Tiroidectomía

Harvard Logo

¿Qué es?

La Tiroidectomía es la extracción quirúrgica de la glándula tiroides. Esta importante glándula, ubicada en la parte frontal inferior del cuello, produce la hormona tiroidea, que regula el metabolismo del cuerpo. Una glándula tiroidea sana tiene forma de mariposa, con los lóbulos derechos e izquierdos conectados por un puente llamado istmo tiroideo. Dependiendo de la razón de la Tiroidectomía, se extirpará toda o parte de la glándula tiroides. Los diversos tipos de Tiroidectomía incluyen:

  • Lobectomía tiroidea parcial (un procedimiento raro): se extirpa solo parte de un lóbulo tiroides.
  • Lobectomía tiroidea: se extirpa todo un lóbulo tiroideo.
  • Lobectomía tiroidea con istemctomia: se extirpa todo un lóbulo tiroideo, junto con el istmo tiroideo.
  • Tiroidectomía subtotal: se extirpa un lóbulo tiroideo, el istmo y parte del segundo lóbulo.
  • Tiroidectomía total: se extirpa toda la glándula tiroides.

Una Tiroidectomía podría ser realizada mediante el enfoque quirúrgico convencional o mediante un método más reciente endoscópico en el que se hacen incisiones pequeñas.

¿Qué es?

La Tiroidectomía es la extracción quirúrgica de la glándula tiroides. Esta importante glándula, ubicada en la parte frontal inferior del cuello, produce la hormona tiroidea, que regula el metabolismo del cuerpo. Una glándula tiroidea sana tiene forma de mariposa, con los lóbulos derechos e izquierdos conectados por un puente llamado istmo tiroideo. Dependiendo de la razón de la Tiroidectomía, se extirpará toda o parte de la glándula tiroides. Los diversos tipos de Tiroidectomía incluyen:

  • Lobectomía tiroidea parcial (un procedimiento raro): se extirpa solo parte de un lóbulo tiroides.
  • Lobectomía tiroidea: se extirpa todo un lóbulo tiroideo.
  • Lobectomía tiroidea con istemctomia: se extirpa todo un lóbulo tiroideo, junto con el istmo tiroideo.
  • Tiroidectomía subtotal: se extirpa un lóbulo tiroideo, el istmo y parte del segundo lóbulo.
  • Tiroidectomía total: se extirpa toda la glándula tiroides.

Una Tiroidectomía podría ser realizada mediante el enfoque quirúrgico convencional o mediante un método más reciente endoscópico en el que se hacen incisiones pequeñas.

Para qué se lo utiliza

La Tiroidectomía convencional se realiza por las siguientes razones:

  • Para extirpar tumores tiroideos malignos (cancerosos)
  • Para tratar una tormenta tiroidea, una condición en la cual una glándula tiroidea hiperactiva produce niveles extremadamente altos de la hormona tiroidea que no se puede controlar.
  • Para extirpar todo o parte de un bocio (glándula tiroidea agrandada) que está presionando estructuras circundantes en el cuello, especialmente si esta presión interfiere en la deglución y la respiración.
  • Para extirpar y evaluar un nódulo tiroideo que ha tenido resultados indeterminados en una biopsia

En algunas personas, como alternativa a una Tiroidectomía convencional, se puede realizar una Tiroidectomía endoscópica para extirpar quistes tiroides pequeños o nódulos tiroides benignos (menos de 4 centímetros, o alrededor de 1 ½ pulgadas) La Tiroidectomía endoscópica no se utiliza para tratar nódulos tiroides múltiples, cáncer de tiroides o tirotoxicosis.

Preparación

Aproximadamente una semana antes de la cirugía, se le pedirá que deje de tomar aspirinas y otros medicamentos anticoagulantes. Para reducir el riesgo de vómitos durante la cirugía, se le pedirá que no coma o tome nada después de la medianoche de la noche anterior a la cirugía. Como parte de las preparaciones generales para la cirugía, su médico revisará sus alergias y antecedentes médicos y quirúrgicos. Si podría estar embarazada, debe decirle al médico antes de la cirugía. Dado que el procedimiento al que se someterá involucra un área arriba de los hombros, se le pedirá que se quite los collares y aretes antes de que lo lleven a la sala de operaciones.

Cómo se lleva a cabo

En general, ambos tipos de Tiroidectomía se realizan con anestesia general. Sin embargo, si la anestesia general es demasiado riesgosa para un paciente, podría usarse anestesia local o regional para permitir que el paciente permanezca despierto durante el procedimiento. Se introduce una vía intravenosa (VI) en una de las venas para dar líquidos y medicamentos.

  • Tiroidectomía convencional: en una Tiroidectomía convencional, se realiza una incisión de 3 a 4 pulgadas en la piel en la zona inferior de su cuello (parte frontal inferior del cuello, arriba de la clavícula y el esternón). A continuación, se realizará un corte vertical a través de los músculos en forma de cinta ubicados justo debajo de la piel, y se abrirán estos músculos para revelar la glándula tiroides y otras estructuras más profundas. Luego, se cortará y separará la glándula tiroides de los tejidos cercanos y se la extraerá. Durante todo el procedimiento, el cirujano tendrá mucho cuidado de preservar sus glándulas paratiroides (dos pares de glándulas pequeñas ubicadas cerca de la tiroides) y evitar dañar nervios importantes y vasos sanguíneos en su cuello. Después de la extracción de la glándula tiroidea, se harán uno o dos puntos para juntar sus músculos nuevamente. Luego, la capa más profunda de su incisión se cerrará con puntos y su piel se cerrará con cinta adhesiva estéril. Se insertará un pequeño catéter de succión (tubo) cerca del área de su incisión para drenar la sangre acumulada dentro de su cuello. Después de la cirugía, lo llevarán a la sala de recuperación, donde será monitoreado durante varias horas hasta que se esté lo suficientemente estable para regresar a su habitación en el hospital. Después de aproximadamente 24 horas, se le retirará el catéter de succión de su cuello. La mayoría de los pacientes vuelven a sus casas uno o dos días después de la cirugía.
  • Tiroidectomía endoscópica: un instrumento de observación llamado endoscopio e instrumentos quirúrgicos pequeños serán insertados en su cuello a través de tres o cuatro incisiones pequeñas. Cada incisión tiene alrededor de 3 a 5 milímetros de largo (menos de ¼ pulgada). Luego, el cirujano usará una cámara diminuta en el endoscopio para guiar los instrumentos y extirpar su tejido tiroideo. Al final del procedimiento, los cortes en el cuello se cierran con puntos pequeños o cinta quirúrgica.

Seguimiento

Aproximadamente una semana después de regresar del hospital a su casa, volverá a visitar a su médico para seguimiento. En esta visita, su médico revisará la cicatrización de su incisión. Después de la cirugía de tiroides, podría necesitar análisis de sangre regulares para medir los niveles de la hormona tiroides. Se controlan los niveles de calcio y fósforo para evaluar la función de sus glándulas paratiroides, las que algunas veces se dañan durante la cirugía de tiroides. Si se extirpó toda la glándula tiroides, deberá tomar suplementos de tiroides por el resto de su vida. Sentirá más dolor después de la cirugía si tuvo una Tiroidectomía convencional que si tuvo una Tiroidectomía endoscópica. Sin embargo, la mayoría de los pacientes no son buenos candidatos para la Tiroidectomía endoscópica.

Riesgos

En general, la Tiroidectomía es un procedimiento quirúrgico seguro. Sin embargo, algunas personas presentan riesgos mayores o menores, los cuales incluyen:

  • Hemorragia (sangrado) debajo de la herida en el cuello: si esto ocurre, la herida sobresale y el cuello se inflama, posiblemente comprimiendo las estructuras dentro del cuello e interfiriendo en la respiración. Esto es una urgencia médica.
  • Tormenta tiroidea: si la Tiroidectomía se realiza para tratar una glándula hiperactiva (tirotoxicosis), podría haber un aumento repentino de hormonas tiroideas en la sangre. Esta es una complicación muy rara debido a que se medica al paciente antes de la cirugía para prevenir este problema.
  • Daño al nervio laríngeo recurrente: dado que este nervio abastece las cuerdas vocales, el daño puede llevar a la parálisis de las cuerdas vocales y producir una voz ronca, ya sea en el corto o largo plazo. En casos raros, si se paralizan ambas cuerdas vocales, se puede obstruir la apertura de la garganta, causando problemas respiratorios.
  • Daño a una parte del nervio laríngeo superior: si esto ocurre, los pacientes que cantan podrían no llegar a las notas altas, y la voz podría perder un poco de proyección.
  • Hipoparatiroidismo: si las glándulas paratiroides se extirpan por error o se dañan sin querer durante una Tiroidectomía, el paciente podría sufrir de hipoparatiroidismo, una condición en la que los niveles de la hormona paratiroidea (una hormona que ayuda a regular el calcio del cuerpo) son anormalmente bajos.
  • infección de la herida

Cuándo llamar a un profesional

Una vez que regrese a su casa del hospital, llame a su médico de inmediato si:

  • Desarrolla fiebre.
  • La incisión o cualquier parte de su cuello se pone roja, sensible o inflamada.
  • Su voz parece ronca o débil.
  • Desarrolla síntomas de hipoparatiroidismo, que incluyen entumecimiento alrededor de la boca, cosquilleo en sus extremidades, o espasmos en sus pies, manos o cara.

Información adicional

American Thyroid Association, Inc. (Asociación Estadounidense de la Tiroides) 6066 Leesburg Pike Suite 650 Falls Church, VA 22041 Teléfono: 703-998-8890 Fax: 703-998-8893 Correo electrónico: admin@thyroid.org http://www.thyroid.org/

National Library of Medicine (NLM) (Biblioteca Nacional de Medicina) 8600 Rockville Pike Bethesda, MD 20894 Teléfono: 301-594-5983 Gratuito: 1-888-346-3656 Fax: 301-402-1384 http://www.nlm.nih.gov/

Última revisión: 2008-02-22T00:00:00-07:00

Última modificación: 2008-09-23T00:00:00-06:00

Fuente: Copyright © 2008 por Harvard University. Todos los derechos reservados. Usado con el permiso de Staywell.

Para más información de Harvard, en Inglés, haga clic en el logotipo:

Para qué se lo utiliza

La Tiroidectomía convencional se realiza por las siguientes razones:

  • Para extirpar tumores tiroideos malignos (cancerosos)
  • Para tratar una tormenta tiroidea, una condición en la cual una glándula tiroidea hiperactiva produce niveles extremadamente altos de la hormona tiroidea que no se puede controlar.
  • Para extirpar todo o parte de un bocio (glándula tiroidea agrandada) que está presionando estructuras circundantes en el cuello, especialmente si esta presión interfiere en la deglución y la respiración.
  • Para extirpar y evaluar un nódulo tiroideo que ha tenido resultados indeterminados en una biopsia

En algunas personas, como alternativa a una Tiroidectomía convencional, se puede realizar una Tiroidectomía endoscópica para extirpar quistes tiroides pequeños o nódulos tiroides benignos (menos de 4 centímetros, o alrededor de 1 ½ pulgadas) La Tiroidectomía endoscópica no se utiliza para tratar nódulos tiroides múltiples, cáncer de tiroides o tirotoxicosis.

Preparación

Aproximadamente una semana antes de la cirugía, se le pedirá que deje de tomar aspirinas y otros medicamentos anticoagulantes. Para reducir el riesgo de vómitos durante la cirugía, se le pedirá que no coma o tome nada después de la medianoche de la noche anterior a la cirugía. Como parte de las preparaciones generales para la cirugía, su médico revisará sus alergias y antecedentes médicos y quirúrgicos. Si podría estar embarazada, debe decirle al médico antes de la cirugía. Dado que el procedimiento al que se someterá involucra un área arriba de los hombros, se le pedirá que se quite los collares y aretes antes de que lo lleven a la sala de operaciones.

Cómo se lleva a cabo

En general, ambos tipos de Tiroidectomía se realizan con anestesia general. Sin embargo, si la anestesia general es demasiado riesgosa para un paciente, podría usarse anestesia local o regional para permitir que el paciente permanezca despierto durante el procedimiento. Se introduce una vía intravenosa (VI) en una de las venas para dar líquidos y medicamentos.

  • Tiroidectomía convencional: en una Tiroidectomía convencional, se realiza una incisión de 3 a 4 pulgadas en la piel en la zona inferior de su cuello (parte frontal inferior del cuello, arriba de la clavícula y el esternón). A continuación, se realizará un corte vertical a través de los músculos en forma de cinta ubicados justo debajo de la piel, y se abrirán estos músculos para revelar la glándula tiroides y otras estructuras más profundas. Luego, se cortará y separará la glándula tiroides de los tejidos cercanos y se la extraerá. Durante todo el procedimiento, el cirujano tendrá mucho cuidado de preservar sus glándulas paratiroides (dos pares de glándulas pequeñas ubicadas cerca de la tiroides) y evitar dañar nervios importantes y vasos sanguíneos en su cuello. Después de la extracción de la glándula tiroidea, se harán uno o dos puntos para juntar sus músculos nuevamente. Luego, la capa más profunda de su incisión se cerrará con puntos y su piel se cerrará con cinta adhesiva estéril. Se insertará un pequeño catéter de succión (tubo) cerca del área de su incisión para drenar la sangre acumulada dentro de su cuello. Después de la cirugía, lo llevarán a la sala de recuperación, donde será monitoreado durante varias horas hasta que se esté lo suficientemente estable para regresar a su habitación en el hospital. Después de aproximadamente 24 horas, se le retirará el catéter de succión de su cuello. La mayoría de los pacientes vuelven a sus casas uno o dos días después de la cirugía.
  • Tiroidectomía endoscópica: un instrumento de observación llamado endoscopio e instrumentos quirúrgicos pequeños serán insertados en su cuello a través de tres o cuatro incisiones pequeñas. Cada incisión tiene alrededor de 3 a 5 milímetros de largo (menos de ¼ pulgada). Luego, el cirujano usará una cámara diminuta en el endoscopio para guiar los instrumentos y extirpar su tejido tiroideo. Al final del procedimiento, los cortes en el cuello se cierran con puntos pequeños o cinta quirúrgica.

Seguimiento

Aproximadamente una semana después de regresar del hospital a su casa, volverá a visitar a su médico para seguimiento. En esta visita, su médico revisará la cicatrización de su incisión. Después de la cirugía de tiroides, podría necesitar análisis de sangre regulares para medir los niveles de la hormona tiroides. Se controlan los niveles de calcio y fósforo para evaluar la función de sus glándulas paratiroides, las que algunas veces se dañan durante la cirugía de tiroides. Si se extirpó toda la glándula tiroides, deberá tomar suplementos de tiroides por el resto de su vida. Sentirá más dolor después de la cirugía si tuvo una Tiroidectomía convencional que si tuvo una Tiroidectomía endoscópica. Sin embargo, la mayoría de los pacientes no son buenos candidatos para la Tiroidectomía endoscópica.

Riesgos

En general, la Tiroidectomía es un procedimiento quirúrgico seguro. Sin embargo, algunas personas presentan riesgos mayores o menores, los cuales incluyen:

  • Hemorragia (sangrado) debajo de la herida en el cuello: si esto ocurre, la herida sobresale y el cuello se inflama, posiblemente comprimiendo las estructuras dentro del cuello e interfiriendo en la respiración. Esto es una urgencia médica.
  • Tormenta tiroidea: si la Tiroidectomía se realiza para tratar una glándula hiperactiva (tirotoxicosis), podría haber un aumento repentino de hormonas tiroideas en la sangre. Esta es una complicación muy rara debido a que se medica al paciente antes de la cirugía para prevenir este problema.
  • Daño al nervio laríngeo recurrente: dado que este nervio abastece las cuerdas vocales, el daño puede llevar a la parálisis de las cuerdas vocales y producir una voz ronca, ya sea en el corto o largo plazo. En casos raros, si se paralizan ambas cuerdas vocales, se puede obstruir la apertura de la garganta, causando problemas respiratorios.
  • Daño a una parte del nervio laríngeo superior: si esto ocurre, los pacientes que cantan podrían no llegar a las notas altas, y la voz podría perder un poco de proyección.
  • Hipoparatiroidismo: si las glándulas paratiroides se extirpan por error o se dañan sin querer durante una Tiroidectomía, el paciente podría sufrir de hipoparatiroidismo, una condición en la que los niveles de la hormona paratiroidea (una hormona que ayuda a regular el calcio del cuerpo) son anormalmente bajos.
  • infección de la herida

Cuándo llamar a un profesional

Una vez que regrese a su casa del hospital, llame a su médico de inmediato si:

  • Desarrolla fiebre.
  • La incisión o cualquier parte de su cuello se pone roja, sensible o inflamada.
  • Su voz parece ronca o débil.
  • Desarrolla síntomas de hipoparatiroidismo, que incluyen entumecimiento alrededor de la boca, cosquilleo en sus extremidades, o espasmos en sus pies, manos o cara.

Información adicional

American Thyroid Association, Inc. (Asociación Estadounidense de la Tiroides) 6066 Leesburg Pike Suite 650 Falls Church, VA 22041 Teléfono: 703-998-8890 Fax: 703-998-8893 Correo electrónico: admin@thyroid.org http://www.thyroid.org/

National Library of Medicine (NLM) (Biblioteca Nacional de Medicina) 8600 Rockville Pike Bethesda, MD 20894 Teléfono: 301-594-5983 Gratuito: 1-888-346-3656 Fax: 301-402-1384 http://www.nlm.nih.gov/

Última revisión: 2008-02-22T00:00:00-07:00

Última modificación: 2008-09-23T00:00:00-06:00

Fuente: Copyright © 2008 por Harvard University. Todos los derechos reservados. Usado con el permiso de Staywell.

Para más información de Harvard, en Inglés, haga clic en el logotipo:

Déjanos tu Comentario

4 Comentarios

  1. Publicado 19 septiembre, 2011 en 11:59 am | Permalink

    Me extirparon totalmente la tirodes,pero me siento peor que antes. Estaba de tamaño muy grande y creciendo hacia el tórax ( endotoráxico ),por lo que me dificulta enormemente para tragar aún los alimentos más pequeños. Ojalá pudiesen informar si esto tiene alguna solución,pues me han dicho que el esófago debe haber tenido alguna presión y por ende haberse corrido. Gracias vida y salud por el artículo sobre la tiroidectomia.

  2. DANIEL
    Publicado 20 enero, 2013 en 6:58 pm | Permalink

    soy daniela tengo 21 años y hace menos de 20 dias me descubri una bola en el cuello no ledi importancia hasta que mi mama me dijo que era tiroides y buscamos y en el transcurso de estos dias aumente en cantidad de peso debido a un aumento de apetito y ansiedad se me cae el pelo

  3. Jessica
    Publicado 27 enero, 2014 en 12:35 am | Permalink

    Buenos días,

    Me gustaría saber en que casos se realiza la lobectomía tiroidea parcial?
    Tengo un nódulo hemorrágico en el lóbulo izquierdo de unos 3cm y me gustaría saber si sería uno de los casos en los que se podría realizar este tipo de intervención.
    Gracias.

  4. ELVIA TORRES
    Publicado 4 mayo, 2014 en 5:43 pm | Permalink

    MI HIJA TIENE 32 AÑOS Y LE VAN A PRACTICAR UNA TIROIDECTOMIA, QUIERO SABER SI ES VERDAD QUE ESTA CIRUGIA CAUSA DEPRESION Y COMO TRATARLA. GRACIAS

Presentar Observaciones

Tu nombre y dirección de correo electronico nunca serán vendidos o compartidos con cualquier otra organización -- nunca.

Requerido *

Ingrese Su nombre de Credenciales

¿Olvidaste tu contraseña?

×
.