Mieloma múltiple

¿Qué es?

El mieloma múltiple es un cáncer en la médula ósea causado por el crecimiento incontrolable de las células plasmáticas, una forma de glóbulos blancos. Normalmente, las células de plasma producen anticuerpos llamados inmunoglobulinas para combatir las infecciones. En el mieloma múltiple; sin embargo, las células plasmáticas se multiplican de manera descontrolada y producen gran cantidad de un componente de la inmunoglobulina. El nivel de otros tipos de inmunoglobulina disminuye estrepitosamente y deja al paciente expuesto a infecciones. Las células se acumulan en los huesos y en la médula ósea, y a veces forman tumores que destruyen los tejidos de los huesos, que causa debilidad en los huesos y fractura de los mismos.

Además, la presencia de estas grandes cantidades de inmunoglobulina en el torrente sanguíneo podría hacer que la sangre se vuelva demasiado espesa y que cause la formación de coágulos y anomalías en la función renal (de los riñones). El resultado de la destrucción de los huesos puede elevar mucho los niveles de calcio que se acumula en el torrente sanguíneo, lo que conduce a problemas tanto renales como neurológicos.

El mieloma múltiple es una forma muy rara de cáncer que afecta solo 3 a 4 de cada 100.000 personas en Estados Unidos cada año y tiende a manifestarse en personas mayores. La edad promedio en la cual se desarrolla este cáncer es a los 60 años. Otros factores de riesgo incluyen exposición a la radiación, el benceno o los pesticidas.

Síntomas

Podría no haber síntomas iniciales de la enfermedad. No obstante, a medida que el mieloma múltiple progresa, los síntomas pueden incluir:

  • dolor en los huesos, especialmente en la espalda, las costillas y a veces los brazos; el dolor aparece cuando las células del mieloma están destruyendo el hueso
  • infecciones frecuentes
  • fatiga
  • una tendencia a sangrar fácilmente, en especial por la nariz o las encías
  • piel que se magulla con facilidad
  • entumecimiento general en la piel
  • problemas renales graves
  • pérdida del apetito
  • náuseas y vómitos
  • confusión

Su médico le ordenará análisis de sangre para detectar anemia, que es un bajo nivel de glóbulos rojos. La enfermedad causa anemia cuando las células de plasma se acumulan en la médula ósea e impiden la producción normal de glóbulos rojos. Los análisis de sangre también detectan si la sangre tiene niveles inusualmente altos de proteína, un signo de grandes cantidades de inmunoglobulina formada por las células de plasma cancerosas. Su médico podría pedirle muestras de orina durante 24 horas para analizarlas en busca de cantidades excesivas de proteína.

Su médico podría ordenarle radiografías de sus huesos largos, cráneo y tórax para ayudar a confirmar el diagnóstico y detectar debilidad ósea (en los huesos). También le harán una biopsia de médula ósea para confirmar un nivel anormalmente alto en las células plasmáticas. Este procedimiento se hace con anestesia local en el consultorio de su médico. Se usa una aguja larga para extraer una pequeña cantidad de médula ósea y examinarla con un microscopio. Normalmente, las células plasmáticas representan menos del 50% de las células en la médula ósea. No obstante, en pacientes con mieloma múltiple, este porcentaje aumenta de un 10 a un 19%. El mieloma múltiple se diagnostica si una biopsia de médula ósea muestra más del 30% de células plasmáticas.

Después del diagnóstico, los análisis de laboratorio determinarán la magnitud del cáncer, que se clasifica en etapas. La clasificación de las etapas es complicada y se hace en base a los niveles de proteínas, niveles de calcio, función renal y la presencia de cáncer en el hueso.

  • Etapa I: pocas células cancerosas se han diseminado por el cuerpo y podría no haber síntomas de la enfermedad.
  • Etapa II: un número moderado de células cancerosas se han diseminado por el cuerpo.
  • Etapa III: un gran número de células cancerosas se han diseminado por el cuerpo. Podría también haber anemia, como resultado de una disminución de glóbulos rojos; altos niveles de calcio en la sangre debido al daño en los huesos; más de tres tumores óseos; o un alto nivel de proteína M en la sangre, un signo de la magnitud del tumor en el cuerpo.

Duración

Alrededor del 15% de los pacientes mueren dentro de los tres primeros meses posteriores al diagnóstico. En la mayoría de los casos, la enfermedad progresa lentamente durante dos a cinco años, seguida por un período corto donde los síntomas empeoran rápidamente.

Prevención

Podría ser posible prevenir algunos casos de mielomas múltiples al evitar la exposición a la radiación, el benceno o los pesticidas.

Tratamiento

Si no tiene ningún síntoma, el tratamiento podría retrasarse hasta que la enfermedad progrese, según sea su estado general de salud. El tratamiento inicial podría incluir:

  • Cuatro a seis aplicaciones de quimioterapia: se suministran en un periodo de uno a dos años. Con tratamiento, alrededor del 70% de los pacientes mejoran y no hay ningún signo de la enfermedad en alrededor del 10% de los casos.
  • Inyecciones por vía intravenosa (dentro de la vena) de bifosfonatos: esta clase de medicamentos quimioterepéuticos, a menudo suministrada una vez al mes, pueden disminuir el riesgo de fracturas en los huesos y mejorar la supervivencia en caso de mieloma.
  • Quimioterapia: últimamente se han desarrollado varios tipos de medicamentos quimioterepéuticos que se ha demostrado son efectivos en el tratamiento del mieloma múltiple. Los especialistas en cáncer experimentados en el tratamiento del mieloma podrán seleccionar los tratamientos más apropiados una vez hecho el diagnóstico del mieloma.
  • Radioterapia: para tratar los tumores en los huesos.
  • Inyecciones intravenosas de inmunoglobulina: para prevenir las infecciones graves.
  • Transplante de médula ósea: esto puede ayudar a los pacientes menores de 65 años, especialmente si se aplica este tratamiento apenas aparece la enfermedad.

No está claro si cualquiera de estas terapias puede ayudar a curar a los pacientes, aunque a menudo estas pueden controlar la enfermedad durante años.

Cuándo llamar a un profesional

Llame a su médico si experimenta cualquier síntoma de mieloma múltiple, especialmente infecciones frecuentes, dolor de hueso, hemorragias (sangrado) nasales frecuentes, hemorragias prolongadas después de pequeños cortes, piel que se magulla fácilmente o fatiga inusual. Las personas mayores de 50 años deberían estar especialmente alertas a estos síntomas.

Pronóstico

En general, hasta el 29% de las pacientes con mieloma múltiple viven por le menos cinco años después del diagnóstico. La tasa promedio de supervivencia de 5 años varía según la etapa de la enfermedad:

Etapa I: 25% a 40%

Etapa II: 15% a 30%

Etapa III: 10% a 25%

Información adicional

Multiple Myeloma Research Foundation (Fundación para la Investigación del Mieloma Múltiple) 51 Locust Ave. Suite 201 New Canaan, CT 06840 Teléfono:

203-972-1250 Correo electrónico: info@themmrf.org http://www.multiplemyeloma.org/

National Cancer Institute, NCI (Instituto Nacional para el Tratamiento del Cáncer, NCI) U.S. National Institutes of Health Public Inquiries Office (Institutos Nacionales de Salud Pública de Estados Unidos, Oficina de información) Building 31, Room 10A03 31 Center Drive, MSC 8322 Bethesda, MD 20892-2580 Teléfono: 301-435-3848 Gratuito: 1-800-422-6237 TTY: 1-800-332-8615 Correo electrónico: cancergovstaff@mail.nih.gov http://www.nci.nih.gov/

American Cancer Society, ACS (Sociedad Americana del Cáncer, ACS) 1599 Clifton Road, NE Atlanta, GA 30329-4251 Gratuito: 1-800-227-2345 http://www.cancer.org/

Última revisión: 2008-01-25T00:00:00-07:00

Última modificación: 2008-09-26T00:00:00-06:00

Fuente: Copyright © 2008 por Harvard University. Todos los derechos reservados. Usado con el permiso de Staywell.

Para más información de Harvard, en Inglés, haga clic en el logotipo:

 

Presentar Observaciones

Tu nombre y dirección de correo electronico nunca serán vendidos o compartidos con cualquier otra organización -- nunca.

Requerido *

Ingrese Su nombre de Credenciales

¿Olvidaste tu contraseña?

×
.