Enfermedades y Condiciones

Artritis juvenil

¿Qué es?

La artritis ocasiona inflamación (hinchazón) de las articulaciones que causa dolor y tumescencia (hinchazón). Aunque muchas personas creen que la artritis es la enfermedad de los ancianos, varias formas de artritis pueden afectar a personas de cualquier edad. Cuando un niño menor de 16 años presenta artritis, se la denomina artritis juvenil. En Estados Unidos, aproximadamente 285.000 niños sufren de alguna forma de esta enfermedad.

Las formas de artritis juveniles más comunes son

  • Artritis reumatoide juvenil: también llamada artritis idiopática juvenil es la forma más común de artritis juvenil. Se cree que la artritis reumatoide juvenil es una enfermedad autoinmune, lo que significa que por razones desconocidas, el sistema inmune del cuerpo ataca a alguno de sus propios tejidos como debería reaccionar contra un invasor externo, por ejemplo un virus o bacteria. En la artritis reumatoide juvenil, el recubrimiento de la articulación (llamada membrana sinovial) se inflama o agranda, lo que limita el movimiento y causa dolor y sensibilidad. Las enzimas liberadas por las membranas inflamadas causan más daño porque erosionan el hueso y el cartílago. Este tipo de daño en el hueso y la articulación puede causar problemas en un niño en crecimiento. Si se ven afectadas las áreas de crecimiento, los huesos podrían crecer en diferentes ritmos y por lo tanto un hueso podría sufrir e anomalías en su forma y tamaño. El resultado podría ser, por ejemplo, que una pierna quedara más corta que la otra de manera permanente. Existen tres subcategorías de artritis reumatoide juvenil:
  • Aparición de tipo sistémica de la enfermedad: comienza con una reacción en todo el cuerpo con fiebre alta, salpullido en la piel de las piernas, los brazos y el tronco; inflamación de las articulaciones; signos de inflamación en las articulaciones; y signos de inflamación de otros órganos del cuerpo, como inflamación de los ganglios linfáticos o de la membrana que recubre los pulmones (pleuritis). Un niño podría presentar uno o más episodios de artritis reumatoide juvenil de tipo sistémica que eventualmente desaparece, o la condición podría persistir en la edad adulta.
  • Aparición pauciarticular de la enfermedad: se ven afectadas menos de cinco articulaciones, es la forma más común de artritis reumatoide juvenil. Las articulaciones más largas, como las rodillas, los codos y los tobillos son las más afectadas, aunque no siempre las mismas articulaciones en ambos lados del cuerpo. Por ejemplo, podría verse afectada la rodilla de una pierna y el tobillo de la otra pierna. Los síntomas incluyen dolor, inflamación, rigidez, enrojecimiento y calor en la articulación afectada. Los niños con este tipo de artritis reumatoide juvenil son particularmente susceptibles a una inflamación ocular llamado iridociclitis. A menudo estos niños necesitan ser evaluados por un oftalmólogo, quizá tan a menudo como cada tres meses porque podría no haber síntomas pero sí daño permanente en la vista aún cuando los otros síntomas de artritis reumatoide juvenil están controlados. El tratamiento de la iridociclitis es altamente efectivo. Muchos o la mayoría de los niños con la forma pauciarticular de artritis reumatoide juvenil observarán que la enfermedad cede con el tiempo.
  • Enfermedad poliarticular: se ven afectadas cinco o más articulaciones, usualmente involucra las articulaciones pequeñas, como las de los dedos de las manos y de los pies, aunque también podrían verse afectadas las articulaciones grandes. Los síntomas incluyen los mismos síntomas antiinflamatorios que los de los otros tipos de artritis reumatoide juvenil, además de fiebre baja y bultos llamados nódulos cerca de las articulaciones afectadas. Generalmente, se ven afectadas las mismas articulaciones en ambos lados del cuerpo. La artritis reumatoide juvenil es más común en niñas que en niños, es usualmente más grave que los otros dos tipos de artritis y a menudo conduce a problemas prolongados en las articulaciones. En el 5 al 10% de los casos, el anticuerpo llamado factor reumatoide puede detectarse con un análisis de sangre, que a su vez la subclasifica en artritis reumatoide juvenil seropositiva. La artritis reumatoide juvenil seropositiva se parece más a la artritis reumatoide en adultos y a menudo se sigue manifestando en la edad adulta.
  • Espondilitis anquilosante juvenil: afecta las articulaciones grandes de la parte inferior del cuerpo, particularmente la región inferior de la columna y las caderas. Los síntomas clave son dolor y rigidez en la parte baja de la columna, especialmente en las mañanas. El dolor mejora al hacer ejercicios físicos. A menudo afecta más a niños que a niñas.
  • Artritis reactiva (anteriormente llamada Síndrome de Reiter): este tipo de artritis puede desarrollarse durante semanas y meses hasta que un niño haya estado expuesto a ciertas bacterias, en particular a la salmonela o a la yersinia asociada con la diarrea. La enfermedad usualmente se manifiesta de repente. Los síntomas clave son fiebre con dolor e inflamación en varias articulaciones, conjuntivitis (inflamación del ojo) y dolor al orinar.
  • Artritis psoriásica juvenil: este tipo de artritis crónica, que parece tener un componente genético, afecta a algunos niños con psoriasis. Los síntomas clave, aparte de dolor e inflamación en las articulaciones, son uñas de las manos con hoyuelos, psoriasis y un salpullido escamoso con relieve detrás de las orejas, en el área del pubis, en el cuero cabelludo u otras áreas del cuerpo.
  • Lupus eritematoso sistémico juvenil (lupus): aunque el lupus generalmente no se manifiesta antes de la adolescencia, cuando ocurre en niños es muy similar al lupus en adultos. Esta enfermedad puede causar inflamación y daño en los tejidos en muchas áreas del cuerpo, especialmente en la piel, las articulaciones, los vasos sanguíneos, el cerebro, el corazón, los músculos o los riñones. La enfermedad a menudo aparece en episodios que aparecen y desaparecen sin una razón en particular. Los síntomas clave incluyen salpullido en las mejillas, sensibilidad a la luz solar, llagas en la nariz y la boca, dolor en las articulaciones, convulsiones u otros signos de problemas neurológicos y dolor en el pecho.

Síntomas

Los síntomas varían según el niño y su trastorno específico. Los síntomas frecuentes incluyen:

  • una o más articulaciones que se inflaman y duelen de manera persistente o posiblemente se ponen rojas y calientes al tacto
  • dolor al mover las articulaciones, aunque muchos niños pequeños nunca se quejan de dolor
  • rigidez o disminución de la capacidad para mover las articulaciones, especialmente al despertarse en las mañanas
  • renguear (cojear)
  • articulaciones  deformadas
  • postura o extremidades arqueadas

Otros síntomas pueden incluir:

  • patrones disparejos de crecimiento (asimétrico) (una pierna más larga que la otra)
  • visión borrosa, dolor o enrojecimiento en el ojo
  • fiebre baja
  • salpullido en la piel
  • fatiga
  • irritabilidad
  • dolor en el pecho
  • quejas de dolor generalizado

Diagnóstico

La artritis juvenil es difícil de diagnosticar porque muchas enfermedades tienen síntomas similares y no existe examen para detectar el diagnóstico. Si su hijo muestra síntomas de artritis juvenil, usted probablemente será derivado a un pediatra reumatólogo El reumatólogo revisara la historia clínica de su hijo en busca de signos, por ejemplo, inflamación en la articulación que persiste durante al menos seis semanas. Por ejemplo, uno de los criterios fundamentales para el diagnóstico de la artritis reumatoide juvenil es la inflamación en las articulaciones que persiste durante al menos seis semanas. Podrían hacerse análisis de sangre para detectar anticuerpos que comúnmente se forman en personas con algún tipo de artritis, aunque estos anticuerpos a menudo están ausentes en los niños. Podrían hacerle radiografías para detectar daño en el cartílago o en casos severos, en los huesos. Podrían además hacerle otros análisis para detectar otras condiciones que podrían explicar los síntomas, como análisis para detectar infección: la enfermedad de Lyme es una causa de artritis por infección que podría afectar a los niños e imitar la artritis reumatoide juvenil.

Duración

La artritis reumatoide juvenil es generalmente una enfermedad de por vida. Sin embargo, para muchas personas, los síntomas disminuyen o desaparecen gradualmente en la edad adulta.

Prevención

Dado que se desconoce la causa de la artritis reumatoide juvenil, no existe manera de prevenirla.

Tratamiento

El principal objetivo del tratamiento es controlar la inflamación para detener el daño en las articulaciones y para controlar los síntomas para que el niño pueda tener una buena calidad de vida. Los medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINEs) son generalmente los primeros medicamentos recetados para aliviar la inflamación en las articulaciones. Estos diminuyen la cantidad de una enzima encontrada en las articulaciones afectadas que estimulan la inflamación. Esta misma enzima; sin embargo, ayuda a proteger el estómago, por eso los AINEs a menudo causan irritación y úlceras estomacales. Hay disponibles dosis bajas de AINEs sin receta, incluidos el ibuprofeno (Advil, Motrin entre otras marcas comerciales) y el naproxeno (Naprosyn, Aleve entre otros). El celecoxib (Celebrex) es un nuevo medicamento, llamado inhibidor COX-2 que se cree es más seguro para el estómago porque no tiene tanto efecto sobre la enzima que protege el estómago.

En los casos moderados a leves, los niños con artritis juvenil podrían tratarse con medicamentos más potentes o una combinación de medicinas. Los corticosteroides (como la prednisona) son de acción rápida, los agentes antiinflamatorios que podrían usarse para detener la inflamación peligrosa, por ejemplo cuando el revestimiento del corazón se ha inflamado (pericarditis) o para estabilizar a un niño en una etapa aguda de la enfermedad. Estos medicamentos pueden tener efectos secundarios muy serios, como aumento de peso, debilidad en los huesos, más susceptibilidad a las infecciones e interferencia en el crecimiento. Estos medicamentos usualmente se recetan durante un periodo breve y deben tomarse exactamente como lo indica el médico.

Otros medicamentos, llamados drogas antirreumáticas que modifican la enfermedad (DMARD), como el metotrexato (Rheumatrex entre otros) actúan lentamente, pero a menudo brindan alivio si otros medicamentos no dan resultado. Éstos pueden causar daño en el hígado u otras complicaciones, por eso el médico controlará minuciosamente los análisis de sangre en niños que toman DMARD. Podrían ser beneficiosos otros medicamentos como la hidroxicloroquina (Plaquenil), la sulfasalazina (Azulfidine), la leflunomida (Arava), la azatioprina (Imuran) y la ciclosporina (Neoral, Sandimmune). La talidomida podría ser beneficiosa en ciertos niños con ARJ (artritis reumatoide juvenil); sin embargo, las mujeres deben evitar quedar embarazadas mientras toman este medicamento, y además puede causar daño al sistema nervioso. Los tratamientos inyectables más nuevos, incluidos el adalimumab (Humira) y el etanercept (Enbrel) fueron recientemente aprobados para la artritis reumatoide juvenil. El infliximab (Remicade) y la anakinra (Kineret) pueden también ser muy efectivos en algunos niños con artritis reumatoide juvenil.

A veces es necesaria la cirugía si el daño en la articulación es severo o hay deformación de la articulación.

Debería estimularse a los niños con artritis juvenil para que lleven una vida tan normal como les sea posible. Aunque podría causar dolor, los ejercicios físicos son importantes ya que ayudan a mantener las articulaciones en movimiento. Una vez que los síntomas están controlados, es bueno que su hijo participe en sus juegos habituales y actividades deportivas. En casos graves, podría recomendarse terapia física para mantener las articulaciones en movimiento. También podrían ser necesarios tutores o la atención especializada de maestros si el niño pierde muchas semanas de clases por causa de la enfermedad. Además, podría recomendarse ayudar al niño a manejar los aspectos emocionales que causa una enfermedad prolongada.

Cuándo llamar a un profesional

Llame a un profesional de la salud si un niño desarrolla fiebre o salpullido con síntomas de artritis, como dolor persistente en las articulaciones, articulaciones inflamadas, si el niño renguea y si sus movimientos son limitados.

Pronóstico

Dado que los síntomas y el daño causado por la artritis juvenil puede variar en gran escala, el pronóstico también varía significativamente. Algunos tipos de artritis tienen periodos en los cuales la enfermedad se intensifica y periodos en los cuales los síntomas ceden. El tratamiento puede controlar los síntomas en la mayoría de las personas y muchos niños “superan” la enfermedad. No obstante, las formas severas de la enfermedad pueden causar problemas de crecimiento si se dañan las placas de crecimiento en los huesos largos. Los niños muy enfermos también pueden perder largos periodos escolares y la lesión en la articulación puede causar problemas en las articulaciones a largo plazo. Asimismo, los medicamentos usados para tratar la artritis juvenil pueden causar otros problemas, como úlceras estomacales, debilidad en los huesos y daño en el hígado.

Información adicional

National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Diseases (Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel) Centro de Información de los Institutos Nacionales de Salud 1 AMS Circle Bethesda, MD 20892-3675 Teléfono: 301-495-4484 Gratuito: 1-877-226-4267 TTY: 301-565-2966 http://www.niams.nih.gov/

Arthritis Foundation (Fundación para la Artritis) P.O. Box 7669 Atlanta, GA 30357-0669 Teléfono: 404-872-7100 Gratuito: 1-800-283-7800 http://www.arthritis.org/

American College of Rheumatology (Colegio Americano de Reumatología) 1800 Century Place Suite 250 Atlanta, GA 30345-4300 Teléfono: 404-633-3777 http://www.rheumatology.org/

Última revisión: 2008-06-19T00:00:00-06:00

Última modificación: 2008-09-25T00:00:00-06:00

Fuente: Copyright © 2008 por Harvard University. Todos los derechos reservados. Usado con el permiso de Staywell.

Para más información de Harvard, en Inglés, haga clic en el logotipo:


2 Comments en “Artritis juvenil”

  1. [...] de anticuerpos antifosfolipídos (SAF)ReflexologiaViviendo con esclerosis múltipleArtritis juvenilDe afuera hacia adentro: Colaboración internacional descubre que la esclerosis múltiple [...]

  2. [...] Artritis juvenil [...]

Déjanos tu Comentario

Aviso Médico

El contenido del sitio VidaySalud.com es sólo para fines informativos y educativos. VidaySalud.com no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico con cualquier pregunta que puedas tener sobre una condición médica. Nunca desatiendas los consejos de tu médico profesional ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en VidaySalud.com.

Si piensas que puedes tener una emergencia médica, llama inmediatamente a tu médico o al 911 (o tu número local para emergencias médicas)

Para más detalles, haz clic aquí »

Cambiar a versión móvil