Enfermedad ocular de Graves (Oftalmopatía de Graves)

Harvard Logo

¿Qué es?

La enfermedad ocular de Graves, también llamada oftalmopatía de Graves, es un problema que se manifiesta en personas con una tiroides hiperactiva causada por la enfermedad de Graves. Hasta la mitad de las personas con la enfermedad de Graves desarrollan síntomas en los ojos, que generalmente son leves y de fácil tratamiento.

El problema en los ojos está causado por la inflación de los tejidos, los músculos y de la grasa de la órbita detrás del ojo. Esta inflamación causa exoftalmía, un bulto anormal del ojo, comúnmente asociado con la enfermedad de Graves. En los casos serios, la inflamación (hinchazón) puede hacer que los músculos que mueven el globo ocular se pongan tan rígidos que el ojo no pueda moverse normalmente o que la inflamación ejerza presión sobre el nervio óptico y afecte la visión. Los párpados y las membranas podrían retraerse cuando se hinchan (inflaman), lo que puede causar la exposición e infección de la córnea, la “ventana” transparente con forma de cúpula que cubre la pupila y el iris del ojo.

Síntomas

Los síntomas de la enfermedad ocular de Graves incluyen:

  • Síntomas iniciales: sensación de irritación en los ojos, visión doble, excesivo lagrimeo u ojo seco, desplazamiento del ojo hacia delante y sensibilidad a la luz.
  • Síntomas tardíos: inflamación del ojo, incapacidad para mover el ojo, ulceración de la córnea y raramente pérdida de visión.

Diagnóstico

Si ya le han diagnosticado la enfermedad de Graves, un médico podría diagnosticarle la enfermedad ocular al examinar sus ojos y observar inflamación y agrandamiento de los músculos del ojo. Podría ser útil realizar una tomografía computada (TC) o imagen por resonancia magnética (IRM) de los músculos del ojo. La enfermedad de Graves está usualmente asociada con otros síntomas de tiroides hiperactiva; sin embargo, no siempre se manifiestan los síntomas clásicos de hipertiroidismo. De hecho, la enfermedad ocular de Graves puede ocurrir cuando la tiroides no está hiperactiva.

Duración

La enfermedad ocular de Graves generalmente mejora por sí sola, pero en algunos casos, debe tratarse.  (Sigue…)

<!–nextpage–>

 

Prevención

La enfermedad de Graves no puede prevenirse y generalmente la enfermedad del ojo asociada no puede prevenirse. Sin embargo, algunos estudios sugieren que los pacientes con hipertiroidismo por enfermedad de Graves que toman corticoesteroides, como la prednisona (se vende bajo varias marcas comerciales) por boca, al mismo tiempo que reciben yodo radioactivo tienen menos riesgo de desarrollar la enfermedad ocular de Graves. Los fumadores son más propensos que los no fumadores a desarrollar la enfermedad de Graves.

Tratamiento

En los casos leves, las compresas frías, los anteojos de sol y las lágrimas artificiales brindan alivio. Se les aconseja a menudo a las personas con la enfermedad ocular de Graves dormir con su cabeza elevadas para reducir la inflamación de los párpados. Si la visión doble es un problema constante, podrían recetarse anteojos con prismas o podría sugerirse cirugía en los músculos del ojo.

Los corticoesteroides que se toman por boca, podrían ayudar temporalmente cuando hay problemas en los músculos de los ojos durante las etapas iniciales; sin embargo, éstos no resultan eficaces en las etapas tardías de la enfermedad. Pueden usarse los corticoesteroides que se toman por boca o se administran por vía intravenosa (en la vena) para tratar la compresión del nervio óptico, que es la complicación más seria de la enfermedad ocular de Graves.

En los casos más rebeldes, podría considerarse el tratamiento de radiación externa en la órbita del ojo para deshinchar (desinflamar). Sin embargo, no son definitivos los estudios de investigación sobre los beneficios a largo plazo de la radiación externa. Además la radiación cerca del ojo podría dañar la retina.

La cirugía más común para la enfermedad ocular de Graves es la cirugía de párpado para reacomodarlo. Además, puede realizarse una cirugía en los músculos del ojo para realinearlos. Un especialista en ojos llamado oftalmólogo realiza estas intervenciones.

Cuando la visión se ve amenazada, se realiza un tipo de cirugía llamada descompresión orbitaria. Mediante esta intervención, se extirpa el hueso entre la órbita del ojo y los senos nasales para permitir más espacio entre los tejidos inflamados. Esta operación más complicada debe realizarse en un centro médico con  experiencia en esta área.

Es importante que los niveles de la tiroides en sangre se mantengan dentro un rango normal. Después de tratar una tiroides hiperactiva, existe mucho riesgo de que la persona sufra de hipotiroidismo (glándula hipoactiva). El reemplazo de la tiroides es elemental para impedir que la enfermedad ocular de Graves empeore.

Cuándo llamar a un profesional

Llame a su médico si observa cualquier cambio en la apariencia de su ojo o si desarrolla cualquier síntoma de la enfermedad ocular de Graves.

Pronóstico

La mayoría de los síntomas de la enfermedad de Graves, incluidos los síntomas en el ojo, puede tratarse satisfactoriamente.

Información adicional

American Thyroid Association, Inc. (Asociación Americana de la Tiroides) 6066 Leesburg Pike Suite 650 Falls Church, VA 22041 Fax: (718) 882-6085 http://www.thyroid.org/

Thyroid Foundation of America, Inc. (Fundación Americana de la Tiroides) 410 Stuart St. Boston, MA 02116 Gratuito: (800) 832-8321 Fax: (617) 534-1515 http://www.tsh.org/

Última revisión: 2008-08-29T00:00:00-06:00

Última modificación: 2008-09-02T00:00:00-06:00

Fuente: Copyright © 2008 por Harvard University. Todos los derechos reservados. Usado con el permiso de Staywell.

Para más información de Harvard, en Inglés, haga clic en el logotipo:



¿Qué es?

La enfermedad ocular de Graves, también llamada oftalmopatía de Graves, es un problema que se manifiesta en personas con una tiroides hiperactiva causada por la enfermedad de Graves. Hasta la mitad de las personas con la enfermedad de Graves desarrollan síntomas en los ojos, que generalmente son leves y de fácil tratamiento.

El problema en los ojos está causado por la inflación de los tejidos, los músculos y de la grasa de la órbita detrás del ojo. Esta inflamación causa exoftalmía, un bulto anormal del ojo, comúnmente asociado con la enfermedad de Graves. En los casos serios, la inflamación (hinchazón) puede hacer que los músculos que mueven el globo ocular se pongan tan rígidos que el ojo no pueda moverse normalmente o que la inflamación ejerza presión sobre el nervio óptico y afecte la visión. Los párpados y las membranas podrían retraerse cuando se hinchan (inflaman), lo que puede causar la exposición e infección de la córnea, la “ventana” transparente con forma de cúpula que cubre la pupila y el iris del ojo.

Síntomas

Los síntomas de la enfermedad ocular de Graves incluyen:

  • Síntomas iniciales: sensación de irritación en los ojos, visión doble, excesivo lagrimeo u ojo seco, desplazamiento del ojo hacia delante y sensibilidad a la luz.
  • Síntomas tardíos: inflamación del ojo, incapacidad para mover el ojo, ulceración de la córnea y raramente pérdida de visión.

Diagnóstico

Si ya le han diagnosticado la enfermedad de Graves, un médico podría diagnosticarle la enfermedad ocular al examinar sus ojos y observar inflamación y agrandamiento de los músculos del ojo. Podría ser útil realizar una tomografía computada (TC) o imagen por resonancia magnética (IRM) de los músculos del ojo. La enfermedad de Graves está usualmente asociada con otros síntomas de tiroides hiperactiva; sin embargo, no siempre se manifiestan los síntomas clásicos de hipertiroidismo. De hecho, la enfermedad ocular de Graves puede ocurrir cuando la tiroides no está hiperactiva.

Duración

La enfermedad ocular de Graves generalmente mejora por sí sola, pero en algunos casos, debe tratarse.

Prevención

La enfermedad de Graves no puede prevenirse y generalmente la enfermedad del ojo asociada no puede prevenirse. Sin embargo, algunos estudios sugieren que los pacientes con hipertiroidismo por enfermedad de Graves que toman corticoesteroides, como la prednisona (se vende bajo varias marcas comerciales) por boca, al mismo tiempo que reciben yodo radioactivo tienen menos riesgo de desarrollar la enfermedad ocular de Graves. Los fumadores son más propensos que los no fumadores a desarrollar la enfermedad de Graves.

Tratamiento

En los casos leves, las compresas frías, los anteojos de sol y las lágrimas artificiales brindan alivio. Se les aconseja a menudo a las personas con la enfermedad ocular de Graves dormir con su cabeza elevadas para reducir la inflamación de los párpados. Si la visión doble es un problema constante, podrían recetarse anteojos con prismas o podría sugerirse cirugía en los músculos del ojo.

Los corticoesteroides que se toman por boca, podrían ayudar temporalmente cuando hay problemas en los músculos de los ojos durante las etapas iniciales; sin embargo, éstos no resultan eficaces en las etapas tardías de la enfermedad. Pueden usarse los corticoesteroides que se toman por boca o se administran por vía intravenosa (en la vena) para tratar la compresión del nervio óptico, que es la complicación más seria de la enfermedad ocular de Graves.

En los casos más rebeldes, podría considerarse el tratamiento de radiación externa en la órbita del ojo para deshinchar (desinflamar). Sin embargo, no son definitivos los estudios de investigación sobre los beneficios a largo plazo de la radiación externa. Además la radiación cerca del ojo podría dañar la retina.

La cirugía más común para la enfermedad ocular de Graves es la cirugía de párpado para reacomodarlo. Además, puede realizarse una cirugía en los músculos del ojo para realinearlos. Un especialista en ojos llamado oftalmólogo realiza estas intervenciones.

Cuando la visión se ve amenazada, se realiza un tipo de cirugía llamada descompresión orbitaria. Mediante esta intervención, se extirpa el hueso entre la órbita del ojo y los senos nasales para permitir más espacio entre los tejidos inflamados. Esta operación más complicada debe realizarse en un centro médico con  experiencia en esta área.

Es importante que los niveles de la tiroides en sangre se mantengan dentro un rango normal. Después de tratar una tiroides hiperactiva, existe mucho riesgo de que la persona sufra de hipotiroidismo (glándula hipoactiva). El reemplazo de la tiroides es elemental para impedir que la enfermedad ocular de Graves empeore.

Cuándo llamar a un profesional

Llame a su médico si observa cualquier cambio en la apariencia de su ojo o si desarrolla cualquier síntoma de la enfermedad ocular de Graves.

Pronóstico

La mayoría de los síntomas de la enfermedad de Graves, incluidos los síntomas en el ojo, puede tratarse satisfactoriamente.

Información adicional

American Thyroid Association, Inc. (Asociación Americana de la Tiroides) 6066 Leesburg Pike Suite 650 Falls Church, VA 22041 Fax: (718) 882-6085 http://www.thyroid.org/

Thyroid Foundation of America, Inc. (Fundación Americana de la Tiroides) 410 Stuart St. Boston, MA 02116 Gratuito: (800) 832-8321 Fax: (617) 534-1515 http://www.tsh.org/

Última revisión: 2008-08-29T00:00:00-06:00

Última modificación: 2008-09-02T00:00:00-06:00

Fuente: Copyright © 2008 por Harvard University. Todos los derechos reservados. Usado con el permiso de Staywell.

Para más información de Harvard, en Inglés, haga clic en el logotipo:



Déjanos tu Comentario

Un Comentario

  1. Maria Garza
    Publicado 11 marzo, 2013 en 10:42 pm | Permalink

    Antes deje decirle que esta muy bien su progama ,mi pregunta es si puede decir algo sobre el desprendimiento de retina me lo diagnosticaron desde hace 1 a} o atras gracias

Presentar Observaciones

Tu nombre y dirección de correo electronico nunca serán vendidos o compartidos con cualquier otra organización -- nunca.

Requerido *

Ingrese Su nombre de Credenciales

¿Olvidaste tu contraseña?

×
.