Enfermedad de Alzheimer

¿Qué es?

La enfermedad de Alzheimer daña las funciones intelectuales del cerebro (memoria, orientación, deducciones), pero al principio, en gran parte, no afecta las partes del cerebro que controlan las sensaciones y el movimiento. Con frecuencia, la memoria a corto plazo se afecta tempranamente. En forma gradual, se deterioran otras funciones intelectuales y la capacidad de juicio se reduce. En etapas más avanzadas de la enfermedad, la mayoría de las personas con la enfermedad de Alzheimer avanzada pierden su capacidad para desarrollar las actividades del día a día. Por lo general, esta enfermedad se manifiesta a una edad avanzada, después de los 60 años. En ocasiones, afecta a personas más jóvenes.

Aunque los cientificos desconocen las causas específicas de los síntomas de la enfermedad de Alzheimer, quienes la padecen desarrollan depósitos excesivos de proteínas llamadas amiloides y TAU. Se cree que estas proteínas distorsionan la comunicación entre las células cerebrales. Así mismo, comienzan a disminuir los niveles de un químico llamado acetilcolina que ayuda a transmitir los mensajes entre las células cerebrales, lo que aumenta los problemas de comunicación. Con el paso del tiempo, las mismas células cerebrales se ven afectadas, se empiezan a encoger y finalmente se mueren. Esto hace que ciertas áreas del cerebro se reduzcan.

La enfermedad de Alzheimer es la causa más común de demencia. Representa casi el 70% de todos los casos de demencia en personas mayores de 65 años. En la actualidad, más de 5 millones de personas en Estados Unidos padecen la enfermedad de Alzheimer.

Todos nacemos con posibilidades de desarrollarla. El riesgo de desarrollarla es aproximadamente del 10 al 15%. Sin embargo, varios factores pueden aumentar el riesgo:

  • Edad: cuanto más envejece, más aumenta su posibilidad de desarrollar la enfermedad de Alzheimer.
  • Historia familiar: si miembros de su familia, especialmente sus padres o sus hermanos, sufren de la enfermedad de Alzheimer o fallecieron a causa de esta, su riesgo de desarrollar la enfermedad aumenta. Su riesgo personal también depende de varios factores, que incluyen el número de miembros de su familia que han padecido de Alzheimer.
  • Factores genéticos: el heredar ciertos genes aumenta su riesgo de contraer la enfermedad de Alzheimer.

Síntomas

Durante la etapa inicial de esta enfermedad, es difícil recordar hechos nuevos o recientes. La persona tendrá dificultad para aprender o retener información nueva. Con el tiempo, se pierden gradualmente los recuerdos más antiguos o distantes. Pueden aparecer otros síntomas, que incluyen dificultad para verbalizar los pensamientos, llevar a cabo instrucciones simples y reconocer rostros familiares u objetos bien conocidos.

Puede suceder que una persona en los comienzos de la enfermedad de Alzheimer no sea capaz de planificar las comidas, administrar el dinero, mantener las puertas cerradas con llave o tomar los medicamentos. También puede perder su sentido de orientación y perderse mientras conduce el automóvil o camina, aún en un vecindario familiar.

Normalmente, en los comienzos de esta enfermedad la persona puede alimentarse, bañarse, vestirse y arreglarse sin ayuda. Dos tercios de las personas desarrollan problemas psicológicos, como cambios en la personalidad, irritabilidad, ansiedad o depresión. Cuando estos tipos de síntomas aparecen antes de que la enfermedad sea diagnosticada, las relaciones con los miembros de la familia y los amigos pueden verse afectadas.

A medida que la enfermedad avanza hacia sus etapas media y final, la persona afectada puede tener delirios (creencias irracionales, especialmente el creer que la persiguen o le roban sus pertenencias) y alucinaciones (ver, oír, oler, degustar o ser tocada por algo que realmente no está allí). La persona puede tornarse agresiva o alejarse del hogar si se le deja sola.

Diagnóstico

Con frecuencia, la persona con enfermedad de Alzheimer no reconoce que hay un problema. Por lo general, los familiares y los amigos cercanos notan que se le olvidan las cosas y notan los cambios de conducta. En lugar de tratar de convencer a una persona con estos síntomas de que tiene un problema, haga una cita con el médico. Mínimo un miembro de la familia o un amigo cercano debe acompañar al paciente.

El médico querrá saber sobre los olvidos, la dificultad para usar el lenguaje, los problemas para aprender y retener información nueva, la dificultad para seguir indicaciones o manejar tareas complejas, los episodios de mal juicio o los comportamientos arriesgados. Es probable que los familiares y los amigos brinden más información acerca de esto. El médico hará un examen neurológico (para revisar el cerebro y el sistema nervioso), además de un breve examen del estado mental, que incluye pruebas visuales, de escritura y de memoria. También lo examinará para descartar otras enfermedades que causan síntomas parecidos a los de la enfermedad de Alzheimer. Las pruebas pueden incluir unos análisis de sangre para asegurarse de que los estudios de los químicos en la sangre y los niveles de la vitamina B-12 y de la hormona tiroidea sean normales.

En algunos casos, el médico puede solicitar un estudio de imágenes del cerebro para estar más seguro de que no hay alguna otra razón para los síntomas. Los resultados de una tomografía axial computarizada (llamada CAT-Scan en inglés), una imagen por resonancia magnética (llamada MRI en inglés ) y una tomografía por emisión de positrones (llamada PET-Scan en inglés) no diagnostican la enfermedad de Alzheimer con certeza. Sin embargo, el radiólogo (médico que lee estos estudios) puede indicar que las imágenes concuerdan con la enfermedad. Si sus síntomas no son típicos (del 10 al 20% de los casos) o si el examen neurológico muestra signos de un problema sensorial o de movimiento, el médico puede recomendarle a un especialista, como un neurólogo, un geriatra o un psiquiatra geriátrico, para confirmar el diagnóstico.

Duración

La enfermedad de Alzheimer es irreversible. Una vez que se ha establecido el diagnóstico, la función mental generalmente disminuye en un plazo de 3 a 20 años (en promedio, 10 años) hasta la muerte.

Prevención

No hay manera de prevenir la enfermedad de Alzheimer. El permanecer física y mentalmente activo y el tener un nivel de educación elevado se asocian con un riesgo menor de desarrollar la enfermedad. Además, el ejercicio físico regular y la dieta de estilo mediterráneo (pescado, aceite de oliva, vegetales abundantes) pueden retrasar el inicio de los síntomas y retardar el avance de la enfermedad.

Tratamiento

Hay cuatro medicamentos, tacrina (Cognex), donepezil (Aricept), rivastigmina (Exelon) y galantamina (Razadyne, antiguamente llamado Reminyl), que pueden retardar el deterioro intelectual en algunas personas que padecen enfermedad de Alzheimer leve a moderada. Estos medicamentos (llamados inhibidores de la colinesterasa) aumentan los niveles de acetilcolina del cerebro, lo que ayuda a restaurar la comunicación entre las células cerebrales. Otro medicamento, la memantina (Namenda), ha demostrado estabilizar la memoria en personas con enfermedad de Alzheimer moderada a grave. Es el primero dentro de una nueva clase de medicamentos llamados antagonistas de los receptores NMDA.

Otras estrategias que se utilizan para ayudar a las personas con la enfermedad de Alzheimer incluyen las técnicas de psicoterapia (la orientación a la realidad y el reentrenamiento de la memoria) y los medicamentos para aliviar la depresión y calmar el comportamiento agitado.

En lo posible, se recomienda seguir una rutina regular de ejercicio, mantener los  contactos sociales normales con la familia y los amigos y continuar con las actividades intelectuales. Además de las visitas regulares al médico, los pacientes y sus familias deberían aprovechar los recursos comunitarios y los grupos de apoyo. Hable con el médico acerca de cualquier preocupación que tenga relacionada con la seguridad, especialmente el conducir un automóvil.

Aunque muchos productos que se venden sin receta médica afirman mejorar el funcionamiento mental, no hay suficientes estudios científicos que lo comprueben. Consulte a su médico antes de tomar cualquier medicina sin receta médica, especialmente si está tomando medicación para problemas cardíacos, diabetes, presión arterial elevada o enfermedades mentales, o si tiene problemas de corazón o con su hígado.

Cuándo llamar a un profesional

Llame a su médico siempre que usted o un miembro de su familia tenga cualquiera de los siguientes problemas: fallas serias en su juicio o en su memoria (se olvida de tomar la medicación, o deja la estufa encendida, o permite que extraños entren a su casa); desorientación (se pierde) mientras conduce el automóvil o camina, especialmente en un vecindario habitual; cambio sustancial de personalidad. A menudo, la persona afectada no está consciente de estos problemas e incluso puede negar que existen.

Pronóstico

Aunque no hay medicación disponible para curar la enfermedad de Alzheimer, los inhibidores de colinesterasa y la memantina pueden mejorar la capacidad para desarrollar las actividades diarias, ayudar con los problemas de comportamiento o demorar, posiblemente, la necesidad de enviar al enfermo a una residencia de ancianos.

Información adicional

Alzheimer’s Association (Asociación de Alzheimer) Oficina nacional 225 N. Michigan Ave., Piso 17, Chicago, IL 60601 Teléfono: 312-335-8700 Gratuito: 1-800-272-3900 Fax: 312-335-1110 Correo electrónico: info@alz.org http://www.alz.org/

Alzheimer’s Disease Education & Referral Center (ADEAR) (Centro de Educación y Referencia para la Enfermedad de Alzheimer) National Institute on Aging (Instituto Nacional sobre el Envejecimiento) P.O. Box 8250, Silver Spring, MD 20907-8250 Gratuito: 1-800-438-4380 Fax: 301-495-3334 Correo electrónico: adear@alzheimers.org http://www.alzheimers.org/

Fisher Center for Alzheimer’s Research Foundation (Centro Fisher para la Fundación de Investigación sobre la Enfermedad de Alzheimer) One Intrepid Square, West 46th Street y 12th Avenue, New York, NY 10036 Gratuito: 1-800-259-4636 http://www.alzinfo.org

Última revisión: 12-12-2007 T00:00:00-07:00

Última modificación: 15-08-2008 T00:00:00-06:00

Fuente: Copyright © 2008 por Harvard University. Todos los derechos reservados. Usado con el permiso de Staywell.

Para más información de Harvard, en Inglés, haga clic aquí:

3 Trackbacks

  1. [...] está ligada estrechamente a condiciones como la diabetes tipo 2, las enfermedades cardiacas, la enfermedad de Alzheimer y la artritis. La tristeza que produce el sentimiento de soledad, además afecta a la respuesta [...]

  2. [...] glinfático en este proceso, los investigadores les inyectaron una proteína relacionada con la enfermedad de Alzheimer a los ratones para medir cuánto duraba en el cerebro mientras estaban dormidos y despiertos. Se [...]

  3. [...] Enfermedad de Alzheimer [...]

Presentar Observaciones

Tu nombre y dirección de correo electronico nunca serán vendidos o compartidos con cualquier otra organización -- nunca.

Requerido *

Ingrese Su nombre de Credenciales

¿Olvidaste tu contraseña?

×
.