Miositis

Harvard Logo

¿Qué es?

La miositis es el término médico usado para definir la inflamación muscular. En la miositis, la inflamación daña las fibras musculares; lo que causa debilidad de los músculos porque impide la capacidad de contracción del músculo. Aunque la miositis puede causar dolor muscular y sensibilidad muscular, la debilidad es usualmente el síntoma dominante.

En algunos casos, la miositis es un problema a corto plazo que desaparece después de algunos días o semanas. En otros casos, es parte de una condición crónica (prolongada). Las formas crónicas de miositis pueden conducir a atrofia muscular (desgaste y achicamiento) y discapacidad grave.

Hay muchos tipos diferentes de miositis, incluidos:

  • Miopatías inflamatorias idiopáticas: En este grupo de enfermedades musculares, se desconoce la causa de la inflamación muscular (idiopática). Existen tres tipos principales: dermatomiositis, polimiositis y miositis por cuerpo de inclusión. En Estados Unidos, las miopatías inflamatorias idiopáticas afectan a alrededor de 1 de cada 100.000 personas. La polimiositis y la dermatomiositis son más comunes en las mujeres, mientras que la miositis por cuerpo de inclusión afecta más frecuentemente a los hombres. Los síntomas pueden comenzar a una edad temprana, pero la edad promedio de los primeros síntomas es más prematura en los casos de dermatomiositis y polimiositis (50 años) que en la miositis por cuerpo de inclusión (60 años). Hasta la actualidad, la mayoría de la evidencia sugiere que la polimiositis y la dermatomiositis son trastornos autoinmunes, enfermedades en las cuales el sistema inmune ataca erróneamente las propias células del cuerpo. Los músculos de las personas con miositis por cuerpo de inclusión contienen proteínas anormales llamadas amiloideas, pero se desconoce la razón que la forma. Esta proteína llamada amiloidea es similar a la proteína depositada en el cerebro de las personas con Alzheimer, y algunos expertos creen que las dos enfermedades podrían desarrollarse de la misma manera. En la miositis por cuerpo de inclusión, el músculo contiene pequeñísimas estructuras que se parecen a partículas virales (llamadas cuerpos de inclusión), aunque no se ha identificado infección viral asociada con esta enfermedad. En la dermatomiositis, el cáncer se encuentra en aproximadamente el 10 al 20% de los casos. A veces, el problema de los músculos es el que primero se desarrolla. En otros casos, el cáncer se detecta antes de la miositis. La miositis, bastante similar a la polimiositis o la dermatomiositis, podría acompañar otras enfermedades autoinmunes como el lupus eritematoso sistémico (LES) o la esclerosis sistémica (también llamada esclerodermia).
  • Miositis infecciosa: La miositis a veces ocurre como parte de una infección sistémica (en todo el cuerpo), especialmente una infección viral. Es especialmente común en personas que tuvieron gripe. La miositis está también causada por la triquinosis, una infección en la cual pequeñísimos parásitos invaden los músculos. Las personas pueden desarrollar esta infección al comer carne poco cocinada. Un tipo de miositis infecciosa se denomina piomiositis, una infección bacteriana que causa una o más bolsas de pus (abscesos) dentro del músculo. Está usualmente causada por la bacteria del Staphylococcus. La piomiositis es una infección relativamente común en los países en desarrollo con climas tropicales, especialmente con condiciones higiénicas y cuidado de la salud deficientes. No obstante, a veces aparecen casos en Estados Unidos, en especial en personas que se inyectan drogas ilegales y en personas infectadas con VIH.
  • Miositis aguda benigna: En la miositis aguda benigna, un niño joven de repente desarrolla dolor de pierna severo y no puede caminar normalmente. Estos síntomas son dramáticos, pero usualmente desaparecen en pocos días. La miositis aguda benigna usualmente ocurre en niños que están recuperándose de la gripe o de algún problema infeccioso respiratorio causado por un virus. Los médicos no están seguros si los síntomas en los músculos del niño están causados por el virus mismo o por la reacción del sistema inmune del cuerpo al virus.
  • Miositis osificante: En la miositis osificante, se forma un bulto de material óseo (hueso) dentro del músculo. Esto usualmente sucede después de una lesión muscular, especialmente un magullón profundo.
  • Miositis inducida por medicamentos: En la miositis inducida por medicamentos, la inflamación muscular ocurre como un efecto secundario de una medicación o una combinación de medicamentos. Aunque esto es raro, los medicamentos más comunes que causan miositis son aquellos para bajar el colesterol llamados estatinas, incluidos la atorvastatina (Lipitor), el lovastatin (Mevacor) y la simvastatina (Zocor) y la zidovudina (Retrovir), también llamada AZT, un medicamento usado para tratar el VIH/SIDA.

    ¿Qué es?

    La miositis es el término médico usado para definir la inflamación muscular. En la miositis, la inflamación daña las fibras musculares; lo que causa debilidad de los músculos porque impide la capacidad de contracción del músculo. Aunque la miositis puede causar dolor muscular y sensibilidad muscular, la debilidad es usualmente el síntoma dominante.

    En algunos casos, la miositis es un problema a corto plazo que desaparece después de algunos días o semanas. En otros casos, es parte de una condición crónica (prolongada). Las formas crónicas de miositis pueden conducir a atrofia muscular (desgaste y achicamiento) y discapacidad grave.

    Hay muchos tipos diferentes de miositis, incluidos:

    • Miopatías inflamatorias idiopáticas: En este grupo de enfermedades musculares, se desconoce la causa de la inflamación muscular (idiopática). Existen tres tipos principales: dermatomiositis, polimiositis y miositis por cuerpo de inclusión. En Estados Unidos, las miopatías inflamatorias idiopáticas afectan a alrededor de 1 de cada 100.000 personas. La polimiositis y la dermatomiositis son más comunes en las mujeres, mientras que la miositis por cuerpo de inclusión afecta más frecuentemente a los hombres. Los síntomas pueden comenzar a una edad temprana, pero la edad promedio de los primeros síntomas es más prematura en los casos de dermatomiositis y polimiositis (50 años) que en la miositis por cuerpo de inclusión (60 años). Hasta la actualidad, la mayoría de la evidencia sugiere que la polimiositis y la dermatomiositis son trastornos autoinmunes, enfermedades en las cuales el sistema inmune ataca erróneamente las propias células del cuerpo. Los músculos de las personas con miositis por cuerpo de inclusión contienen proteínas anormales llamadas amiloideas, pero se desconoce la razón que la forma. Esta proteína llamada amiloidea es similar a la proteína depositada en el cerebro de las personas con Alzheimer, y algunos expertos creen que las dos enfermedades podrían desarrollarse de la misma manera. En la miositis por cuerpo de inclusión, el músculo contiene pequeñísimas estructuras que se parecen a partículas virales (llamadas cuerpos de inclusión), aunque no se ha identificado infección viral asociada con esta enfermedad. En la dermatomiositis, el cáncer se encuentra en aproximadamente el 10 al 20% de los casos. A veces, el problema de los músculos es el que primero se desarrolla. En otros casos, el cáncer se detecta antes de la miositis. La miositis, bastante similar a la polimiositis o la dermatomiositis, podría acompañar otras enfermedades autoinmunes como el lupus eritematoso sistémico (LES) o la esclerosis sistémica (también llamada esclerodermia).
    • Miositis infecciosa: La miositis a veces ocurre como parte de una infección sistémica (en todo el cuerpo), especialmente una infección viral. Es especialmente común en personas que tuvieron gripe. La miositis está también causada por la triquinosis, una infección en la cual pequeñísimos parásitos invaden los músculos. Las personas pueden desarrollar esta infección al comer carne poco cocinada. Un tipo de miositis infecciosa se denomina piomiositis, una infección bacteriana que causa una o más bolsas de pus (abscesos) dentro del músculo. Está usualmente causada por la bacteria del Staphylococcus. La piomiositis es una infección relativamente común en los países en desarrollo con climas tropicales, especialmente con condiciones higiénicas y cuidado de la salud deficientes. No obstante, a veces aparecen casos en Estados Unidos, en especial en personas que se inyectan drogas ilegales y en personas infectadas con VIH.
    • Miositis aguda benigna: En la miositis aguda benigna, un niño joven de repente desarrolla dolor de pierna severo y no puede caminar normalmente. Estos síntomas son dramáticos, pero usualmente desaparecen en pocos días. La miositis aguda benigna usualmente ocurre en niños que están recuperándose de la gripe o de algún problema infeccioso respiratorio causado por un virus. Los médicos no están seguros si los síntomas en los músculos del niño están causados por el virus mismo o por la reacción del sistema inmune del cuerpo al virus.
    • Miositis osificante: En la miositis osificante, se forma un bulto de material óseo (hueso) dentro del músculo. Esto usualmente sucede después de una lesión muscular, especialmente un magullón profundo.
    • Miositis inducida por medicamentos: En la miositis inducida por medicamentos, la inflamación muscular ocurre como un efecto secundario de una medicación o una combinación de medicamentos. Aunque esto es raro, los medicamentos más comunes que causan miositis son aquellos para bajar el colesterol llamados estatinas, incluidos la atorvastatina (Lipitor), el lovastatin (Mevacor) y la simvastatina (Zocor) y la zidovudina (Retrovir), también llamada AZT, un medicamento usado para tratar el VIH/SIDA.

    Síntomas

    Los síntomas de la miositis pueden incluir debilidad muscular, dolor muscular y sensibilidad muscular. Los otros síntomas varían según la causa específica de la miositis:

    • Miopatías inflamatorias idiopáticas: Estas condiciones típicamente causan debilidad muscular sin dolor que se desarrolla lentamente en semanas, meses o años. Aunque hasta el 40% de las personas con una de estas condiciones tienen dolor muscular, la debilidad usualmente es peor que el dolor. En la polimiositis y la dermatomiositis, la debilidad usualmente afecta los músculos cerca del centro del cuerpo (llamado músculos proximales), incluidos los músculos del cuello, hombros y caderas. Algunos pacientes también tienen dificultad para tragar. En la dermatomiositis, los síntomas de la piel están acompañados por problemas musculares. Estos pueden incluir pigmentación de color púrpura sobre los párpados, un salpullido de color rojo sobre la cara y el cuello o parches escamosos, usualmente sobre los nudillos. En la miositis por cuerpo de inclusión, la debilidad típicamente comienza en la región superior de la pierna y los músculos más alejados del centro del cuerpo (llamados músculos dístales), incluidos los músculos de la manos, muñecas y región superior de las piernas. El desgaste muscular (atrofia) a menudo es muy notable, y hasta la mitad de estos pacientes tienen problemas al tragar.
    • Miositis infecciosa: Cuando la miositis infecciosas está causada por la gripe, los síntomas incluyen no solo dolores musculares y debilidad muscular, sino también fiebre alta, escalofríos, dolor de garganta, tos, fatiga y goteo nasal. Cuando está causada por la triquinosis, los síntomas en las primeras etapas incluyen diarrea y vómitos. Más tarde, a medida que los parásitos invaden los músculos, los síntomas pueden incluir fiebre, enrojecimiento en los ojos, con inflamación en los párpados y dolor muscular. Los pacientes con piomiositis, usualmente tienen fiebre y el músculo con el absceso está adolorido, sensible y levemente inflamado (hinchado). La piel sobre el músculo podría estar enrojecida y caliente.
    • Miositis aguda benigna: Un niño presenta repentinamente problema para caminar y se queja de dolor fuerte en las piernas. Este dolor a menudo empeora en la región de los músculos de la pantorrilla. En la mayoría de los casos, el niño también tiene antecedentes de fiebre reciente, goteo nasal, garganta nasal, y otros síntomas en las vías respiratorias altas.
    • Miositis osificante: Aparece un bulto en el músculo afectado y el bulto podría doler al presionarlo. Estos síntomas usualmente comienzan varias semanas después de una lesión muscular, especialmente de un magullón.
    • Miositis inducida por medicamentos: los síntomas incluyen inflamación, dolor y debilidad muscular, que aparece después de que una persona comienza a tomar una nueva medicina o una combinación de medicinas.

    Diagnóstico

    Su médico le pedirá que describa sus síntomas. Es especialmente importante describir la ubicación exacta de cualquier dolor o debilidad muscular y la duración de la enfermedad. Su médico también revisará su historia clínica y los medicamentos que toma actualmente.

    Luego, el médico lo examinará y prestará atención especial a sus músculos y nervios. Según lo que encuentre su médico, podría ordenarle exámenes de diagnóstico. Los exámenes comunes usados para diagnosticar los problemas musculares incluyen:

    • Análisis de sangre que miden los niveles de las enzimas musculares, autoanticuerpos (anticuerpos dirigidos contra las propias células u órganos del cuerpo) y anticuerpos para loa agentes infecciosos.
    • Un electromiograma, un examen que mide la actividad eléctrica de los músculos.
    • Imagen por resonancia magnética (IRM), un examen indoloro que puede identificar un músculo anormal, y puede usarse para ubicar el mejor lugar para realizar una biopsia y establecer el diagnóstico o controlar el progreso de un tipo desconocido de miositis.
    • Una radiografía estándar o una radiografía de huesos si su médico sospecha que tiene miositis osificante.
    • Una tomografía computada (TC) o un IRM si se sospecha de piomiositis.
    • Una biopsia muscular, un examen mediante el cual el médico toma una muestra de tejido muscular para estudiarla con un microscopio. La biopsia muscular es la mejor manera de establecer el diagnóstico de una biopsia de miositis; podría ser un diagnóstico si muestra una clara inflamación muscular. No obstante, los resultados no siempre son anormales aún en personas con miositis.

    Duración

    La duración de la miositis varía según su causa:

    • Miopatías inflamatorias idiopáticas: La polimiositis y la polimiositis son usualmente crónicas (prolongadas) pero típicamente mejoran después de uno a dos meses de tratamiento. La miositis por cuerpo de inclusión es también crónica. Dado que no existe un tratamiento efectivo confiable para la miositis por cuerpo de inclusión, los síntomas empeoran gradualmente con el paso de los años. Si el cáncer está asociado con la miositis, la mejora podría ocurrir si el cáncer  se trata efectivamente.
    • Miositis infecciosa: Los síntomas usualmente duran tres a siete días. En la triquinosis, los síntomas hacen pico en aproximadamente tres semanas, y luego van disminuyendo gradualmente. En el caso de la piomiositis, su médico drenará el absceso y le darán antibióticos. Una vez que la infección desapareció, comienza la curación. La recuperación puede durar semanas o hasta meses en personas con enfermedades crónicas.
    • Miositis aguda benigna: Los pacientes usualmente se recuperan en tres a siete días.
    • Miositis osificante: En algunos casos, el bulto óseo desaparece por sí solo. No obstante, esto puede llevar unos pocos meses. Si el bulto no desaparece, puede permanecer indefinidamente o su médico puede extirparlo quirúrgicamente.
    • Miositis inducida por medicamentos: Los síntomas generalmente desaparecen cuando el paciente deja de tomar el medicamento. No obstante, esto puede llevar semanas o meses.

    Prevención

    Los científicos desconocen la causa de la mayoría de las formas de miositis. Por eso, no existen pautas oficiales para prevenir la miositis.

    Solo la miositis infecciosa y la miositis inducida por medicamentos son potencialmente prevenibles. Para ayudar a prevenir estas enfermedades:

    • Colóquese la vacuna contra la gripe una vez por año.
    • Cocine bien la carne de cerdo y otras carnes.
    • Nunca se inyecte drogas ilegales debajo de su piel o dentro de sus músculos. En el caso de los medicamentos recetados inyectables, el área donde se colocará la inyección debe estar lo más limpia posible.
    • Mantenga su piel limpia.
    • Tome la menor cantidad de dosis y las dosis más bajas de los medicamentos que necesite. Los análisis de rutina para detectar lesiones musculares inducidas por drogas podrían ser útiles también.

    La miositis es más común cuando la persona toma una combinación de medicamentos para disminuir los lípidos, como el gemfibrozil (Lopid) y el lovastatin (Mevacor), que cuando se toma solo un medicamento.

    Tratamiento

    El tratamiento varía según el tipo de miositis.

    • Miopatías inflamatorias idiopáticas: En los casos de la polimiositis y la dermatomiositis, los médicos comienzan con el tratamiento con corticosteroides, usualmente la prednisona (se vende como genéricos) o la metilprednisolona (Solumedrol, y otros). Si esto no da resultado, podría agregarse el metotrexato (Rheumatrex) o la azatioprina (Imuran). La inmunoglobina intravenosa (una inyección de anticuerpos recibidos de donantes de sangre) podría ser eficaz cuando otros tratamientos no dan resultado en algunos casos. Podrían recomendarse otros medicamentos inmunosupresores para tratar la dermatomiositis y la poliomielitis resistentes, incluidos la ciclosporina, la rituximab, el micofenolato mofetil o la ciclofosfamida. Desafortunadamente, no existe tratamiento efectivo confiable para la miositis por cuerpo de inclusión, aunque a menudo se recurre a tratamientos con corticosteroides y terapias con inmunosupresores (como con la polimiositis y la dermatomiositis) durante al menos algunos meses. Si el tratamiento es eficaz, la terapia continua podría mejorar la fuerza o prevenir el empeoramiento de la debilidad. Cuando la miositis está acompañada por otra enfermedad autoinmune (como el LES), el tratamiento de la enfermedad subyacente podría ser útil; de lo contrario, el tratamiento de la miositis es similar al de la polimiositis y la dermatomiositis.
    • Miositis infecciosa: Si tiene gripe, debería hacer reposo en cama y tomar mucho líquido. También puede tomar medicamentos de venta libre para la fiebre y el dolor muscular. Si tiene triquinosis, su médico podría tratarlo con el mebendazol (Vermox) o el albendazol (Albenza), medicamentos que combaten los parásitos de la triquinosis. Además, debería descansar en cama y tomar medicamentos para el dolor. Su médico podría recetarle prednisona para reducir la inflamación asociada con la infección. En el caso de la piomiositis, su médico le hará un corte o usará una aguja para drenar el absceso del músculo y le recetará antibióticos para detener la infección.
    • Miositis aguda benigna: El médico le recetará medicamentos para el dolor. No se necesitan otros tratamientos porque la enfermedad usualmente mejora mucho en unos días.
    • Miositis osificante: Su médico podría esperar para ver si el bulto óseo desaparece por sí solo. Si no desaparece, podría recomendarle una cirugía para eliminar el bulto.
    • Miositis inducida por medicamentos: Su médico le discontinuará cualquier medicación que se crea esté causando la miositis. Los medicamentos llamados corticosteroides podría ayudara a una rápida recuperación.

    Cuándo llamar a un profesional

    Programe una cita con su médico si tiene:

    • debilidad muscular que no desaparece
    • salpullido de color púrpura o rojo en su cara que no desaparece o parches escamosos en sus nudillos
    • dolores musculares que no desaparecen con reposo y medicación de venta libre para el dolor
    • un bulto en cualquier músculo, especialmente si también tiene fiebre u otros síntomas
    • dolor o debilidad musculares que aparecen después de que comienza a tomar una nueva medicina.

    Póngase en contacto con su médico de inmediato si:

    • tiene fiebre junto con dolor y debilidad muscular
    • tiene un músculo caliente, adolorido, inflamado y rígido
    • un niño se queja de dolor severo de pierna y tiene problemas para caminar

    Pronóstico

    El pronóstico varía según el tipo de miositis.

    • Miopatías inflamatorias idiopáticas: Con tratamiento apropiado, la mayoría de las personas con polimiositis o dermatomiositis eventualmente recuperan al menos algo de fuerza muscular. A menudo, se vuelve a recuperar la fuerza muscular. Típicamente, la miositis por cuerpo de inclusión no mejora con el tratamiento. No obstante, la enfermedad usualmente progresa lentamente y no afecta el período de vida de una persona a menos que las complicaciones causen una enfermedad grave, como una neumonía causada por problemas para tragar o respirar. Eventualmente, algunos pacientes necesitan un bastón para poder caminar, otros, una silla de ruedas. Si una persona con dermatomiositis desarrolla cáncer el pronóstico podría empeorar.
    • Miositis infecciosa: Una vez que desaparece la gripe, los síntomas musculares mejoran. El tratamiento usualmente es efectivo, aunque la recuperación podría ser lenta en personas con triquinosis. En el caso de la triquinosis, el pronóstico es bueno si la infección se trata rápidamente. Si no se trata, la infección puede pasar al torrente sanguíneo y diseminarse por todo el cuerpo.
    • Miositis aguda benigna: Los pacientes generalmente vuelven a caminar nuevamente en unos días.
    • Miositis osificante: El pronóstico es muy bueno. Si el bulto óseo no desaparece por sí solo, su médico podría ofrecerle la posibilidad de extraerlo quirúrgicamente.
    • Miositis inducida por medicamentos: El pronóstico es muy bueno. En la mayoría de los casos, los síntomas disminuyen cuando se discontinúa el medicamento.

    Información adicional

    National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Diseases (Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel) Centro de Información de los Institutos Nacionales de Salud 1 AMS Circle Bethesda, MD 20892-3675 Teléfono: 301-495-4484 Gratuito: 1-877-226-4267 Fax: 301-718-6366 TTY: 301-565-2966 http://www.niams.nih.gov/

    National Institute of Neurological Disorders and Stroke (Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares) P.O. Box 5801 Bethesda, MD 20824 Teléfono: 301-496-5751 Gratuito: 1-800-352-9424 TTY: 301-468-5981 http://www.ninds.nih.gov/

    American Autoimmune Related Diseases Association, AARDA (Asociación Americana de Enfermedades Relacionadas con la Autoinmunidad) 22100 Gratiot Ave. East Detroit, MI 48021 Teléfono: 586-776-3900 Gratuito: 1-800-598-4668 http://www.aarda.org/

    Muscular Dystrophy Association (Sociedad de la Distrofia Muscular) 3300 E. Sunrise Drive Tucson, AZ 85718 Gratuito: 1-800-572-1717 http://www.mdausa.org/

    The Myositis Association (Asociación de Miositis) 1233 20th St., NW Suite 402 Washington, DC 20036 Teléfono: 202-887-0088 Gratuito: 1-800-821-7356 Fax: 202-466-8940 http://www.myositis.org/

    American College of Rheumatology (Colegio Americano de Reumatología) 1800 Century Place Suite 250 Atlanta, GA 30345-4300 Teléfono: 404-633-3777 http://www.rheumatology.org/index.asp

    Última revisión: 2009-03-24T00:00:00-06:00

    Última modificación: 2009-04-09T00:00:00-06:00

    Fuente: Copyright © 2009 por Harvard University. Todos los derechos reservados. Usado con el permiso de Staywell.

    Para más información de Harvard, en Inglés, haga clic en el logotipo:


Síntomas

Los síntomas de la miositis pueden incluir debilidad muscular, dolor muscular y sensibilidad muscular. Los otros síntomas varían según la causa específica de la miositis:

  • Miopatías inflamatorias idiopáticas: Estas condiciones típicamente causan debilidad muscular sin dolor que se desarrolla lentamente en semanas, meses o años. Aunque hasta el 40% de las personas con una de estas condiciones tienen dolor muscular, la debilidad usualmente es peor que el dolor. En la polimiositis y la dermatomiositis, la debilidad usualmente afecta los músculos cerca del centro del cuerpo (llamado músculos proximales), incluidos los músculos del cuello, hombros y caderas. Algunos pacientes también tienen dificultad para tragar. En la dermatomiositis, los síntomas de la piel están acompañados por problemas musculares. Estos pueden incluir pigmentación de color púrpura sobre los párpados, un salpullido de color rojo sobre la cara y el cuello o parches escamosos, usualmente sobre los nudillos. En la miositis por cuerpo de inclusión, la debilidad típicamente comienza en la región superior de la pierna y los músculos más alejados del centro del cuerpo (llamados músculos dístales), incluidos los músculos de la manos, muñecas y región superior de las piernas. El desgaste muscular (atrofia) a menudo es muy notable, y hasta la mitad de estos pacientes tienen problemas al tragar.
  • Miositis infecciosa: Cuando la miositis infecciosas está causada por la gripe, los síntomas incluyen no solo dolores musculares y debilidad muscular, sino también fiebre alta, escalofríos, dolor de garganta, tos, fatiga y goteo nasal. Cuando está causada por la triquinosis, los síntomas en las primeras etapas incluyen diarrea y vómitos. Más tarde, a medida que los parásitos invaden los músculos, los síntomas pueden incluir fiebre, enrojecimiento en los ojos, con inflamación en los párpados y dolor muscular. Los pacientes con piomiositis, usualmente tienen fiebre y el músculo con el absceso está adolorido, sensible y levemente inflamado (hinchado). La piel sobre el músculo podría estar enrojecida y caliente.
  • Miositis aguda benigna: Un niño presenta repentinamente problema para caminar y se queja de dolor fuerte en las piernas. Este dolor a menudo empeora en la región de los músculos de la pantorrilla. En la mayoría de los casos, el niño también tiene antecedentes de fiebre reciente, goteo nasal, garganta nasal, y otros síntomas en las vías respiratorias altas.
  • Miositis osificante: Aparece un bulto en el músculo afectado y el bulto podría doler al presionarlo. Estos síntomas usualmente comienzan varias semanas después de una lesión muscular, especialmente de un magullón.
  • Miositis inducida por medicamentos: los síntomas incluyen inflamación, dolor y debilidad muscular, que aparece después de que una persona comienza a tomar una nueva medicina o una combinación de medicinas.

Diagnóstico

Su médico le pedirá que describa sus síntomas. Es especialmente importante describir la ubicación exacta de cualquier dolor o debilidad muscular y la duración de la enfermedad. Su médico también revisará su historia clínica y los medicamentos que toma actualmente.

Luego, el médico lo examinará y prestará atención especial a sus músculos y nervios. Según lo que encuentre su médico, podría ordenarle exámenes de diagnóstico. Los exámenes comunes usados para diagnosticar los problemas musculares incluyen:

  • Análisis de sangre que miden los niveles de las enzimas musculares, autoanticuerpos (anticuerpos dirigidos contra las propias células u órganos del cuerpo) y anticuerpos para loa agentes infecciosos.
  • Un electromiograma, un examen que mide la actividad eléctrica de los músculos.
  • Imagen por resonancia magnética (IRM), un examen indoloro que puede identificar un músculo anormal, y puede usarse para ubicar el mejor lugar para realizar una biopsia y establecer el diagnóstico o controlar el progreso de un tipo desconocido de miositis.
  • Una radiografía estándar o una radiografía de huesos si su médico sospecha que tiene miositis osificante.
  • Una tomografía computada (TC) o un IRM si se sospecha de piomiositis.
  • Una biopsia muscular, un examen mediante el cual el médico toma una muestra de tejido muscular para estudiarla con un microscopio. La biopsia muscular es la mejor manera de establecer el diagnóstico de una biopsia de miositis; podría ser un diagnóstico si muestra una clara inflamación muscular. No obstante, los resultados no siempre son anormales aún en personas con miositis.

Duración

La duración de la miositis varía según su causa:

  • Miopatías inflamatorias idiopáticas: La polimiositis y la polimiositis son usualmente crónicas (prolongadas) pero típicamente mejoran después de uno a dos meses de tratamiento. La miositis por cuerpo de inclusión es también crónica. Dado que no existe un tratamiento efectivo confiable para la miositis por cuerpo de inclusión, los síntomas empeoran gradualmente con el paso de los años. Si el cáncer está asociado con la miositis, la mejora podría ocurrir si el cáncer  se trata efectivamente.
  • Miositis infecciosa: Los síntomas usualmente duran tres a siete días. En la triquinosis, los síntomas hacen pico en aproximadamente tres semanas, y luego van disminuyendo gradualmente. En el caso de la piomiositis, su médico drenará el absceso y le darán antibióticos. Una vez que la infección desapareció, comienza la curación. La recuperación puede durar semanas o hasta meses en personas con enfermedades crónicas.
  • Miositis aguda benigna: Los pacientes usualmente se recuperan en tres a siete días.
  • Miositis osificante: En algunos casos, el bulto óseo desaparece por sí solo. No obstante, esto puede llevar unos pocos meses. Si el bulto no desaparece, puede permanecer indefinidamente o su médico puede extirparlo quirúrgicamente.
  • Miositis inducida por medicamentos: Los síntomas generalmente desaparecen cuando el paciente deja de tomar el medicamento. No obstante, esto puede llevar semanas o meses.

Prevención

Los científicos desconocen la causa de la mayoría de las formas de miositis. Por eso, no existen pautas oficiales para prevenir la miositis.

Solo la miositis infecciosa y la miositis inducida por medicamentos son potencialmente prevenibles. Para ayudar a prevenir estas enfermedades:

  • Colóquese la vacuna contra la gripe una vez por año.
  • Cocine bien la carne de cerdo y otras carnes.
  • Nunca se inyecte drogas ilegales debajo de su piel o dentro de sus músculos. En el caso de los medicamentos recetados inyectables, el área donde se colocará la inyección debe estar lo más limpia posible.
  • Mantenga su piel limpia.
  • Tome la menor cantidad de dosis y las dosis más bajas de los medicamentos que necesite. Los análisis de rutina para detectar lesiones musculares inducidas por drogas podrían ser útiles también.

La miositis es más común cuando la persona toma una combinación de medicamentos para disminuir los lípidos, como el gemfibrozil (Lopid) y el lovastatin (Mevacor), que cuando se toma solo un medicamento.

Tratamiento

El tratamiento varía según el tipo de miositis.

  • Miopatías inflamatorias idiopáticas: En los casos de la polimiositis y la dermatomiositis, los médicos comienzan con el tratamiento con corticosteroides, usualmente la prednisona (se vende como genéricos) o la metilprednisolona (Solumedrol, y otros). Si esto no da resultado, podría agregarse el metotrexato (Rheumatrex) o la azatioprina (Imuran). La inmunoglobina intravenosa (una inyección de anticuerpos recibidos de donantes de sangre) podría ser eficaz cuando otros tratamientos no dan resultado en algunos casos. Podrían recomendarse otros medicamentos inmunosupresores para tratar la dermatomiositis y la poliomielitis resistentes, incluidos la ciclosporina, la rituximab, el micofenolato mofetil o la ciclofosfamida. Desafortunadamente, no existe tratamiento efectivo confiable para la miositis por cuerpo de inclusión, aunque a menudo se recurre a tratamientos con corticosteroides y terapias con inmunosupresores (como con la polimiositis y la dermatomiositis) durante al menos algunos meses. Si el tratamiento es eficaz, la terapia continua podría mejorar la fuerza o prevenir el empeoramiento de la debilidad. Cuando la miositis está acompañada por otra enfermedad autoinmune (como el LES), el tratamiento de la enfermedad subyacente podría ser útil; de lo contrario, el tratamiento de la miositis es similar al de la polimiositis y la dermatomiositis.
  • Miositis infecciosa: Si tiene gripe, debería hacer reposo en cama y tomar mucho líquido. También puede tomar medicamentos de venta libre para la fiebre y el dolor muscular. Si tiene triquinosis, su médico podría tratarlo con el mebendazol (Vermox) o el albendazol (Albenza), medicamentos que combaten los parásitos de la triquinosis. Además, debería descansar en cama y tomar medicamentos para el dolor. Su médico podría recetarle prednisona para reducir la inflamación asociada con la infección. En el caso de la piomiositis, su médico le hará un corte o usará una aguja para drenar el absceso del músculo y le recetará antibióticos para detener la infección.
  • Miositis aguda benigna: El médico le recetará medicamentos para el dolor. No se necesitan otros tratamientos porque la enfermedad usualmente mejora mucho en unos días.
  • Miositis osificante: Su médico podría esperar para ver si el bulto óseo desaparece por sí solo. Si no desaparece, podría recomendarle una cirugía para eliminar el bulto.
  • Miositis inducida por medicamentos: Su médico le discontinuará cualquier medicación que se crea esté causando la miositis. Los medicamentos llamados corticosteroides podría ayudara a una rápida recuperación.

Cuándo llamar a un profesional

Programe una cita con su médico si tiene:

  • debilidad muscular que no desaparece
  • salpullido de color púrpura o rojo en su cara que no desaparece o parches escamosos en sus nudillos
  • dolores musculares que no desaparecen con reposo y medicación de venta libre para el dolor
  • un bulto en cualquier músculo, especialmente si también tiene fiebre u otros síntomas
  • dolor o debilidad musculares que aparecen después de que comienza a tomar una nueva medicina.

Póngase en contacto con su médico de inmediato si:

  • tiene fiebre junto con dolor y debilidad muscular
  • tiene un músculo caliente, adolorido, inflamado y rígido
  • un niño se queja de dolor severo de pierna y tiene problemas para caminar

Pronóstico

El pronóstico varía según el tipo de miositis.

  • Miopatías inflamatorias idiopáticas: Con tratamiento apropiado, la mayoría de las personas con polimiositis o dermatomiositis eventualmente recuperan al menos algo de fuerza muscular. A menudo, se vuelve a recuperar la fuerza muscular. Típicamente, la miositis por cuerpo de inclusión no mejora con el tratamiento. No obstante, la enfermedad usualmente progresa lentamente y no afecta el período de vida de una persona a menos que las complicaciones causen una enfermedad grave, como una neumonía causada por problemas para tragar o respirar. Eventualmente, algunos pacientes necesitan un bastón para poder caminar, otros, una silla de ruedas. Si una persona con dermatomiositis desarrolla cáncer el pronóstico podría empeorar.
  • Miositis infecciosa: Una vez que desaparece la gripe, los síntomas musculares mejoran. El tratamiento usualmente es efectivo, aunque la recuperación podría ser lenta en personas con triquinosis. En el caso de la triquinosis, el pronóstico es bueno si la infección se trata rápidamente. Si no se trata, la infección puede pasar al torrente sanguíneo y diseminarse por todo el cuerpo.
  • Miositis aguda benigna: Los pacientes generalmente vuelven a caminar nuevamente en unos días.
  • Miositis osificante: El pronóstico es muy bueno. Si el bulto óseo no desaparece por sí solo, su médico podría ofrecerle la posibilidad de extraerlo quirúrgicamente.
  • Miositis inducida por medicamentos: El pronóstico es muy bueno. En la mayoría de los casos, los síntomas disminuyen cuando se discontinúa el medicamento.

Información adicional

National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Diseases (Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel) Centro de Información de los Institutos Nacionales de Salud 1 AMS Circle Bethesda, MD 20892-3675 Teléfono: 301-495-4484 Gratuito: 1-877-226-4267 Fax: 301-718-6366 TTY: 301-565-2966 http://www.niams.nih.gov/

National Institute of Neurological Disorders and Stroke (Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares) P.O. Box 5801 Bethesda, MD 20824 Teléfono: 301-496-5751 Gratuito: 1-800-352-9424 TTY: 301-468-5981 http://www.ninds.nih.gov/

American Autoimmune Related Diseases Association, AARDA (Asociación Americana de Enfermedades Relacionadas con la Autoinmunidad) 22100 Gratiot Ave. East Detroit, MI 48021 Teléfono: 586-776-3900 Gratuito: 1-800-598-4668 http://www.aarda.org/

Muscular Dystrophy Association (Sociedad de la Distrofia Muscular) 3300 E. Sunrise Drive Tucson, AZ 85718 Gratuito: 1-800-572-1717 http://www.mdausa.org/

The Myositis Association (Asociación de Miositis) 1233 20th St., NW Suite 402 Washington, DC 20036 Teléfono: 202-887-0088 Gratuito: 1-800-821-7356 Fax: 202-466-8940 http://www.myositis.org/

American College of Rheumatology (Colegio Americano de Reumatología) 1800 Century Place Suite 250 Atlanta, GA 30345-4300 Teléfono: 404-633-3777 http://www.rheumatology.org/index.asp

Última revisión: 2009-03-24T00:00:00-06:00

Última modificación: 2009-04-09T00:00:00-06:00

Fuente: Copyright © 2009 por Harvard University. Todos los derechos reservados. Usado con el permiso de Staywell.

Para más información de Harvard, en Inglés, haga clic en el logotipo:


Déjanos tu Comentario

6 Comentarios

  1. kimberly aponte
    Publicado 24 enero, 2013 en 6:15 pm | Permalink

    buenas muy buena su informacion pero a que especialista debo acudir porque mi hija de 16 años a padecido en tre oportunidades de dolores musculares y lle han diagnosticado mositis pero los que la han evaluado son medicos inernista adonde debo acudir en venezuela. GRACIAS

  2. Ana María Sirera
    Publicado 7 febrero, 2013 en 5:02 am | Permalink

    Muy buen artículo.
    Kimberly aponte te comento que debes concurrir al reumatólogo, que es la especialidad de ellos.

  3. amalia
    Publicado 13 marzo, 2013 en 8:46 am | Permalink

    hace 2 meses tuve un golpe muy fuerte en el musculo inferior de la pierna y parece sigue inflamado tome todos los desinflamantes y creo que se formo como un bulto que no desaparece es muy doloroso mi pregunta es si es miositis cuando desaparece el dolor (nota: tuve enormes moretones oscuros y se inflamo todo el pie hasta los dedos)ahora ya no hay pero el bulto si y el dolor que debo hacer preocuparme o no tanto?

  4. mario rafael obregon perez
    Publicado 31 mayo, 2013 en 6:32 pm | Permalink

    sufri sindrome metabolico ,por traer colesterol,azucar y trigliceridos altos, con una dieta los baje con bezafibrato y pravastatina, siento dolor en costillas derecha e izquierda el doctor internista me dijo que era miositis por tomar estatinas y suspendiera la pravastatina, entonces como voy a bajar el colesterol.

  5. LUI
    Publicado 14 julio, 2013 en 1:19 pm | Permalink

    Tengo 42 a. y padezco dermatomiositis. Los primeros sintomas hace 18/20 meses. Fatiga extrema en cuadriceps, perdida de peso y masa muscular, CPK elevada en sangre. Vi muchos medicos y me hicieron todos los estudios posibles. Ninguno acerto un diagnostico, todos, al igual que yo, se imaginaban un tumor en algun lado. Llegue a pesar 58 kg con 1,77mts altura. Me inscribi en un gimnasio y las molestias y cansancio redujeron muchisimo. Pero el daño psicologico padecido por mi
    es indescriptible. Soberbios de mala muerte vuelvan a la facultad.

  6. gloria pineda
    Publicado 15 marzo, 2014 en 7:33 pm | Permalink

    tengo un niño de 12 años que comenzo con dolor inguinal y con los dias le recorrio hasta los dedos del pies luego de 8 dias perdio sencibilidad de la rodilla a los dedos pero el dolor persiste esta cojo le han hecho toda clase de examenes y desde hace tres dias le duele el pene para hacer chichi y el dolor persiste todos los examenes salen normales y me preocupo pues no saben el diagnostico lleva 13 dias hospitalizado y no hay respuesta que puedo hacer a que especialista recurrir lo trata el pediatra,neurocirujano,fisiatra y ortopedista y ninguno da con el chiste soy una madre sumamente preocupada pues el njiño estaba bien y un dia amanecio quejandoce y no se que hacer gracias por la atencion prestade dios los bendiga

Un Trackback

  1. [...] • Enfermedades musculares. La debilidad puede ser producto de una enfermedad muscular sin participación de los nervios. Entre los ejemplos de estas afecciones están las enfermedades inflamatorias, como la polimiositis y la dermatomiositis. [...]

Presentar Observaciones

Tu nombre y dirección de correo electronico nunca serán vendidos o compartidos con cualquier otra organización -- nunca.

Requerido *

Ingrese Su nombre de Credenciales

¿Olvidaste tu contraseña?

×
.