Enfermedades y Condiciones

Accidente cerebrovascular (ACV) hemorrágico:

¿Qué es?

Un accidente cerebrovascular (ACV) hemorrágico es una hemorragia (sangrado) que interfiere repentinamente a la función cerebral. La hemorragia puede ocurrir dentro del cerebro o entre el cerebro y el cráneo. Los ACV hemorrágicos son responsables del 20% de todos los ACV y se dividen en categorías según el lugar y la causa de la hemorragia:

  • Hemorragia intracerebral: la hemorragia ocurre cuando un vaso sanguíneo se rompe dentro del cerebro. Los principales factores de riesgo incluyen presión arterial alta (hipertensión), alcoholismo, edad avanzada y consumo de cocaína o anfetaminas. Además, un ACV que comienza con una hemorragia (ACV trombótico o embólico) puede conducir a una hemorragia intracerebral inmediatamente después. Esto es común en los ACV embólicos, en los cuales una masa flotante dentro del flujo sanguíneo (llamado embolia) contiene bacterias y células inflamatorias, como cuando una persona tiene endocarditis infecciosa. En casos raros, la hemorragia intracerebral podría aparecer debido a una malformación arteriovenosa filtrante, que es un vaso sanguíneo híbrido y de paredes débiles entre una arteria y una vena. Este vaso sanguíneo débil está presente al nacer.
  • Hemorragia subaracnoidea: la hemorragia de un vaso sanguíneo dañado hace que la sangre se acumule en la superficie del cerebro. La sangre llena una porción del espacio entre el cerebro y el cráneo y se mezcla con el líquido cefalorraquídeo que protege el cráneo y la médula espinal. A medida que la sangre fluye dentro del líquido cefalorraquídeo, aumenta la presión en el cerebro, lo que causa dolor de cabeza inmediato que puede interferir con la función cerebral.  Durante los días inmediatamente posteriores a la hemorragia, la irritación química por la sangre coagulada alrededor del cerebro puede hacer que las arterias cerebrales cercanas en esta área sufran un espasmo. Los espasmos arteriales pueden dañar el tejido cerebral. Muy a menudo, la hemorragia subaracnoidea sucede a causa de un aneurisma sacular roto (un bulto parecido a un saco en la pared de la arteria), pero también puede ocurrir a causa de una filtración por una malformación arteriovenosa.

Síntomas

Los síntomas del ACV hemorrágico varían según su causa:

  • Hemorragia intracerebral:los síntomas casi siempre ocurren cuando la persona está despierta. Los síntomas tienden a aparecer sin previo aviso, pero pueden desarrollarse gradualmente. Éstos empeoran en un lapso de 30 a 90 minutos. Los síntomas pueden incluir:
    • debilidad repentina
    • parálisis o entumecimiento en alguna parte del cuerpo
    • incapacidad para hablar
    • desviación repentina de los ojos hacia una dirección
    • vómitos
    • dificultad para caminar
    • respiración irregular
    • estupor
    • coma
  • Hemorragia subaracnoidea: cuando está causada por un aneurisma roto, los síntomas pueden incluir:
    • dolor de cabeza severo y repentino (algunas personas lo describen como un “trueno”)
    • pérdida de conocimiento
    • náuseas y vómitos
    • incapacidad para mirar la luz brillante
    • cuello rígido
    • mareos
    • confusión
    • convulsión

Diagnóstico

Su médico querrá conocer su historia clínica y los factores de riesgo de un ACV. Su médico controlará su presión arterial y lo examinará, incluidos un examen neurológico y un examen cardiaco.

Para diagnosticar y clasificar su ACV, su médico necesitará un examen por imágenes de su cerebro. Algunos exámenes pueden ser útiles, incluidos tomografía computada (TAC) o una imagen por resonancia magnética (IRM). En el caso de los ACV hemorrágicos, las TAC son los exámenes más efectivos y rápidos. Si se sospecha de una hemorragia subaracnoidea, su médico podría hacer una punción lumbar, también llamada punción raquídea, mediante la cual se extrae una pequeña muestra de líquido cefalorraquídeo con una aguja que se inserta dentro de la espalda. Este líquido se examina para ver si contiene sangre. Otro examen, llamado angiografía por IRM, puede dar información sobre el flujo sanguíneo en su cerebro.

Si estos exámenes muestran que tiene un ACV, tendrá que realizarse exámenes para detectar la causa. Dado que el ACV hemorrágico causa también hemorragia, es importante evaluar la capacidad de coagulación de su sangre. Si toma un medicamento anticoagulante llamado warfarina (Coumadin), que pude contribuir al ACV, se analizará su sangre para medir el efecto de este medicamento. Si se sospecha de endocarditis infecciosa, se extraerán y analizarán muestras de sangre en un laboratorio para detectar bacterias. También podrían hacerse un electrocardiograma (ECG) y una radiografía de pecho. Le harán análisis de sangre para evaluar su recuento de glóbulos y la capacidad de coagulación de la sangre. Algunas personas se harán ecografías de las arterias del cuello (ecografía Doppler de carótida) o del corazón (ecocardiografía).

Duración

El ACV hemorrágico es mortal; hasta un 50% de todas las personas con hemorragia intracerebral mueren. Muchas de estas muertes ocurren dentro de los primeros días. La recuperación de los que sobreviven a una hemorragia cerebral es lenta. Solo el 12% de las personas pueden recuperarse por completo o casi por completo y vuelven a funcionar dentro de los 30 días posteriores al ACV

Prevención

Usted puede ayudar a prevenir el ACV por hemorragia intracerebral si controla su presión arterial. Si toma warfarina, aprenda sobre los efectos que otros medicamentos y los alimentos pueden tener sobre la warfarina en su torrente sanguíneo porque demasiada warfarina en sangre puede causar hemorragia. Debería tratar su colesterol, evitar el abuso de alcohol y nunca consumir cocaína o anfetaminas. El hábito del cigarrillo aumenta el riesgo de padecer de un aneurisma, por eso evitar el cigarrillo previene algunas causa del ACV hemorrágico.

Es casi imposible prevenir una hemorragia subaracnoidea causada por un aneurisma o malformación arteriovenosa, porque las anomalías de estos vasos sanguíneos generalmente no causan ningún síntoma antes de que ocurra la hemorragia.

Algunos médicos proponen exámenes de detección, como una angiografía por IRM, para identificar aneurismas antes de que estos causen un problema. Sin embargo, esta idea no resultó práctica para la mayoría porque la cirugía para extirpar el aneurisma sin ningún síntoma incluye riesgos significativos, y porque la mayoría de los aneurismas nunca causan hemorragia severa. Este detección podría tener sentido en algunas personas que han tenido dos o más familiares con hemorragias intracerebrales. Dado que es controvertida la detección del aneurisma, usted debería considerar cuidadosamente los riesgos de la cirugía con un médico antes de realizarse un examen de detección.

Tratamiento

Cuando hay una gran hemorragia en o alrededor del cerebro, todo el cerebro está en peligro debido al aumento de la presión dentro del cerebro. La mayoría del tratamiento de urgencia por ACV hemorrágico incluye medir y bajar la presión. Se usa frecuentemente la ventilación mecánica para hiperventilar al paciente con ACV porque esto puede conducir a una presión más baja y segura. El azúcar manitol, que a veces se usa como medicina, expulsa el líquido cefalorraquídeo al flujo sanguíneo y así disminuye la presión intracraneal. De ser necesario, un cirujano cortará su hueso craneal para disminuir la compresión del tejido cerebral. En algunos casos, es necesaria la cirugía para extirpar una gran parte del coágulo después de la hemorragia; sin embargo, en muchos pacientes, el cuerpo finalmente absorbe por sí mismo la sangre coagulada.

Un estudio de investigación actual está desarrollando un nuevo tratamiento que puede detener la hemorragia por un ACV hemorrágico. Este tratamiento, llamado “factor VIIa”, es el mismo que detiene la sangre en los hemofílicos. Los médicos anticipan que la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) de Estados Unidos pronto aprobará este medicamento para ser usado en los ACV hemorrágicos.

En las horas posteriores al ACV hemorrágico, debe disminuirse gradualmente la presión arterial hasta alcanzar una presión normal. Los médicos consideran la magnitud de la hinchazón (inflamación) para decidir qué nivele es el más apropiado.

Muchos médicos recetan medicamentos anticonvulsivantes como medida de protección. Podría continuarse la toma de esta medicina durante seis meses o más luego del ACV. En caso de la hemorragia subaracnoidea, que comúnmente provoca espasmos de las arterias próximas al lugar de la hemorragia, podrían usarse estas medicinas para evitar que las arterias se contraigan al momento del espasmo.

Si la hemorragia ocurrió a causa de un vaso sanguíneo anormal, podría ser necesaria la cirugía para prevenir otra hemorragia. Un aneurisma puede repararse colocando una grapa quirúrgica. Según el tamaño y la ubicación de la malformación arteriovenosa, un neurocirujano podría reparar o extirpar esa malformación.

La intervención inmediata de un terapeuta ocupacional y un fisioterapeuta resulta beneficiosa. Estos profesionales pueden enseñarles a los pacientes cómo manejar esta nueva discapacidad y recuperar la fuerza luego de la lesión cerebral. Comúnmente, luego de la hospitalización, el paciente debe permanecer internado en un centro de rehabilitación por un tiempo, donde podría brindársele una terapia adicional intensiva. El objetivo de la rehabilitación es ayudar al paciente a recuperar sus funciones físicas y del habla tanto como sea posible.

Cuándo llamar a un profesional

Llame a al departamento de urgencias de inmediatamente si un amigo o un familiar muestra síntomas que lo hacen pensar que podrían tener un ACV. Llame a su médico lo antes posible si presenta un fuerte dolor de cabeza con vómitos. Los dolores de cabeza menos intensos deberían ser evaluados por un médico si ocurren frecuentemente o están acompañados por otros síntomas, como náuseas, vómitos, debilidad o entumecimiento en cualquier parte del cuerpo. Si toma warfarina, cuéntele a su médico si tiene un dolor de cabeza que antes no tenía.

Si tiene dolor de cabeza grave y repentino que desaparece, es aún importante que se lo diga su médico. A veces, hay un pequeño sangrado de un vaso sanguíneo por un lapso breve una o dos veces antes de que haya una hemorragia subaracnoidea. El dolor de cabeza causada por este pequeño sangrado se denomina cefalea (dolor de cabeza) centinela. Si después del pequeño sangrado hay una hemorragia subaracnoidea grave, esta hemorragia generalmente sucede entre los días 6 y 22 posteriores al dolor de cabeza. Su médico podría tratarlo después de la cefalea centinela para prevenir una hemorragia más grave.

Pronóstico

Alrededor del 30 al 50% de las personas con hemorragia subaracnoidea muere. En aquellos que sobreviven lo suficiente como para llegar a una sala de urgencias, la hemorragia por lo general se detuvo al momento que el médico atendió al paciente. Muchas personas con aneurismas rotos o hemorragias subaracnoideas tampoco sobreviven lo suficiente como para llegar al hospital. Alrededor del 50% muere dentro del primer mes de tratamiento. Sin embargo, en personas con hemorragias subaracnoideas como consecuencia de una malformación arteriovenosa, el riesgo de muerte es de solo alrededor del 15%.

Entre el 25% de las personas que sobreviven a una hemorragia intracerebral, muchos experimentan una mejora importante en sus síntomas a medida que sus cuerpos natural y gradualmente absorben el coágulo dentro del cerebro. Entre los pacientes que sobreviven a un aneurisma sangrante, alrededor del 50% sufre problemas neurológicos a largo plazo. Uno de cada 5 pacientes que sobreviven a una hemorragia subaracnoidea tiene un aneurisma no tratado o una malformación arteriovenosa ha sangrado nuevamente dentro de los 14 días; el 50% vuelve a tener un sangrado dentro de los 6 meses. Cuando se recurre a la cirugía para cerrar un aneurisma sangrante, existen muchas probabilidades de éxito, pero hay también un 5% de riesgo de muerte o discapacidad a largo plazo.

Información adicional

National Institute of Neurological Disorders and Stroke (Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares) P.O. Box 5801 Bethesda, MD 20824 Teléfono: 301-496-5751 Gratuito: 1-800-352-9424 TTY: 301-468-5981 http://www.ninds.nih.gov/

National Stroke Association (Asociación Nacional de Accidentes Cerebrovasculares) 9707 E. Easter Lane Englewood, CO 80112 Teléfono: 303-649-9299 Gratuito: 1-800-787-6537 Fax: 303-649-1328 http://www.stroke.org/

Última revisión: 2007-10-27T00:00:00-06:00

Última modificación: 2008-08-15T00:00:00-06:00

Fuente: Copyright © 2008 por Harvard University. Todos los derechos reservados. Usado con el permiso de Staywell.

Para más información de Harvard, en Inglés, haga clic en el logotipo:



9 Comments en “Accidente cerebrovascular (ACV) hemorrágico:”

  1. [...] Esto puede ocurrir porque un coágulo sanguíneo bloquea el paso de la sangre, lo que se conoce como ataque cerebral isquémico, o porque algún vaso sanguíneo se rompe y sangra dentro del cerebro, lo que se denomina ataque cerebral hemorrágico. [...]

  2. [...] un derrame. Es por eso que las personas que la padecen reciben tratamiento con anticoagulantes. El accidente cerebrovascular puede ocurrir si un coágulo de sangre llega hasta una arteria del cerebro y obstruye (bloquea) la [...]

  3. [...] por algún motivo, la sangre no llega a todo el cerebro, ya sea porque alguna arteria se rompe (ACV hemorrágico) o se bloquea (ACV trombótico). Los alimentos ricos en grasas saturadas aumentan las posibilidades [...]

  4. [...] Accidente cerebrovascular (ACV) hemorrágico: [...]

  5. [...] otro es llamado ataque cerebral hemorrágico y se produce por la ruptura de un vaso sanguíneo que sangra dentro del [...]

  6. [...] viajó de otro lugar, este se llama ACV embólico o trombosis cerebral) . El otro es llamado ataque cerebral hemorrágico y se produce por la ruptura de un vaso sanguíneo que sangra dentro del cerebro. Por su parte, los [...]

  7. [...] una grave disminución del flujo sanguíneo. Igualmente graves, aunque menos comunes, son los accidentes cerebrovasculares de tipo hemorrágico, que ocurren cuando estalla un vaso sanguíneo del cerebro o cuando empieza a sangrar una arteria [...]

  8. [...] y la sangre se riega en el tejido cerebral, ocasionando daños cerebrales. Esto se conoce como accidente cerebrovascular hemorrágico y ocurre en alrededor del 15 por ciento del total de estos eventos. Ambos tipos de accidentes [...]

  9. [...] En un nuevo estudio , los investigadores analizaron los datos de 1.031 hombres de 46 a 65 años de edad, del estudio Kuopio de Factores de Riesgo para la Cardiopatía Isquémica (hecho en Finlandia). Se midieron los niveles en la sangre de varios carotenoides y se evaluó su posible asociación con el riesgo deaccidente cerebrovascular. [...]

Déjanos tu Comentario

Aviso Médico

El contenido del sitio VidaySalud.com es sólo para fines informativos y educativos. VidaySalud.com no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico con cualquier pregunta que puedas tener sobre una condición médica. Nunca desatiendas los consejos de tu médico profesional ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en VidaySalud.com.

Si piensas que puedes tener una emergencia médica, llama inmediatamente a tu médico o al 911 (o tu número local para emergencias médicas)

Para más detalles, haz clic aquí »

Cambiar a versión móvil