Vaginosis bacteriana (Gardnerella Vaginalis)

Harvard Logo

¿Qué es?

La vaginosis bacteriana es la causa más frecuente de flujo o secreción y olor vaginal anormal. Es causada por un cambio en el tipo de bacteria que se encuentra en la vagina. Por lo general, la bacteria que pertenece a la familia de las Lactobacillus vive sin causar ningún daño en la vagina y produce químicos que mantienen a la vagina ligeramente ácida. En el caso de la vaginosis bacteriana, la bacteria Lactobacillus aparece reemplazada por otros tipos de bacterias que normalmente están presentes en concentraciones más pequeñas en la vagina.

Los científicos no entienden bien la razón de este cambio. Los factores de riesgo que parecen incrementar la posibilidad de padecer de vaginosis bacteriana incluyen un historial de múltiples parejas sexuales, una nueva pareja sexual, el hábito de fumar, el uso de ducha vaginal y el uso del dispositivo intrauterino (DIU). A pesar de que la mayoría de estos factores de riesgo están relacionados con la actividad sexual, aquellas mujeres que no han mantenido nunca relaciones sexuales vaginales también pueden desarrollar vaginosis bacteriana.

La vaginosis bacteriana ocurre a menudo durante el embarazo. Puede causar trabajo de parto y nacimiento prematuro, ruptura prematura de membranas e infecciones uterinas posparto. Por esta razón se examina a aquellas mujeres que presentan antecedentes de trabajo de parto prematuro y otras complicaciones en busca de vaginosis bacteriana, aún cuando no muestren ningún síntoma.

Síntomas

Hasta un 50% de las mujeres diagnosticadas con vaginosis bacteriana no tienen síntomas. En otros casos, la enfermedad causa un desagradable olor vaginal a pescado y una secreción vaginal de color blanca o amarilla. Para algunas mujeres, estos síntomas son especialmente molestos durante o después de mantener relaciones sexuales. La secreción que aparece en la vaginosis bacteriana tiende a ser menos espesa que la secreción espesa tipo “queso” que se ve en las infecciones vaginales por hongos (Candida). La vaginosis bacteriana generalmente no causa irritación significativa de la vulva o dolor durante las relaciones sexuales. Si usted tiene estos síntomas, su médico analizará otras posibles causas.

Diagnóstico

Su médico le solicitará que describa la secreción y olor vaginal. Él o ella le preguntarán sobre sus antecedentes médicos, incluyendo:

  • la fecha de su último periodo menstrual
  • el número de parejas sexuales que tiene
  • si ha tenido infecciones urinarias o vaginales anteriormente
  • si ha tenido alguna enfermedad de transmisión sexual o infecciones pélvicas
  • el método anticonceptivo que utiliza
  • su historia clínica de embarazo
  • sus hábitos de higiene personal, tales como duchas vaginales y el uso de desodorantes femeninos
  • si usa ropa interior ajustada
  • si usa tampones

Su médico puede también preguntar si tiene otras enfermedades, tales como diabetes o si ha utilizado antibióticos recientemente.

Su médico puede diagnosticar vaginosis bacteriana según los resultados de un examen ginecológico y un análisis de laboratorio de su flujo vaginal. No existe el análisis perfecto, pero si usted cumple con tres de los siguientes cuatro criterios, es muy probable que tenga vaginosis bacteriana.

  • un recubrimiento blanco y delgado en las paredes de la vagina en un examen pélvico
  • un análisis de pH de flujo vaginal que muestra baja acidez (pH más alto que 4.5)
  • olor a pescado cuando se toma una muestra de la secreción vaginal con un gota de hidróxido de potasio en un portaobjetos de vidrio (“prueba de whiff”)
  • células clave (células vaginales que están cubiertas con bacterias) visibles en examen microscópico de la secreción vaginal

Su médico puede solicitar otros estudios de laboratorio que pueden buscar otras causas de secreción vaginal

Prevención

Los médicos no están completamente seguros de porqué se desarrolla la vaginosis bacteriana. Debido a que ocurre más frecuentemente en personas que son sexualmente activas, algunos consideran que la vaginosis bacteriana se transmite sexualmente. Sin embargo, también ocurre en personas que no son sexualmente activas o que han tenido relaciones sexuales durante un largo tiempo con una sola persona.

En algunas mujeres, la vaginosis bacteriana vuelve a aparecer después del tratamiento. Los científicos no comprenden porqué ocurre esto. En algunos casos, puede ayudar a prevenir esta enfermedad que la pareja sexual masculina realice un tratamiento; sin embargo, esto no siempre ayuda.

El hecho de tener vaginosis bacteriana puede favorecer el contagio de VIH si su pareja sexual lo padece. Si usted ya tiene VIH, entonces la vaginosis bacteriana puede incrementar las posibilidades de que usted contagie de VIH a su pareja sexual.

Tratamiento

Para la mayoría de las mujeres, la vaginosis bacteriana es simplemente un fastidio y el objetivo del tratamiento es aliviar los síntomas. Los médicos frecuentemente tratan la vaginosis bacteriana con metronidazol (Flagyl o MetroGel-Vaginal) o clindamicina (Cleocin). Se puede ingerir por boca o se puede aplicar como gel o crema vaginal. Sin embargo, el U.S. Centers for Disease Control and Prevention (CDC) (Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos), recomienda que todas aquellas mujeres que presenten síntomas reciban tratamiento con medicamentos vía oral porque son seguros y funcionan mejor que un gel o crema vaginal. Los estudios demuestran que un tratamiento de siete días con metronidazol o un tratamiento de cinco días con gel vaginal metronidazol son igualmente efectivos en mujeres que no están embarazadas. La crema vaginal con clindamicina es ligeramente menos efectiva que otro tipo de metronidazol.

Todas las mujeres con síntomas de vaginosis bacteriana deben recibir tratamiento. Algunas mujeres deben también ser examinadas en busca de signos de vaginosis bacteriana aún si no presentan síntomas. Se debe verificar que las mujeres embarazadas que tienen alto riesgo de tener trabajo de parto y parto prematuro no sufran de vaginosis bacteriana y se debe considerar su tratamiento si no tienen síntomas. Algunos médicos también recomiendan que se verifique que las mujeres que pasen por algún procedimiento ginecológico no tengan vaginosis bacteriana aún si no hay presencia de síntomas. Esto se debe a que la vaginosis bacteriana ha sido asociada al desarrollo de la enfermedad pélvica inflamatoria y otras infecciones después de una biopsia de endometrio, aborto quirúrgico, histerectomía, colocación de un dispositivo intrauterino, cesárea y legrado uterino.

Los médicos no recomiendan un tratamiento de rutina para las parejas sexuales masculinas de las mujeres que tienen vaginosis bacteriana.

Cuándo llamar a un profesional

Visite a su médico cuando note secreción u olor vaginal anormal, especialmente si está embarazada.

Pronóstico

Las perspectivas son excelentes. La vaginosis bacteriana puede aparecer nuevamente, pero el tratamiento generalmente ayuda.

Información adicional

CDC National Prevention Information Network (NPIN) Centro Nacional de Prevención e Información de los CDC Centro Nacional para Prevención de VIH, Enfermedades de Transmisión Sexual y Tuberculosis P.O. Box 6003 Rockville, MD 20849-6003 Teléfono Gratuito: (800) 458-5231 Fax: (888) 282-7681 TTY: (800) 243-7012 Correo electrónico: info@cdcnpin.orghttp://www.cdcnpin.org/

Última revisión: 2007-02-27T00:00:00-07:00

Última modificación: 2008-08-15T00:00:00-06:00

Fuente: Copyright © 2008 por Harvard University. Todos los derechos reservados. Usado con el permiso de Staywell.

Para más información de Harvard, en Inglés, haga clic en el logotipo:


Déjanos tu Comentario

51 Comentarios

  1. claudia yanes
    Publicado 21 mayo, 2015 en 7:43 am | Permalink

    Doctora acabo de terminar el tratamiento justo ayer via oral y via vajinal y hoy estoy mirando que hay fluido de nuevo que ago??

Presentar Observaciones

Tu nombre y dirección de correo electronico nunca serán vendidos o compartidos con cualquier otra organización -- nunca.

Requerido *

Ingrese Su nombre de Credenciales

¿Olvidaste tu contraseña?

×
.