Incontinencia fecal

¿Qué es?

Cuando la material fecal (heces) sale de los intestinos por accidente, esto se conoce como incontinencia fecal. En condiciones normales, la materia fecal entra a la porción final del intestino grueso, llamado recto, donde se almacena.

A medida que el recto se llena de materia fecal, el esfínter anal (un músculo circular que rodea el conducto anal) evita que las heces salgan del recto hasta que sea el momento de mover voluntariamente (movimiento controlado) los intestinos.

Varias condiciones pueden causar el escape de la material fecal. El recto podría comenzar a perder la capacidad de almacenar la material fecal, la persona podría no sentir que el recto está lleno o el esfínter anal podría ser demasiado débil para soportar la presión de la materia fecal en el recto. Una persona también debe estar alerta a la necesidad de vaciar los intestinos y ser lo suficientemente ágil como para llegar al baño a tiempo. La diarrea por cualquier causa empeora la incontinencia (ya que es más difícil controlar la materia fecal líquida que la sólida).

El problema puede deberse a varias condiciones. La lesión nerviosa o muscular generalmente afecta los casos crónicos (prolongados) de incontinencia fecal.

La lesión muscular puede estar causada por:

  • un parto
  • cirugía rectal
  • enfermedad inflamatoria intestinal
  • traumatismo

La lesión a los nervios puede estar causada por:

  • diabetes
  • lesión en la médula espinal
  • esclerosis múltiple
  • factores desconocidos

Síntomas

Los síntomas de la incontinencia fecal pueden varían desde ensuciarse levemente, que sucede al tener gases, hasta la incapacidad de contener la materia fecal sólida.

Diagnóstico

Se realizan varios exámenes para determinar la causa de la incontinencia fecal. El primer paso es un examen rectal digital mediante el cual el médico inserta un dedo enguantado dentro del recto. El médico palpa en busca de alguna estructura anormal o material fecal retenida. La material fecal retenida es una masa de heces seca y dura que se deposita en los intestinos. La material fecal líquida puede filtrase alrededor de ellas.

La lesión nerviosa que podría afectar los reflejos rectales puede identificarse con el examen de “guiño” mediante el cual el médico toca el ano para ver si se contrae normalmente. El siguiente examen a menudo es una sigmoidoscopía. El médico inserta un tubo flexible y fino (con una luz y una cámara de vídeo) dentro del recto para detectar inflamación u otros problemas. Su médico podría también sugerir un colon por enema o colonoscopía para detectar problemas en los intestinos. A veces, es necesario realizar radiografías abdominales para localizar la retención fecal más arriba en los intestinos Otros examen de diagnóstico, la manométrica rectal, mide la sensación y la elasticidad del recto y la fuerza del esfínter anal.

Duración

Cuando la incontinencia fecal se debe a un problema temporal, como una diarrea severa o una retención fecal, ésta desaparece una vez que la causa se trata. Sin embargo, en algunos casos, especialmente en personas débiles o inmóviles, la incontinencia fecal puede ser un problema tan serio que es imposible controlar.

Prevención

La incontinencia fecal a veces puede prevenirse si se controla la dieta. En ciertas personas, evitar los alimentos que contienen azúcares como la lactosa (en la leche), la fructosa (en las frutas) y el sorbitol (en las fresas y otras frutas) puede prevenir la diarrea y diminuir el riesgo de sufrir de incontinencia fecal. También puede prevenirse en ciertos casos al evitar la constipación.

Tratamiento

El tratamiento de la incontinencia fecal depende de la causa del problema. Si la incontinencia fecal es el resultado de la diarrea, los suplementos dietéticos que contienen psyllium podrían ayudar a endurecer la materia fecal, que aumenta la sensación de saciedad rectal. Los medicamentos antidiarreicos como “Kaopectate,” la loperamida (“Imodium”), o “Lomotil” son otra opción para el tratamiento de la diarrea. Si la condición es el resultado de la retención, la materia fecal endurecida puede eliminarse a mano o con enemas. Podría ayudar vaciar el recto por completo cada mañana (a veces con la ayuda de un supositorio de glicerina o un enema) ya que habrá menos materia fecal que podría permanecer en el recto o filtrarse durante el día. El ejercicio de los músculos pélvicos (ejercicios de Kegel) a veces resultan útiles.

Una manera efectiva de tratar la incontinencia fecal crónica es la bioretroalimentación (biofeedback). Las personas que pueden sentir su material fecal en el recto y contraer su esfínter pueden aprender, con la ayuda de un monitor, a coordinar las contracciones del esfínter con la saciedad que se siente cuando la materia fecal está en el recto. Aprender las técnicas requiere paciencia y práctica. Usted necesita practicar la contracción de su esfínter por lo menos tres veces al día. Es también importante que contraiga sus músculos anales siempre que sienta saciedad en el recto.

Cuando el tratamiento conservador no da resultado, la opción final es la cirugía. Algunas personas encuentran beneficiosa la operación en la cual se repara el esfínter anal. Otra opción es el implante de un electrodo de estimulación eléctrica sobre el coxis para ayudar a contraer el esfínter anal. Sin embargo, estos procedimientos no presentan una alta tasa de éxito. Hay disponibles esfínteres anales artificiales pero tienen un alto índice de complicaciones. Finalmente, si todo lo anterior no da resultado la cirugía con colostomía puede mejorar la situación para algunos pacientes con incontinencia severa.

Cuándo llamar a un profesional

Dado lo vergonzante que resulta tener incontinencia fecal, muchas personas esperan más tiempo de lo necesario antes de recurrir a un médico. Consulte con un médico si la incapacidad para controlar sus movimientos intestinales es un problema continuo.

Pronóstico

Aunque algunos casos de incontinencia fecal son más difíciles de tratar que otros, muchas personas con este problema pueden superarlo. Entre el 70 y el 80% de las personas con este problema tiene al menos algún alivio con el tratamiento.

Información adicional

American Academy of Family Physicians, (AAFP) (Academia Americana de Médicos de Familia) 11400 Tomahawk Creek Parkway Leawood, KS 66211-2672 Teléfono: (913) 906-6000 Gratuito: (800) 274-2237 Correo electrónico: Error! Hyperlink reference not valid.http://www.familydoctor.org/

Última revisión: 2007-02-08T00:00:00-07:00

Última modificación: 2009-04-09T00:00:00-06:00

Fuente: Copyright © 2009 por Harvard University. Todos los derechos reservados. Usado con el permiso de Staywell.

Para más información de Harvard, en Inglés, haga clic en el logotipo:


 

 

Déjanos tu Comentario

2 Comentarios

  1. vicky
    Publicado 26 abril, 2013 en 2:53 pm | Permalink

    Buenas tardes , por favor quisiera una guia en que lugar podria seguir este tratamiento de retroalimentacion biofeddback , cuanto antes en el pais q me encuentro no tienen este tipo de fisioterapias solo una y no es lo q necesito.

  2. Luis Saenz
    Publicado 28 mayo, 2013 en 4:26 pm | Permalink

    Dra,vengo sufriendo de muchos gases,muchos ruidos en mi estomago, mucha sensacion de ir al bano y una vez que me siento en el toilet suelto muchos gases,como tambien en la noche siento ganas de orinar una vez que sale los gases orino tranquilamente, Dra aconsejeme si el problema de alimentacion o por la edad (57 years)falta de enzimas quiero que ayude. Gracias

Presentar Observaciones

Tu nombre y dirección de correo electronico nunca serán vendidos o compartidos con cualquier otra organización -- nunca.

Requerido *

Ingrese Su nombre de Credenciales

¿Olvidaste tu contraseña?

×
.