Úlceras por presión (Úlceras de decúbito)

Harvard Logo


¿Qué es?

Las úlceras por presión, llamadas también llagas o úlceras de decúbito, son áreas donde la piel está dañada y pueden aparecer en personas que:

  • han estado en la cama por largo tiempo.
  • no han podido moverse por mucho tiempo, especialmente si son delgados o tiene enfermedades de las venas, arterias o neurológicas.
  • usan  silla de ruedas .

Las úlceras por presión son frecuentes en pacientes hospitalizados o que viven en asilos de ancianos. En Estados Unidos, aproximadamente el 9% de todos los pacientes hospitalizados desarrollan úlceras por presión. Del tres al 14% de las personas que son atendidas en sus hogares y del 3 al 12% de todos los residentes en asilos de ancianos tienen  úlceras por presión. Las personas transferidas de los hospitales a los asilos de ancianos son particularmente vulnerables a estas úlceras, con 10 al 15% de pacientes que presentan las úlceras al momento de ser admitidos a los asilos de ancianos.

Las úlceras por presión pueden causar graves complicaciones médicas, incluidas infecciones bacterianas en los huesos, articulaciones, la sangre, heridas profundas  y raramente un carcinoma sobre la cicatriz, una forma de cancer que se desarrolla en el tejido cicatrizal.

Las úlceras por presión se forman cuando el peso del cuerpo presiona la piel contra la superficie dura de la cama. En personas confinadas a la cama, las úlceras por presión son más frecuentes en la cadera, columna, parte baja de la espalda, omóplatos, codos y talones. En personas que usan silla de ruedas, son más frecuentes en la parte baja de la espaldad, nalgas y piernas. Esta presión disminuye el flujo de sangre a la piel. Esto lesiona las células epiteliales . Primero, se observa  una area de piel enrojecida, el enrojecimiento puede convertirse en ampolla o formar llagas (úlceras). En casos graves, el daño puede extenderse a través de la piel y crearse una lesión mucho más profunda que llega hasta el músculo o hueso.

El músculo es más propoenso a sufrir lesiones por la presión que la piel. Una úlcera por presión puede involucrar varias capas de tejidos.

La presión que causa las úlceras no tiene que ser  muy intensa. Normalmente, nuestra piel está protegida de lesiones por presión porque nos movemos, aún cuando dormimos.

Aunque la presión sobre la piel es la principal causa de úlceras por presión, otros factores influyen:

  • Fricción: hacen que la piel y los vasos sanguíneos se estiren, lo que impide la circulación adecuada hacia la piel. En una persona confinada a la cama, la fricción sucede cuando la persona es arrastrada o se la desliza en las sábanas. Esto puede suceder cuando el respaldo de la cama tiene una elevación de más 30 grados, por lo que  incrementa la fricción sobre la parte inferior de la espalda y el cóccix.
  • Humedad: causada por la respiración, la orina o la materia fecal,  esto puede hacer que  la piel este más propensa a  lesionarse. Las personas que no pueden controlar su vejiga o intestinos (incontinencia) tiene un mayor riesgo de desarrollar úlceras .
  • Movilidad disminuida: las úlceras por presión son frecuentes en personas que no pueden moverse por tener  parálisis,  después de una cirugía, las que estan en cuidados intensivos  o están incapacitadas por artritis, accidente cerebro vascular o problema neurológico, como la esclerosis múltiple.
  • Sensibilidad disminuida: las úlceras por presión son frecuentes en personas que tiene lesiones en la médula espinal o problemas neurológicos que disminuyen la capacidad de sentir dolor. Al no tener estas sensaciones, la persona no puede sentir los efectos prolongados de la presión sobre la piel.
  • Problemas circulatorios: las personas con aterosclerosis, problemas circulatorios debido a diabetes de larga evolución o inflamación localizada (edema) pueden estar más propensas. Las personas con anemia también tienen mayor riesgo porque la sangre no puede transportar suficiente oxígeno a las células epiteliales, aún cuando la circulación es normal.
  • Desnutrición: son mas frecuentes en personas que no consumen suficiente proteína, vitaminas  C, E, calcio o zinc.
  • Edad: los ancianos, mayores de 85 años son más propensos a desarrollar úlceras por presión porque su piel se vuelve más delicada con la edad. Además, a medida que envejecemos la grasa disminuye de la superficie de la piel, donde funciona como una almohada.

Síntomas

Las úlceras por presión se clasifican en cuatro etapas:

  • Etapa I (primeros síntomas de daño en la piel): las personas de piel blanca  desarrollan un parche duro de piel roja que no se vuelve blanco cuando se le presiona con el dedo. En personas con piel oscura, el parche puede ser rojo, púrpura o azul y puede ser difícil de detectar. La piel puede estar sensible y puede sentirse tibia o fría y firme.
  • Etapa II: las lesiones en la piel causan ampollas o desarrollan una llaga abierta o una vesícula que no se extiende más allá de la superficie de la piel. Puede desarrollarse una pigmentación roja o púrpura, una inflamación leve o una mínima supuración en el área cercana a la úlcera.
  • Etapa III: la úlcera se vuelve aun más grande y  pasa la superficie de la piel.
  • Etapa VI: la úlcera mas grande se vuelve más profunda y llega al músculo, hueso, tendón o articulación.

Las lesiónes de la piel son suceptibles al ingreso de bacterias y a infecciónes. Es más frecuente si la úlcera está contaminada por orina o material fecal. Los signos de infección incluyen:

  • pus que drena de la úlcera
  • mal olor
  • sensibilidad, calor y mayor enrojecimiento en la piel cercana a la úlcera.
  • fiebre

Diagnóstico

Un médico o enfermera puede diagnosticar una úlcera por presión al examinar la piel. Generalmente no se necesitan exámenes a menos que haya síntomas de infección.

Si una persona con úlceras en la piel desarrolla infección, un médico puede ordenar exámenes para saber si la infección se ha diseminado por los tejidos blandos a los huesos o a la sangre. Los exámenes incluyen análisis de sangre,  cultivos de tejido o secreciones de la úlcera y  radiografías,  imagen por resonancia magnética (IRM) o un ultrasonido oseo para detectar signos de infección llamada osteomielitis. Si  usted cuida de un paciente con riesgo de presentar lesiones usted aprenderá que zonas de la piel son propensas a estas úlceras y qué signos detectar. Cuando encuentre signos de lesión en la piel, usted puede tomar medidas para prevenir que las zonas enrojecidas se vuelvan úlceras.

Duración

Muchos factores influyen para determinar la duración de una úlcera por presión, esto incluye la severidad de la llaga y el tipo de tratamiento, así como la edad, la salud general, la alimentación y la capacidad de movimiento de la persona. Por ejemplo, existe una gran probabilidad de que la úlcera por presión en la Etapa II se cure dentro de una a seis semanas en un adulto relativamente sano que come bien y puede moverse. Las úlceras en las Etapas II y IV pueden llevar de seis semanas a tres meses para curarse. El treinta por ciento de las úlceras en la Etapa II, el 50% de las úlceras en la Etapa III y el 70% de las úlceras en la Etapa IV llevan más de seis meses para curarse.

La úlceras por presión pueden ser un problema recurrente en enfermos crónicos que presentan muchos factores de riego, como incontinencia, incapacidad para moverse y problemas circulatorios.

Prevención

La úlceras por presión pueden formarse aún si el paciente recibe excelente atención en un centro médico o en el hogar; estas úlceras no son necesariamente signos de malos cuidados al paciente. Los profesionales de la salud creen que por lo menos el 50% de las úlceras por presión pueden prevenirse tomando medidas simples parea aliviar la presión. Para ayudar a prevenir úlceras por presión en una persona confinada a la cama o a una silla de ruedas, el plan de cuidados debeincluir las siguientes medidas:

  • Alivie la presión en zonas vulnerables: cambie de posición a la persona cada dos horas mientras permanece en la cama y cada una hora cuando está sentado en una silla de ruedas. Use almohadas para elevar los brazos, las piernas, las nalgas y cadera de la persona. Alivie la presión en la espalda con un colchón de aire con textura de cartón de huevos, un colchón de agua o un cuero de oveja. Existen dos tipos de camas: cama de aire y cama de aire de presión alterna, se ha demostrado que estos tipos de camas reducen la probabilidad de formación de úlceras por presión.
  • Reduzca la fricción: evite deslizar a la persona a través d las sábanas. Levante el paciente o haga que este use un trapecio elevado para alzar brevemente su cuerpo. Mantenga la cama libre de migajas u otras partículas que pueden raspar o irritar la piel. No levante la cabeza de la cama más de 30 grados, a menos que su médico se lo permita. Use botas de cuero de oveja y almohadillas para los codos para reducir la fricción en los talones y codos. Lave al paciente con delicadeza. Evite rascarse o friccionarse la piel.
  • Inspeccione la piel del paciente por lo menos una vez por día:
  • La detección temprana puede prevenir que el enrojecimiento de la Etapa I empeore.
  • Reduzca la irritación por químicos: evite los antisépticos irritantes, peróxido hidrogenado, solución de povidona-iodada u otros químicos abrasivos usados para limpiar o desinfectar la piel.
  • Estimule al paciente a comer bien: la dieta debería incluir suficientes calorías, proteínas, calcio y zinc y vitaminas C y E. Si la persona no puede ingerir suficiente comida, pregúntele a su médico acerca de los suplementos nutricionales.
  • Estimule al ejercicio físico diario: el ejercicio físico incrementa el flujo sanguíneo y acelera la curación. En muchos casos, los pacientes encamados pueden realizar estiramientos y ejercicios físicos simples.
  • Mantenga la piel limpia y seca: limpie la piel con solución salina (una solución a base de sal no irritante) en vez de usar jabones abrasivos. Use almohadillas absorbentes para secar la humedad de las zonas vulnerarles. Si la persona tiene incontinencia, pregúntele a su médico acerca de las maneras de controlar o limitar la pérdida de orina o material fecal.

Tratamiento

Si usted cuida a una persona con úlceras por presión, su médico o enfermero quizá necesitaran que usted les ayude con el tratamiento y que siga las medidas preventivas para evitar mayores daños en la piel.

Los tratamientos adicionales, dependen de la etapa de las úlceras por presión. Primero, las áreas de piel no lesionadas cerca de la úlcera deben cubrirse con una capa protectora o un lubricante nocturno para protegerlas .Luego, se aplican vendajes especiales en el área lesionada para ayudar a la curación o para eliminar pequeñas áreas de tejido muerto. Si es necesario, las áreas más grandes de tejido muerto pueden cortarse quirúrgicamente o disolverse con una medicación especial. Las lesiones más profundas necesitan reconstrucción de piel y otras formas de cirugía reconstructiva.

Si la piel del paciente no comienza a curarse en unas pocas semanas después de haber comenzado el tratamiento, el médico puede recetar antibióticos, que pueden aplicarse como ungüentos, tomarse como comprimidos o colocarse por vía intravenosa (dentro de la vena). Los antibióticos también se usan para tratar las úlceras por presión que muestran signos claros de infección.

Cuándo llamar a un profesional

Si encuentra un área roja sospechosa  o ampollada en la piel del paciente , llame a su médico de inmediato o informe al enfermero.

Pronóstico

En la mayoría de los casos, el pronóstico de las úlceras por presión es bueno. Los tratamientos médicos pueden curar la mayoría de las úlceras por presión. Si estos tratamientos médicos no logran curar las úlceras enetaoas avanzadas, la cirugía reconstructiva puede reparar el área dañada.

Información adicional

National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Diseases (Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel) Centro de Información de los Institutos Nacionales de Salud 1 AMS Circle Bethesda, MD 20892-3675 Teléfono: 301-495-4484 Gratuito: 1-877-226-4267 Fax: 301-718-6366 TTY: 301-565-2966 Correo electrónico: niamsinfo@mail.nih.gov http://www.niams.nih.gov/

National Institute on Aging (Instituto Nacional sobre el Envejecimiento) Building 31, Room 5C27 31 Center Drive, MSC 2292 Bethesda, MD 20892 Gratuito: 1-800-222-2225 http://www.nih.gov/nia/

American Academy of Dermatology (Academia Americana de Dermatología) P.O. Box 4014 Schaumburg, IL 60168-4014 Teléfono: 847-330-0230 Gratuito: 1-888-462-3376 Fax: 847-240-1859 http://www.aad.org/

Última revisión: 2008-02-22T00:00:00-07:00

Última modificación: 2008-08-14T00:00:00-06:00

Fuente: Copyright © 2008 por Harvard University. Todos los derechos reservados. Usado con el permiso de Staywell.

Para más información de Harvard, en Inglés, haga clic en el logotipo:


Déjanos tu Comentario

Un Comentario

  1. Renso Lora
    Publicado 9 octubre, 2013 en 10:15 pm | Permalink

    Doctora muchas gracias por su explicacion.

Un Trackback

  1. [...] Granola and Cereal Vitamins : Úlceras por presión (Úlceras de decúbito) [...]

Presentar Observaciones

Tu nombre y dirección de correo electronico nunca serán vendidos o compartidos con cualquier otra organización -- nunca.

Requerido *

Ingrese Su nombre de Credenciales

¿Olvidaste tu contraseña?

×
.