Accidente cerebrovascular trombótico

¿Qué es?

En un accidente cerebro vascular (ACV) trombótico, se forma un coágulo de sangre (trombo) dentro de una de las arterias del cerebro y obstruye el flujo de sangre hacia una región del cerebro. Esto hace que las células del cerebro en esta región dejen de funcionar y mueran rápidamente. Los ACV trombóticos pueden afectar las arterias grandes o pequeñas en el cerebro. Cuando un ACV trombótico ocurre en una pequeña arteria, esa arteria está generalmente alojada profundamente dentro del cerebro, y el ACV recibe el nombre específico de infarto lacunar.

En un ACV trombótico, el coágulo de sangre se forma en un vaso sanguíneo del cerebro. Otro tipo de ACV, ACV embolico, es similar, pero en un ACV embolico el coágulo de sangre se forma en cualquier lugar del cuerpo y viaja a través del torrente sanguíneo a la arteria cerebral. Primero, al médico puede resultarle imposible determinar qué tipo de ACV sufrió la persona porque los síntomas pueden ser idénticos.

El coágulo de sangre que desencadena el ACV trombótico generalmente se forma dentro de la arteria coronaria que ya está estrecha por la aterosclerosis, una condición donde los depósitos de grasa (placas) se acumulan en las paredes internas de los vasos sanguíneos. Una causa menos común del ACV trombótico es la migraña. En casos especialmente severos, una migraña puede hacer que una arteria cerebral sufra un espasmo durante largo tiempo, lo que hace que se forme un coágulo de sangre.

Aproximadamente el 50 al 60% de todos los ACV son trombóticos. Los factores que aumentan el riesgo de sufrir de un ACV trombótico son los factores que aumentan el riesgo de aterosclerosis:

  • antecedentes familiares de ACV trombótico
  • diabetes
  • presión arterial alta (hipertensión)
  • colesterol alto
  • hábito de fumar

Síntomas

Dado que las diferentes áreas del cerebro son responsables de distintas funciones (movimiento, visión, habla, equilibrio y coordinación), los síntomas del ACV trombótico varían según qué área del cerebro esté dañada.

Los síntomas pueden incluir cualquiera de los siguientes:

  • dolor de cabeza
  • mareos o confusión
  • debilidad o parálisis en un parte del cuerpo
  • entumecimiento severo y repentino en alguna parte del cuerpo
  • molestia visual, incluida pérdida repentina de la visión
  • dificultad para caminar, incluido andar tambaleante y cambios en la dirección
  • problemas de coordinación en brazos y manos
  • habla incoherente o incapacidad para hablar

Si cualquiera de estos síntomas se manifiesta repentinamente, la persona podría tener un ACV trombótico o cualquier otro tipo de ACV. Los síntomas, una vez que se manifiestan, puede empeoran gradualmente en horas o días.

A menudo, antes que haya un ACV, se manifiestan episodios breves de síntomas parecidos a un ACV. Un episodio breve de síntomas de ACV se denomina accidente isquémico transitorio (AIT). Un AIT dura menos de 24 horas, usualmente cinco a 20 minutos. Uno o más de estos ataques ocurren antes del 60% de todos los ACV. Un AIT generalmente indica que la aterosclerosis ha producido una erosión o rotura en el recubrimiento de una arteria importante. Las células en la sangre que forman coágulos, las plaquetas responden a esta erosión de la misma manera que reaccionan a cualquier herida, formando un coágulo. Un AIT es como una “falso comienzo” que hacen las plaquetas. Los primeros coágulos pequeños formados por las plaquetas podrían disolverse o viajar por el torrente sanguíneo antes de que formen un coágulo permanente. Un coágulo en disolución puede causar síntomas temporales de AIT y es una clara advertencia que pronto podría ocurrir un ACV.


Diagnóstico

Para diagnosticar un ACV, su médico necesitará una radiografía de su cerebro. Algunos exámenes pueden resultar útiles, incluidos tomografía computada (TAC) o una imagen por resonancia magnética (IRM). Si una radiografía muestra signos de lesión del tejido cerebral en un área irrigada por una arteria, entonces usted podría tener un ACV trombótico o embolico. Si la radiografía muestra hemorragia en o dentro del cerebro, entonces tuvo un ACV hemorrágico, que tiene que requiere otro tipo de tratamiento.

Luego, su médico tratará de determinar si el ACV es trombótico o embolico. Esto es importante porque un ACV embolico podría significar que hay un problema dentro de un vaso sanguíneo o fuera del cerebro que necesita ser tratado. Su médico le hará un examen neurológico, controlará su presión arterial y examinará su corazón y arterias en el cuello. Los exámenes que podrían usarse para detectar dónde se está formando un coágulo de sangre incluyen electrocardiograma (ECG), radiografía de pecho, ecografía Doppler (también llamada ecografía Doppler de carótida) y ecocardiograma.
Duración

Si la circulación de sangre en el cerebro se recupera en minutos a algunas horas, la persona puede recuperarse rápidamente, en horas a días. En caso de un ACV trombótico, los síntomas podrían mejorar en pocos días. Si se interrumpe el flujo sanguíneo durante un largo periodo, la lesión en el cerebro podría ser más severa y los síntomas podrían durar muchas semanas o meses. En este caso, podría requerirse rehabilitación física. En algunos casos, el daño cerebral permanente causa discapacidad permanente.

Prevención

Si ya ha tenido un ACV, tiene un alto riesgo de sufrir otro ACV.

Usted puede ayudar a prevenir ACV trombóticos si usted o su médico  controlan los factores que lo ponen en riesgo de sufrir aterosclerosis. Estos incluyen presión arterial, colesterol y diabetes. Usted también puede ayudar a prevenir un ACV si come una dieta saludable, evita fumar cigarrillos y toma una aspirina por día.

Tratar la presión arterial alta con cualquier medicamento reduce el riesgo de sufrir de ACV, pero se ha demostrado que hay varios medicamentos que presentan beneficios realmente importantes. Estos incluyen medicamentos llamados diuréticos tiazídicos, como la hidroclorotiazida (Oretic, HydroDIURIL y otros) o la clortalidona (Hygroton, Thalitone) y medicamentos llamados inhibidores ECA (enzima de conversión de la angiotensina), como el enalapril (Vasotec), el ramipril (Altace), el captopril (Capoten) o el lisinopril (Prinivil, Zestril).

Si tiene diabetes, usted puede reducir el riesgo de aterosclerosis y ACV si controla su nivel de azúcar en la sangre.

Si tiene colesterol alto, debería tomar medicamentos para reducir el colesterol. Los medicamentos para bajar el colesterol llamados estatinas pueden ayudar a prevenir los ACV. Estos incluyen la atorvastatin (Lipitor) la lovastatina (Mevacor), la simvastatina (Zocor), la pravastatina (Pravachol) y la fluvastatina (Lescol). Debería controlarse su colesterol cada cinco años aun si nunca tuvo un nivel alto de colesterol.

La dieta y el ejercicio físico pueden ayudar a prevenir el ACV. Debería realizar ejercicios físicos regularmente e ingerir una dieta saludable, rica en frutas y verduras y baja en grasas saturadas, grasas trans (aceites hidrogenados o parcialmente hidrogenados) y colesterol. Las últimas investigaciones han demostrado que comer dos a cuatro porciones de pescado por semana puede ayudar a disminuir el riesgo de sufrir de un ACV. Un estudio mostró que las personas que consumen pescado frecuentemente tienen la mitad del riesgo de sufrir un ACV que las personas que comen pescado una a tres veces por mes.

Para prevenir un ACV, también podría evitar consumir mucho alcohol y nunca consumir cocaína o anfetaminas.

Debería hablar con su médico sobre si debería tomar una aspirina diaria. La aspirina en dosis menores a 80 miligramos por día puede reducir el riesgo de un ACV trombótico. También podrían resultar beneficiosos otros medicamentos que previenen la formación de coágulos. Estos medicamentos más potentes a veces se recomiendan en personas que ya han tenido un ACV, para ayudar a prevenir otro. Estos incluyen la dipiridamol (por lo general como medicamento combinado con aspirina Aggrenox), el clopidogrel (Plavix), o la ticlopidine (Ticlid).

Si tiene migrañas asociadas con síntomas neurológicos como debilidad, entumecimiento o pérdida temporal de la visión, es importante que evite tomar medicamentos para la migraña, comúnmente llamados triptanos. Esta clase de medicamentos incluyen el sumatriptán (Imitrex), el rizatriptan (Maxalt) y otros. Tomar estos medicamentos cuando tiene estos síntomas neurológicos puede incrementar el riesgo de sufrir un ACV.


Tratamiento

Debe suministrarse de inmediato el tratamiento más efectivo para el ACV, dentro de las tres horas posteriores a los síntomas. Por eso, es importante que busque tratamiento de urgencia si tiene síntomas de un ACV. No pierda tiempo esperando que los síntomas desaparezcan. El tratamiento que se da al paciente durante las primeras horas se denomina activador tisular del plasminógeno (t-PA, por sus siglas en inglés). Se administra por vía intravenosa (dentro de la vena). Este medicamento puede disolver los coágulos y restablecer el flujo sanguíneo en el cerebro. En promedio, los pacientes que reciben esta medicación presentan menos probabilidad de discapacidad a largo plazo después del ACV.

Luego, se coloca otro tipo de medicamento, la heparina, para prevenir que los coágulos existentes se agranden y también para prevenir la formación de más coágulos.

Una persona que tuvo un ACV masivo debería ser hospitalizada para que pueda ser observada en caso de que los síntomas empeoraran. Una persona que tuvo un ACV severo podría necesitar un respirador para ayudarlo a respirar. Una persona que tuvo un ACV podría necesitar ayuda para asearse y alimentarse.

En el hospital, terapeutas ocupacionales y fisioterapeutas pueden ayudar al paciente a manejar esta nueva discapacidad y recuperar la fuerza. A menudo, el paciente será trasladado del hospital a un centro de rehabilitación para recibir un tratamiento más intensivo antes de regresar a su casa.


Cuándo llamar a un profesional

Si usted o alguien que está con usted desarrollan cualquiera de los síntomas de un ACV, debería llamar a su médico de inmediato o llamar a una ambulancia para ser trasladado a una sala de urgencias. Es importante realizarse un examen aún si sus síntomas duran solo algunos minutos porque el AIT puede ser un signo de advertencia que usted tendrá un ACV pronto.
Pronóstico

Si el suministro de sangre al cerebro se restablece de inmediato y por completo, la persona podría recuperarse de un ACV y presentar poca o ninguna discapacidad. Un estudio realizado durante tres años por el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares de Estados Unidos (U.S. National Institute of Neurological Disorders and Stroke) demostró que los pacientes que recibieron el medicamento anticoagulante t-PA dentro de las tres horas del inicio de los síntomas tuvieron 12% más de probabilidad de tener poca o ninguna discapacidad tres meses después del ACV en comparación con aquellos que no recibieron la t-PA.


Información adicional

National Institute of Neurological Disorders and Stroke (Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares) P.O. Box 5801 Bethesda, MD 20824 Gratuito: (800) 352-9424 http://www.ninds.nih.gov/

National Stroke Association (Asociación Nacional de Enfermedad Cerebrovascular) 9707 East Easter Ln. Englewood, CO 80112-3747 Teléfono: (303) 649-9299 Gratuito: 800-787-6537 Fax: (303) 649-1328 http://www.stroke.org/

Última revisión: 2008-07-11T00:00:00-06:00

Última modificación: 2008-09-26T00:00:00-06:00

Fuente: Copyright © 2008 por Harvard University. Todos los derechos reservados. Usado con el permiso de Staywell.

Para más información de Harvard, en Inglés, haga clic en el logotipo:


20 Comments en “Accidente cerebrovascular trombótico”

  1. [...] quedan fuera de tu control, como tu edad  y tu historia familiar.  Si los padres tuvieron un accidente cerebral vascular o un infarto antes de los 55 años, entonces la persona tiene un riesgo mucho mayor de sufrirlo [...]

  2. [...] Accidente cerebrovascular trombótico [...]

  3. [...] no llega a todo el cerebro, ya sea porque alguna arteria se rompe (ACV hemorrágico) o se bloquea (ACV trombótico). Los alimentos ricos en grasas saturadas aumentan las posibilidades de desarrollar una condición [...]

  4. [...] ¿Qué hace a los triglicéridos potencialmente peligrosos? Son un factor de riesgo para las enfermedades cardiovasculares. Además, como mencioné anteriormente, es común que alguien que tiene los triglicéridos altos también tenga el colesterol malo (conocido como LDL por sus siglas en inglés) elevado y el colesterol bueno (conocido como HDL por sus siglas en inglés) bajo. Tanto los triglicéridos altos independientemente o asociado a la elevación del colesterol, contribuyen a que las arterias se endurezcan, causando disminución en la circulación de la sangre en las arterias, lo cual disminuye la cantidad de oxígeno que reciben los tejidos. Esto puede ser muy peligroso especialmente cuando se trata del corazón o el cerebro . [...]

  5. [...] Según la Asociación Americana del Corazón, 47 millones de estadounidenses lo padecen, lo que equivale a 1 de cada 6 personas.  Presta atención y no creas que vivir en otro país te libra del peligro: esos datos sirven para que tengas una idea de lo frecuente de la condición que puede afectarle a muchas personas en cualquier parte del mundo.  Se trata del síndrome metabólico, identificado como tal hace solamente unos 20 años, pero tan común como la gripe o el catarro. Es una condición seria, pero no es una enfermedad en sí, sino un conjunto de factores de riesgo que ponen en un mayor peligro a tu salud. Concretamente, quintuplican tu riesgo de desarrollar diabetes y duplican tus probabilidades de desarrollar enfermedad coronaria (de las arterias del corazón) y de los vasos sanguíneos, y ya sabes que ambas cosas pueden conducir a un ataque cardíaco o a un accidente cerebrovascular (derrame cerebral). [...]

  6. [...] Según la Asociación Americana del Corazón, 47 millones de estadounidenses lo padecen, lo que equivale a 1 de cada 6 personas.  Presta atención y no creas que vivir en otro país te libra del peligro: esos datos sirven para que tengas una idea de lo frecuente de la condición que puede afectarle a muchas personas en cualquier parte del mundo.  Se trata del síndrome metabólico, identificado como tal hace solamente unos 20 años, pero tan común como la gripe o el catarro. Es una condición seria, pero no es una enfermedad en sí, sino un conjunto de factores de riesgo que ponen en un mayor peligro a tu salud. Concretamente, quintuplican tu riesgo de desarrollar diabetes y duplican tus probabilidades de desarrollar enfermedad coronaria (de las arterias del corazón) y de los vasos sanguíneos, y ya sabes que ambas cosas pueden conducir a un ataque cardíaco o a un accidente cerebrovascular (derrame cerebral). [...]

  7. [...] Según la Asociación Americana del Corazón, 47 millones de estadounidenses lo padecen, lo que equivale a 1 de cada 6 personas.  Presta atención y no creas que vivir en otro país te libra del peligro: esos datos sirven para que tengas una idea de lo frecuente de la condición que puede afectarle a muchas personas en cualquier parte del mundo.  Se trata del síndrome metabólico, identificado como tal hace solamente unos 20 años, pero tan común como la gripe o el catarro. Es una condición seria, pero no es una enfermedad en sí, sino un conjunto de factores de riesgo que ponen en un mayor peligro a tu salud. Concretamente, quintuplican tu riesgo de desarrollar diabetes y duplican tus probabilidades de desarrollar enfermedad coronaria (de las arterias del corazón) y de los vasos sanguíneos, y ya sabes que ambas cosas pueden conducir a un ataque cardíaco o a un accidente cerebrovascular (derrame cerebral). [...]

  8. [...] quedan fuera de tu control, como tu edad  y tu historia familiar.  Si los padres tuvieron un accidente cerebral vascular o un infarto antes de los 55 años, entonces la persona tiene un riesgo mucho mayor de sufrirlo [...]

  9. [...] correctamente. Existen dos tipos de accidentes vasculares cerebrales. El más común es el llamado ataque cerebral isquémico, causado por un coágulo de sangre que bloquea un vaso sanguíneo en el cerebro (ya sea porque se [...]

  10. [...] anteriormente y podrás reducir tus probabilidades de desarrollar problemas cardíacos y accidentes cerebrovasculares. Y no te olvides de incluir en el plan una caminata diaria a paso rápido para obtener mejores [...]

  11. [...] anteriormente y podrás reducir tus probabilidades de desarrollar problemas cardíacos y accidentes cerebrovasculares. Y no te olvides de incluir en el plan una caminata diaria a paso rápido para obtener mejores [...]

  12. [...] es un factor de riesgo para el desarrollo de la enfermedad cardíaca, la diabetes tipo 2, losaccidentes cerebrovasculares y hasta lo que se conoce como apnea del sueño. Ahora, un nuevo estudio ha encontrado un peligro [...]

  13. [...] la sangre lo que aumenta el riesgo de desarrollar hipertensión, ataques cardíacos, arritmias yaccidentes cerebrovasculares. Por eso es importante diagnosticar y tratar la apnea del [...]

  14. [...] es lo que ocurre? Un accidente cerebrovascular ocurre cuando repentinamente se presenta una alteración en la provisión de sangre hacia ciertas [...]

  15. [...] dos tipos de accidentes cerebrales vasculares (ACV). El más común es el llamado ataque cerebral isquémico o trombótico, causado por un coágulo (trombo) que bloquea a un vaso sanguíneo en el cerebro. El otro es [...]

  16. [...] dos tipos de accidentes cerebrales vasculares (ACV). El más común es el llamado ataque cerebral isquémico o trombótico, causado por un coágulo (trombo) que bloquea a un vaso sanguíneo en el cerebro. El otro es [...]

  17. Sres:
    Tiempo atras tuve un infarto lacular el que fue tratado primero en el Hospital de Temuco u luego derivado al Hospital de la U.Catolica donde estuve internado cerca de 5 dias.
    Desde esa fecha año 2000 gracias a Dios no he vuelto a tener otro infato lacular.
    Posteriormente he tenido un implante de marcapaso Medtronic Kappa KDR901 con electrdos endocavitarios bipolares, no teniendo dificultades a la fecha.
    Atte.
    J.Martinez

  18. [...] musculares y la hiperreflexia son algunos signos de enfermedad del cerebro o médula espinal. Un accidente cerebrovascular o los trastornos cerebrales, como la enfermedad de Parkinson, pueden provocar debilidad y [...]

  19. [...] musculares y la hiperreflexia son algunos signos de enfermedad del cerebro o médula espinal. Un accidente cerebrovascular o los trastornos cerebrales, como la enfermedad de Parkinson, pueden provocar debilidad y [...]

  20. [...] dos tipos de accidente cerebrovascular. El primero, llamado accidente cerebrovascular isquémico o trombótico, obedece a una falta de provisión sanguínea hacia una zona del cerebro a consecuencia de una [...]

Déjanos tu Comentario

Aviso Médico

El contenido del sitio VidaySalud.com es sólo para fines informativos y educativos. VidaySalud.com no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico con cualquier pregunta que puedas tener sobre una condición médica. Nunca desatiendas los consejos de tu médico profesional ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en VidaySalud.com.

Si piensas que puedes tener una emergencia médica, llama inmediatamente a tu médico o al 911 (o tu número local para emergencias médicas)

Para más detalles, haz clic aquí »

Cambiar a versión móvil