Enfermedad renal en etapa terminal

Harvard Logo

¿Qué es?

La enfermedad renal en etapa terminal es una condición en la cual los riñones no funcionan normalmente. (La palabra “renal” describe toda condición relacionada con los riñones). Generalmente, en la enfermedad renal en etapa final, los riñones funcionan menos de un 15% de la capacidad normal. Cuando esto ocurre, usualmente se necesita realizar diálisis (un proceso mecánico que realiza la función del riñón) o transplante de riñón.

En Estados Unidos, más de un tercio de las personas con enfermedad renal en etapa terminal tiene diabetes. La enfermedad renal causada por la diabetes se denomina nefropatía diabética. La diabetes es la causa principal de la enfermedad renal en etapa terminal. Hasta el 10% de todas las personas con diabetes tipo 1(insulinodependiente o juvenil) eventualmente desarrollan enfermedad renal en etapa terminal. La enfermedad renal también puede desarrollarse en personas con diabetes tipo 2 (no insulinodependiente o diabetes del adulto). Con cualquier tipo, un control pobre de la azúcar en sangre aumenta el riesgo de padecer de enfermedad renal en etapa terminal.

Entre otras causas de enfermedad renal en etapa terminal, las más comunes son:

  • presión arterial alta (hipertensión)
  • enfermedad vascular (aterosclerosis)
  • enfermedades autoinmunes o reumatoides, como lupus.
  • trastornos genéticos, como la enfermedad poliquistosis renal
  • exposición a drogas tóxicas, incluidos ciertos antibióticos, quimioterapia, tintes de contraste y calmantes

Síntomas

Los síntomas de la enfermedad renal en etapa terminal incluida pérdida de peso, náuseas o vómitos, malestar general, fatiga, cefaleas, hipo, comezón, disminución de orina, magulladuras y sangrado que se producen fácilmente, letargo, dificultad para respirar y convulsiones. Los síntomas pueden seguir siendo leves o inexistentes hasta que la función renal disminuye hasta menos de un 20% de lo normal.

Generalmente, una persona desarrolla la enfermedad renal durante varios años antes de que la enfermedad entre en una etapa terminal. Un examen de sangre mostrará niveles altos de creatinina y nitrógeno ureico en sangre, químicos usualmente eliminados por los riñones. Es necesario realizar diálisis urgente cuando se ha desarrollado uno o más de los siguientes problemas:

  • inflamación de la membrana que recubre el corazón (pericarditis)
  • sobrecarga de líquidos o insuficiencia cardíaca congestiva, en la cual el líquido se acumula detrás del corazón y dentro de los pulmones, que no puede mejorar con medicamentos que aumentan la eliminación de líquido (diuréticos)
  • aumento peligroso de los componentes de la sangre que puede afectar otras funciones de los órganos, como potasio, sodio y ácidos.
  • confusión, disminución de la vigilia, convulsiones
  • hemorragia relacionada con la insuficiencia renal que no mejora por otros medios
  • náuseas y vómitos severos
  • se puede indicar diálisis si los síntomas afectan la calidad de vida o el estado nutricional, especialmente en presencia de anomalías serias en los análisis de sangre. Esto puede ocurrir aún cuando los problemas antes mencionados no se han desarrollado todavía.

<!–nextpage–>

Diagnóstico

La enfermedad renal se diagnostica al analizar la orina y medir ciertos químicos en la sangre, como la creatinina y nitrógeno ureico. Quizá sea necesario realizar otros exámenes para determinar la razón exacta que hizo que los riñones dejaran de funcionar.

Duración

La enfermedad renal en etapa terminal es una condición de por vida si no se realiza un transplante renal.

Prevención

Si usted tiene diabetes, controle el azúcar en sangre para reducir las posibilidades de desarrollar la enfermedad renal en etapa terminal.

El control minucioso y el tratamiento agresivo de la presión arterial alta también tienen un papel fundamental en la prevención de la enfermedad renal. Bajar la presión arterial también ayuda a que la enfermedad renal no empeore, independientemente de por qué se desarrolló esta enfermedad. Muchos médicos recetan medicinas llamadas enzimas convertidoras de angiotensina (ACE) o receptores de angiotensina II (ARB) ante los principales signos de presión arterial alta o proteína en la orina (un signo de lesión renal). Una dieta baja en proteínas (10 a 12% o menos del total de calorías) también puede disminuir el progreso de la enfermedad renal existente, así como lo hará dejar el cigarrillo y disminuir los niveles de colesterol.

Tratamiento

Los dos tratamientos para la enfermedad renal en etapa terminal son diálisis y transplante renal:

Hay dos tipos de diálisis:

  • Hemodiálisis: generalmente se realiza en un centro de diálisis tres veces por semana, en sesiones de tres a cuatro horas. Durante los tratamientos, se extrae la sangre de las venas, se la filtra para eliminar los productos residuales y se la vuelve a introducir en el cuerpo.
  • Diálisis peritoneal: se realiza en casa pero lleva más tiempo y debe realizarse a diario. Durante la diálisis peritoneal, se inyecta un líquido estéril dentro del abdomen y los productos residuales gradualmente se acumulan en el líquido que se drena varias horas más tarde. Este proceso debe repetirse cuatro a cinco veces por día, pero puede programarse para que se realice durante la noche.

Los transplantes de riñón han permitido a los pacientes con diversas formas de enfermedad renal evitar o discontinuar los tratamientos de diálisis. Sin embargo, un transplante renal exitoso no significa la cura y deben tomarse medicamentos que supriman el sistema inmunológico para prevenir que el cuerpo rechace el órgano donado. Además, una buena compatibilidad genética entre el donante y el receptor ayuda a reducir el riesgo de rechazo y contribuye a un éxito a largo plazo del riñón donado. La mayoría de los candidatos a transplante esperan uno a dos años antes de calificar para un riñón de un donante no emparentado.

Cuándo llamar a un profesional

Si usted tiene diabetes, presión arterial alta u otras enfermedades que lo ponen en riesgo de padecer de la enfermedad renal en etapa terminal, debería realizarse revisiones regulares junto con análisis de sangre y orina para medir su función renal. Cuando los análisis de sangre revelan una reducción en la función renal o proteína en la orina, su médico debería derivarlo a un especialista en riñones (nefrólogo). Llame a su médico si observa una disminución en la orina u otros síntomas de enfermedad renal en etapa final, especialmente si sabe que padece de enfermedad renal o sus factores de riesgo.

Pronóstico

Cuando aparece una enfermedad renal, los tratamientos ofrecen esperanza de buena recuperación. Muchas personas con diálisis y aquellos que han recibido un transplante llevan una vida normal. Los avances tecnológicos continúan mejorando la perspectiva para aquellos que padecen de enfermedad renal en etapa terminal.

Información adicional

National Institute of Diabetes & Digestive & Kidney Disorders (Instituto Nacional de Diabetes, Enfermedades Digestivas y del Riñón) Oficina de Comunicaciones y Relaciones Públicas Building 31, Room 9A04 31 Center Drive, MSC 2560 Bethesda, MD 20892-2560 Teléfono: (301) 496-4000 Correo electrónico: niddk_inquiries@nih.govhttp://www.niddk.nih.gov/

National Kidney Foundation (Fundación Nacional del Riñón) 30 East 33rd St. New York, NY 10016 Teléfono: (212) 889-2210 Gratuito: (800) 622-9010 Fax: (212) 689-9261 Correo electrónico: info@kidney.orghttp://www.kidney.org/

Última revisión: 2007-02-21T00:00:00-07:00

Última modificación: 2007-05-15T00:00:00-06:00

Fuente: Copyright © 2007 por Harvard University. Todos los derechos reservados. Usado con el permiso de Staywell.

Para más información de Harvard, en Inglés, haga clic en el logotipo:


¿Qué es?

La enfermedad renal en etapa terminal es una condición en la cual los riñones no funcionan normalmente. (La palabra “renal” describe toda condición relacionada con los riñones). Generalmente, en la enfermedad renal en etapa final, los riñones funcionan menos de un 15% de la capacidad normal. Cuando esto ocurre, usualmente se necesita realizar diálisis (un proceso mecánico que realiza la función del riñón) o transplante de riñón.

En Estados Unidos, más de un tercio de las personas con enfermedad renal en etapa terminal tiene diabetes. La enfermedad renal causada por la diabetes se denomina nefropatía diabética. La diabetes es la causa principal de la enfermedad renal en etapa terminal. Hasta el 10% de todas las personas con diabetes tipo 1(insulinodependiente o juvenil) eventualmente desarrollan enfermedad renal en etapa terminal. La enfermedad renal también puede desarrollarse en personas con diabetes tipo 2 (no insulinodependiente o diabetes del adulto). Con cualquier tipo, un control pobre de la azúcar en sangre aumenta el riesgo de padecer de enfermedad renal en etapa terminal.

Entre otras causas de enfermedad renal en etapa terminal, las más comunes son:

  • presión arterial alta (hipertensión)
  • enfermedad vascular (aterosclerosis)
  • enfermedades autoinmunes o reumatoides, como lupus.
  • trastornos genéticos, como la enfermedad poliquistosis renal
  • exposición a drogas tóxicas, incluidos ciertos antibióticos, quimioterapia, tintes de contraste y calmantes

Síntomas

Los síntomas de la enfermedad renal en etapa terminal incluida pérdida de peso, náuseas o vómitos, malestar general, fatiga, cefaleas, hipo, comezón, disminución de orina, magulladuras y sangrado que se producen fácilmente, letargo, dificultad para respirar y convulsiones. Los síntomas pueden seguir siendo leves o inexistentes hasta que la función renal disminuye hasta menos de un 20% de lo normal.

Generalmente, una persona desarrolla la enfermedad renal durante varios años antes de que la enfermedad entre en una etapa terminal. Un examen de sangre mostrará niveles altos de creatinina y nitrógeno ureico en sangre, químicos usualmente eliminados por los riñones. Es necesario realizar diálisis urgente cuando se ha desarrollado uno o más de los siguientes problemas:

  • inflamación de la membrana que recubre el corazón (pericarditis)
  • sobrecarga de líquidos o insuficiencia cardíaca congestiva, en la cual el líquido se acumula detrás del corazón y dentro de los pulmones, que no puede mejorar con medicamentos que aumentan la eliminación de líquido (diuréticos)
  • aumento peligroso de los componentes de la sangre que puede afectar otras funciones de los órganos, como potasio, sodio y ácidos.
  • confusión, disminución de la vigilia, convulsiones
  • hemorragia relacionada con la insuficiencia renal que no mejora por otros medios
  • náuseas y vómitos severos
  • se puede indicar diálisis si los síntomas afectan la calidad de vida o el estado nutricional, especialmente en presencia de anomalías serias en los análisis de sangre. Esto puede ocurrir aún cuando los problemas antes mencionados no se han desarrollado todavía.

Diagnóstico

La enfermedad renal se diagnostica al analizar la orina y medir ciertos químicos en la sangre, como la creatinina y nitrógeno ureico. Quizá sea necesario realizar otros exámenes para determinar la razón exacta que hizo que los riñones dejaran de funcionar.

Duración

La enfermedad renal en etapa terminal es una condición de por vida si no se realiza un transplante renal.

Prevención

Si usted tiene diabetes, controle el azúcar en sangre para reducir las posibilidades de desarrollar la enfermedad renal en etapa terminal.

El control minucioso y el tratamiento agresivo de la presión arterial alta también tienen un papel fundamental en la prevención de la enfermedad renal. Bajar la presión arterial también ayuda a que la enfermedad renal no empeore, independientemente de por qué se desarrolló esta enfermedad. Muchos médicos recetan medicinas llamadas enzimas convertidoras de angiotensina (ACE) o receptores de angiotensina II (ARB) ante los principales signos de presión arterial alta o proteína en la orina (un signo de lesión renal). Una dieta baja en proteínas (10 a 12% o menos del total de calorías) también puede disminuir el progreso de la enfermedad renal existente, así como lo hará dejar el cigarrillo y disminuir los niveles de colesterol.

Tratamiento

Los dos tratamientos para la enfermedad renal en etapa terminal son diálisis y transplante renal:

Hay dos tipos de diálisis:

  • Hemodiálisis: generalmente se realiza en un centro de diálisis tres veces por semana, en sesiones de tres a cuatro horas. Durante los tratamientos, se extrae la sangre de las venas, se la filtra para eliminar los productos residuales y se la vuelve a introducir en el cuerpo.
  • Diálisis peritoneal: se realiza en casa pero lleva más tiempo y debe realizarse a diario. Durante la diálisis peritoneal, se inyecta un líquido estéril dentro del abdomen y los productos residuales gradualmente se acumulan en el líquido que se drena varias horas más tarde. Este proceso debe repetirse cuatro a cinco veces por día, pero puede programarse para que se realice durante la noche.

Los transplantes de riñón han permitido a los pacientes con diversas formas de enfermedad renal evitar o discontinuar los tratamientos de diálisis. Sin embargo, un transplante renal exitoso no significa la cura y deben tomarse medicamentos que supriman el sistema inmunológico para prevenir que el cuerpo rechace el órgano donado. Además, una buena compatibilidad genética entre el donante y el receptor ayuda a reducir el riesgo de rechazo y contribuye a un éxito a largo plazo del riñón donado. La mayoría de los candidatos a transplante esperan uno a dos años antes de calificar para un riñón de un donante no emparentado.

Cuándo llamar a un profesional

Si usted tiene diabetes, presión arterial alta u otras enfermedades que lo ponen en riesgo de padecer de la enfermedad renal en etapa terminal, debería realizarse revisiones regulares junto con análisis de sangre y orina para medir su función renal. Cuando los análisis de sangre revelan una reducción en la función renal o proteína en la orina, su médico debería derivarlo a un especialista en riñones (nefrólogo). Llame a su médico si observa una disminución en la orina u otros síntomas de enfermedad renal en etapa final, especialmente si sabe que padece de enfermedad renal o sus factores de riesgo.

Pronóstico

Cuando aparece una enfermedad renal, los tratamientos ofrecen esperanza de buena recuperación. Muchas personas con diálisis y aquellos que han recibido un transplante llevan una vida normal. Los avances tecnológicos continúan mejorando la perspectiva para aquellos que padecen de enfermedad renal en etapa terminal.

Información adicional

National Institute of Diabetes & Digestive & Kidney Disorders (Instituto Nacional de Diabetes, Enfermedades Digestivas y del Riñón) Oficina de Comunicaciones y Relaciones Públicas Building 31, Room 9A04 31 Center Drive, MSC 2560 Bethesda, MD 20892-2560 Teléfono: (301) 496-4000 Correo electrónico: niddk_inquiries@nih.govhttp://www.niddk.nih.gov/

National Kidney Foundation (Fundación Nacional del Riñón) 30 East 33rd St. New York, NY 10016 Teléfono: (212) 889-2210 Gratuito: (800) 622-9010 Fax: (212) 689-9261 Correo electrónico: info@kidney.orghttp://www.kidney.org/

Última revisión: 2007-02-21T00:00:00-07:00

Última modificación: 2007-05-15T00:00:00-06:00

Fuente: Copyright © 2007 por Harvard University. Todos los derechos reservados. Usado con el permiso de Staywell.

Para más información de Harvard, en Inglés, haga clic en el logotipo:


Déjanos tu Comentario

3 Comentarios

  1. Publicado 18 febrero, 2014 en 6:31 am | Permalink

    Mi consulta es por mi padre, tiene 82 años , es insulina dependiente, tiene hipertensión, insuficiencia renal crónica y por sus síntomas, lea han dicho que está en etapa terminal de diabetes, por lo que debe empezar con diálisis. El ha decidido que no quiere hacerlo, ¿qué pasa si no hace el tratamiento? ¿Hay algo alternativo? Qué me sugieren? Agradeceré su comentario, atte. ClaudiaBachur.

  2. Myriam
    Publicado 6 julio, 2014 en 10:29 pm | Permalink

    Hola, mi papa tiene 76 años y hace 6 años le diagnosticaron un tumor renal (12cms x 18cms x 12 cms), obviamente le dieron 6 meses a 1 año de vida y lleva ya 6 años sin hacer ningún tratamiento porque dijeron que no valía la pena ????? (los médicos al dia de hoy no lo pueden creer) esta muy delgado, con anemia, no come mucho, duerme, tiene picazón en la piel, mucho frío, pero a pesar de eso su animo siempre arriba, su medico siempre dice que los síntomas son normales pero nada mas, no le ayudan a evitar que estos síntomas disminuyan, consulta, esta enfermedad viene acompañada de dolor (gracias a dios no los tiene bueno el no dice mucho) que mas podemos hacer por el, siento que se va a quedar dormido de repente….agradecida desde ya por su opinión. Myriam C.

  3. maria
    Publicado 22 agosto, 2014 en 8:07 am | Permalink

    hola! mi padre tiene 85 años, le acaban de diagnosticar insuficiencia renal cronica, no es candidato a Dialisis, ni hemodialisis, por tener otras afecciones, tiene un pulmon dañando por fumar mucho y cirrosis hepatica, esta viviendo con migo desde hace 4 años, pero este tiempo ha sido muy duro enfermo hace un mes mucho vomito, duerme mucho, no quiere comer, ya hay que cambiarlo de pañal…..en fin un tiempo pesado pero aun asi me siento perdida no se que hacer…ya se interno toda una semana en el hospital y necesito saber si esta bien tenerlo aqui en casa…….no soy enfermera necesito aprender como cuidarlo ya que su piel esta muy sensible y me dice que lo lastimo……ayuda acepto todos los concejos que me puedan dar porfavor……mil gracias por la ayuda que me puedan brindar.

Presentar Observaciones

Tu nombre y dirección de correo electronico nunca serán vendidos o compartidos con cualquier otra organización -- nunca.

Requerido *

Ingrese Su nombre de Credenciales

¿Olvidaste tu contraseña?

×
.