Enfermedades y Condiciones

Artritis Reactiva

¿Qué es?

La artritis reactiva es una enfermedad rara que causa inflamación (hinchazón) de las articulaciones, vías urinarias y ojos. Está desencadenada por una infección, por lo general por un organismo transmitido sexualmente o por ciertas bacterias gastrointestinales.

La infección más común que causa artritis reactiva es la enfermedad de transmisión sexual, llamada clamidia (ETS). La artritis reactiva puede también estar causada por una infección gastrointestinal por bacterias como la salmonela, la shigella, el campylobacter o la Yersinia, infecciones que pueden causar diarrea y vómitos. Estas bacterias a menudo se encuentran en la comida y el agua contaminadas. Aunque estas infecciones son comunes, la artritis reactiva no lo es. Los científicos creen que las personas que desarrollan artritis reactiva tienen cierta característica genética. Alrededor del 50% de las personas con artritis reactiva portan un gen llamado gen HLA-B27 en comparación con el 8% de la población general, esto apoya la teoría de que los  factores genéticos, son un factor de riesgo.

Se cree que la artritis reactiva es un desorden autoinmune, que significa que el sistema inmune del cuerpo ataca por error sus propios tejidos. En este caso, el sistema inmune reacciona ante la infección pero continúa atacando al cuerpo una vez eliminada la infección.

La artritis reactiva generalmente incluye artritis, inflamación ocular (conjuntivitis o uveítis) e inflamación de la uretra (uretritis). No obstante, algunas personas solo presentan una o dos de estas enfermedades. La artritis reactiva es más común en personas entre los 20 y 40 años, con una prevalencia de alrededor del 0,03% (30 por cada 100.000).

Síntomas

Los síntomas por lo general aparecen unas pocas semanas después de que la persona ha tenido clamidia o infección intestinal. La mayoría se siente cansado y tiene fiebre leve, aunque algunos tienen fiebre alta, mucha fatiga y pérdida de peso. Otros síntomas incluyen dolor muscular, rigidez articular y dolor en la región inferior de la espalda que se irradia a las nalgas o los muslos. La molestia en la espalda generalmente empeora cuando la persona se sienta o se queda quieto y mejora cuando se mantiene en movimiento. La artritis comienza abruptamente y por lo general afecta una o varias articulaciones, especialmente las rodillas, los tobillos, los pies o las muñecas. Las personas a menudo tienen dolor en la parte posterior del tobillo o sensibilidad en la base del talón ( inflamación en el lugar donde el tendón se une al hueso).

Los síntomas varían según las áreas del cuerpo inflamadas:

  • Artritis: dolor articular; inflamación; movimiento limitado, especialmente en los tobillos, las rodillas, los pies y menos comúnmente en las muñecas, dedos de las manos u otras articulaciones; dolor en el tendón; dolor en la región inferior de la espalda; inflamación en un dedo de la mano o del pie.
  • Conjuntivitis: enrojecimiento cerca del párpado con la presencia de una secreción pegajosa desde el ojo, especialmente durante la mañana (por lo general leve y temporal).
  • Uveítis: enrojecimiento cerca del iris del ojo, dolor (especialmente al exponerlo a la luz) visión borrosa.
  • Uretritis: micción (orinar) con dolor, secreción del pene o la vagina.
  • Dermatitis: llagas con o sin dolor en la boca, salpullido escamoso en las plantas de los pies, inflamación en la punta del pene.

Otros síntomas más raros son inflamación de la próstata (prostatitis), de la vejiga (cistitis) o de la membrana que recubre el corazón (pericarditis) y pérdida de la válvula aórtica.

Diagnóstico

El médico podría sospechar que tiene artritis reactiva cuando se manifiestan los síntomas característicos después de haber tenido una infección. Su médico lo examinará y le pedirá que se haga estudios por imágenes, como radiografías de la pelvis o el área inferior de la columna vertebral. Se médico podría extraerle líquido de una articulación con una aguja para examinarlo en el laboratorio. El líquido de la articulación dolorida podría contener muchos glóbulos blancos, no obstante no se detecta infección en la articulación.

No hay ninguna prueba que confirme el diagnóstico. Su médico diagnosticará artritis reactiva en base a sus antecedentes de infección, sus síntomas y a su examen físico. Estos exámenes podrían detectar otras condiciones que pueden causar inflamación en la articulación, como infección o gota.

Duración

Por razones aún desconocidas, la artritis reactiva a veces mejora por sí sola después de varios meses o años. No obstante, a menudo es una enfermedad crónica (prolongada) y es necesario un tratamiento a largo plazo, aún durante toda la vida.

Prevención

No existe manera de prevenir la artritis reactiva, pero pueden prevenirse las infecciones que podrían desencadenarse. Usted podría ayudar a prevenir las infecciones gastrointestinales al cocinar bien los alimentos y al lavarse las manos minuciosamente después de tener contacto con animales y antes de preparar la comida. Puede prevenir la ETS si tiene relacione sexuales con protección.

Tratamiento

La elección del tratamiento para la artritis reactiva depende de sus síntomas específicos. Si aún tiene infección, su médico le recetará antibióticos, por lo general durante siete a 10 días. Algunos médicos tratan las infecciones con clamidia con antibióticos durante tres meses. Un número limitado de estudios han demostrado que este tratamiento más prolongado ayuda a prevenir la artritis reactiva, pero el tratamiento sigue siendo controvertido. Las parejas sexuales de una persona a quien se le ha diagnosticado recientemente clamidia también deberían tratarse.

Para la artritis leve, podría ser suficiente un medicamento antiinflamatorio no esteroide (AINE), con o sin calmante como el acetaminofén (Tylenol y otras marcas comerciales). En casos más severos de artritis, las inyecciones de corticosteroides en la articulación inflamada pueden aliviar el dolor, aunque el alivio a menudo es temporal. Otros medicamentos que podrían ayudar incluyen aquellos usados para tratar la artritis reumatoide, como la sulfasalazina, la hidroxicloroquina o el metotrexato (hay medicamentos de venta genéricos) Los médicos por lo general no recetan medicinas llamados corticosteroides orales, porque generalmente no funcionan tan bien para la artritis reactiva. También podrían recetarse las medicinas nuevas para tratar la artritis reumatoide, incluidos el adalimumab (Humira), el etanercept (Enbrel) o el infliximab (Remicade). La cirugía para reemplazar una articulación podría ayudar para los casos de artritis severa que no responden con medicamentos.

Es importante equilibrar descanso con ejercicios. Andar en bicicleta o nadar, por ejemplo, puede ayudar a reducir la rigidez y a mantener la articulación en movimiento. Su médico podría derivarlo a un fisioterapeuta, terapeuta ocupacional o podólogo. Las tablillas, las plantillas correctoras o los aparatos ortopédicos pueden alivian de tal manera como no lo hacen los medicamentos.

Para otras manifestaciones de la enfermedad, las opciones de tratamiento incluyen:

  • crema o ungüento con corticosteroide para el salpullido; es importante el control de un dermatólogo, especialmente si el salpullido afecta el pene o la cara
  • gotas o comprimidos de corticosteroides para la uveítis
  • los AINE u otros calmantes para la inflamación de las vías urinarias (uretritis)

El profesional de la salud debería coordinar los controles regulares con especialistas, que podrían incluir dermatólogos, oftalmólogos, traumatólogos o urólogos.

Cuándo llamar a un profesional

Llame a su médico si tiene síntomas de artritis reumatoide como dolor articular, inflamación, movimiento limitado, enrojecimiento o inflamación en los ojos o dolor en la micción. Llame a su médico de inmediato, si siente dolor o ardor al orinar, o una secreción del pene o la vagina. Cuéntele a su médico si tiene diarrea persistente, con sangre o siente dolor.

Pronóstico

Con tratamiento, el pronóstico de la artritis reactiva es bueno, aunque la condición es bastante variable. Los casos severos podrían estar asociados con daño severo, problemas en la vista y otros síntomas que causan discapacidad, mientras otros casos son mucho más leves y solo son molestos. Los factores de riesgo en los casos más severos de la enfermedad incluyen uno o más de las siguientes:

  • infertilidad en los hombres
  • infecciones venéreas
  • movimiento limitado de la espalda
  • afección de la cadera
  • inflamación de un dedo de la mano o del pie
  • análisis de sangre con signos de inflamación generalizada en todo el cuerpo
  • presencia de un marcador genético llamado HLA-B27
  • poca respuesta al tratamiento inicial

Información adicional

American College of Rheumatology (Colegio Americano de Reumatología) 1800 Century Place Suite 250 Atlanta, GA 30345-4300 Teléfono: 404-633-3777 Fax: 404-633-1870 http://www.rheumatology.org/

Arthritis Foundation (Fundación para la Artritis) P.O. Box 7669 Atlanta, GA 30357-0669 Teléfono: 404-872-7100 Gratuito: 1-800-283-7800 http://www.arthritis.org/

Spondylitis Association of America (Asociación Americana de Espondiloartrosis Anquilosante) P. O. Box 5872 Sherman Oaks, CA 91413 Gratuito: 1-800-777-8189 http://www.spondylitis.org

Última revisión: 2007-12-17T00:00:00-07:00

Última modificación: 2008-08-15T00:00:00-06:00

Fuente: Copyright © 2008 por Harvard University. Todos los derechos reservados. Usado con el permiso de Staywell.

Para más información de Harvard, en Inglés, haga clic en el logotipo:


Déjanos tu Comentario

Aviso Médico

El contenido del sitio VidaySalud.com es sólo para fines informativos y educativos. VidaySalud.com no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico con cualquier pregunta que puedas tener sobre una condición médica. Nunca desatiendas los consejos de tu médico profesional ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en VidaySalud.com.

Si piensas que puedes tener una emergencia médica, llama inmediatamente a tu médico o al 911 (o tu número local para emergencias médicas)

Para más detalles, haz clic aquí »

Cambiar a versión móvil