Enfermedades y Condiciones

Ataque cardíaco (Infarto de Miocardio)


¿Qué es?

El ataque cardíaco ocurre cuando una de las arterias coronarias del corazón se bloquea, generalmente por un coágulo pequeño (trombo). Por lo general, el coágulo de sangre se forma dentro de la arteria coronaria que ya se ha estrechado por la ateroesclerosis. Esta es una condición en donde los depósitos de grasa (las placas) se acumulan en el interior de las paredes de los vasos sanguíneos. El ataque cardíaco también se llama infarto del miocardio o trombosis coronaria.

Cada arteria coronaria le proporciona sangre a una parte específica de la pared muscular del corazón, por eso una arteria tapada causa dolor y disfunción (alteración en el funcionamiento) en el área que irriga (riega). Dependiendo de la localización y de la cantidad de músculo del corazón involucrado, esta disfunción  puede interferir seriamente con la capacidad del corazón para irrigar sangre. Además, algunas de las arterias coronarias irrigan áreas del corazón que regulan el latido, por tal motivo un bloqueo a veces causa latidos anormales y que podrían ser fatales, llamados arritmias cardíacas. El patrón de los síntomas que se desarrollan con cada ataque cardíaco y las posibilidades de sobrevivir están relacionados con el lugar y el alcance del bloqueo de la arteria coronaria.

En el 25% de los adultos (una cuarta parte), el primer signo de esta enfermedad es la muerte repentina por un ataque cardíaco. En Estados Unidos, aproximadamente 865.000 personas sufren de ataque cardiaco cada año, de las cuales 179.000 mueren. En la mayoría de los casos, el ataque cardíaco es consecuencia de la aterosclerosis, por eso los factores de riesgo para ambas condiciones son básicamente los mismos:

  • nivel  anormalmente elevado de colesterol en sangre (hipercolesterolemia)
  • nivel anormalmente bajo de HDL (lipoproteína de alta densidad), comúnmente llamado “colesterol bueno”
  • presión arterial alta (hipertensión)
  • diabetes
  • antecedentes familiares de enfermedad arterial coronaria a una edad temprana
  • fumar cigarros (cigarrillos)
  • obesidad
  • inactividad física (hacer poco ejercicio regularmente)

Cuando el hombre entra en la etapa de la madurez, el riesgo de padecer de un ataque cardíaco es mayor que el de la mujer. Sin embargo, el riesgo de la mujer aumenta cuando comienza la menopausia. Esto puede ser el resultado de la disminución de los niveles de estrógeno, como consecuencia de la menopausia, una hormona sexual femenina que ofrece algo de protección contra la ateroesclerosis.

A pesar de que la mayoría de los ataques cardíacos son producto de la ateroesclerosis, existen pocos casos donde se deben a otras enfermedades. Esto incluye anomalías congénitas de las arterias coronarias, hipercoagulabilidad (aumento anormal de la tendencia a formar coágulos de sangre), una de las enfermedades vasculares del colágeno, como la artritis reumatoide o el lupus eritematoso sistémico (LES o lupus), el abuso de la cocaína, el espasmo de la arteria coronaria o una embolia (el desplazamiento de coágulo de sangre que viaja de otro sitio) y llega por la sangre hasta una arteria coronaria y se aloja en ella.

Síntomas

El síntoma más común de un ataque cardíaco es el dolor de pecho, generalmente descrito como una sensación de opresión, como si algo apretara, sensación de presión o de peso en el pecho, a veces sensación de apuñalamiento o ardor. Aunque este dolor se puede presentar en cualquier momento, un gran número de pacientes lo padecen a la mañana, pocas horas después de despertarse. El dolor de pecho tiende a enfocarse en el centro del mismo justo debajo del centro de la caja torácica ( de las costillas), y se puede extender hasta los brazos, el abdomen, la mandíbula inferior o el cuello. Otros síntomas pueden incluir debilidad repentina, sudoración, náuseas, vómitos, falta de aire, pérdida del conocimiento, palpitaciones o confusión. A veces, cuando el ataque cardíaco provoca ardor en el pecho, náuseas y vómitos, el paciente puede confundir sus síntomas con una indigestión.

Diagnóstico

El médico le pedirá que describa el dolor que siente en el pecho y cualquier otro síntoma. Lo ideal es que un miembro de la familia o algún amigo lo acompañen cuando vaya para su tratamiento médico. Esta persona podría ayudar a proporcionarle al médico información importante sobre sus síntomas y su historia clínica si usted no está en condiciones de hacerlo. También es importante darle a su médico una lista con los nombres y la dosis de los medicamentos que está tomando tanto recetados como de los no recetados. Si no tiene la lista ya preparada, sólo recoja los medicamentos y métalos en una bolsa o cartera de mano y llévelos al hospital.

El médico sospechará que podría estar teniendo un ataque cardíaco basado en sus síntomas, su historia clínica y sus factores de riesgo de enfermedad cardiovascular. Para confirmar el diagnóstico, el o ella realizará:

  • un electrocardiograma (ECG)
  • un examen físico, prestando atención especial al corazón y a la presión arterial
  • unos exámenes de sangre para chequear unos marcadores cardíacos en el suero: químicos que se liberan en la sangre cuando el músculo del corazón está dañado

Quizás necesite otros exámenes también, como:

  • un ecocardiograma: un examen que no causa dolor y que utiliza ondas sonoras para ver el músculo del corazón y las válvulas cardíacas.
  • representación por imagen con radionúclidos: estudios (scans) que utilizan isótopos radioactivos para detectar las áreas del corazón con disminución en el flujo sanguíneo.

Duración

La duración de los síntomas del ataque cardíaco varía según cada persona. Como en 15% de los casos, el paciente nunca llega al hospital para ser atendido porque muere rápidamente después del inicio de los síntomas.

Prevención

Usted puede ayudar a evitar un ataque cardíaco controlando sus factores de riesgo para la ateroesclerosis, en especial el colesterol elevado en la sangre, la presión arterial alta, el hábito de fumar y la diabetes. Si tiene colesterol alto, siga las indicaciones de su médico para llevar una dieta saludable baja en grasas y colesterol, y, si fuese necesario, tome medicamentos para disminuir el nivel de colesterol en su sangre. Si tiene presión arterial alta, siga las recomendaciones de su médico para modificar su dieta y tomar la medicina. Si fuma, deje el cigarrillo. Si es diabético, revise con frecuencia su nivel de azúcar en la sangre, siga su dieta y aplíquese la insulina o tome la medicina como se la recetó  su médico. También se recomienda hacer ejercicio regularmente y mantener un peso ideal.

Tratamiento

El tratamiento durante un ataque cardíaco depende de qué tan estable está la persona y del riesgo inmediato de muerte que tiene. Por lo general, el médico le dará a masticar una aspirina en una sala de emergencia, porque ésta ayuda a prevenir la coagulación de la sangre.

También le administrarán oxígeno para respirar, un medicamento para el dolor de pecho (generalmente morfina), los beta-bloqueadores para reducir la demanda de oxígeno del corazón, y, si la presión arterial no está demasiado baja, nitroglicerina para aumentar temporalmente el flujo sanguíneo al corazón. Durante su estancia en el  hospital, los pacientes frecuentemente reciben  beta-bloqueadores, inhibidores de ECA (enzima de conversión de la angiotensina), que hacen funcionar al corazón más efectivamente, sobre todo al disminuir la presión sanguínea y una aspirina diariamente. La mayoría de los pacientes con ataques cardíacos también reciben una medicina recetada para disminuir el colesterol.

Si el diagnóstico del ataque cardíaco es seguro, entonces se le aplicará al paciente la terapia de reperfusión. El objetivo es reestablecer, lo antes posible, el flujo sanguíneo al músculo del corazón que está lesionado para limitar el daño permanente. La reperfusión se realiza mecánicamente. Se lleva al paciente al laboratorio de cateterismo cardíaco del hospital y el catéter se pasa por todo un vaso sanguíneo largo hasta el corazón. El tinte se inyecta para localizar el bloqueo en la arteria coronaria.

El próximo paso es la angioplastia coronaria transluminal percutánea (ACTP). En la ACTP, se pasa un catéter diferente que tiene un pequeño globo desinflado por el bloqueo y éste se infla para romper el coágulo y la placa. La mayoría de los catéteres con globo tienen una maya metálica, llamada stent, sobre el globo. Después de que se infla el globo para romper el coágulo que bloquea la arteria, el stent permanece en el lugar para mantener abierta la arteria. Los nuevos medicamentos llamados inhibidores receptores IIb/IIIa reducen la coagulación con mayor potencia que la aspirina. Estos medicamentos han demostrado ser buenos para pacientes que se someterán a una ACTP o a que se les va a colocar un stent. Incluyen abciximab (ReoPro) y tirofibán (Aggrastat).

La terapia de reperfusión también se puede hacer con medicamentos para disolver coágulos, llamados agentes trombolíticos. Estos incluyen activador del tejido del plasminógeno (t-PA), estreptoquinasa (Streptase) y complejo activador del plasminógeno-estreptoquinasa anisoilado (APSAC). Estos medicamentos frecuentemente se utilizan si tomaría mucho tiempo el transferir al paciente a un hospital en donde se pueda realizar la angioplastia.

Gran parte del tratamiento adicional para el ataque cardíaco depende de si el paciente desarrolla alguna complicación. Por ejemplo, se necesitarán medicamentos complementarios para tratar las arritmias cardíacas peligrosas (los latidos anormales), la presión arterial baja y la insuficiencia cardíaca.

Cuándo llamar a un profesional

Busque ayuda de emergencia inmediatamente si tiene dolor en el pecho, incluso si piensa que es sólo una indigestión o que es demasiado joven para tener un ataque cardíaco. El tratamiento inmediato aumenta su posibilidad de reducir la lesión del músculo del corazón, ya que las medidas de reperfusión funcionan mejor si se realizan dentro de los 30 minutos posteriores al inicio de los síntomas.

Pronóstico

Alrededor del 15% de los pacientes que sufren de ataques cardíacos mueren antes de llegar al hospital y otro 15% mueren después de llegar. Del 70% restante que sobrevive la hospitalización, alrededor del 4% (1 en 25) morirá en el primer año después de ser dado de alta. Sin embargo, este riesgo no es el mismo para todas las edades. Por ejemplo, para pacientes mayores de 65 años, el índice de mortalidad es del 20% dentro del primer mes luego del ataque cardíaco y del 35% después del primer año.

Información adicional

National Heart, Lung, and Blood Institute, NHLBI (Instituto Nacional del Corazón, Pulmón y Sangre) P.O. Box 30105 Bethesda, MD 20824-0105 Teléfono: (301) 592-8573 TTY: (240) 629-3255 Fax: (301) 592-8563 Correo electrónico: nhlbiinfo@rover.nhlbi.nih.govhttp://www.nhlbi.nih.gov/

American Heart Association, AHA (Asociación Americana del Corazón) 7272 Greenville Ave. Dallas, TX 75231 Gratuito: (800) 242-8721 http://www.americanheart.org/

Última revisión: 22-01-2007T00:00:00-07:00

Última modificación: 09-03-2007T00:00:00-07:00

Fuente: Copyright © 2007 por Harvard University. Todos los derechos reservados. Usado con el permiso de Staywell.

Para más información de Harvard, en Inglés, haga clic aquí:

2 Comments en “Ataque cardíaco (Infarto de Miocardio)
”

  1. [...] altos de carnitina se asociaron con un mayor riesgo de sufrir enfermedad cardíaca, ataque cardíaco, accidente cerebrovascular y de muerte relacionada con el [...]

  2. Buenos días, necesito saber si ustedes me pueden informar sobre hospitales gratuitos para adultos,ya sea en Mexico o en USA tengo una tia que esta operada del corazón tiene una valvula mitral y la tiene perforada severamente, quisiera saber si ustedes nos pueden ayudar o que se podria hacer en su caso ella tiene 75 años, hace 10 años que la operaron en IMSS del D.F. a corazón abierto para ponerle su valvula, muchas gracias por su atención un cordial saludo, que tengan buen dia bendiciones..

Déjanos tu Comentario

Aviso Médico

El contenido del sitio VidaySalud.com es sólo para fines informativos y educativos. VidaySalud.com no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico con cualquier pregunta que puedas tener sobre una condición médica. Nunca desatiendas los consejos de tu médico profesional ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en VidaySalud.com.

Si piensas que puedes tener una emergencia médica, llama inmediatamente a tu médico o al 911 (o tu número local para emergencias médicas)

Para más detalles, haz clic aquí »

Cambiar a versión móvil