Fiebre maculosa de las Montañas Rocosas

¿Qué es?

La fiebre maculosa de las Montañas Rocosas es una enfermedad grave causada por bacterias pequeñísimas llamadas Rickettsia rickettsii, que se trasmiten a través de la picadura de una garrapata infectada. En el este de Estados Unidos y en California, la garrapata infectada es generalmente la Dermacentor variabili, la garrapata americana del perro. En la mayor parte de la región oeste de Estados Unidos, es más probable que la garrapata sea la Dermacentor andersoni, la garrapata de la madera de las Montañas Rocosas. Los seres humanos típicamente se infectan durante la primavera y a principios del verano.

Una vez que una garrapata infectada pica a una persona, las bacterias de la fiebre maculosa de las Montañas Rocosas pueden diseminarse a través del torrente sanguíneo y el sistema linfático. La garrapata debe permanecer adherida y alimentarse constantemente para transmitir las bacterias. No toda persona que es picada por una garrapata infectada desarrolla fiebre maculosa de las Montañas Rocosas. No se conoce el porqué solo algunas personas contraen esta enfermedad.

Una vez en el cuerpo, las bacterias atacan y dañan gravemente los recubrimientos de los vasos sanguíneos. Los vasos dañados filtran un líquido acuoso, lo que causa inflamación (hinchazón). Los vasos sanguíneos también pueden filtrar sangre, que causa hemorragias (sangrados) potencialmente mortales. A medida que los vasos sanguíneos continúan filtrando, la presión arterial puede disminuir. Si esto sucede, el flujo sanguíneo en los riñones puede disminuir, lo que causa daño renal (en el riñón) y, posiblemente, insuficiencia renal. La fiebre maculosa de las Montañas Rocosas también podría atacar directamente el cerebro, que causa síntomas de encefalitis (infección cerebral) o meningoencefalitis (infección del cerebro y sus membranas cercanas). La fiebre maculosa de las Montañas Rocosas también puede causar ictericia (un tono amarillento en la piel y los ojos) como resultado del daño hepático (en el hígado). En los pulmones, la fiebre maculosa de las Montañas Rocosas puede conducir a una acumulación de líquido en los pulmones (edema pulmonar) y graves problemas para respirar.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, CDC (U.S. Centers for Disease Control and Prevention) informan aproximadamente 800 casos de fiebre maculosa de las Montañas Rocosas en Estados Unidos cada año. Los niños de 5 a 9 años son más propensos a infectarse que cualquier otro grupo de edad.

Síntomas

Generalmente, los síntomas comienzan 2 a 14 días posteriores a la picadura de la garrapata, con un promedio de una semana. Durante los primeros 3 días de los síntomas, una persona infectada generalmente tiene fiebre de más de 102 grados Fahrenheit (38,8 grados Celsius) y dolor de cabeza grave. Son comunes los dolores musculares, las náuseas y los vómitos. Entre el 3er y 5to día de la fiebre, la mayoría de las personas desarrollan un sarpullido, que generalmente comienza en las muñecas y tobillos, luego se disemina hacia los brazos, las piernas y el tronco. En alrededor de dos tercios de los pacientes, los sarpullidos también afectan las palmas de las manos y las plantas de los pies. Al 6to día o más tarde, las áreas con sarpullido podrían mostrar vasos sanguíneos diminutos rotos y pequeñas hemorragias debajo de la piel.

Otros síntomas de la fiebre maculosa de las Montañas Rocosas incluyen:

  • Pulmones: respiración acelerada, falta de aire severa, tono azulado en las puntas de los dedos de las manos y los labios.
  • Hígado y vías gastrointestinales: dolor abdominal, náuseas, vómitos, diarrea o ictericia.
  • Cerebro: confusión, letargo, dificultad para caminar, somnolencia extrema, convulsiones y coma.

Diagnóstico

Las características clásicas que podrían hacer que su médico sospeche de la fiebre maculosa de las Montañas Rocosas es fiebre alta, sarpullido, dolor de cabeza y antecedentes de exposición a garrapatas, como caminar por un área infestada de garrapatas dentro de los 14 días de haber desarrollado los síntomas de fiebre maculosa de las Montañas Rocosas. Solo aproximadamente el 60% de los pacientes recuerdan haber sido picados por una garrapata.

Los síntomas tempranos de la fiebre maculosa de las Montañas Rocosas no son específicos y los exámenes de diagnóstico a menudo son negativos al inicio de la enfermedad. Por lo tanto, si su médico sospecha que usted tiene la fiebre maculosa de las Montañas Rocosas, éste generalmente comenzará un tratamiento de inmediato, aún si sus análisis de sangre son negativos. El tratamiento temprano es fundamental para ayudar a evitar complicaciones graves. Se médico podría extraerle una pequeña porción de piel del área con sarpullido para examinarlo en un laboratorio. Este procedimiento se denomina biopsia. La muestra de biopsia puede examinarse en el laboratorio colocándole químicos para confirman la presencia de las bacterias de la fiebre maculosa de las Montañas Rocosas. Los análisis de sangre pueden confirmar el diagnóstico, pero solo dos a tres semanas después de la aparición de la infección. No existen anomalías específicas en los análisis de sangre que indiquen una infección activa anterior.

Duración

Los síntomas de la fiebre maculosa de las Montañas Rocosas comienzan 2 a 14 días después de una picadura de una garrapata infectada. La mayoría de los casos de fiebre maculosa de las Montañas Rocosas responden a un tratamiento apropiado con antibióticos dentro de una semana. Una vez que los síntomas se desarrollan, una persona puede morir dentro de 2 semanas sin tratamiento adecuado.

Prevención

Dado que no existe vacuna contra la fiebre maculosa de las Montañas Rocosas, la manera más efectiva de prevenir la enfermedad es evitar caminar en áreas arboladas o campos donde haya garrapatas. Si debe caminar en áreas infestadas de garrapatas, siga estas instrucciones:

  • vista ropa de colores claros, que le permitan identificar de inmediato una garrapata que cuelga
  • vista ropa larga y pantalones ajustados alrededor de los tobillos
  • mientras esté al aire libre, revísese usted mismo cada dos horas
  • use un repelente contra garrapatas
  • si encuentra una garrapata en su cuerpo, quítela de inmediato con una pinza, luego lave minuciosamente sus manos

Tratamiento

La fiebre maculosa de las Montañas Rocosas se trata con uno de los medicamentos del grupo de las tetraciclinas, por lo general la doxiciclina (se vende como genérico), en adultos y niños mayores de 9 años. En general las tetraciclinas no deberían recetarse en mujeres embarazadas y niños menores de 9 años porque estos antibióticos pueden manchar los dientes para siempre. No obstante, la doxiciclina es el mejor antibiótico disponible para tratar esta infección potencialmente mortal y es preferible recetarlo si es muy probable que el diagnóstico sea la fiebre maculosa de las Montañas Rocosas, a pesar de que manche los dientes. El cloranfenicol (Chloromycetin) es otro antibiótico que ataca las bacterias, pero en la actualidad se considera un agente de segunda línea.

La mayoría de las personas se curan después de tomar antibióticos durante cinco a siete días. Los pacientes podrían ser hospitalizados si existe un daño pulmonar severo, insuficiencia hepática, hemorragia significativa o afectación cerebral severa. En casos de insuficiencia respiratoria, podría ser necesaria la ventilación mecánica (tratamiento con una máquina que respira por el paciente). Los pacientes con insuficiencia renal podrían requerir diálisis. Aquellos con hemorragia severa podrían necesitar transfusiones de sangre.

Cuándo llamar a un profesional

Llame a su médico de inmediato si desarrolla fiebre, dolores de cabeza y náuseas, con o sin sarpullido, después de haber sido picado por una garrapata. Aún si no recuerda haber sido picado, llame a su médico si desarrolla estos síntomas y ha caminado recientemente en áreas infestadas de garrapatas.

Pronóstico

Antes de que hubiera antibióticos disponibles, el 20 al 25% de las personas con fiebre maculosa de las Montañas Rocosas morían. No obstante, en la actualidad, solo aproximadamente el 5% de los pacientes mueren de esta enfermedad. Los pacientes viejos tienen un riesgo más alto de muerte que los pacientes más jóvenes, y los hombres tienen más riesgo de morir por esta enfermedad que las mujeres.

Información adicional

Centers for Disease Control and Prevention, CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, CDC) 1600 Clifton Road Atlanta, GA 30333 Teléfono: 404-639-3534 Gratuito: 1-800-311-3435 http://www.cdc.gov/

Última revisión: 2008-07-01T00:00:00-06:00

Última modificación: 2008-08-14T00:00:00-06:00

Fuente: Copyright © 2008 por Harvard University. Todos los derechos reservados. Usado con el permiso de Staywell.

Para más información de Harvard, en Inglés, haga clic en el logotipo:



 

Presentar Observaciones

Tu nombre y dirección de correo electronico nunca serán vendidos o compartidos con cualquier otra organización -- nunca.

Requerido *

Ingrese Su nombre de Credenciales

¿Olvidaste tu contraseña?

×
.