Incontinencia urinaria

¿Qué es?

La incontinencia urinaria es la pérdida de control de la vejiga para retener la orina antes de llegar al baño. Existen varios tipos de incontinencia.

La incontinencia por estrés sucede cuando los músculos de la pelvis debajo de la vejiga no son lo suficientemente fuertes como para soportar el “estrés” o la presión que empuja la vejiga desde arriba. Cuando los músculos de la pelvis se aflojan, sueltan la presión alrededor de la parte inferior de la vejiga, así la orina puede salir. Este tipo de incontinencia es frecuente durante el embarazo; cuando una persona tose, estornuda, levanta peso o se ríe; o con los movimientos corporales que fuercen el control de la vejiga.

Otro tipo frecuente de incontinencia urinaria es la incontinencia de urgencia, también llamada vejiga hiperactiva. Con la incontinencia de urgencia, la vejiga es muy sensible al estirarse y recibir las señales nerviosas, así que sentirá una necesidad urgente de orinar cuando la vejiga sólo esté algo llena. Además la vejiga puede comprimirse con tan solo un mínimo estímulo, de tal manera que el sólo pensamiento de orinar puede hacer que se orine. En este caso, puede orinarse cuando escuche el agua correr o cuando abra la llave del agua para lavar los platos o lavarse las manos. También puede orinarse justo cuando llega al baño o cuando llega a su casa y coloca las llaves en la puerta si esta planeando ir directamente al baño.

Por lo general, las mujeres padecen de incontinencia urinaria después del parto. El embarazo o parto pueden afectar la condición de los músculos de la pelvis, pero también puede ser causa del estiramiento o lesión de los nervios de la pelvis. La incontinencia urinaria puede provocarse por la lesión en los nervios. Este tipo de incontinencia puede durar mucho tiempo después del parto, en particular cuando el nervio tarde en  curarse. Un estudio descubrió que tres meses después del parto, el 15% de las mujeres todavía tenían pérdidas de orina.

La incontinencia urinaria temporal frecuentemente es causada por una infección en el tracto urinario. También puede ser secundaria al descenso del útero (prolapso uterino) o irritación de la vagina (vaginitis). Los problemas neurológicos como esclerosis múltiple o lesión de la médula espinal pueden hacer que la vejiga se llene demasiado  o que se vacíe de manera imprevisible. La incontinencia puede ser una consecuencia de la radioterapia o la cirugía de próstata.

Algunas personas tienen un funcionamiento y control normales de la vejiga, pero no pueden llegar fácilmente al baño. Los problemas como artritis grave pueden provocar incontinencia urinaria ya que la persona se traslada muy despacio como para llegar al baño a tiempo.

La incontinencia urinaria afecta a aproximadamente 13 millones de personas en Estados Unidos y es más frecuente en las mujeres que en los hombres. Ocurre del 10 al 25% en las mujeres menores de 65 años y del 15 al 30% en las mujeres mayores de 60 años que no viven en asilos de ancianos. Entre los residentes de asilos de ancianos, la incontinencia es mucho más frecuente y afecta a más del 50% de las mujeres.

Síntomas

El síntoma principal es la fuga de orina. Esta fuga puede ser frecuente o poco común, y puede ser una pérdida tan grande que moje bastante o solo un pequeño chorrito. La incontinencia de urgencia puede causar fuga de orina cuando duerme.

Si además de tener fuga de orina siente dolor al orinar; si su orina tiene un color rosado, rojo u oscuro y tiene olor; si siente dolor abdominal o de espalda; o ganas de orinar con frecuencia, es probable que la causa sea una infección urinaria.

Diagnóstico

Luego de revisar su historia clínica, el médico le preguntará si tiene un informe detallado de las veces y la cantidad de fuga de orina que tuvo en un período de 24 a 72 horas. Esto se llama diario de miccion. También puede registrar la cantidad de líquidos que toma durante un determinado período, y anotar cualquier desencadenante posible, como una actividad física, toser o reírse, que pueda haber provocdola fuga de orina.

Un examen neurológico y pélvico puede ayudar al médico a comprender mejor la causa de su incontinencia urinaria. El examen también puede incluir una prueba para determinar si es capaz de vaciar su vejiga por completo. Para esta prueba, se le pedirá que orine para vaciar su vejiga. Luego, se medirá la cantidad de orina que quedó en la vejiga, ya sea por ultrasonido (“ultrasonido vesical”) o por drenaje de la orina restante en su vejiga, mediante un tubo fino (catéter) que se inserta suavemente dentro de la uretra. La cantidad de orina que se mide se llama “orina residual posmiccional”. En una evaluación completa de la incontinencia urinaria, por lo general se realiza un análisis de orina para detectar si tiene infección en el tracto urinario.

Si el médico sospecha que la lesión del nervio es la causa de su incontinencia, deberá realizarse una tomografía computada (TC) o una imagen por resonancia magnética (IRM) de su cerebro y médula espinal.

Duración

La incontinencia urinaria puede durar poco tiempo si está relacionada con el embarazo o con la infección del tracto urinario. En cambio, si está relacionada con un debilitamiento de los músculos, una lesión pélvica o problemas nerviosos, puede ser un problema a largo plazo.

Prevención

Muchas mujeres no deben preocuparse por prevenir la incontinencia urinaria. Este problema se puede tratar cuando aparece.

Si está pensando si realizarse o no una histerectomía (extirpación del útero) y si esta cirugía no es imprescindible, debería saber que la incontinencia urinaria es más frecuentes en las mujeres que se han realizado una histerectomía.

El reemplazo del estrógeno no reducirá la probabilidad de desarrollar incontinencia urinaria, aunque los médicos alguna vez creyeron que sí podría ayudar. Solo se utiliza como un tratamiento para una causa específica de los síntomas del tracto urinario (vaginitis atrófica) y no se recomienda como prevención.

Las mujeres obesas y las que no hacen ejercicios físicos regularmente son más propensas a desarrollar incontinencia urinaria. Esta es una buena razón para realizar una dieta saludable y  hacer ejercicio de por vida.

Tratamiento

Ejercicios de Kegel: En muchos casos, las mujeres pueden mejorar o eliminar la incontinencia urinaria al ejercitar los músculos de la pelvis. Estos ejercicios fortalecen los músculos que rodean la abertura de la uretra, la vagina y el recto. En particular, ayudan a la incontinencia por estrés, pero también pueden ayudar a controlar la vejiga si tiene otros tipos de incontinencia.

Para realizar estos ejercicios debe comprimir los músculos hasta que sienta apretados su recto y vagina. Una recomendación típica es que las mujeres que hagan el ejercicio de Kegel compriman de 6 a 8 segundos por vez, y en series de 8 a 12 compresiones por sesión. Puede repetir este ejercicio varias veces a la semana. Llevará varios meses hasta que pueda ver los beneficios del ejercicio.

Re-entrenamiento de la vejiga: La incontinencia de urgencia se puede mejorar con un simple plan para ayudar a la vejiga a ser menos sensible a los estímulos con el tiempo. La compresión de su vejiga es una respuesta condicionada. Para ayudar a que su vejiga sea menos “nerviosa” deberá darle tiempo cuando no esté estimulada por una señal de vejiga llena. Para lograr esto, vacíe la vejiga como una rutina estricta antes de que se llene. Para esto deberá colocar un  cronómetro y vaya al baño cada media hora. Después de uno o dos días de resultados positivos, puede alargar gradualmente el intervalo para ir al baño. De este modo, la vejiga no responderá de manera urgente después de semanas del programa de reentrenamiento.

También puede mejorar la incontinencia de urgencia, aprendiendo a calmar las señales de su vejiga. Cuando sienta necesidad urgente de orinar, intente sentarse y respirar profundo por un segundo en lugar de correr hacia el baño. Practique los ejercicios de Kegel para distraer su vejiga. Algunos especialistas o fisioterapeutas brindan a sus pacientes un “bioregulador de esfínter de la vejiga”, que muestra los niveles registrados de la vejiga, del recto y de la presión abdominal durante las compresiones de Kegel a lo largo de distintas técnicas de relajación.

Medicamentos: Muchos medicamentos pueden aliviar el tono muscular de la vejiga. Estos medicamentos mejoran los síntomas de la incontinencia de urgencia. Los más utilizados para tratar la incontinencia urinaria son la oxybutinina (Ditropan) y la tolterodina (Detrol). A las mujeres con infección del tracto urinario se les receta antibióticos. A las mujeres posmenopáusicas que tienen vaginitis por causa del bajo nivel de estrógeno, se les receta cremas o tabletas con estrógenos para la vagina, pero el estrógeno no ayuda a la incontinencia urinaria en las mujeres que no tiene este trastorno vaginal.

Recursos para fortalecer los músculos de la pelvis: El médico recomienda ocasionalmente utilizar pesas en forma de cono para aumentar el efecto de los ejercicios de Kegel para condicionar el músculo. Puede ubicar uno de estos conos en su vagina antes de comenzar a realizar la secuencia de ejercicios para los músculos de la pelvis.

Pesarios: Si la causa de la pérdida de orina es el descenso del útero (prolapso) o un bulto o una curva en la uretra, puede ayudar un aro firme de goma que soporta la parte inferior del útero. Este dispositivo se llama presario; el médico debe insertarlo en la vagina para usarlo continuamente.

Cirugía: La causa más común de la incontinencia por estrés en las mujeres es la falta de resistencia del cuello de la vejiga. Se puede utilizar la cirugía para tratar este problema cuando los demás métodos no son eficaces.

Se puede hacer un corte por encima del hueso del pubis, un corte en la vagina, o en algunos casos, se puede insertar un instrumento en forma de aguja por la piel por encima del hueso del pubis o por la pared frontal de la vagina. Esto se hace guiando el movimiento de la aguja con una sonda de ultrasonido en la uretra. Algunos centros médicos altamente especializados utilizan las técnicas de cirugía “robótica” para mejorar la resistencia de los músculos de la base de la pelvis. En este tipo de cirugía, mediante instrumental médico se insertan en la pelvis varillas de metal, realizando cortes pequeños, y de esta forma las varillas quedan fijas en el lugar. Este instrumental médico, que dirige el cirujano con un control remoto mientras ve las imágenes en una pantalla, permite mover las varillas con precisión. En muchas de estas operaciones, el objetivo es envolver la uretra (tubo de drenaje de la vejiga) con un “cabestrillo” de tejido fibroso o con  material de sutura y luego amarrar la uretra a la pelvis para que no se doble o se salga de lugar.

En algunas ocasiones, el cuello de la vejiga se puede engrosar inyectando un material no absorbible. Esto ayudará a contener la orina más fácilmente.

Muy rara vez, se implanta un estimulador eléctrico mediante una cirugía. Este aparato estimula periódicamente el nervio sacro que es el que controla el funcionamiento de la vejiga y los músculos de la pelvis. Esto puede reducir los síntomas en algunas personas que tienen incontinencia de urgencia o incontinencia por rebosamiento.

Otras estrategias: Si fuma y tiene pérdidas urinarias cuando tose, esta es una excelente razón para dejar de fumar. Visite al médico para curar su tos.

Aunque los pañales para adultos ofrecen seguridad, estos productos también pueden irritar la piel, y no debe ser el primer o único tratamiento para la incontinencia.

Cuándo llamar a un profesional

Ya que a veces a las mujeres les cuesta admitir ante sus médicos los síntomas de la incontinencia urinaria, menos del 50% buscan ayuda médica. La incontinencia urinaria es un problema muy frecuente y tiene una variedad de tratamientos posibles. Si sufre de incontinencia urinaria, dígaselo a su médico. Éste le brindará los tratamientos básicos para este problema. Los médicos que se especializan en evaluar y tratar la incontinencia urinaria se llaman “uroginecólogos” o “urólogos de mujeres”.

Pronóstico

Alrededor del 80% de las mujeres que buscan tratamiento para la incontinencia urinaria descubre que puede mejorar los síntomas. Los pacientes que siguen un programa de reentrenamiento de la vejiga pueden comenzar a ver los resultados sólo a las pocas semanas de la terapia. Los ejercicios de Kegel mejoran el control de la orina del 40 al 75% en las mujeres que lo realizan continuamente.

Las cirugías para este problema ha probado tener buenos resultados, pero pueden tenr una o más complicaciones. Algunas de las posibles complicaciones pueden ser:

  • dificultar para vaciar la vejiga
  • espasmos en la vejiga
  • infección de la vejiga
  • lesión de la vejiga durante la cirugía
  • volver a la incontinencia

Información adicional

American Urological Association (Asociación Americana de Urología), 1000 Corporate Blvd. Linthicum, MD 21090 Teléfono: 410-689-3700 Gratuito: 1-866-746-4282 Fax: 410-689-3800 Correo electrónico: aua@auanet.orghttp://www.urologyhealth.org/

Última revisión: 22-02-2008T00:00:00-07:00

Última modificación: 14-08-2008T00:00:00-06:00

Fuente: Copyright © 2008 por Harvard University. Todos los derechos reservados. Usado con el permiso de Staywell.

Para más información de Harvard, en Inglés, haga clic en el logotipo:

Déjanos tu Comentario

4 Comentarios

  1. ROSA MARIA ROMERO
    Publicado 25 enero, 2013 en 12:22 am | Permalink

    Hola, mi pregunta està relacionada con mi mamà que tiene 80 años y sufre de incontinencia urinaria. Le recetaron tolterodina y tiene 3 meses tomandola, en el dìa usa toallas femeninas porque en ocasiones no alcanza llegar al baño, usa pañal en las noches porque dice se le sale la orina sola cuando està dormida y en ocasiones es tanta la orina que se orina la cama aùn con el pañal puesto. El DR. Familiar le acaba de agregar la duloxetina, pero no sè si puede tener alguna reacciòn, ya que ella està controlada con medicamentos para la alta presiòn y toma cerebrex 1 en la mañana y otra por la noche, (se lo recetaron porque tiene un fuerte desgaste de rodillas y le duelen mucho) Me dicen que la duolexitina es antidepresivo ¿cree que lo pueda tomar sin reacciòn?

  2. ROSA MARIA ROMERO
    Publicado 25 enero, 2013 en 12:24 am | Permalink

    Disculpe, yo nuevamente Rosa Marìa, los ejercicios mi mamà no los sabe hacer ya intentè enseñarle pero no puede. Asì que eso estarìa descartado.
    Muchìsimas gracias por sus atenciones,
    Reciba un cordial Saludo.-

  3. Publicado 10 noviembre, 2013 en 8:13 pm | Permalink

    Mi mama es Diabetica,tiene 81 anos Puede tomar ella el Detrol para la incontinencia urinaria; ya que le es MUY DIFICIL controlar los deseos de orinar?????

  4. JOSE MARTI
    Publicado 25 mayo, 2014 en 10:59 pm | Permalink

    Para su conocimiento, soy caballero tengo 78 anos, tengo incontinencia creo nerviosa, he tratado de hacer los ejecicios que ud. comenta en sus instrucciones, esto afortundamente
    me han aliviado sobre este evento complicado, ahora bien he tomado el DITROPAN..pero
    tristemente sus efectos secundarios me han causado otros problemas por lo tanto se lo comunique al urologo que me trata, ahora bien este Dr me comunico la ultima vez que tuve
    una cita con el mismo, que para hombres hay una cirugia la cual se puede hacer en la misma oficina o clinica, es introducir un catete plastico dentro de la uretra para controlar el flujo de
    orine hacia abajo..sin embargo el mismo dr. me comunico que el MEDICARE..no cubre
    esta cirugia…y el costo era de $2,400.OO DLRS.. entonces pues tendre que esperar
    que quizas pronto el medicare lo pueda cubrir…Gracias por todas sus instruccion,..que
    Dios siempre se encuentre al lado de todos en este mundo de controvercias y que
    podamos estar tranquilos y en paz..

2 Trackbacks

  1. [...] puede serte muy útil son los denominados ejercicios de Kegel, que se recomiendan para controlar la incontinencia urinaria (que es cuando no puedes aguantar las ganas o deseos de orinar o cuando se te sale un poco de orina [...]

  2. [...] Incontinencia urinaria, es la pérdida del control de la vejiga que puede producirse por una debilidad de los músculos que la mantienen cerrada o porque esos músculos son hiperactivos. [...]

Presentar Observaciones

Tu nombre y dirección de correo electronico nunca serán vendidos o compartidos con cualquier otra organización -- nunca.

Requerido *

Ingrese Su nombre de Credenciales

¿Olvidaste tu contraseña?

×
.