Cesárea

¿Qué es?

Una cesárea, también llamada en inglés C-section, es una cirugía que permite el nacimiento de un bebé a través del abdomen cuando es imposible o no se recomienda el nacimiento a través de la vagina. A veces, la cesárea se programa con anticipación, pero también puede realizarse en una situación de emergencia.

Entre el 25 y el 30% de todos los nacimientos en Estados Unidos se llevan a cabo mediante cesárea. El procedimiento se realiza con menos frecuencia en otros países: en los Países Bajos, en el 10% de los nacimientos, y en Inglaterra, Gales y Canadá, entre el 15 y el 20%.

Por qué se realiza

Por lo general, estas cirugías se hacen porque la madre ya tuvo un parto por cesárea y el médico le recomendó que tuviera otro, o porque la madre misma lo prefiere así.

El hecho de si un parto por cesárea es necesario o no continúa siendo un tema de mucha controversia. La frase “Una vez cesárea, siempre cesárea” era una recomendación típica y pocas veces los médicos contemplaban la posibilidad de que una mujer realizara el trabajo de parto y que fuera vaginal. Sin embargo, en los últimos 20 años, los obstetras han mostrado más predisposición a considerar el trabajo de parto. Muchas mujeres, pero no todas, pueden tener un parto vaginal después de una cesárea (VBAC). El Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos fomenta la prueba de parto después de una cesárea (TOLAC), pero ofrece una serie de pautas para poder identificar mejor a aquellas mujeres que podrían lograrlo y reducir las posibles complicaciones, como ruptura de útero. Aproximadamente un tercio de las mujeres que intenten una VBAC necesitarán una cesárea.

Recientemente, algunos expertos han puesto en tela de juicio si se debe realizar esta cirugía cuando la madre la solicita y no existe una justificación médica o quirúrgica aceptada para hacerla. Es un procedimiento generalmente seguro, pero el riesgo de complicaciones graves y muerte durante el parto por cesárea es de 3 a 5 veces mayor que con parto vaginal. Todavía se prefiere el parto vaginal al parto por cesárea, a menos que exista una razón realmente importante para realizar la cirugía.

Varias organizaciones se están concentrando en la reducción del número de cesáreas en Estados Unidos. El Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos (U.S. Department of Health and Human Services) está tratando de reducir los partos primerizos por cesárea al 15.5% de todos los nacimientos para el año 2010. Si bien esta recomendación  genera debate, está ampliamente reconocido que no todas las cesáreas son absolutamente necesarias y que el parto vaginal ofrece una cantidad de beneficios tanto para la madre como para el hijo cuando el embarazo es de bajo riesgo. Sin embargo, el uso de cesáreas para embarazos de mayor riesgo ha hecho que los partos sean mucho más seguros para ambos.

Las condiciones que ocasionan un embarazo de mayor riesgo y pueden requerir un parto por cesárea incluyen:

  • Prolapso del cordón: emergencia obstétrica que sucede antes o durante el trabajo de parto en la que se rompe la bolsa de líquido amniótico (“bolsa de las aguas”) y se cae el cordón umbilical dentro de la vagina antes de que salga el bebé. La cesárea de emergencia se realiza para salvar la vida del bebé.
  • Placenta previa: la placenta cubre parte o toda la apertura del cuello del útero hasta el canal del parto o la vagina.
  • Desprendimiento prematuro de placenta: la placenta se separa en parte o completamente del útero antes del nacimiento del bebé.
  • Desproporción céfalo-pélvica: el bebé es demasiado grande para pasar por el canal del parto o no está alineado correctamente dentro de los huesos pélvicos y de dicho canal.
  • Parto de nalgas: el bebé coloca las nalgas o los pies en primer lugar en vez de ubicarse en la posición normal con la cabeza hacia abajo.
  • Embarazos múltiples: se desarrollan dos bebés o más al mismo tiempo. Algunos embarazos de gemelos pueden tener un parto vaginal, pero generalmente se realiza cesárea cuando se esperan tres o más bebés.
  • Cirugía previa en el útero: incluye ciertos tipos de cesáreas, especialmente aquellas que involucran un corte vertical, conocido también como incisión (corte) clásica. El haber sacado varios fibromas o fibromas grandes de la pared del útero previamente puede debilitar las paredes, haciendo una cesárea necesaria.
  • Sufrimiento fetal, conocido también como frecuencia cardíaca fetal anómala (que no es correcta): es un patrón de frecuencia fetal notable y persistentemente  anormal durante el trabajo de parto, que puede ser peligrosa para la vida del feto.
  • Enfermedad maternal: abarca enfermedades como problemas del corazón o diabetes.
  • Preeclampsia y eclampsia (toxemia del embarazo): los síntomas incluyen presión arterial muy elevada, proteína en la orina y convulsiones.
  • Virus de inmunodeficiencia adquirida (VIH) u otras infecciones de la madre: una madre con el VIH o con lesiones activas de herpes en quien se hace una cesárea tiene menos probabilidades de transmitirle una infección a su bebé. Si bien un estudio demostró que una cesárea puede reducir la transmisión de hepatitis C de la madre al hijo, los resultados son preliminares. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos actualmente no recomiendan la práctica de una cesárea en mujeres con hepatitis.

Es importante que todas las mujeres sean evaluadas para determinar si es necesario que su parto sea por cesárea. Si bien cada uno de los casos mencionados anteriormente es una razón para considerar una cesárea, cada situación es diferente. Algunos bebés ubicados de nalgas están situados de tal manera que pueden permitir un parto vaginal seguro, mientras que otros no. La placenta previa no siempre afecta al parto vaginal si la apertura del cuello del útero sólo está parcialmente cubierta.

Preparación

La preparación para una cesárea puede variar dependiendo de si la cirugía es programada o si se realiza de emergencia, y si se utiliza anestesia local o general.

Generalmente, en las mujeres en las que se programa una cesárea no pueden comer o beber nada después de la medianoche del día anterior a la cirugía.

Le darán antiácidos antes de la cirugía para reducir los ácidos estomacales, ya que las mujeres embarazadas son más propensas a tener reflujo ácido. También le darán una dosis de antibióticos justo después del nacimiento del bebé para reducir el riesgo de infección.

Casi nunca o rara vez se da un enema antes del parto por cesárea, pero puede hacerse si la persona se siente demasiado o exageradamente estreñida.

Justo antes de la cirugía se inicia una vía intravenosa (VI)   para administrar medicamentos en la vena, líquidos y, si es necesario, dar una transfusión de sangre durante la cirugía. Le colocarán unos cables en su pecho que estarán conectados al equipo de monitoreo cardíaco y un manguito para tomar la presión arterial en el brazo. Le darán más oxígeno a través de una máscara y le colocarán un dispositivo de monitoreo de oxígeno en el dedo.

Le introducirán un tubo flexible en la vejiga, llamado catéter de Foley, para drenar la orina y mantener la vejiga lo más vacía posible durante la cirugía. Le lavarán el abdomen y la región púbica con jabón antiséptico o antibacteriano. Es posible que sea necesario afeitar el área donde se realizará el corte.

Por lo general, los médicos prefieren utilizar anestesia regional para las cesáreas. La anestesia regional significa que usted permanecerá despierta mientras adormecen un área de su cuerpo para realizar la cirugía.

La anestesia regional puede ser espinal, epidural o una combinación de ambas. La anestesia espinal se inyecta en y alrededor de los nervios de la columna vertebral, cerca de la parte media a inferior de la espalda. Esto proporciona una sensación de adormecimiento rápida y total, que relaja todos los músculos de las piernas y el abdomen. La cirugía puede iniciarse inmediatamente después de inyectada la anestesia ya que su efecto se inicia rápidamente. La anestesia epidural requiere un poco más de tiempo y se da insertando un catéter pequeño en el espacio alrededor de la columna vertebral, llamado espacio epidural. El catéter epidural se utiliza para mantener niveles constantes de anestesia en el espacio que rodea los nervios. El nivel de adormecimiento en las piernas y el abdomen, y el tiempo que usted está adormecida puede controlarse y regularse según sea necesario para evitar el dolor. Una anestesia combinada espinal-epidural, denominada CSE, brinda tanto un alivio inmediato del dolor, propio de la anestesia espinal y el control propio de la anestesia epidural, lo cual es necesario para una cirugía más extensa. La CSE es preferible cuando la operación puede ser más difícil o llevar más tiempo.

La anestesia regional le permite a la madre estar despierta y alerta durante el nacimiento del bebé, y respirar por sí misma. A algunas mujeres les preocupa sentir dolor con esta anestesia. Sin embargo, la anestesia regional adormece desde la mitad del pecho hasta los pies y su efecto es de corta duración una vez finalizada la cesárea.

La anestesia general se deja generalmente para cesáreas de emergencia. Si se utiliza la anestesia general, la mujer recibe la  anestesia por vía intravenosa (en la vena). Una vez que se duerme, se le introducirá un tubo de plástico en la garganta hacia la tráquea, llamado tubo endotraqueal. La tráquea, o tubo aéreo, conecta a la garganta con las vías respiratorias de los pulmones. Cuando el tubo endotraqueal está en su lugar, el anestesiólogo puede manejar la respiración de la madre mientras está inconsciente.

Cómo se realiza

Se realiza un corte horizontal en el abdomen a la altura o justo sobre la línea del vello púbico. A veces, es necesario hacer una corte vertical, especialmente si se trata de una cesárea de emergencia.

Luego de que se abre el abdomen, se protege la vejiga y se abre el útero. El corte en el útero también puede ser horizontal y bajo, o puede ser vertical. Es preferible un corte vertical cuando es necesario realizar un corte más grande del útero. Por ejemplo, puede ser necesario en el caso de mellizos, de un bebé grande o si está ubicado de nalgas. Se rompe la bolsa de aguas, se extrae el bebé, se sujeta el cordón umbilical con pinzas y se corta. El tiempo que transcurre entre el comienzo de la cirugía y el nacimiento del bebé generalmente es menos de 10 minutos. Una vez que el bebé nace, puede llevar otros 30 a 40 minutos extraer la placenta y cerrar el útero y el abdomen con suturas (puntos) o grapas. Toda la cirugía lleva generalmente un poco menos de 1 hora.

Seguimiento

Por lo general, varias horas después del parto se quitará el catéter de la vejiga, y se le pedirá a la persona que camine y comience a beber líquidos. Si se utilizaron grapas para cerrar el corte, se extraerán generalmente a la semana de la cesárea. Los puntos se caerán solos o será necesario sacarlos una semana más tarde. Durante las primeras semanas posteriores a la cirugía, se le indicará a la persona que no levante nada más pesado que el bebé. Puede comenzar a darle pecho al bebé ni bien termine la cirugía y esté despierta en la sala de recuperaciones. El poner al bebé en “posición de pelota de fútbol americano”, con el cuerpo del bebé debajo del brazo y la cabeza cerca del pecho, puede ayudar a mantener el peso del bebé lejos de la incisión (corte).

Riesgos

Los problemas más frecuentes después de un parto por cesárea incluyen sangrado intenso (hemorragia); endometritis (infección del útero); lesión de la vejiga y coágulos de sangre en las venas mayores de las piernas, la pelvis o los pulmones. Los riesgos del bebé incluyen cortes en la piel durante el corte del útero y retraso en la absorción del líquido amniótico de los pulmones.

Las posibles complicaciones de la anestesia dependen de si se utilizó anestesia general o regional para realizar la cirugía. La anestesia general proporciona una relajación profunda y total del cuerpo, que puede causar que los ácidos estomacales fluyan hacia los pulmones de la mujer; sin embargo, ésta es una complicación rara. Los efectos secundarios posteriores pueden hacer que la madre y el bebé tengan sueño, y retrasen el vínculo entre madre e hijo. Después de la anestesia regional puede haber dolor de cabeza.

La complicación más rara y más grave de la cesárea es la muerte de la madre, que es 3 a 5 veces más probable que suceda con este tipo de cirugía que con el parto vaginal. Sin embargo, no es común, con un índice de 7.5 muertes por cada 100.000 nacimientos vivos. Esto hace que la cirugía sea relativamente segura.

Cuándo llamar a un profesional

Debe comunicarse con un profesional de la salud después de la cirugía si desarrolla:

  • fiebre
  • secreción de color amarillo verdoso o con sangre de la herida
  • aumento repentino del dolor o enrojecimiento en el lugar del corte
  • dolor abdominal o pélvico
  • flujo vaginal con mal olor o sangrado intenso
  • dolor anormal o enrojecimiento en las piernas
  • dolor en el pecho, falta de aire o tos

Información adicional

American Academy of Family Physicians, AAFP (Academia Americana de Médicos de Familia) P.O. Box 11210 Shawnee Mission, KS 66207-1210 Teléfono: 913-906-6000 Gratuito: 1-800-274-2237 http://www.familydoctor.org/

American College of Obstetricians and Gynecologists (Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos) P.O. Box 96920 Washington, DC 20090-6920 Teléfono: 202-638-5577 http://www.acog.org/

Última revisión: 01-08-2008 T00:00:00-06:00

Última modificación: 31-10-2008T00:00:00-06:00

Fuente: Copyright © 2008 por Harvard University. Todos los derechos reservados. Usado con el permiso de Staywell.

Para más información de Harvard, en Inglés, haga clic aquí:

Déjanos tu Comentario

4 Comentarios

  1. cinthia
    Publicado 8 diciembre, 2012 en 7:20 pm | Permalink

    Ante todo gracias por una respuesta: Voy a tener mi prim er bebe y serà parto por cesàrea, lo cual estoy a 20 dias y presento una TOS con flema, me impedira la operacion? eso es mi duda. Y que debo hacer

  2. Publicado 15 febrero, 2013 en 8:42 pm | Permalink

    kisiera saber cuando es de grupo de sangre RH NEGATIVO cuales son los riesgos ke se corren al tener un bebe porke yo tengo ese grupo de angre y e tenidos unos partos muy complicados pero nunca me an explicado los riesgos ke uno o el bebe corre

  3. *monica
    Publicado 16 marzo, 2014 en 8:41 pm | Permalink

    quisiera saber que puedo hacer tuve cesarea hace 6 días y no se que comer ni que hacer para ir de cuerpo. podrían ayudarme?

  4. Silvia
    Publicado 18 noviembre, 2014 en 12:55 pm | Permalink

    Mi mama tuvo una operation de Utero la operacion hasta el momento salio bien el Utica problemadeella es la falta de sueño no puede dormir ni descansar como antes la operacion fue hace 2 meses y todo este tempo Ella no puede descansar como lo hacia antes gracias

Presentar Observaciones

Tu nombre y dirección de correo electronico nunca serán vendidos o compartidos con cualquier otra organización -- nunca.

Requerido *

Ingrese Su nombre de Credenciales

¿Olvidaste tu contraseña?

×
.