Enfermedades y Condiciones

Cálculos renales

¿Qué son?

Los cálculos renales son depósitos químicos duros y anormales que se forman dentro de los riñones. Esta condición se denomina también nefrolitiasis o urolitiasis. Los cálculos renales son a menudo tan pequeños como granos de arena y salen a través de la orina sin causar molestias. Estos depósitos químicos pueden tener el tamaño de un frijol, una canica o ser aún más grandes. Algunos de estos cálculos son demasiado grandes para ser expulsados por el riñón; otros logran trasladarse desde el tubo angosto entre el riñón y la vejiga (uréter) donde quedan atrapados. Los cálculos atrapados pueden causar síntomas muy diferentes, incluidos dolor agudo, obstrucción del flujo urinario y hemorragia (sangrado).

Los cálculos renales es un problema muy común que afecta al 10% de las personas en Estados Unidos. Existen varios tipos de cálculos y causas para la formación de los calculos. Los médicos clasifican los cálculos renales en cuatro grupos diferentes, en base a sus composiciones químicas:

  • Cálculos de oxalato de calcio: estos cálculos son responsables de más del 75% de todos los cálculos renales. Son más comunes en hombres que en mujeres y más frecuentes en adultos que en niños. En el 50% de las personas con cálculos renales, los cálculos se forman debido a un aumento en el nivel de calcio en la orina, que probablemente es hereditario (genético). En otras personas, los cálculos de oxalato de calcio están causados por otra condición como niveles elevados de hormona paratiroidea o ácido úrico más altos que lo normal, enfermedades intestinales, cirugía por problemas de obesidad o problemas renales.
  • Cálculos de estruvita: estos cálculos están formados por magnesio y amoníaco y están relacionados con las infecciones de las vías urinarias causadas por ciertas bacterias. Los cálculos de estruvita solían ser responsables de 10 al 15% de todos los cálculos renales, pero actualmente son menos comunes porque las infecciones de las vías urinarias se reconocen y tratan mejor. Los cálculos de estruvita son más comunes en mujeres que en hombres y se forman frecuentemente en personas que tienen catéteres en la vejiga durante largo tiempo.
  • Cálculos de ácido úrico: estos cálculos son responsables del 5 al 8% de todos los cálculos renales y son más comunes en hombres que en mujeres. Los cálculos de ácido úrico se forman debido a una concentración alta de ácido úrico en la orina. A menudo aparecen en personas que tienen gota, un trastorno en el cual se acumula ácido úrico en la sangre y las articulaciones.
  • Cálculos de cistina: estos cálculos son responsables de menos del 1% de los cálculos renales. Están formados por cistina aminoácida, que es una acumulación de proteínas causada por un defecto hereditario (genético).

Síntomas

Los cálculos renales muy pequeños podrían salir del cuerpo a través de la orina sin causar problemas. Los cálculos más grandes podrían quedar atrapados en el uretéter angosto, lo que causa dolor agudo en la espalda o en un costado, náuseas y vómitos o sangre en la orina. Si hay presencia de sangre en la orina, ésta podría ser de color rosa, rojo o marrón. Si el dolor se pasa más abajo, más cerca de la ingle, esto usualmente indica que el cálculo se trasladó hacia el uréter y está más cerca de la vejiga. A medida que el cálculo se acerca a la vejiga, usted podría sentir necesidad de orinar o sensación de ardor al orinar. Cuando los cálculos salen del cuerpo a través de la orina, usted podría ver salir los cálculos.

Diagnóstico

Su médico le preguntará sobre sus síntomas e historia clínica y lo revisará. Le preguntará acerca de sus antecedentes familiares de cálculos renales y si tuvo gota.

Si tiene dolor agudo, su médico puede hacerle radiografías, tomografía computadas (TAC) o ultrasonidos para detectar cálculos renales y su localización. Si logra recoger un cálculo que salió a través de la orina, su médico lo enviará a un laboratorio para analizarlo químicamente. Se podrían hacer análisis de orina para identificar la causa del cálculo.

Si no presenta ningún síntoma y descubre un pequeño cálculo en su orina, haga fuerza para expulsar el cálculo y guárdelo para mostrárselo a su médico.

Duración

Cuando el cálculo renal queda atrapado en el uréter, podría permanecer allí hasta que el médico lo extirpe o podría eventualmente descender y salir por sí solo. Puede tardar horas, días o semanas hasta salir. Generalmente, mientras más pequeño es el cálculo, más probabilidad hay de que salga del cuerpo por sí solo. Mientras más grande es el cálculo, más grande es el riesgo de que quede atrapado en el uréter, que obstruya de manera significativa el flujo de orina y que finalmente cause infección.

Prevención

La mayoría de las veces, usted puede ayudar a prevenir los cálculos renales si bebe mucho líquido y evita deshidratarse. Esto diluye su orina y disminuye la probabilidad de que los químicos se combinen y formen cálculos.

Usted puede prevenir los cálculos de oxalato de calcio si  come productos lácteos bajos en grasa y come alimentos con bajo contenido de calcio. Los suplementos de calcio; no obstante, pueden incrementar el riesgo de la formación de cálculos. El calcio en su dieta se liga al oxalato dentro de los intestinos para disminuir el cantidad de oxalato que entra a la sangre, y para que de esta forma salga menos cantidad en la orina. Las personas que eliminan demasiado oxalato en la orina deberían evitar los alimentos altos en oxalato, incluidos las remolachas, la espinaca, la acelga y el ruibarbo. El te, el café, la cola, el chocolate y las nueces también contienen oxalato; no obstante, estos pueden consumirse con moderación. Comer demasiada sal y carnes rojas puede ocasionar la formación de más cálculos renales.

Una vez que los médicos reciben el análisis de la composición química de sus cálculos renales, éstos pueden sugerir medicamentos o cambios en su dieta que le ayudarán a prevenir la formación de cálculos en el futuro. Dado que ciertos medicamentos pueden incrementar el riesgo de cálculos, su médico podría querer modificar los medicamentos que toma regularmente si tuvo cálculos renales.

Tratamiento

En muchos casos, un cálculo renal atrapado eventualmente saldrá despedido por las vías urinarias por sí solo, especialmente si toma mucho líquido. Con la supervisión de un médico, es probable que pueda permanecer en su casa, mientras toma antiinflamatorios según lo necesite hasta que el cálculo salga. Si el cálculo es demasiado grande como para que salga por sí solo, si tiene dolor agudo o si tiene infección o hemorragia, podría ser necesario que le extirpen el cálculo o que lo fragmenten para que pueda ser despedido más fácilmente. Los médicos pueden optar entre varias alternativas para destruir los cálculos encajados en las vías urinarias:

  • Litotripsia extracorpórea: se aplican ondas de choque desde afuera del cuerpo que fragmentan los cálculos, que luego son despedidos por el flujo de orina
  • Litottripsia percutánea ultrasónica: se inserta un instrumento parecido a un tubo angosto a través de un pequeño corte en la columna hasta llegar al riñón, allí el ultrasonido fragmenta los cálculos renales que luego se eliminan
  • Litotripsia con láser: el láser rompe los cálculos en el uréter que luego se eliminan por sí solos
  • Ureteroscopía: se inserta un telescopio muy pequeño dentro del uréter y se lo guía hasta la vejiga; el cálculo luego se fragmenta y se elimina

Es raro que sea necesaria la cirugía para eliminar un cálculo renal.

Una vez eliminado el cálculo renal, usted puede prevenir la formación de nuevos cálculos con medicamentos o cambios en su dieta. Por ejemplo, podrían recetarse diuréticos tiazídicos en algunas personas con cálculos de calcio, mientras que las personas con cálculos de ácido úrico podrían tratarse con alopurinol (Aloprim, Zyloprim).

Cuándo llamar a un profesional

Llame a su médico siempre que tenga:

  • dolor agudo en su espalda o costado, con o sin náuseas y vómitos
  • orina  frecuente o necesidad persistente de orinar
  • ardor o molestia al orinar
  • orina de color rosa o con rastros de sangre

Dado que los cálculos renales atrapados puede conducir a una infección de las vías urinarias, llame a su médico si tiene fiebre o escalofríos, o si su orina se vuelve turbia o maloliente.

Pronóstico

El pronóstico varía en cada persona, según la causa de los cálculos renales y la disposición de la persona para tomar medicamentos o cambiar el estilo de vida. Hasta el 50% de las personas que tienen un cálculo renal no volveran a tener otro.

Información adicional

National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Disorders (Instituto Nacional de la Diabetes, las Enfermedades Digestivas y del Riñón) Oficina de Comunicaciones y Relaciones Públicas Building 31, Room 9A04 Center Drive, MSC 2560 Bethesda, MD 20892-2560 Teléfono: (301) 496-3583 Fax: (301) 496-7422 http://www.niddk.nih.gov/

American Foundation for Urologic Disease (Fundación Americana para la Enfermedad Urológica), 1000 Corporate Blvd., Suite 410 Linthicum, MD 21090 Teléfono: (410) 689-3990 Gratuito: (800) 828-7866 Fax: (410) 689-3998 http://www.afud.org/

National Kidney Foundation (Fundación Nacional del Riñón) 30 East 33rd St. New York, NY 10016 Teléfono: (212) 889-2210 Gratuito: (800) 622-9010 Fax: (212) 689-9261 http://www.kidney.org/

Última revisión: 2008-07-11T00:00:00-06:00

Última modificación: 2008-09-26T00:00:00-06:00

Fuente: Copyright © 2008 por Harvard University. Todos los derechos reservados. Usado con el permiso de Staywell.

Para más información de Harvard, en Inglés, haga clic en el logotipo:


Déjanos tu Comentario

Aviso Médico

El contenido del sitio VidaySalud.com es sólo para fines informativos y educativos. VidaySalud.com no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico con cualquier pregunta que puedas tener sobre una condición médica. Nunca desatiendas los consejos de tu médico profesional ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en VidaySalud.com.

Si piensas que puedes tener una emergencia médica, llama inmediatamente a tu médico o al 911 (o tu número local para emergencias médicas)

Para más detalles, haz clic aquí »

Cambiar a versión móvil