Reparación de hernia

¿Qué es?

Una reparación de hernia, también conocida como herniorrafía, es el procedimiento quirúrgico para reparar una hernia. Una hernia aparece cuando parte de un órgano interno o parte del cuerpo sobresale a través de un área donde no debería. Las hernias más comunes ocurren cuando una porción del intestino o grasa atraviesa un área débil de la pared muscular del abdomen. Esto causa una protuberancia (bulto) anormal debajo de la piel del abdomen, generalmente cerca de la ingle o del ombligo.

Existen dos tipos de reparación de una hernia:

  • Reparación tradicional (abierta) de una hernia: el cirujano abre la piel cortándola y repara la hernia a través de una apertura de varias pulgadas de largo.
  • Reparación laparoscópica de una hernia: en este procedimiento menos invasivo, el cirujano hace varios orificios pequeños en la piel e introduce un laparoscopio (un instrumento parecido a un telescopio con una cámara para ver el interior del abdomen) e instrumentos de mango largo para realizar la cirugía.

Se reparan más de 700.000 hernias de la ingle (inguinales) cada año en Estados Unidos y se realizan otros procedimientos de reparación de hernias para corregir las hernias en otras partes del cuerpo. Para la mayoría de las personas, no es necesario pasar la noche en el hospital luego de una reparación de hernia. Ocasionalmente, las personas con condiciones médicas serias necesitan una estadía breve en el hospital.

Para qué se la utiliza

Si bien existen diferentes tipos de hernias, las más comunes ocurren cuando una porción del intestino o un poco de grasa sobresale a través de una área débil de la pared muscular del abdomen. Esto provoca un bulto anormal debajo de la piel, frecuentemente cerca de la ingle o del ombligo. Los hombres son más propensos que las mujeres a desarrollar hernias de la ingle. En los hombres, normalmente hay un orificio o defecto pequeño en la pared abdominal de la ingle, por donde pasa el cordón hacia el testículo. Si este defecto se agranda de manera anormal, puede provocar una hernia en ese lugar.

Las hernias pueden producir dolor o presión, o pueden aparecer como un bulto que no duele. La mayoría de las hernias se agrandan con el tiempo y no se resuelven permanentemente por sí mismas. Existe un riesgo pequeño de que parte del intestino quede atrapado dentro de la hernia, lo cual podría llevar a una emergencia médica. No todas las hernias necesitan ser reparadas, pero usted puede optar por la cirugía si:

  • la hernia le provoca molestias o limita sus actividades 
  • la hernia se está agrandando
  • a usted o a su médico les preocupa el riesgo de que el intestino quede atrapado

Preparación

La mayoría de las hernias se diagnostican durante la visita con su médico y la cirugía se planificará para más adelante, de acuerdo a su conveniencia. El médico le hará su historia clínica y lo examinará. Si hay alguna posibilidad de que esté embarazada, debe dejarle saber a su médico antes de la cirugía. Es probable que su médico le solicite algunas pruebas, como exámenes de sangre o un electrocardiograma (ECG) para asegurarse de que puede realizarse la cirugía sin problemas. Aproximadamente una semana antes de la reparación de la hernia, es probable que le pida que deje de tomar aspirina y otros medicamentos que podrían aumentar el riesgo de sangrado. Se le pedirá que no coma ni beba nada desde la noche anterior a la cirugía (salvo los medicamentos) para disminuir el riesgo de vómito durante la operación.

El día de la cirugía, debe llevar puesta ropa suelta. Pregúntele a su médico si debe tomar sus medicamentos regulares con un sorbo de agua. También debe hacer los arreglos necesarios para que alguien lo lleve a casa después de la cirugía.

Cómo se lleva a cabo

La reparación de hernia puede realizarse bajo diferentes tipos de anestesia, como anestesia general, mediante la cual usted permanece inconsciente durante el procedimiento y anestesia raquídea (en la columna), regional o local, mediante la cual usted permanece despierta pero se bloquea el dolor en el área de la cirugía. Se introduce un tubito intravenoso (en una de las venas) para administrar líquidos y medicamentos. Por lo general, este procedimiento toma menos de una o dos horas.

  • Reparación tradicional de una hernia: en la reparación tradicional de la hernia, el cirujano hace una incisión (corte) de varias pulgadas de largo cerca de la hernia. Una vez que el cirujano puede ver claramente la parte del cuerpo herniada (generalmente una porción del intestino), él o ella la empuja suavemente para colocarla en el lugar apropiado. Luego el orificio o la debilidad de la pared abdominal se repara con puntadas. Finalmente, la incisión de la pared exterior se cierra con puntadas. Con frecuencia, los cirujanos utilizan parches de malla sintética para reparar las hernias. Estos parches pueden disminuir la tensión en la reparación, pueden reducir el dolor y hacer que sea menos probable que la hernia regrese en el futuro. Por otro lado, los parches de malla pueden aumentar levemente la posibilidad de cicatrices o infecciones.
  • Reparación laparoscópica de una hernia: en una reparación laparoscópica, se introduce un gas inofensivo en el abdomen para inflarlo. Esto le brinda al cirujano mayor espacio para trabajar y para ver mejor. Luego, se introduce el laparoscopio en el ombligo a través de una pequeña incisión. También se introducen otros instrumentos quirúrgicos, como herramientas para cortar y engrapar, a través de varias incisiones pequeñas en el abdomen. El laparoscopio cuenta con una cámara que transmite imágenes de su abdomen a una pantalla para guiar al cirujano en el uso de los instrumentos quirúrgicos. El cirujano retira suavemente la parte del cuerpo que tiene la hernia y la regresa a su lugar adecuado, y luego coloca un parche de malla sobre la debilidad de la pared abdominal. Se asegura el parche en el lugar con grapas inofensivas, ganchos metálicos o puntos. Al final del procedimiento el abdomen se desinfla y las pequeñas incisiones se cierran con suturas o cinta quirúrgica. Sólo algunos cirujanos hacen la reparación laparoscópica de la hernia. Es un procedimiento relativamente nuevo y no todos los cirujanos están convencidos de que es mejor que la cirugía tradicional. En un estudio importante reciente que comparó la reparación tradicional y laparoscópica de hernias de ingle, se encontró que las reparaciones tradicionales tenían mejor éxito a largo plazo y causaban menos complicaciones, pero la cirugía laparoscópica producía menos dolor y permitía que las personas regresaran a sus actividades habituales más rápido. Durante la reparación de hernia tradicional el paciente puede estar bajo anestesia local, pero para la reparación laparoscópica es necesario aplicar anestesia general.

Luego de la cirugía, se la seguirá de cerca y se le darán medicamentos para el dolor. La mayoría de las personas se recuperan en unas cuántas horas y pueden volver a su casa el mismo día.

Seguimiento

La mayoría de las personas vuelven a sus trabajos de oficina, a conducir y a otras actividades livianas a los pocos días de la cirugía. Si su trabajo implica mayor actividad física, es posible que necesite esperar dos semanas o más.

Unas semanas después de la cirugía, visitará a su médico para un seguimiento. Su médico le quitará los puntos y revisará que las incisiones (cortadas) hayan cicatrizado. También debe hablar con su médico acerca de cómo reanudar ciertas actividades específicas, como deportes, hacer trabajo pesado y levantar objetos pesados.

Riesgos

Por lo general, la reparación de la hernia es una cirugía muy segura. Sin embargo, siempre hay un pequeño riesgo de que surjan complicaciones como infección, sangrado excesivo, coágulos de sangre o lesiones en el intestino, en los testículos u en otras estructuras cercanas.

En los niños, la reparación de la hernia es exitosa a largo plazo en el 99 por ciento de los casos. En los adultos, la hernia generalmente regresa en menos del 10 por ciento de las personas. Sin embargo, el índice puede ser mayor en algunas situaciones especiales.

Cuándo llamar a un profesional

Una vez que vuelva a casa, llame a su médico de inmediato si:

  • tiene fiebre
  • la incisión se enrojece, se hincha y le duele o sangra
  • tiene dolor severo o inflamación (hinchazón) cerca del lugar de la cirugía.

Información adicional

American College of Surgeons, ACS (Colegio Americano de Cirujanos) 633 North Saint Clair St. Chicago, IL 60611-3211 Teléfono: 312-202-5000 Gratuito: 1-800-621-4111 http://www.facs.org/

Última revisión: 11-07-2008T00:00:00-06:00

Última modificación: 17-10-2008T00:00:00-06:00

Fuente: Copyright © 2008 por Harvard University. Todos los derechos reservados. Usado con el permiso de Staywell.

Para más información de Harvard, en Inglés, haga clic aquí:

Déjanos tu Comentario

2 Comentarios

  1. gabriel
    Publicado 17 junio, 2014 en 7:37 pm | Permalink

    cuanto vale operarse una hernia paraumbilical en su clinica

  2. gabriel
    Publicado 17 junio, 2014 en 7:39 pm | Permalink

    a que numero me puedo comunicar con ustedes aquí en costa rica

Presentar Observaciones

Tu nombre y dirección de correo electronico nunca serán vendidos o compartidos con cualquier otra organización -- nunca.

Requerido *

Ingrese Su nombre de Credenciales

¿Olvidaste tu contraseña?

×
.