Sarcoidosis

¿Qué es?

La sarcoidosis es una enfermedad que causa islas pequeñísimas de células inflamatorias que se forman en todo el cuerpo. Estos grupos de células microscópicas se denominan granulomas. Son especialmente comunes en los pulmones, ganglios linfáticos, piel, ojos e hígado. Se desconoce la causa de la sarcoidosis.

A veces, estos granulomas causan muy poco daño, por eso una persona con sarcoidosis no presenta ningún síntoma de la enfermedad. No obstante, en otros casos, los granulomas producen grandes áreas de inflamación y cicatrices que pueden interferir con las funciones normales de un órgano. Aunque la mayoría de las personas con sarcoidosis finalmente se recuperan, pocos desarrollan formas prolongadas (crónicas) de la enfermedad que empeoran con el tiempo.

La sarcoidosis puede afectar casi cualquier órgano del cuerpo, el sitio más común son los pulmones.

Aunque los médicos desconocen la causa exacta de la sarcoidosis, no existen datos definitivos de que la enfermedad esté relacionada con una reacción inmune anormal. Por ejemplo, se conoce que los granulomas contienen células del sistema inmune, en particular un tipo llamado linfocito T cooperador-inductor. Algunos expertos creen que la reacción inmune anormal de la sarcoidosis podría estar desencadenada por una infección. Otros sospechan que la enfermedad podría ser consecuencia de la exposición a un alérgeno (agentes que producen alergia) en el ambiente. Además, los factores genéticos (hereditarios) probablemente influyan al incrementar el riesgo de desarrollar la enfermedad.

En Estados Unidos, la sarcoidosis afectan alrededor de 10 de cada 100.000 personas de raza blanca y a alrededor de 36 de cada 100.00 afroamericanos. Otros grupos con un alto riesgo de desarrollar sarcoidosis son los escandinavos, los irlandeses, los británicos y los japoneses. En general, es más frecuente en las mujeres y alrededor del 75% de los afectados son menores de 40 años.

Síntomas

Algunas personas con sarcoidosis no presentan síntomas. Algunos simplemente se sienten cansados o débiles, otros no presentan síntomas específicos, como fiebre, poco apetito, transpiración nocturna, dolor en las articulaciones o músculos doloridos. Los síntomas varían ampliamente porque la enfermedad afecta diferentes regiones del cuerpo en distintas personas. Entre aquellos que visitan al médico por síntomas específicos, más del 90% tienen problemas que afectan los pulmones. Los primeros signos son usualmente tos seca y falta de aire. Más tarde, podría también haber sibilancias (silbido al respirar) dolor en el pecho, y en raros casos, tos con mucosidad con sangre. En raras ocasiones, en los casos severos la función pulmonar se debilita tanto que hasta puede resultar difícil realizar las tareas simples y habituales.

Los demás síntomas de la sarcoidosis son menos comunes que los síntomas pulmonares. Estos incluyen:

  • Síntomas en la piel: la sarcoidosis pueden aparecer como un grupo de bultos sensibles y de color rojo, llamados eritema nodular. También puede aparecer como una pigmentación escamosa, violácea en la nariz, pómulos y orejas, llamados lupus pernio. Menos a menudo, la sarcoidosis forma quistes, espinillas o crecimientos de la piel que causan desfiguración. En muchos casos, esto crecimientos de la piel se desarrollan en áreas con cicatrices o tatuajes.
  • Síntomas en los ojos: estos incluyen ojos enrojecidos, dolor en los ojos y sensibilidad a la luz.
  • Síntomas en el corazón: estos incluyen latidos del corazón irregulares e insuficiencia cardiaca.
  • Otros síntomas: una persona podría tener parálisis en los músculos faciales, convulsiones, síntomas psiquiátricos, glándulas salivales inflamados (hinchados) o dolor de huesos.

Diagnóstico

En la mayoría de los casos, su médico hará el diagnóstico en base a tres factores:

  • Síntomas y exámenes físicos que sugieren sarcoidosis.
  • Radiografías de tórax que muestran áreas anormales que coinciden con la sarcoidosis.
  • Si le han realizado una biopsia y muestra signos de sarcoidosis; una biopsia es una porción de tejido que se extrae para ser estudiado. Esta muestra de tejido puede extraerse del pulmón, piel, labio u otra área del cuerpo inflamada o anormal.

Es común que se sospeche de la existencia de sarcoidosis en base a los resultados anormales de las radiografías de tórax que se hacen por otras razones. Por ejemplo, una persona sana podría hacerse una radiografía por requerimiento de su trabajo y descubrir anomalías que sugieren el diagnóstico.

Además de la radiografía y biopsia mencionada anteriormente, podrían ser necesarios otros exámenes para descartar otras enfermedades o para evaluar la cantidad de daño en el órgano causado por la sarcoidosis. Algunos de los exámenes más comunes incluyen:

  • análisis de sangre para medir los niveles de calcio o enzima de conversión de la angiotensina, que podría estar presente en personas con sarcoidosis
  • análisis de sangre para evaluar la función de su hígado
  • exámenes de la función de pulmonar para medir su respiración
  • examen completo de ojos

Duración

Solo un pequeño porcentaje de personas presentan formas crónicas o progresivas de la enfermedad. En general, la enfermedad tiende a ser más severa en los afroamericanos que en la población de raza blanca.

Prevención

Dado que se desconoce la causa de la sarcoidosis, no existe manera de prevenirla.

Tratamiento

Si su sarcoidosis no le causa ningún síntoma significativo o problemas médicos, usted podría no necesitar tratamiento. En cambio, su médico podría simplemente decidir controlar su condición. Como parte de este proceso de control, usted podría tener que visitar a su médico varias veces, hacerse radiografías de control y exámenes de su función pulmonar.

Para tratar el dolor en las articulaciones, el acetaminofén (Tylenol) o medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE) a menudo se toman primero antes de los corticosteroides, que tienden a tener más efectos secundarios. Si presenta signos de enfermedad pulmonar moderada o grave, su médico podría recomendarle un corticosteroide, como la prednisona (se vende en varias marcas comerciales). Los corticosteroides también se recetan para tratar la sarcoidosis de las articulaciones, piel, nervios y del corazón. Podrían usarse gotas para los ojos con corticosteroides.

Si los corticosteroides no resultan efectivos o si causan efectos secundarios serios, podrían usarse otros medicamentos que alteran o suprimen el sistema inmune. La hidroxicloroquina (Plaquenil) y el metotrexato (Folex, Rheumatrex) son los medicamentos más comunes de este grupo. Otras opciones incluyen la ciclofosfamida o la azatioprina (ambos se venden como genéricos). Los científicos están investigando otra clase de medicamentos que inhiben un químico llamado factor de necrosis tumoral, que está relacionado con la inflamación. Estos medicamentos incluyen el adalimumab, el etanercept y el infliximab; estos podrían recomendarse para tratar la sarcoidosis resistente a otros tratamientos. En casos raros, cuando la sarcoidosis causa enfermedad pulmonar, que podría ser mortal, podría ser necesario un transplante de pulmón.

Pronóstico

Muchas personas con sarcoidosis no presentan una actividad significativa de la enfermedad, por eso podría no ser necesario un tratamiento. Para estas personas, el pronóstico es excelente. Solo un pequeño porcentaje de personas desarrollan daño permanente o progresivo en los órganos. Es raro que la sarcoidosis cause la muerte.

Cuándo llamar a un profesional

Llame a su médico si desarrolla cualquier síntoma de sarcoidosis, en particular si le falta el aire o tiene tos persistente.

Información adicional

National Heart, Lung, and Blood Institute, NHLBI (Instituto Nacional del Corazón, el Pulmón y la Sangre, NHLBI) P.O. Box 30105 Bethesda, MD 20824-0105 Teléfono: 301-592-8573 TTY: 240-629-3255 Fax: 301-592-8563 http://www.nhlbi.nih.gov/

American Academy of Family Physicians, AAFP (Academia Americana de Médicos de Familia, AAFP) 11400 Tomahawk Creek Parkway Leawood, KS 66211-2672 Teléfono: 913-906-6000 Gratuito: 1-800-274-2237 http://www.familydoctor.org/

American Autoimmune Related Diseases Association, AARDA (Asociación Americana de Enfermedades Relacionadas con la Autoinmunidad) 22100 Gratiot Ave. East Detroit, MI 48021 Teléfono: 586-776-3900 Gratuito: 1-800-598-4668 http://www.aarda.org/

Arthritis Foundation (Fundación para la Artritis) P.O. Box 7669 Atlanta, GA 30357-0669 Teléfono: 404-872-7100 Gratuito: 1-800-283-7800 http://www.arthritis.org/

American Lung Association (Asociación Americana del Pulmón) 61 Broadway, 6th Floor New York, NY 10006 Teléfono: 212-315-8700 Gratuito: 1-800-548-8252 http://www.lungusa.org/

Última revisión: 2007-12-17T00:00:00-07:00

Última modificación: 2008-08-15T00:00:00-06:00

Fuente: Copyright © 2008 por Harvard University. Todos los derechos reservados. Usado con el permiso de Staywell.

Para más información de Harvard, en Inglés, haga clic en el logotipo:


 

 

Déjanos tu Comentario

2 Comentarios

  1. Geraldina Zelaya
    Publicado 20 agosto, 2013 en 3:06 pm | Permalink

    Hola soy una paciente con tres semanas q me diagnosticaron con sarcoidosis quiero saber si tengo q llevar una dieta alimenticia regular y la puedo cambiar

  2. karen vera
    Publicado 3 septiembre, 2014 en 10:14 am | Permalink

    Hola como paciente con este diagnóstico cual es la dieta alimentaria que debo tener porfavor si me pueden ayudar muchas gracias

Un Trackback

  1. [...] pueden ser provocados por algunas enfermedades inflamatorias que no son infecciosas, como la sarcoidosis o la artritis reumatoide, o por tumores, que pueden ser benignos o [...]

Presentar Observaciones

Tu nombre y dirección de correo electronico nunca serán vendidos o compartidos con cualquier otra organización -- nunca.

Requerido *

Ingrese Su nombre de Credenciales

¿Olvidaste tu contraseña?

×
.