Síndrome de fatiga crónica

Harvard Health Logo

¿Qué es?

El síndrome de fatiga crónica es una enfermedad complicada caracterizada por al menos seis meses de fatiga extrema, que no desaparece después de descansar, y un conjunto de síntomas que son también constantes durante al menos seis meses. En muchas personas con síndrome de fatiga crónica, el desorden aparece repentinamente, a menudo después de una infección del tipo de una gripe o un episodio de traumatismo físico o psicológico, como una cirugía, un accidente traumático o la muerte de un ser querido. En otros casos, el síndrome de fatiga crónica se desarrolla gradualmente. La enfermedad dura varios meses o años y solo un pequeño porcentaje de personas recuperan totalmente la salud.

Muchas personas se sienten cansadas la mayor parte del tiempo y muchos acuden a sus médicos en busca de ayuda. Casi todos los que sufren de fatiga crónica (prolongada) no padecen del síndrome de fatiga crónica. Las causas más comunes de fatiga crónica son la depresión y el exceso de trabajo.

La causa exacta del síndrome de fatiga crónica es aún un misterio. La enfermedad puede ser consecuencia de un número de enfermedades infecciosas comunes, como la enfermedad de Lyme o la mononucleosis infecciosa; sin embargo, no todos los casos están relacionados con las infecciones. Las pruebas han demostrado que las personas que sufren del síndrome de fatiga crónica tienen anomalías estructurales en el cerebro, particularmente en el hipotálamo (una parte del cerebro que regula las hormonas y las funciones vitales) y la glándula pituitaria. Las pruebas han además demostrado que los pacientes tienen anomalías estructurales en la región del sistema nervioso, denominada sistema nervioso autónomo, que controla la presión sanguínea, la temperatura corporal y otras funciones vitales del cuerpo. Por ejemplo, muchos pacientes con síndrome de fatiga crónica tienen una condición denominada hipotensión postural idiopática que causa hipotensión arterial.

Asimismo, las pruebas han revelado signos de que el sistema inmune permanece activado durante largos períodos en aquellas personas con síndrome de fatiga crónica. Pruebas recientes han indicado que los pacientes con síndrome de fatiga crónica tienen una anomalía que no permite que las células del cuerpo generen energía. Algunos estudios indican que la constitución de ciertos genes es diferente y que la actividad de ciertos genes en las células sanguíneas es distinta en los pacientes con síndrome de fatiga crónica.

La mayoría de estas anomalías son esporádicas y no se consideran condiciones permanentes. Además, no todas las anomalías afectan a cada paciente que padece de síndrome de fatiga crónica.

En Estados Unidos, las autoridades federales a cargo de la salud creen que el síndrome de fatiga crónica afecta de uno a ocho de cada 1.000 americanos mayores de 18 años. Las mujeres padecen de este síndrome el doble que los hombres. Aunque la enfermedad es más común en las personas entre 25 y 45 años, el síndrome de fatiga crónica puede atacar a las personas de cualquier grupo de edad, incluidos los niños. Esta condición también está presente en las personas de cualquier origen racial y situación económica. Parece ser más frecuente en los afroamericanos y latinos y en los grupos de bajos recursos socioeconómicos. Es menos frecuente en los asioamericanos. Los estudios realizados por el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (U.S. Centers for Disease Control and Prevention CDC)) junto con otros grupos de investigación creen que Estados Unidos gasta alrededor de 9 a 25 mil millones de dólares por año en jornada de trabajo reducida y gastos médicos como consecuencia del síndrome de fatiga crónica.

Aunque la mayoría de los casos de síndrome de fatiga crónica no ocurren durante las epidemias, se han informado al menos 30 brotes de síndrome de fatiga crónica durante los cuales muchas personas dentro de una misma región de repente desarrollaron la enfermedad al mismo tiempo. Sin embargo, los médicos especialistas no han logrado identificar una causa de los síntomas del síndrome de fatiga crónica.

Síntomas

El síntoma más prominente del síndrome de fatiga crónica es una sensación inexplicable de fatiga, que no desaparece después del descanso. Esta fatiga es suficientemente grave como para disminuir en un 50% el nivel de actividad de una persona en el trabajo o el hogar. Además, para que se diagnostique el síndrome de fatiga crónica, el paciente debería presentar al menos cuatro de los siguientes síntomas durante por lo menos seis meses.

  • deterioro en la concentración o en la memoria de corto plazo: muy severa como para afectar las actividades diarias en el hogar, trabajo, escuela o actividades sociales
  • dolor de garganta
  • nódulos linfáticos grandes (glándulas inflamadas en la garganta o en la región de las axilas)
  • dolor muscular
  • dolor en varias articulaciones, sin enrojecimiento o inflamación
  • dolor de cabeza que presenta algunas características diferentes: nuevo dolor de cabeza, nuevo patrón de dolor de cabeza o dolor de cabeza más severo que antes
  • sueño que no desaparece: sentir cansancio al despertarse, después de haber descansado
  • reacción extrema al esfuerzo: sentirse enfermo durante 24 horas o más después de haber realizado ejercicios o actividad extenuante

Las personas que sufren de síndrome de fatiga crónica a menudo tienen otros síntomas que no forman parte de la definición oficial de la enfermedad, como náuseas e intolerancia a las bebidas alcohólicas o a las medicinas que actúan sobre el cerebro. Muchas personas también tienen alergias, como rinitis (rinitis alérgica) o problemas sinusales.

Alrededor de la mitad de las personas con síndrome de fatiga crónica desarrollan depresión en los meses y años posteriores al inicio de la enfermedad. Sin embargo, evidencia disponible indica que el síndrome de fatiga crónica no es una enfermedad siquiátrica. Es más, parece ser una enfermedad física que en algunas personas conduce a la depresión.

Diagnóstico

Aunque existen muchas pruebas de que el síndrome de fatiga crónica está causado por un problema físico que afecta al sistema nervioso y al sistema inmune, no existen pruebas de laboratorio que confirmen el diagnóstico. Hasta que no se encuentre un mejor método, los médicos deben diagnosticar el síndrome de fatiga crónica en base a los síntomas de esta enfermedad que la persona presenta y a descartar otras enfermedades que pueden causar fatiga prolongada.

Por esta razón, su médico le preguntará acerca de los síntomas de otras enfermedades que causan fatiga, incluidos:

  • hipotiroidismo (baja actividad de la glándula tiroidea)
  • insuficiencia suprarrenal (baja actividad de la glándula suprarrenal)
  • problemas cardiacos
  • apnea del sueño o narcolepsia
  • efectos secundarios de los medicamentos
  • cáncer
  • hepatitis B o hepatitis C
  • ciertas enfermedades siquiátricas, espacialmente depresión aguda, trastorno bipolar, esquizofrenia y trastornos delirantes y demencia.
  • trastornos alimenticios, como anorexia nerviosa y bulimia.
  • drogadicción, incluido alcoholismo
  • obesidad severa

Su médico lo examinará y evaluará su estado mental. Quizá le ordene realizarse algunos análisis de rutina, como recuento de glóbulos rojos (hematocrito), recuento de glóbulos blancos y exámenes de tiroides, riñones e hígado. Además, puede necesitarse más exámenes especializados, incluidos un examen denominado prueba de inclinación para determinar si usted tiene hipotensión postural idiopática. En este examen, se le sujeta con una correa acostado en una camilla la cual se inclina para evaluar como la presión arterial, la frecuencia cardiaca y otras medidas responden al estrés de tener que ponerse de pie.

Duración

Para diagnosticar el síndrome de fatiga crónica, los síntomas deben durar por lo menos seis meses. En muchas personas, los síntomas persisten durante muchos años. Estos tienden a empeorar entre el primer y segundo año y la capacidad de funcionamiento de la mayoría de los pacientes mejora gradualmente con el tiempo. Sin embargo, solo un pequeño porcentaje de los pacientes se recuperan completamente.

Prevención

Dado que la causa del síndrome de fatiga crónica es aún desconocido, no existe manera de prevenirlo.

Tratamiento

No existe tratamiento específico para el síndrome de fatiga crónica. Tanto los programas de ejercicio aeróbico gradual como la terapia cognitivo-conductual mejoran el nivel de funcionamiento en muchos pacientes, pero ninguno de los dos puede curar la enfermedad. En pacientes con una condición similar, denominada fibromialgia, se ha demostrado que las dosis baja de antidepresivos tricíclicos mejoran los síntomas, probablemente al mejorar el trastorno del sueño que es parte de la enfermedad. La manera de abordar el síndrome de fatiga crónica en cada paciente puede ser muy diferente y la condición raramente se cura.

En general, los médicos combinan el siguiente tratamiento:

  • Cambios en el estilo de vida: se estimula al paciente a tranquilizarse y evitar el estrés físico y sicológico. Ellos aprenden a ahorra energía para las actividades esenciales del hogar o del trabajo y a reducir las actividades menos importantes.
  • Retomar el ejercicio físico gradualmente pero de manera sostenida: con la ayuda de un médico terapeuta, los pacientes comienzan un programa de ejercicios en el cual la actividad aeróbica es muy lenta al principio y se va incrementado muy gradualmente. En ocasiones, los pacientes quizá se sientan peor el día posterior al inicio de los ejercicios aeróbicos. Si esto sucede, muchos especialistas recomiendan evitar los ejercicios durante varios días y luego retomar un programa menos intensivo e ir incrementando la actividad de manera paulatina.
  • Tratamiento de problemas siquiátricas existentes: en aproximadamente el 50 al 60% de las personas con síndrome de fatiga crónica que desarrollan depresión, el tratamiento con antidepresivos y la terapia de conversación puede ser valiosa en el tratamiento de la depresión; sin embargo, la fatiga crónica raramente se cura con tratamiento con antidepresivos.
  • Tratamiento de dolor existente: la aspirina, el acetaminofen (Tylenol), o las medicinas antiinflamatorias no esteroides (AINEs) se utilizan para tratar dolores de cabeza, dolores musculares y dolor en las articulaciones. Las medicinas antidepresivas también pueden ayudar a reducir el dolor crónico.
  • Tratamiento de síntomas de alergia: los antihistamínicos y los descongestivos se utilizan para tratar los síntomas de la alergia.
  • Tratamientos experimentales: algunos estudios indican que son muy eficaces las dosis altas de ácidos grasos omega-3 (presentes en los suplementos de aceite de pescado). Están siendo estudiadas varias terapias antivirales. En ocasiones se recetan estimulantes, sin embargo no se ha probado su eficacia.

Cuándo llamar a un profesional

Llame a su médico si tiene síntomas de síndrome de fatiga crónica, especialmente si la fatiga extrema le impide realizar completamente sus actividades en el hogar, el trabajo y la escuela.

Pronóstico

Las personas con síndrome de fatiga crónica generalmente experimentan los síntomas más agudos entre el primer y segundo año de la enfermedad. Después de ese tiempo, un número reducido de personas se recuperan por completo y un grupo aún más pequeño queda completamente incapacitado. Para la mayoría de los pacientes, existe una mejora gradual, aunque estos generalmente no logran el nivel de actividad que tenían antes de contraer la enfermedad. La recuperación tiende a ser menos probable en personas que:

  • presenten síntomas durante un largo período
  • tiene depresión de hace tiempo
  • son mayores de 40 años al momento de la aparición de los síntomas
  • tienen síntomas físicos múltiples
  • creen que una enfermedad no diagnosticada es la causa de la fatiga

Información adicional

Centers for Disease Control and Prevention, CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades) 1600 Clifton Road Atlanta, GA 30333 Teléfono: (404) 639-3534 Gratuito: (800) 311-3435 http://www.cdc.gov/cfs/

Medline Plus, from the National Institutes of Health/National Library of Medicine (Medline Plus, Información sobre Salud de la Biblioteca Nacional de Medicina) 8600 Rockville Pike Bethesda, MD 20894 http://medlineplus.gov/

Asociación Internacional para Síndrome de Fatiga Crónica (International Association for Chronic Fatigue Syndrome) 27 N. Wacker Drive Suite 416 Chicago, IL 60606 Teléfono: (847) 258-7248 Fax: (847) 748-8288 Correo electrónico: admin@aacfs.orghttp://www.aacfs.org/

Última revisión: 2012

Última modificación: 2012

Fuente: Copyright © 2012 por Harvard University. Todos los derechos reservados.

Para más información de Harvard, en Inglés, haga clic en el logotipo:


Accede gratis a nuestro reporte especial: 11 Pasos para Vivir una Vida Saludable.

Nota sobre los comentarios:

Te invitamos a dejar tu comentario, pero pedimos tu comprensión: VidaySalud.com es una editorial de salud, no un consultorio. No podemos dar diagnósticos específicos ni recomendar tratamiento para las situaciones individuales. Lo que sí hacemos es tomar en cuenta todos los comentarios y preguntas para decidir cuál será el nuevo contenido del sitio. Así que te invitamos a que regreses con frecuencia y uses la casilla de "Búsqueda" para descubrir nuevos artículos sobre el tema que te preocupa. Si no hallas algo hoy, dinos lo que buscas y te prometemos que lo encontrarás pronto.

Por favor no uses el sitio como sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico con cualquier pregunta que puedas tener sobre una condición médica. Nunca desatiendas los consejos de tu médico ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído aquí.

Con cariño, Doctora Aliza

Déjanos tu Comentario

Un Comentario

  1. sofia Arboleda caro
    Publicado 21 marzo, 2015 en 10:30 am | Permalink

    me parece muy buena la explicación sobre estos sintomas, sobre el cansancio. Muchas gracias.

Un Trackback

  1. […] vez en cuando, si experimentas estos síntomas todo el tiempo, puedes tener una condición llamada síndrome de fatiga crónica (SFC). Este trastorno provoca fatiga extrema y puede no mejorarse incluso con abundante reposo. Los […]

Presentar Observaciones

Tu nombre y dirección de correo electronico nunca serán vendidos o compartidos con cualquier otra organización -- nunca.

Requerido *

Esta configuración sólo debe utilizarse en su computadora personal o de trabajo.

¿Olvidaste tu contraseña?

×
.