Sarampión

Harvard Logo


¿Qué es?

El sarampión es una infección, principalmente de la nariz, la traquea y los pulmones, muy contagiosa, lo que significa que se disemina fácilmente de una a otra persona. El virus del sarampión usualmente se disemina cuando una persona entra en contacto con las gotículas de virus de otra persona, lo cual puede suceder cuando alguien con el virus tose o estornuda. También puede suceder cuando las personas tocan pañuelos sucios, comparten vasos o tocan manos infectadas con gotículas.

Cuando el virus entra al cuerpo, la infección se disemina a través de la nariz, la traquea y los pulmones, dentro de la piel y de otros órganos del cuerpo.

Una persona con sarampión puede contagiar el virus uno o dos días antes de que se manifieste cualquier síntoma (o tres o cinco días antes del salpullido) o cuatro días después del salpullido.

El sarampión es generalmente una enfermedad leve. En niños pequeños, las complicaciones incluyen infección en el oído medio (otitis media), neumonía, laringitis diftérica y diarrea. En los adultos, la enfermedad tiende a ser aún más grave, por eso es usual que en el caso de los pacientes mayores sea necesario terapia hospitalaria para tratar la neumonía relacionada con el sarampión.

Son raras las consecuencias más graves del sarampión. En menos de 1 de cada 1.000 casos, el sarampión produce encefalitis (infección del cerebro) y hay riesgo inmediato de convulsiones, coma y muerte, además del riesgo prolongado de padecer de retraso mental o epilepsia. La panencefalitis esclerótica subaguda es una forma de sarampión extremadamente rara que causa daño cerebral. En los casos inusuales, el sarampión también puede atacar directamente los órganos del aparato digestivo (incluido el hígado), el corazón o los riñones. Una embarazada contagiada con sarampión tiene un alto riesgo de parto prematuro, aborto o nacimiento del bebé con bajo peso.

Antes de que existiera una vacuna para esta enfermedad, se reportaban al menos 400.000 casos de sarampión por año en Estados Unidos, con probablemente más de 3 millones de casos no reportados. En la actualidad, el número de casos ha disminuido en más del 99%. Solo se reportaron 251 casos entre 2001 y 2004, y la mayoría de estos casos eran personas que habían viajado a países donde es común el sarampión.

Síntomas

Los síntomas del sarampión comienzan alrededor de 8 a 12 días posteriores al contacto con la persona con sarampión. Los primeros síntomas incluyen tos, congestión y goteo nasales, sensación de malestar general, ojos rojos que lagrimean (conjuntivitis) y fiebre de hasta 105˚ Fahrenheit (40.5˚ Celsius). En dos a cuatro días, después de estos síntomas, aparecen las manchas de Koplik en la boca, manchas de color blanco azulado o gris sobre un área de la piel enrojecida, que se observan en la cara interna de los pómulos.

Con el salpullido del sarampión, también se observan manchas de color rosa o rojo brillante que no pican. El salpullido siempre aparece en la línea de crecimiento del pelo y detrás de las orejas, y luego se disemina hacia el cuello, el tronco, los brazos y las piernas, las palmas de la mano y las plantas de los pies. Este salpullido comienza a desaparecer alrededor de cuatro días después en el mismo orden en que apareció, primero en la cabeza y cuello, luego en el tronco y finalmente en los brazos y las piernas. El salpullido podría dejar una pigmentación morada temporal o piel escamosa que desaparece dos o tres días más tarde. Algunas personas también experimentan inflamación (hinchazón) de los ganglios linfáticos, diarrea y vómitos.

Los pacientes con VIH o ciertos tipos de leucemia o linfoma, son más propensos a desarrollar complicaciones graves por sarampión, pero podrían no desarrollar el típico salpullido del sarampión.

Diagnóstico

Su médico revisará si tiene congestión nasal, ojos enrojecidos, manchas de Koplik y el típico salpullido del sarampión. También le preguntará si ha viajado fuera del país o ha estado expuesto a una persona con sarampión o con salpullido no diagnosticado. Aún si no tuvo contacto cara a cara con una persona infectada, su médico querrá saber si van a la misma escuela, viven en el mismo vecindario o dormitorio o trabajan en el mismo edificio. Su médico controlará su historia clínica para ver si le colocaron y cuando la vacuna contra el sarampión, ademán del número de dosis de la vacuna. Estas se colocan como parte de la vacuna triple vírica (sarampión, paperas y rubéola).

Para confirmar el diagnóstico, su médico podría pedirle análisis de sangre para detectar anticuerpos específicos que combatan el virus del sarampión. El sistema inmune produce los anticuerpos para proteger el cuerpo contra las infecciones.

Duración

Los síntomas del sarampión usualmente duran alrededor de 10 días.

Prevención

Usted puede ayudar a prevenir el sarampión con la vacuna contra el sarampión, que es parte de la vacuna triple vírica. En Estados Unidos, la mayoría de los niños reciben dos dosis de vacuna triple vírica, la primera entre los 12 y los 15 meses de vida y la segunda dosis entre los 4 y los 6 años de edad. Si un niño no fue vacunado contra el sarampión y estuvo expuesto a la enfermedad, la vacuna podría brindar protección si se coloca dentro de las 72 horas posteriores a la exposición. Si la exposición se produjo entre tres y seis días antes, el niño puede recibir una inyección de inmunoglobulina (Ig), que contiene anticuerpos para proteger el cuerpo contra el virus del sarampión. La Ig puede prevenir o al menos minimizar los síntomas de la infección del sarampión; y puede colocarse después de la exposición al sarampión en los niños menores de 6 meses de vida y en personas con VIH u otras condiciones que debilitan el sistema inmune.

Tratamiento

No existen tratamientos específicos para el sarampión. En personas que son sanas, los síntomas del sarampión se tratan con reposo en cama, un humidificador para aliviar las vías respiratorias y calmar la tos y acetaminofén (Tylenol) para reducir la fiebre y aliviar el malestar. No le dé aspirinas a los niños con sarampión porque existe riesgo de desarrollar un problema raro de hígado o cerebro llamado síndrome de Reye. Los niños y adultos que desarrollan infección en el oído medio o neumonía bacteriana se tratan con antibióticos.

En personas hospitalizadas por sarampión y sus complicaciones, especialmente en niños de 6 meses a 2 años de edad, algunos médicos recetan altas dosis de vitamina A. Esto se debe a que se ha descubierto bajos niveles de esta vitamina en niños con casos graves de sarampión. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que todos los niños con sarampión que viven en comunidades donde es común la carencia de vitamina A deberían recibir vitamina A.

En personas con sistemas inmunes debilitados o personas con casos graves de sarampión, se ha usado ocasionalmente el medicamento antiviral (Virazole); sin embargo, las pruebas controladas no han probado sus beneficios. La Administración de Drogas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) no ha aprobado la ribavirina para tratar el sarampión.

Cuándo llamar a un profesional

Llame a su médico si usted o su hijo desarrollan síntomas de sarampión, aún si usted o si hijo fueron vacunados. No todos han recibido las dos dosis de la vacuna triple vírica, necesarias para estar completamente protegidos. Llame a su médico para verificar su estado de inmunidad al virus de sarampión si hay un brote de sarampión en su escuela o lugar de trabajo. Si usted está pensando en quedar embarazada, póngase en contacto con su médico para asegurarse de estar vacunada contra el sarampión y otras enfermedades infecciones que pueden afectar a su nonato. Cada vez que visite a su médico, asegúrase de que éste actualice su registro de vacunación.

Pronóstico

La mayoría de las personas se recuperan por completo del sarampión. Alrededor del 3% de los adultos con sarampión desarrollan síntomas de neumonía suficientemente graves como para necesitar tratamiento hospitalario. Las muertes por complicaciones con el sarampión, como neumonía o encefalitis ocurren en 1 a 2 de cada 1.000 casos, más comúnmente en bebés, adultos mayores o personas con bajas defensas inmunes.

Información adicional

National Center for Infectious Diseases Office of Health Communication Centers for Disease Control and Prevention (Centro Nacional de Enfermedades Infecciosas. Oficina de Comunicación sobre Salud. Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades) Mailstop C-14 1600 Clifton Road Atlanta, GA 30333 Gratuito: 1-888-232-3228 http://www.cdc.gov/ncidod/

Centers for Disease Control and Prevention, CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, CDC) 1600 Clifton Road Atlanta, GA 30333 Teléfono: 404-639-3534 Gratuito: 1-800-311-3435 http://www.cdc.gov/

Última revisión: 2007-12-12T00:00:00-07:00

Última modificación: 2008-08-19T00:00:00-06:00

Fuente: Copyright © 2008 por Harvard University. Todos los derechos reservados. Usado con el permiso de Staywell.

Para más información de Harvard, en Inglés, haga clic en el logotipo:


Presentar Observaciones

Tu nombre y dirección de correo electronico nunca serán vendidos o compartidos con cualquier otra organización -- nunca.

Requerido *

Ingrese Su nombre de Credenciales

¿Olvidaste tu contraseña?

×
.