse muy fácilmente al realizar un esfuerzo y por otro lado, cuando el corazón no bombea suficiente sangre provoca que todos los órganos del cuerpo humano sufran falta de oxígeno. A esta condición se le llama Insuficiencia Cardiaca, incluso cuando es muy limitada la contracción del corazón los pacientes se fatigan con esfuerzos mínimos como puede ser el bañarse o vestirse, pueden requerir de oxígeno en casa para realizar estas actividades.

La falta de oxígeno en el corazón provoca también que ocurran trastornos del ritmo del corazón conocidos como arritmias, algunas de estas pueden ser muy peligrosas ya que equivalen a que el corazón esté latiendo muy lento o esté completamente detenido, provocan pérdida de la conciencia (estado de alerta) de un paciente y si no se atienden rápidamente hasta la muerte. Es por esto que, de cada dos pacientes que sufren un infarto de miocardio sólo uno llega vivo al hospital. No olvidemos que la enfermedad arterial coronaria con su principal protagonista, el infarto agudo de miocardio son la primera causa de muerte en el mundo.

Duración

La ateroesclerosis como causa de Enfermedad Arterial Coronaria y formación de la placa de colesterol, es una enfermedad que puede comenzar incluso desde antes de nacer. La lesión inicial (primaria) de la placa de colesterol se llama estría grasa y esta se puede ver en la aorta de los bebés de las mujeres embarazadas con Diabetes mellitus a través del ultrasonido.

De esta forma en presencia de factores de riesgo cardiovascular como la edad (arriba de 40 años en hombres y después de la menopausia en las mujeres), la herencia (como haber tenido un familiar con un infarto del corazón), una mala alimentación rica en grasas y azúcares, la falta de ejercicio con el consecuente sobrepeso y obesidad, el tabaquismo, consumo de drogas o el mal control de enfermedades como la Diabetes mellitus, la hipertensión arterial o los niveles elevados de colesterol en sangre, hacen que el riesgo de sufrir una infarto de miocardio esté presente a lo largo de toda nuestra vida. Cuanto más factores estén presentes, mayor es el riesgo de sufrir un infarto del corazón.

Pronóstico

El pronóstico después de un infarto de miocardio depende de muchos factores. Aquí el tamaño sí importa, cuanto más grande sea el infarto en extensión peor es el pronóstico, ya que esto significa una cicatriz más grande y menos músculo que se contraiga. Por esta razón cuanto más pronto reciba atención un paciente que sufre un infarto mejor será el pronóstico, si la raíz del problema es que se tape una arteria, lo que se debe hacer es destaparla lo más pronto posible, idealmente antes de 6 horas de iniciados los síntomas, ya que después de 6 horas el tejido que se puede rescatar es mínimo.

Si el infarto se acompaña de muchas arritmias (trastornos del ritmo del corazón) existe el riesgo de presentar muerte súbita.

La persona que ya sufrió un infarto tiene mucho mayor riesgo de sufrir un segundo infarto sobre todo cuando no modifica su estilo de vida y no toma sus medicamentos.

También el pronóstico depende de si sólo es una arteria coronaria la que está afectada o están afectadas las 3 más importantes. Depende también del número y tipo de lesiones de las arterias coronarias.

Paradójicamente la gente joven que sufre un infarto tiene peor pronóstico que la gente mayor, se debe a que con la edad se van formado pequeños vasos sanguíneos de las arterias principales que se han ido estrechando, a esto se le llama circulación colateral, el paciente joven no cuenta con esta circulación colateral por lo que los infartos son más grandes y el paciente tiene mayor riesgo de sufrir muerte súbita.

Síntomas

El síntoma más representativo de la Enfermedad Arterial Coronaria o del Infarto de Miocardio es el dolor en el pecho mejor conocido como “Angina de Pecho”, un dolor que los pacientes describen como algo que les oprime, que se localiza en el centro del tórax, donde se encuentra el esternón, o bien en la zona donde se encuentra el corazón que es en la parte anterior del tórax del lado izquierdo, a veces se localiza en la boca del estómago. El dolor generalmente es muy intenso y suele “correrse” hacia el hombro o brazo izquierdo, al cuello o a la espalda. El dolor puede acompañarse de una sensación de muerte inminente, ansiedad, puede haber náusea, vómito, palidez, sudor frío de todo el cuerpo, puede haber palpitaciones, falta de aire, en casos graves, puede haber pérdida de la conciencia (estado de alerta). A veces el paciente no puede permanecer acostado porque le falta el aire.

Cuando la arteria coronaria sólo tiene disminución de la luz (en su diámetro), sin presencia de coágulo (trombo), la angina de pecho se presenta solamente cuando el paciente hace algún esfuerzo, por ejemplo, al caminar o subir escaleras, incluso el paciente puede llegar a saber en qué momento del esfuerzo se va a presentar el dolor. En estos casos, el dolor disminuye y desaparece cuando la persona se pone en reposo. A esta condición se le llama Angina de Esfuerzo.

Cuando la arteria coronaria tiene una placa de colesterol rota o erosionada y existe coágulo (trombo), pero este no ocluye totalmente la luz, la angina de pecho se puede presentar incluso cuando el enfermo está en reposo. Generalmente para el alivio del dolor se requiere de una tableta de nitroglicerina debajo de la lengua. A esta condición se le llama Angina Inestable. Cuando el dolor dura más de 30 minutos y no cede incluso después de tomar nitroglicerina, es muy probable que el coágulo haya tapado completamente la arteria y esté iniciando un infarto agudo de miocardio. En estos casos es urgente llamar a una ambulancia o trasladarse lo más pronto posible a un hospital.

Causas y Factores de Riesgo

Como mencioné anteriormente, el infarto del corazón ocurre porque una arteria coronaria se tapa, la oclusión aguda de la arteria coronaria ocurre porque la placa de colesterol (ateroma) se rompe o se erosiona, esto provoca una hemorragia en la placa, nuestro organismo trata de detener la hemorragia como un mecanismo de defensa formando un coágulo, exactamente como cuando nos cortamos en la piel, se forma una costra (coágulo o trombo) que detiene la hemorragia. Imagínate que esa costra se forma dentro de la arteria coronaria, ya de por sí la luz del vaso sanguíneo estaba disminuida, el coágulo puede casi tapar la arteria o bien taparla totalmente.

El coágulo o trombo se forma por la activación de unas células muy pequeñas de la sangre que se llaman plaquetas, estas células se unen al sitio donde se rompió la placa de colesterol y forman un tapón para detener la hemorragia. La Aspirina inactiva la función de las plaquetas y evita, en algunos casos, la formación de ese tapón (coágulo), por esta razón la Aspirina puede prevenir un infarto de miocardio.

En algunos casos, el infarto de miocardio no se debe a una placa de colesterol y la arteria se tapa porque se contrae a tal extremo que se cierra completamente la luz de vaso. Esto puede ocurrir en la personas que consumen drogas como la cocaína o la heroína que son sustancias que provocan que las arterias se contraigan enérgicamente (vasoconstricción). Esta es una causa muy común de infarto en la gente joven.

Los factores de riesgo (cardiovascular) más conocidos que predisponen a sufrir un infarto de miocardio son:

  • factores hereditarios,
  • la edad,
  • el tabaquismo,
  • la falta de ejercicio (sedentarismo),
  • alimentación rica en carbohidratos y alto contenido de colesterol,
  • el sobrepeso y la obesidad,
  • consumo de drogas,
  • control deficiente de enfermedades que favorecen el desarrollo de placas de colesterol en las arterias como Diabetes mellitus, hipertensión arterial y niveles elevados de colesterol y triglicéridos en sangre.

Diagnóstico y Tratamiento

El diagnóstico de un infarto de miocardio se hace principalmente con 3 elementos: primero el cuadro clínico (los síntomas y el examen físico), segundo un electrocardiograma y tercero exámenes de laboratorio.

Sin duda la característica más importante de un infarto de miocardio o ataque al corazón es el dolor que este provoca conocido como angina de pecho ya descrito anteriormente. Cualquier síntoma sospechoso de angina de pecho, por mínimo que pudiera ser, debe ser motivo de acudir a valoración por parte del médico. Algunos pacientes podrían no experimentar dolor como sucede en algunos enfermos con Diabetes mellitus, sobre todo los que no están bien controlados y cuando han desarrollado complicaciones de la enfermedad como la neuropatía diabética.

Es importante realizar un electrocardiograma cuando existen síntomas sugestivos de un infarto de miocardio. Algunos cambios en el trazo del electrocardiograma pueden proporcionar información acerca de la localización y el tamaño del infarto además de que es posible detectar arritmias cardiacas que pueden poner en riesgo la vida del paciente. Por esto a los pacientes con un infarto de miocardio se les coloca un monitor para vigilar todo el tiempo el ritmo del corazón.

Finalmente, cuando el corazón se daña y los miocitos del corazón mueren, liberan sustancias a la sangre que se llaman enzimas cardiacas (marcadores de daño cardiaco) y se pueden medir a través de un examen de sangre. Cuanto mayor tiempo del inicio de los síntomas y mayor sea el tamaño del infarto, mayor elevación de estos marcadores.

Existen otros exámenes de gabinete como el ecocardiograma que nos ayuda a ver como se mueve el corazón.

Es importante trasladar lo antes posible al enfermo al servicio de Urgencias de un Hospital. El tratamiento del infarto agudo de miocardio inicial está encaminado a aliviar el dolor y la ansiedad del enfermo, se requieren analgésicos (medicinas para el dolor) muy potentes como la morfina. Sin duda administrar oxígeno suplementario es importante, recordemos que isquemia es déficit (falta) de oxígeno. La causa del infarto es la formación de un coágulo que tapa la arteria, por esta razón lo más importante es destapar la arteria lo antes posible, tiempo es vida, por esta razón se administran también Aspirina y anticoagulantes.

Es posible destapar la arteria con medicamentos que deshacen los coágulos, se administran por la vena y se llaman trombolíticos, suelen ser muy efectivos.

Algunos hospitales cuentan con la posibilidad de realizar en todo momento un cateterismo cardiaco que es un estudio que permite visualizar las arterias coronarias a través de rayos X con un medio de contraste. Con esto se puede localizar la arteria tapada y a través de un catéter se introduce un dispositivo que tiene un globo muy pequeño que aplasta la placa de colesterol y destapa la arteria, a este procedimiento se le llama angioplastia. Posterior a esta se coloca un soporte de metal en el sitio donde estaba la lesión que se llama stent, que es muy parecido a los resortes que contienen algunos bolígrafos retráctiles. Esto evita que se vuelva a ocluir la arteria.

En ocasiones el cateterismo cardiaco revela que las 3 arterias del corazón tienen una o varias placas de colesterol (ateroma), en estos casos es preferible realizar una cirugía a corazón abierto, que comúnmente se conoce como Bypass o Cirugía de Revascularización Aortocoronaria. Lo que se hace en esta cirugía es conectar un vaso adicional de la aorta hasta adelante de donde se encuentra la placa de colesterol en la arteria coronaria, como un puente que brinca la lesión, garantizando el flujo de sangre por delante de la placa.

La Consulta Médica

En presencia de síntomas como la angina de pecho o sospecha de un infarto agudo de miocardio es importante acudir lo antes posible a un hospital para revisión y realización de un electrocardiograma. Recordemos que en el caso del infarto tiempo es vida.

En presencia de angina de esfuerzo es importante acudir con el cardiólogo quien indicará los estudios de laboratorio y de gabinete más apropiados para evaluar el tipo y grado de enfermedad arterial coronaria y por supuesto, el tratamiento más adecuado.

Recuerda que no necesariamente hay que esperar a que se presenten los síntomas de la Enfermedad Arterial Coronaria o de otra enfermedad, la consulta (chequeo) regular con el médico es importante sobre todo si en tu familia hay antecedentes de esta enfermedad. Al médico no sólo se debería acudir cuando uno está enfermo.

Prevención

Sin duda la mejor forma de prevenir el desarrollo de Enfermedad Arterial Coronaria, específicamente un infarto de miocardio, es modificar nuestro estilo de vida a través de una alimentación sana y bien balanceada, practicar ejercicio regularmente, la Asociación Americana del Corazón recomienda realizar actividad de tipo aeróbico (caminar, nadar, trotar, correr, bailar, spinning, etc.) de 30 a 45 minutos 3 o 4 veces por semana. Evitar el sobrepeso y la obesidad. Evitar el uso del tabaco u otras droga. Si padeces alguna enfermedad como Diabetes, hipertensión arterial o problemas de colesterol, debes estar en control a través de la consulta regular con tu médico y seguir sus indicaciones al pie de la letra.

Recursos en español

 

Copyright © 2015 por Vida y Salud Media Group Inc. Todos los derechos reservados.

10 Trackbacks

  1. [...] 10 de mayo de la revista del Colegio Americano de Cardiología, había encontrado que la gente con enfermedad arterial coronaria que tiene aunque sea un poco de grasa abdominal corría más riesgo de fallecer que quienes [...]

  2. [...] según el cual la taurina puede proteger a las mujeres que tienen el colesterol altocontra la enfermedad arterial coronaria o enfermedad del corazón, que se produce cuando las arterias se van estrechando o se bloquean por [...]

  3. [...] flujo sanguíneo en ciertos momentos. El stress test se usa para ayudar al diagnóstico de la enfermedad de las arterias coronarias, o (si ésta ya existe) para determinar su severidad. Esta enfermedad consiste en el depósito de [...]

  4. [...] flujo sanguíneo en ciertos momentos. El stress test se usa para ayudar al diagnóstico de la enfermedad de las arterias coronarias, o (si ésta ya existe) para determinar su severidad. Esta enfermedad consiste en el depósito de [...]

  5. [...] alta recién diagnosticada, sin tratamiento ni historia de diabetes ni de enfermedad del corazón. En estos pacientes se encontró un aumento paralelo entre las alteraciones en los vasos sanguíneos [...]

  6. [...] de grasa), el corazón deja de recibir la sangre que necesita. Esta condición se conoce como enfermedad arterial coronaria, cardiopatía isquémica o arteriopatía coronaria (APC), que puede provocar dolor en el pecho también conocido como angina de [...]

  7. [...] 10 de mayo de la revista del Colegio Americano de Cardiología, había encontrado que la gente con enfermedad arterial coronaria que tiene aunque sea un poco de grasa abdominal corría más riesgo de fallecer que quienes [...]

  8. [...] ellas, por ejemplo, se encuentran las mujeres embarazadas, las personas con asma, diabetes oproblemas del corazón, quienes tienen o han tenido cáncer y todos aquellos que tengan su sistema de defensas (el [...]

  9. Por Vida y Salud » No se encontró la página en 9 febrero, 2013 at 9:09 am

    [...] Enfermedad arterial coronaria [...]

  10. [...] la mayoría de los pacientes diabéticos sometidos a distintos tratamientos para controlar su enfermedad del corazón no fueron capaces de regular los cuatro factores de riesgo más importantes: el colesterol [...]

Presentar Observaciones

Tu nombre y dirección de correo electronico nunca serán vendidos o compartidos con cualquier otra organización -- nunca.

Requerido *

Ingrese Su nombre de Credenciales

¿Olvidaste tu contraseña?

×
.