Traumatismo craneal en adultos

Harvard Logo

¿Qué es?

Un traumatismo craneal (en la cabeza) puede causar varios tipos de lesiones en la cabeza. Estas incluyen:

  • Fractura craneal: es una rotura o fractura de uno de los huesos del cráneo. En algunos casos, el cráneo se hunde, de manera que los fragmentos del hueso roto presionan contra la superficie del cerebro. Esto se denomina fractura craneal deprimida. En la mayoría de los casos, una fractura craneal causa un magullón (contusión) sobre la superficie del cerebro debajo de la factura.
  • Hematoma epidural: esta es una forma grave de hemorragia, (sangrado) al desgarrarse uno de los vasos sanguíneos debajo del cráneo durante una lesión. En general, el cráneo también se fractura. A medida que los vasos sanguíneos lesionados sangran, la sangre se acumula en el espacio entre el cráneo y la duramadre, la membrana más saliente de las tres que cubren el cerebro. Esta acumulación de sangre se denomina hematoma, que puede expandirse dentro del cráneo, presionar contra el cerebro y causar la muerte.
  • Hematoma subdural agudo: en esta lesión, se desgarra un vaso sanguíneo y la sangre se acumula entre la duramadre y la superficie del cerebro. Esto puede suceder cuando la cabeza se golpea o cuando una parada brusca hace que la cabeza se mueva violentamente hacia adelante y atrás (latigazo). Una lesión cerebral por un latigazo se da más comúnmente en los ancianos y en personas que toman medicamentos anticoagulantes. El hematoma subdural agudo se desarrolla rápidamente, más comúnmente después de un traumatismo grave causado por un asalto, un accidente de auto o una caída. Es una lesión cerebral muy grave que típicamente causa pérdida de conocimiento y es mortal en alrededor del 50% de los casos.
  • Hematoma subdural crónico: a diferencia de la forma aguda, este tipo de hematoma subdural generalmente se desarrolla gradualmente porque la hemorragia dentro del cerebro es menos drástica y el hematoma puede acumularse en varios y pequeños episodios de hemorragia. Un hematoma subdural crónico es generalmente consecuencia de una lesión cerebral relativamente menor en una persona anciana, que toma medicamentos anticoagulantes o con un cerebro debilitado a causa del alcoholismo o la demencia. Los síntomas se desarrollan gradualmente en un lapso de una a seis semanas. Los síntomas más comunes son somnolencia, desatención o confusión, dolores de cabeza, cambios en la personalidad, convulsiones y parálisis leves.
  • Hemorragias intraparenquimatosas y contusiones: las hemorragias intraparenquimatosas (sangrado) y las contusiones (magullones) ocurren dentro del cerebro mismo en vez de entre el cerebro y el cráneo. Ambas lesiones pueden estar causadas por un impacto directo en el cerebro o una lesión indirecta, en la cual la fuerza del impacto en un lado del cerebro hace que éste rebote dentro del cráneo; esto produce otro daño del lado del cerebro opuesto a donde se produjo el impacto.

El traumatismo cerebral también puede causar inflamación (hinchazón) dentro del cerebro y hay más probabilidades de muerte debido a la presión dentro del cráneo. La lesión cerebral también puede causar un daño severo a las células cerebrales (neuronas). En algunos casos, estas células se destruyen inmediatamente debido al impacto de la lesión cerebral. En otros casos, las neuronas dañadas tardan más tiempo hasta perder su función y morir.

Cada año en Estados Unidos, las lesiones cerebrales ocasionan más de 2 millones de visitas al departamento de urgencias, con más de 72.000 muertes. Entre 80.000 a 210.000 personas con lesiones cerebrales severas o moderadas quedan incapacitadas o necesitan cuidado hospitalario adicional. En general, las lesiones cerebrales por traumatismo son la causa más común de muerte en los americanos de 45 años o más jóvenes. Además, las lesiones cerebrales que derivan de caídas son una causa muy común de hospitalización y muerte en personas mayores de 75 años. Los hombres son tres a cuatro veces más propensos que las mujeres a sufrir de lesiones cerebrales y el consumo de alcohol es causante de alrededor del 50% de los casos.

En Estados Unidos, las causas más comunes de las lesiones cerebrales cerradas en contraposición con las lesiones abiertas, al igual que las lesiones por heridas de bala, son los accidentes automovilísticos, las caídas y los asaltos violentos. Debido a las fuerzas extremas involucradas en estos tipos de traumatismo, hasta el 75% de las personas con lesiones cerebrales severas también sufren daño serio en los huesos del cuello o en los órganos principales en otras partes del cuerpo. Estas lesiones adicionales a menudo aumentan el riesgo de pérdida de sangre, dificultad para respirar, disminución de la presión arterial (hipotensión) y otros problemas que pueden empeorar el daño causado solo por la lesión cerebral.

¿Qué es?

Un traumatismo craneal (en la cabeza) puede causar varios tipos de lesiones en la cabeza. Estas incluyen:

  • Fractura craneal: es una rotura o fractura de uno de los huesos del cráneo. En algunos casos, el cráneo se hunde, de manera que los fragmentos del hueso roto presionan contra la superficie del cerebro. Esto se denomina fractura craneal deprimida. En la mayoría de los casos, una fractura craneal causa un magullón (contusión) sobre la superficie del cerebro debajo de la factura.
  • Hematoma epidural: esta es una forma grave de hemorragia, (sangrado) al desgarrarse uno de los vasos sanguíneos debajo del cráneo durante una lesión. En general, el cráneo también se fractura. A medida que los vasos sanguíneos lesionados sangran, la sangre se acumula en el espacio entre el cráneo y la duramadre, la membrana más saliente de las tres que cubren el cerebro. Esta acumulación de sangre se denomina hematoma, que puede expandirse dentro del cráneo, presionar contra el cerebro y causar la muerte.
  • Hematoma subdural agudo: en esta lesión, se desgarra un vaso sanguíneo y la sangre se acumula entre la duramadre y la superficie del cerebro. Esto puede suceder cuando la cabeza se golpea o cuando una parada brusca hace que la cabeza se mueva violentamente hacia adelante y atrás (latigazo). Una lesión cerebral por un latigazo se da más comúnmente en los ancianos y en personas que toman medicamentos anticoagulantes. El hematoma subdural agudo se desarrolla rápidamente, más comúnmente después de un traumatismo grave causado por un asalto, un accidente de auto o una caída. Es una lesión cerebral muy grave que típicamente causa pérdida de conocimiento y es mortal en alrededor del 50% de los casos.
  • Hematoma subdural crónico: a diferencia de la forma aguda, este tipo de hematoma subdural generalmente se desarrolla gradualmente porque la hemorragia dentro del cerebro es menos drástica y el hematoma puede acumularse en varios y pequeños episodios de hemorragia. Un hematoma subdural crónico es generalmente consecuencia de una lesión cerebral relativamente menor en una persona anciana, que toma medicamentos anticoagulantes o con un cerebro debilitado a causa del alcoholismo o la demencia. Los síntomas se desarrollan gradualmente en un lapso de una a seis semanas. Los síntomas más comunes son somnolencia, desatención o confusión, dolores de cabeza, cambios en la personalidad, convulsiones y parálisis leves.
  • Hemorragias intraparenquimatosas y contusiones: las hemorragias intraparenquimatosas (sangrado) y las contusiones (magullones) ocurren dentro del cerebro mismo en vez de entre el cerebro y el cráneo. Ambas lesiones pueden estar causadas por un impacto directo en el cerebro o una lesión indirecta, en la cual la fuerza del impacto en un lado del cerebro hace que éste rebote dentro del cráneo; esto produce otro daño del lado del cerebro opuesto a donde se produjo el impacto.

El traumatismo cerebral también puede causar inflamación (hinchazón) dentro del cerebro y hay más probabilidades de muerte debido a la presión dentro del cráneo. La lesión cerebral también puede causar un daño severo a las células cerebrales (neuronas). En algunos casos, estas células se destruyen inmediatamente debido al impacto de la lesión cerebral. En otros casos, las neuronas dañadas tardan más tiempo hasta perder su función y morir.

Cada año en Estados Unidos, las lesiones cerebrales ocasionan más de 2 millones de visitas al departamento de urgencias, con más de 72.000 muertes. Entre 80.000 a 210.000 personas con lesiones cerebrales severas o moderadas quedan incapacitadas o necesitan cuidado hospitalario adicional. En general, las lesiones cerebrales por traumatismo son la causa más común de muerte en los americanos de 45 años o más jóvenes. Además, las lesiones cerebrales que derivan de caídas son una causa muy común de hospitalización y muerte en personas mayores de 75 años. Los hombres son tres a cuatro veces más propensos que las mujeres a sufrir de lesiones cerebrales y el consumo de alcohol es causante de alrededor del 50% de los casos.

En Estados Unidos, las causas más comunes de las lesiones cerebrales cerradas en contraposición con las lesiones abiertas, al igual que las lesiones por heridas de bala, son los accidentes automovilísticos, las caídas y los asaltos violentos. Debido a las fuerzas extremas involucradas en estos tipos de traumatismo, hasta el 75% de las personas con lesiones cerebrales severas también sufren daño serio en los huesos del cuello o en los órganos principales en otras partes del cuerpo. Estas lesiones adicionales a menudo aumentan el riesgo de pérdida de sangre, dificultad para respirar, disminución de la presión arterial (hipotensión) y otros problemas que pueden empeorar el daño causado solo por la lesión cerebral.

Síntomas

Las lesiones cerebrales pueden causar un gran número de síntomas, según el tipo de lesión, su gravedad y su ubicación. Algunos médicos clasifican las lesiones cerebrales en tres categorías según sus síntomas:

  • Lesiones cerebrales leves: hay una lesión mínima en la parte externa de la cabeza, sin pérdida de conocimiento. La persona lesionada podría vomitar una o dos veces y quejarse de dolor de cabeza.
  • Lesiones cerebrales moderadas: hay una lesión más evidente en la parte externa de la cabeza y la persona podría perder el conocimiento por un lapso breve. Otros síntomas pueden incluir pérdida de la memoria (amnesia), dolor de cabeza, mareos, somnolencia, náuseas y vómitos, confusión, coloración parecida a un moretón alrededor de los ojos o detrás de la oreja o supuración de líquido de la nariz. Este líquido no es mucosidad sino líquido de alrededor del cerebro (líquido cefalorraquídeo) que se ha filtrado a través de la fractura craneal cerca de la nariz.
  • Lesiones cerebrales severas: hay una lesión seria en la parte externa de la cabeza, a menudo con lesiones que afectan el cuello, los brazos, las piernas o los órganos principales del cuerpo. En la mayoría de los casos, la persona pierde el conocimiento o apenas reacciona. Sin embargo, algunas personas se exasperan o se vuelven físicamente agresivas. Alrededor de un 10% de las personas con lesionas cerebrales tienen convulsiones.

Diagnóstico

Todas las lesiones cerebrales deberían evaluarse de inmediato por un médico, por eso busque ayuda de emergencia o pida a un amigo o miembro de su familia que lo lleve a una sala de urgencias. Una vez en la sala de urgencias, el médico querrá saber:

  • cómo se lesionó la cabeza, incluidos la altura de la caída o su ubicación (asiento de adelante, de atrás o del conductor) en un accidente automovilístico
  • su reacción inmediata a la lesión, especialmente cualquier tipo de pérdida de conocimiento o pérdida de memoria
  • cualquier síntoma inmediatamente posterior a la lesión, como vómitos, dolor de cabeza, confusión, somnolencia o convulsiones
  • la medicación que actualmente toma, incluidos alcohol y medicamentos sin receta.
  • su historia clínica, especialmente todo problema neurológico (accidente cerebrovascular, epilepsia, etc.) y cualquier episodio anterior a la lesión cerebral.
  • si le duele el cuello, el pecho, el abdomen, los brazos o las piernas

Si no puede responder estas preguntas, un familiar, amigo o el personal de urgencia médica que lo trasladó al hospital pueden darle esa información al médico.

El médico le hará un examen físico y neurológico, incluidas evaluaciones del tamaño de sus pupilas, de sus reflejos, sensibilidad y fuerza muscular. Si los resultados de estos exámenes son normales, quizá no necesite realizarse otros exámenes. Sin embargo, el médico podría decidir controlar su condición en un hospital.

Si tiene lesiones cerebrales más graves, el personal de emergencia tratará de estabilizar su condición tanto como sea posible antes de llevarlo al hospital. Para hacer esto, ellos podrían pasar un tubo a través de su garganta y la caja de voz (traquea) para ayudarlo a respirar con ventilación mecánica, para controlar la hemorragia de las heridas abiertas, para darle medicación intravenosa (se inyecta en la vena), para mantener su presión arterial y para inmovilizar su cuello en caso de fractura cervical. Una vez en el hospital y ya estabilizado, su médico le hará un examen físico y evaluación neurológica cortos. Luego le harán una tomografía computada (TAC) de la cabeza y radiografías de su columna vertebral de ser necesario. En la mayoría de los casos, una TAC es la mejor manera de detectar fracturas craneales, lesiones cerebrales o hemorragia dentro de la cabeza.

Duración

Aún si su lesión cerebral es leve, podría tener dificultad para concentrarse temporalmente y podría tener dolor de cabeza, mareo y fatiga ocasionalmente. Este conjunto de síntomas, llamado síndrome posconmocional, generalmente mejora dentro de los tres meses.

Las formas más graves de lesión cerebral pueden ser mortales. Aquellos casos que no son mortales a veces requieren una larga hospitalización con una prolongada rehabilitación. Según un estudio de investigación importante, el promedio de permanencia en un centro de rehabilitación es de 61 días. En algunos casos, la incapacidad es permanente.

Prevención

Para ayudar a prevenir las lesiones cerebrales, intente seguir estas recomendaciones:

  • si bebe alcohol, hágalo con moderación; nunca beba y conduzca
  • utilice cinturones de seguridad o casco
  • si practica deportes, utilice un protector apropiado para su cabeza
  • si trabaja por encima del nivel del suelo, utilice equipamiento de seguridad aprobado para prevenir caídas; nunca trabaje en las alturas si siente mareos o inestabilidad, si ha estado bebiendo alcohol, o si ha tomado alguna medicina que pueda producirle mareos o afectar su equilibrio
  • hágase chequeos de su vista por los menos una vez al año, una visión disminuida puede incrementar el riesgo de caídas y otros tipos de accidentes; esto es especialmente cierto si usted es anciano o si trabaja en las alturas

Tratamiento

Si tiene un traumatismo craneal menor, su médico podría decidir controlar su condición en la sala de urgencias por un breve lapso o admitirlo en el hospital por poco tiempo para observarlo. Mientras se encuentra en la sala de urgencias o en una sala de hospital, el personal médico le preguntará periódicamente acerca de sus síntomas, controlará sus signos vitales y confirmará que está despierto y que puede responder. Cuando su médico crea que usted está bien como para volver a su casa, lo dejará regresar con la condición de que un adulto responsable permanezca en casa con usted por uno o dos días para ayudarlo a controlar su condición. El médico le dará instrucciones específicas acerca de los posibles signos de peligro para que los controle.

Si le preocupan los dolores de cabeza posteriores a su lesión cerebral, su médico podría sugerirle que primero trate de tomar acetaminofén (Tylenol). Si esto no funciona, su médico probablemente le recete un antiinflamatorio más fuerte. Evite tomar aspirina, ibuprofeno (Advil, Motrin), naproxeno (Naprosyn) o indometacina (Indocin) durante el período ya que estos medicamentos puede incrementar el riesgo de hemorragia dentro de la cabeza.

En personas con lesiones cerebrales más graves, el tratamiento depende del tipo de lesión, su gravedad y ubicación. En muchos casos, el tratamiento se realiza en una unidad de cuidados intensivos con ventilación mecánica (asistencia respiratoria) y con medicamentos para controlar el dolor, disminuir la inflamación dentro del cerebro, mantener la presión arterial y prevenir convulsiones. Podría realizarse una operación para reparar la fractura craneal deprimida, drenar un hematoma subdural o epidural o para tratar la hemorragia cerebral o la conmoción.

Cuándo llamar a un profesional

Busque ayuda de urgencia de inmediato si encuentra a alguna persona inconsciente en el lugar del accidente. Busque también atención inmediata si alguien con una lesión cerebral tiene alguno de los siguientes síntomas:

  • dolor de cabeza
  • mareos
  • somnolencia
  • náuseas y vómitos
  • confusión
  • dificultad para caminar
  • mala articulación del habla
  • problemas de memoria
  • poca coordinación
  • comportamiento irritable
  • comportamiento agresivo
  • convulsiones
  • entumecimiento o parálisis de alguna parte del cuerpo

Aún cuando la lesión cerebral parezca ser menos grave y sus síntomas sean leves, podría haber tenido un daño significativo en el cerebro o en las estructuras de alrededor. Esto es especialmente importante si usted:

  • es anciano
  • toma medicamentos anticoagulantes
  • tiene problemas de hemorragias
  • tiene antecedentes de alcoholismo

Si tiene uno o más de los factores de riesgo detallados arriba, llame a su médico o vaya a una sala de urgencias si tiene una lesión cerebral.

Pronóstico

El pronóstico depende de la gravedad de la lesión.

  • Lesiones cerebrales leves: la perspectiva es generalmente muy buena. Aunque algunas personas experimentan el síndrome posconmocional, esto típicamente desaparece después de alrededor de tres meses. En la mayoría de los casos, no hay daño prolongado aunque la mejora podría ser gradual.
  • Lesiones cerebrales moderadas: la mejora más drástica generalmente ocurre dentro de la primera a sexta semanas. Luego de ese tiempo, podrían quedar secuelas (problemas que perduran) relacionadas con la memoria o la atención, pero podrían no ser permanentes.
  • Lesiones cerebrales severas: hasta el 50% de las lesiones cerebrales severas son mortales. Entre las personas que sobreviven a estas lesiones, alrededor del 20% sufre discapacidad severa.

Información adicional

National Institute of Neurological Disorders and Stroke (Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares) P.O. Box 5801 Bethesda, MD 20824 Teléfono: 301-496-5751 Gratuito: 1-800-352-9424 TTY: 301-468-5981 http://www.ninds.nih.gov/

American Academy of Neurology, AAN (Academia Americana de Neurología) 1080 Montreal Ave. St. Paul, MN 55116 Teléfono: 651-695-2717 Gratuito: 1-800-879-1960 Fax: 651-695-2791 Correo electrónico: memberservices@aan.com http://www.thebrainmatters.org/

Family Caregiver Alliance (Alianza para Cuidadores de Familia) 180 Montgomery St. Suite 1100 San Francisco, CA 94104 Teléfono: 415-434-3388 Gratuito: 1-800-445-8106 Fax: 415-434-3508 Correo electrónico: info@ndsccenter.org http://www.ndsccenter.org/

National Rehabilitation Information Center, NARIC (Centro Nacional de Información sobre la Rehabilitación) 4200 Forbes Blvd. Suite 202 Lanham, MD 20706 Teléfono: 301-459-5900 Gratuito: 1-800-346-2742 TTY: 301-459-5984 Correo electrónico: naricinfo@heitechservices.com http://www.naric.com/

Brain Injury Association of America (Asociación Americana de Trauma Cerebral) 8201 Greensboro Drive Suite 611 McLean, VA 22102 Phone: 703-761-0750 Gratuito: 1-800-444-6443 Fax: 703-761-0755 Correo electrónico: familyhelpline@biausa.org http://www.biausa.org/

Brain Trauma Foundation (Fundación de Traumatismo Cerebral) 523 E. 72nd St. New York, NY 10021 Teléfono: 212-772-0608 Fax: 212-772-0357 http://www.braintrauma.org/

National Institute on Disability and Rehabilitation Research (Instituto Nacional de Investigacion sobre Rehabilitacion y Discapacidad) 400 Maryland Ave., S.W. Washington, DC 20202-7100 Teléfono: 202-245-7640 TTY: 202-245-7316 http://www.ed.gov/about/offices/list/osers/nidrr/index.html?src=mr/

National Highway Traffic Safety Administration U.S. Department of Transportation (Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras, Departamente de Transporte de Estados Unidos) 400 7th St., SW Washington, DC 20590 Gratuito: 1-888-327-4236 Correo electrónico: webmaster@nhtsa.dot.gov http://www.nhtsa.dot.gov/

U.S. Consumer Product Safety Commission (CPSC) (Comisión Americana para la Seguridad de Productos de Consumo) 4330 East-West Highway Bethesda, MD 20814-4408 Teléfono: 301-424-6421 Gratuito: 1-800-638-2772 Fax: 301-413-7107 Correo electrónico: info@cpsc.gov http://www.cpsc.gov/

Última revisión: 2008-02-22T00:00:00-07:00

Última modificación: 2008-08-14T00:00:00-06:00

Fuente: Copyright © 2008 por Harvard University. Todos los derechos reservados. Usado con el permiso de Staywell.

Para más información de Harvard, en Inglés, haga clic en el logotipo:



Síntomas

Las lesiones cerebrales pueden causar un gran número de síntomas, según el tipo de lesión, su gravedad y su ubicación. Algunos médicos clasifican las lesiones cerebrales en tres categorías según sus síntomas:

  • Lesiones cerebrales leves: hay una lesión mínima en la parte externa de la cabeza, sin pérdida de conocimiento. La persona lesionada podría vomitar una o dos veces y quejarse de dolor de cabeza.
  • Lesiones cerebrales moderadas: hay una lesión más evidente en la parte externa de la cabeza y la persona podría perder el conocimiento por un lapso breve. Otros síntomas pueden incluir pérdida de la memoria (amnesia), dolor de cabeza, mareos, somnolencia, náuseas y vómitos, confusión, coloración parecida a un moretón alrededor de los ojos o detrás de la oreja o supuración de líquido de la nariz. Este líquido no es mucosidad sino líquido de alrededor del cerebro (líquido cefalorraquídeo) que se ha filtrado a través de la fractura craneal cerca de la nariz.
  • Lesiones cerebrales severas: hay una lesión seria en la parte externa de la cabeza, a menudo con lesiones que afectan el cuello, los brazos, las piernas o los órganos principales del cuerpo. En la mayoría de los casos, la persona pierde el conocimiento o apenas reacciona. Sin embargo, algunas personas se exasperan o se vuelven físicamente agresivas. Alrededor de un 10% de las personas con lesionas cerebrales tienen convulsiones.

Diagnóstico

Todas las lesiones cerebrales deberían evaluarse de inmediato por un médico, por eso busque ayuda de emergencia o pida a un amigo o miembro de su familia que lo lleve a una sala de urgencias. Una vez en la sala de urgencias, el médico querrá saber:

  • cómo se lesionó la cabeza, incluidos la altura de la caída o su ubicación (asiento de adelante, de atrás o del conductor) en un accidente automovilístico
  • su reacción inmediata a la lesión, especialmente cualquier tipo de pérdida de conocimiento o pérdida de memoria
  • cualquier síntoma inmediatamente posterior a la lesión, como vómitos, dolor de cabeza, confusión, somnolencia o convulsiones
  • la medicación que actualmente toma, incluidos alcohol y medicamentos sin receta.
  • su historia clínica, especialmente todo problema neurológico (accidente cerebrovascular, epilepsia, etc.) y cualquier episodio anterior a la lesión cerebral.
  • si le duele el cuello, el pecho, el abdomen, los brazos o las piernas

Si no puede responder estas preguntas, un familiar, amigo o el personal de urgencia médica que lo trasladó al hospital pueden darle esa información al médico.

El médico le hará un examen físico y neurológico, incluidas evaluaciones del tamaño de sus pupilas, de sus reflejos, sensibilidad y fuerza muscular. Si los resultados de estos exámenes son normales, quizá no necesite realizarse otros exámenes. Sin embargo, el médico podría decidir controlar su condición en un hospital.

Si tiene lesiones cerebrales más graves, el personal de emergencia tratará de estabilizar su condición tanto como sea posible antes de llevarlo al hospital. Para hacer esto, ellos podrían pasar un tubo a través de su garganta y la caja de voz (traquea) para ayudarlo a respirar con ventilación mecánica, para controlar la hemorragia de las heridas abiertas, para darle medicación intravenosa (se inyecta en la vena), para mantener su presión arterial y para inmovilizar su cuello en caso de fractura cervical. Una vez en el hospital y ya estabilizado, su médico le hará un examen físico y evaluación neurológica cortos. Luego le harán una tomografía computada (TAC) de la cabeza y radiografías de su columna vertebral de ser necesario. En la mayoría de los casos, una TAC es la mejor manera de detectar fracturas craneales, lesiones cerebrales o hemorragia dentro de la cabeza.

Duración

Aún si su lesión cerebral es leve, podría tener dificultad para concentrarse temporalmente y podría tener dolor de cabeza, mareo y fatiga ocasionalmente. Este conjunto de síntomas, llamado síndrome posconmocional, generalmente mejora dentro de los tres meses.

Las formas más graves de lesión cerebral pueden ser mortales. Aquellos casos que no son mortales a veces requieren una larga hospitalización con una prolongada rehabilitación. Según un estudio de investigación importante, el promedio de permanencia en un centro de rehabilitación es de 61 días. En algunos casos, la incapacidad es permanente.

Prevención

Para ayudar a prevenir las lesiones cerebrales, intente seguir estas recomendaciones:

  • si bebe alcohol, hágalo con moderación; nunca beba y conduzca
  • utilice cinturones de seguridad o casco
  • si practica deportes, utilice un protector apropiado para su cabeza
  • si trabaja por encima del nivel del suelo, utilice equipamiento de seguridad aprobado para prevenir caídas; nunca trabaje en las alturas si siente mareos o inestabilidad, si ha estado bebiendo alcohol, o si ha tomado alguna medicina que pueda producirle mareos o afectar su equilibrio
  • hágase chequeos de su vista por los menos una vez al año, una visión disminuida puede incrementar el riesgo de caídas y otros tipos de accidentes; esto es especialmente cierto si usted es anciano o si trabaja en las alturas

Tratamiento

Si tiene un traumatismo craneal menor, su médico podría decidir controlar su condición en la sala de urgencias por un breve lapso o admitirlo en el hospital por poco tiempo para observarlo. Mientras se encuentra en la sala de urgencias o en una sala de hospital, el personal médico le preguntará periódicamente acerca de sus síntomas, controlará sus signos vitales y confirmará que está despierto y que puede responder. Cuando su médico crea que usted está bien como para volver a su casa, lo dejará regresar con la condición de que un adulto responsable permanezca en casa con usted por uno o dos días para ayudarlo a controlar su condición. El médico le dará instrucciones específicas acerca de los posibles signos de peligro para que los controle.

Si le preocupan los dolores de cabeza posteriores a su lesión cerebral, su médico podría sugerirle que primero trate de tomar acetaminofén (Tylenol). Si esto no funciona, su médico probablemente le recete un antiinflamatorio más fuerte. Evite tomar aspirina, ibuprofeno (Advil, Motrin), naproxeno (Naprosyn) o indometacina (Indocin) durante el período ya que estos medicamentos puede incrementar el riesgo de hemorragia dentro de la cabeza.

En personas con lesiones cerebrales más graves, el tratamiento depende del tipo de lesión, su gravedad y ubicación. En muchos casos, el tratamiento se realiza en una unidad de cuidados intensivos con ventilación mecánica (asistencia respiratoria) y con medicamentos para controlar el dolor, disminuir la inflamación dentro del cerebro, mantener la presión arterial y prevenir convulsiones. Podría realizarse una operación para reparar la fractura craneal deprimida, drenar un hematoma subdural o epidural o para tratar la hemorragia cerebral o la conmoción.

Cuándo llamar a un profesional

Busque ayuda de urgencia de inmediato si encuentra a alguna persona inconsciente en el lugar del accidente. Busque también atención inmediata si alguien con una lesión cerebral tiene alguno de los siguientes síntomas:

  • dolor de cabeza
  • mareos
  • somnolencia
  • náuseas y vómitos
  • confusión
  • dificultad para caminar
  • mala articulación del habla
  • problemas de memoria
  • poca coordinación
  • comportamiento irritable
  • comportamiento agresivo
  • convulsiones
  • entumecimiento o parálisis de alguna parte del cuerpo

Aún cuando la lesión cerebral parezca ser menos grave y sus síntomas sean leves, podría haber tenido un daño significativo en el cerebro o en las estructuras de alrededor. Esto es especialmente importante si usted:

  • es anciano
  • toma medicamentos anticoagulantes
  • tiene problemas de hemorragias
  • tiene antecedentes de alcoholismo

Si tiene uno o más de los factores de riesgo detallados arriba, llame a su médico o vaya a una sala de urgencias si tiene una lesión cerebral.

Pronóstico

El pronóstico depende de la gravedad de la lesión.

  • Lesiones cerebrales leves: la perspectiva es generalmente muy buena. Aunque algunas personas experimentan el síndrome posconmocional, esto típicamente desaparece después de alrededor de tres meses. En la mayoría de los casos, no hay daño prolongado aunque la mejora podría ser gradual.
  • Lesiones cerebrales moderadas: la mejora más drástica generalmente ocurre dentro de la primera a sexta semanas. Luego de ese tiempo, podrían quedar secuelas (problemas que perduran) relacionadas con la memoria o la atención, pero podrían no ser permanentes.
  • Lesiones cerebrales severas: hasta el 50% de las lesiones cerebrales severas son mortales. Entre las personas que sobreviven a estas lesiones, alrededor del 20% sufre discapacidad severa.

Información adicional

National Institute of Neurological Disorders and Stroke (Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares) P.O. Box 5801 Bethesda, MD 20824 Teléfono: 301-496-5751 Gratuito: 1-800-352-9424 TTY: 301-468-5981 http://www.ninds.nih.gov/

American Academy of Neurology, AAN (Academia Americana de Neurología) 1080 Montreal Ave. St. Paul, MN 55116 Teléfono: 651-695-2717 Gratuito: 1-800-879-1960 Fax: 651-695-2791 Correo electrónico: memberservices@aan.com http://www.thebrainmatters.org/

Family Caregiver Alliance (Alianza para Cuidadores de Familia) 180 Montgomery St. Suite 1100 San Francisco, CA 94104 Teléfono: 415-434-3388 Gratuito: 1-800-445-8106 Fax: 415-434-3508 Correo electrónico: info@ndsccenter.org http://www.ndsccenter.org/

National Rehabilitation Information Center, NARIC (Centro Nacional de Información sobre la Rehabilitación) 4200 Forbes Blvd. Suite 202 Lanham, MD 20706 Teléfono: 301-459-5900 Gratuito: 1-800-346-2742 TTY: 301-459-5984 Correo electrónico: naricinfo@heitechservices.com http://www.naric.com/

Brain Injury Association of America (Asociación Americana de Trauma Cerebral) 8201 Greensboro Drive Suite 611 McLean, VA 22102 Phone: 703-761-0750 Gratuito: 1-800-444-6443 Fax: 703-761-0755 Correo electrónico: familyhelpline@biausa.org http://www.biausa.org/

Brain Trauma Foundation (Fundación de Traumatismo Cerebral) 523 E. 72nd St. New York, NY 10021 Teléfono: 212-772-0608 Fax: 212-772-0357 http://www.braintrauma.org/

National Institute on Disability and Rehabilitation Research (Instituto Nacional de Investigacion sobre Rehabilitacion y Discapacidad) 400 Maryland Ave., S.W. Washington, DC 20202-7100 Teléfono: 202-245-7640 TTY: 202-245-7316 http://www.ed.gov/about/offices/list/osers/nidrr/index.html?src=mr/

National Highway Traffic Safety Administration U.S. Department of Transportation (Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras, Departamente de Transporte de Estados Unidos) 400 7th St., SW Washington, DC 20590 Gratuito: 1-888-327-4236 Correo electrónico: webmaster@nhtsa.dot.gov http://www.nhtsa.dot.gov/

U.S. Consumer Product Safety Commission (CPSC) (Comisión Americana para la Seguridad de Productos de Consumo) 4330 East-West Highway Bethesda, MD 20814-4408 Teléfono: 301-424-6421 Gratuito: 1-800-638-2772 Fax: 301-413-7107 Correo electrónico: info@cpsc.gov http://www.cpsc.gov/

Última revisión: 2008-02-22T00:00:00-07:00

Última modificación: 2008-08-14T00:00:00-06:00

Fuente: Copyright © 2008 por Harvard University. Todos los derechos reservados. Usado con el permiso de Staywell.

Para más información de Harvard, en Inglés, haga clic en el logotipo:



2 Trackbacks

  1. [...] Traumatismo craneal en adultos [...]

  2. [...] Traumatismo craneal en adultos [...]

Presentar Observaciones

Tu nombre y dirección de correo electronico nunca serán vendidos o compartidos con cualquier otra organización -- nunca.

Requerido *

Ingrese Su nombre de Credenciales

¿Olvidaste tu contraseña?

×
.