Enfermedad arterial coronaria

Harvard Logo


¿Qué es?

La enfermedad arterial coronaria es el término comúnmente usado para describir la acumulación de depósitos de grasa y tejidos fibrosos (placas) dentro de las arterias que irrigan sangre al corazón (las arterias coronarias). Esta acumulación se denomina ateroesclerosis.

Eventualmente, la aterosclerosis coronaria hace que las arterias coronarias se estrechen de manera significativa.

Esto disminuye la irrigación de sangre a las partes del corazón y provoca un tipo de dolor en el pecho llamado angina. La aterosclerosis también puede causar la formación de un coágulo dentro de una arteria coronaria estrecha. Esto ocasiona un ataque cardiaco, lo que puede causar un gran daño al músculo cardiaco.

Estos factores que incrementan el riesgo de desarrollar una cardiopatía coronaria son básicamente los mismos que los de la aterosclerosis.

  • nivel alto de colesterol en sangre
  • nivel alto de colesterol LDL en sangre, comúnmente llamado “colesterol malo”
  • nivel bajo de colesterol HDL en sangre, comúnmente llamado “colesterol bueno”
  • presión arterial alta (hipertensión)
  • diabetes
  • antecedentes familiares de cardiopatía coronaria
  • fumar
  • obesidad
  • inactividad física (hacer poco ejercicio)

La cardiopatía coronaria es la enfermedad mortal crónica más común en Estados Unidos. Afecta a 11 millones de americanos. En los primeros años de vida, los hombres tienen un riesgo más alto de padecer de cardiopatía coronaria que las mujeres. Sin embargo, después de la menopausia, el riesgo de las mujeres es el mismo que el de los hombres.

Síntomas

En la mayoría de las personas, el síntoma más común de la cardiopatía coronaria es dolor en el pecho, llamado angina o angina de pecho. La angina se describe usualmente como una sensación de aplastamiento, presión o ardor en el pecho que tiende a sentirse principalmente en el centro del pecho o justo debajo del centro de la caja torácica. También puede diseminarse a los brazos (especialmente al brazo izquierdo), abdomen, cuello, maxilar inferior o cuello. Otros síntomas pueden incluir sudor, náuseas, mareos o vértigo, falta de aire o palpitaciones. A veces, cuando la cardiopatía coronaria causa ardor en el pecho y náuseas, el paciente puede confundir estos síntomas del corazón con una indigestión.

Hay dos tipos de dolor en el pecho relacionados con la cardiopatía coronaria: angina estable y síndrome coronario agudo.

En la angina estable, el dolor de pecho sigue un patrón previsible. Usualmente ocurre luego de una emoción extrema, esfuerzo excesivo, una gran comida, haber fumado o después de la exposición a temperaturas muy altas o muy bajas. Los síntomas generalmente duran de uno a cinco minutos y desaparecen después de haber permanecido en reposo durante algunos minutos. La angina estable está causada por una placa lisa que obstruye parcialmente al flujo sanguíneo en una a más arterias coronarias.

El síndrome coronario agudo (SCA) es mucho más peligroso. En la mayoría de los casos, una placa de grasa dentro de una arteria se desgarra o rompe . La superficie es irregular y se forma un coágulo en la parte superior de la placa rota. Esta obstrucción repentina del flujo sanguíneo puede derivar en una angina inestable o un ataque cardiaco (infarto de miocardio). En una angina inestable, los síntomas de dolor de pecho son más pronunciadas  comparados con los síntomas de la angina de pecho. Los dolores de pecho ocurren más frecuentemente, a menudo al estar en reposo y duran muchos minutos y hasta horas. Además, las personas con angina inestable frecuentemente sudan mucho y tiene dolores en la mandíbula, hombros y brazos.

Muchas personas con cardiopatía coronaria, especialmente las mujeres, no presentan síntomas o tienen síntomas inusuales. En estas personas, el único signo de enfermedad arterial coronaria puede ser un cambio en el electrocardiograma (ECG), el cual registra la actividad eléctrica del corazón. Esta prueba puede realizarse al estar en reposo o mientras se hace ejercicio físico (una prueba de esfuerzo). La prueba de esfuerzo puede detectar el problema en la arteria coronaria porque el ejercicio físico aumenta la demanda de sangre del músculo cardiaco. En las áreas del corazón afectado, el músculo cardiaco no recibe sangre y oxígeno y por consiguiente la actividad eléctrica de este cambia. Esta actividad eléctrica alterada se refleja en el ECG del paciente.

Si el problema no se detecta, el primer síntoma de una arteria coronaria bloqueada puede ser un ataque cardiaco. Una persona que sufrió de un ataque cardiaco tiene un 15% de posibilidades de morir antes de recibir atención médica.

Diagnóstico

La cardiopatía coronaria usualmente se diagnostica después de que la persona tiene dolor en el pecho u otros síntomas, como falta de aire al realizar actividad física.

Su médico lo examinará y prestará atención especial a su pecho y corazón. Durante el examen físico, el médico presionará su pecho para ver si hay sensibilidad. La sensibilidad en el área donde usted tiene dolor en el pecho puede ser un signo de un problema que no es cardiaco y que afecta los músculos del pecho, las costillas o articulaciones entre las costillas. Su médico usará un estetoscopio para escuchar cualquier sonido anormal en su corazón. El examen físico estará seguido de otras pruebas en busca de cardiopatía coronaria. Algunas pruebas pueden ser:

  • Electrocardiograma (ECG): es un registro de los impulsos eléctricos del corazón. Puede identificar problemas en la frecuencia y el ritmo cardiaco y puede dar indicios de que una parte de su músculo cardiaco no está recibiendo suficiente sangre.
  • Análisis de sangre en busca de enzimas cardiacas: cuando el músculo cardiaco se daña, las enzimas de las células del músculo dañado salen  y entran al torrente sanguíneo. Las enzimas cardiacas elevadas sugieren un problema cardiaco.
  • Prueba de esfuerzo sobre una banda caminadora: esta prueba de esfuerzo mide los efectos del ejercicio sobre una banda caminadora, en la presión arterial y el ECG.
  • Ecocardiograma: esta prueba utiliza ultrasonido para producir imágenes del movimiento del corazón.
  • Prueba de imagen con marcadores radioactivos: mediante esta prueba se inyecta material radioactivo, que absorbe el músculo cardiaco, el cual permite tomar imágenes del corazón con cámaras especiales.
  • Arteriografía coronaria: (radiografías de las arterias coronarias). La arteriografía coronaria es el mejor método para identificar  la arteriopatía coronaria. Durante la arteriografía se inserta un tubo flexible, largo y delgado, llamado catéter, dentro de una arteria del antebrazo o de la ingle, hasta las arterias coronarias. Se inyecta un material de contraste para mostrar el flujo sanguíneo dentro de las arterias coronarias y para identificar cualquier área estrecha u obstruida. En la actualidad, la angiografía puede también realizarse con una TC de pecho mientras se inyecta material de contratse en una vena. Este nuevo procedimiento se llama “angiografía-TC”.

Duración

La cardiopatía coronaria es una condicion crónica y los pacientes pueden presentar diferentes síntomas. Las placas en las arterias coronarias nunca desaparecen por completo. Sin embargo, con una dieta, ejercicio físico y medicamentos apropiados, el músculo cardiaco se adapta a la disminución del flujo sanguíneo, y se pueden formar nuevos vasos sanguíneos para aumentar el flujo de sangre hacia el músculo cardiaco.

Prevención

Usted puede ayudar a prevenir la arteriopatía coronaria al controlar los factores de riesgo de la aterosclerosis:

  • deje de fumar
  • siga una dieta saludable
  • reduzca el nivel alto de colesterol LDL en sangre (el colesterol “malo”)
  • controle la presión arterial alta
  • pierda peso y realice ejercicio físico para prevenir la diabetes

Tratamiento

La cardiopatía coronaria causada por la aterosclerosis se trata con:

  • Cambios en el estilo de vida: estos incluyen perder peso, dejar de fumar, seguir un dieta y tomar medicamentos que disminuyan el nivel alto de colesterol, realizar ejercicio físico regularmente y técnicas de reducción de estrés (meditación, técnicas de biofeedback, etc).
  • Nitratos: (incluida la nitroglicerina) estos medicamentos dilatan los vasos sanguíneos (vasodilatadores). Los nitratos dilatan las arterias coronarias y aumentan el flujo sanguíneo hacia el músculo cardiaco. Estos también dilatan las venas del cuerpo, alivian el esfuerzo del corazón al disminuir temporalmente el volumen de sangre que regresa al corazón.
  • Betabloqueadores: como el atenolol (Tenormin) y el metoprolol (Lopressor). Estos medicamentos reducen el esfuerzo del corazón al disminuir la frecuencia cardíaca y reducir la fuerza de las contracciones del corazón, especialmente durante el ejercicio físico. Las personas que han tenido un ataque cardiaco deberían tomar un beta-bloqueador de por vida para reducir el riesgo de otro ataque cardiaco.
  • Aspirina: la aspirina ayuda a prevenir la formación de coágulos dentro de las arterias coronarias bloqueadas. Puede reducir el riesgo de ataque cardiaco en personas que ya tienen una cardiopatía coronaria. Los médicos a menudos recomiendan a las personas mayores de 50 años tomar una dosis baja de aspirina diariamente para ayudar a prevenir un ataque cardiaco.
  • Medicamentos para bajar el colesterol: estatinas, como la lovastatina (Mevacor), la simvastatina (Zocor), la pravastatina (Pravachol) y la atorvastatina (Lipitor) han sido los medicamentos que más han disminuido el riesgo de un ataque cardiaco y de muerte en pacientes con cardiopatía coronaria, y en aquellos con riesgo de padecer una cardiopatía coronaria. Las estatinas disminuyen el colesterol y elevan levemente el colesterol HDL. Tomar una estatina regularmente también ayuda a prevenir el desgarro o rotura de las placas, lo que disminuye la posibilidad de un ataque cardiaco o  de la angina. La niacina disminuye el colesterol LDL, aumenta el colesterol HDL y también disminuye el nivel de los triglicéridos. Los medicamentos llamados fibratos como el gemfibrozil (Lopid) se usan principalmente en las personas con niveles altos de triglicéridos. La ezetimiba (Zetia) actúa dentro del intestino al disminuir la absorción del colesterol de los alimentos.
  • Bloqueadores de los canales del calcio: como la nifedipina de larga duración (Adalat, Procardia), el verapamil (Calan, Isoptin), el diltiazem (Cardizem), la amlodipina (Norvasc). Estos medicamentos pueden ayudar a disminuir la frecuencia del dolor de pecho en los pacientes con angina.

Si su angina estable lo limita físicamente debido al dolor de pecho, su médico probablemente le recomiende realizarse una angiografía de las arterias coronarias (cateterización cardiaca) en busca de obstrucciones graves. Un especialista en corazón (cardiólogo) puede también realizar este examen para diagnosticar la cardiopatía coronaria cuando otros exámenes no son concluyentes, en el caso de una urgencia cuando una persona sufrió un ataque cardiaco, y en algunas personas con insuficiencia cardíaca congestiva recientemente diagnosticada.

Cuando se detectan una o más obstrucciones graves, el cardiólogo determina si las obstrucciónes pueden abrirse mediante un procedimiento llamado angioplastía con balón, también denominado angioplastía coronaria transluminal percutánea o ACTP. En la angioplastía con balón, se inserta un catéter dentro de una arteria de la ingle o del antebrazo, hasta la arteria coronaria bloqueada. Una vez adentro de arteria coronaria, se infla un pequeño balón en la punta del catéter para abrir los vasos sanguíneos obstruidos. Generalmente, después de inflar el balón se coloca un stent, que es  una malla metálica que se expande con el balón. La malla metálica permanece dentro de la arteria para mantenerla abierta. Se desinfla el balón y se quita el catéter.

Si las obstrucciones no pueden abrirse con la angioplastía con balón, el cardiólogo probablemente sugiera una cirugía de revascularización cardíaca (CABG). La cirugía de revascularización cardíaca implica poner un “puente” en las arterias cardiacas estrechas u obstruidas, para derivar el flujo e sangre. Los vasos sanguíneos que se utilizan son del pecho, del brazo o de una vena larga de la pierna.

El objetivo de tratar los ataques cardiacos o el empeoramiento de la angina es  restablecer el flujo sanguíneo. Los pacientes reciben medicación de inmediato para aliviar el dolor. Estos también reciben un beta-bloqueador para disminuir la frecuencia cardiaca y aumentar el funcionamiento del corazón; además de una aspirina combinada con otros medicamentos para disolver o inhibir la formación de coágulos. Si es posible, se envía a los pacientes a una unidad de cateterismo cardíaco para realizarse una angiografía y una angioplastía con balón. En algunas personas con cardiopatía coronaria, otros síntomas o complicaciones necesitarán otros tratamientos adicionales. Por ejemplo, puede ser necesaria medicación para tratar arritmias cardiacas (ritmo cardiaco anormal) presión arterial baja o insuficiencia cardiaca.

Cuándo llamar a un profesional

Llame a su médico de inmediato si tiene dolor en pecho, incluso si considera que es demasiado joven para tener problemas cardiacos. En pacientes cuyo dolor en el pecho sugiere un ataque cardiaco, el tratamiento inmediato puede limitar el daño en el músculo cardiaco.

No debería perder tiempo esperando que su dolor de pecho desaparezca. Alrededor del 15% de los pacientes que sufren un ataque cardiaco mueren luego de que los síntomas de dolor de pecho comienzan y nunca llegan con vida al hospital.

Pronóstico

En las personas con arteriopatía coronaria el pronóstico  depende de muchos factores. Los que sufren de angina estable y que están tomando medicamentos regularmente, que comen una dieta sana y realizan ejercicios físicos como ordena el médico, generalmente permanecen activos. El pronóstico de las personas con ataques cardiacos que llegan a la sala de urgencia a tiempo ha mejorado notablemente en los últimos 10 años. No obstante, la mayoría de las personas aún muere antes de llegar al hospital. Por eso es importante prevenir la cardiopatía coronaria.

Información adicional

American Heart Association, AHA (Asociación Americana del Corazón) 7272 Greenville Ave. Dallas, TX 75231 Gratuito: 1-800-242-8721 http://www.americanheart.org/

National Heart, Lung, and Blood Institute, NHLBI (Instituto Nacional del Corazón, el Pulmón y la Sangre) P.O. Box 30105 Bethesda, MD 20824-0105 Teléfono: 301-592-8573 TTY: 240-629-3255 Fax: 301-592-8563 http://www.nhlbi.nih.gov/

American College of Cardiology (Colegio Americano de Cardiología) Heart House 2400 N. Street NW Washington DC 20037 Teléfono: 202-375-6000 Gratuito: 1-800-253-4636 http://www.acc.org/

Última revisión: 2008-07-18T00:00:00-06:00

Última modificación: 2009-01-12T00:00:00-07:00

Fuente: Copyright © 2009 por Harvard University. Todos los derechos reservados. Usado con el permiso de Staywell.

Para más información de Harvard, en Inglés, haga clic en el logotipo:


10 Trackbacks

  1. [...] 10 de mayo de la revista del Colegio Americano de Cardiología, había encontrado que la gente con enfermedad arterial coronaria que tiene aunque sea un poco de grasa abdominal corría más riesgo de fallecer que quienes [...]

  2. [...] según el cual la taurina puede proteger a las mujeres que tienen el colesterol altocontra la enfermedad arterial coronaria o enfermedad del corazón, que se produce cuando las arterias se van estrechando o se bloquean por [...]

  3. [...] flujo sanguíneo en ciertos momentos. El stress test se usa para ayudar al diagnóstico de la enfermedad de las arterias coronarias, o (si ésta ya existe) para determinar su severidad. Esta enfermedad consiste en el depósito de [...]

  4. [...] flujo sanguíneo en ciertos momentos. El stress test se usa para ayudar al diagnóstico de la enfermedad de las arterias coronarias, o (si ésta ya existe) para determinar su severidad. Esta enfermedad consiste en el depósito de [...]

  5. [...] alta recién diagnosticada, sin tratamiento ni historia de diabetes ni de enfermedad del corazón. En estos pacientes se encontró un aumento paralelo entre las alteraciones en los vasos sanguíneos [...]

  6. [...] de grasa), el corazón deja de recibir la sangre que necesita. Esta condición se conoce como enfermedad arterial coronaria, cardiopatía isquémica o arteriopatía coronaria (APC), que puede provocar dolor en el pecho también conocido como angina de [...]

  7. [...] 10 de mayo de la revista del Colegio Americano de Cardiología, había encontrado que la gente con enfermedad arterial coronaria que tiene aunque sea un poco de grasa abdominal corría más riesgo de fallecer que quienes [...]

  8. [...] ellas, por ejemplo, se encuentran las mujeres embarazadas, las personas con asma, diabetes oproblemas del corazón, quienes tienen o han tenido cáncer y todos aquellos que tengan su sistema de defensas (el [...]

  9. Por Vida y Salud » No se encontró la página en 9 febrero, 2013 at 9:09 am

    [...] Enfermedad arterial coronaria [...]

  10. [...] la mayoría de los pacientes diabéticos sometidos a distintos tratamientos para controlar su enfermedad del corazón no fueron capaces de regular los cuatro factores de riesgo más importantes: el colesterol [...]

Presentar Observaciones

Tu nombre y dirección de correo electronico nunca serán vendidos o compartidos con cualquier otra organización -- nunca.

Requerido *

Ingrese Su nombre de Credenciales

¿Olvidaste tu contraseña?

×
.