Enfermedades y Condiciones

Ciática

¿Qué es?

La ciática describe el dolor persistente que se siente a lo largo del nervio ciático, que recorre de la parte inferior de la espalda, hacia abajo pasando por la nalga (el glúteo) hasta la parte inferior de la pierna. Este es el nervio más largo del cuerpo. El dolor aparece cuando este nervio se comprime o se lesiona. Con mayor frecuencia, se debe a una inflamación, un ensanchamiento óseo (del hueso) debido a  artritis o a un desplazamiento (herniación) de un disco en la parte inferior de la columna vertebral.

Síntomas

La ciática causa un dolor que comienza en la parte inferior de la espalda y se extiende a hacia la nalga, la pierna, la pantorrilla y ocasionalmente el pie. Generalmente, el dolor será molesto, penetrante o ardiente. A veces, comienza gradualmente, se empeora durante la noche y se agrava con el movimiento. La ciática también puede causar cosquilleo, entumecimiento (adormecimiento) o debilidad muscular en la pierna afectada.

Diagnóstico

El médico evaluará sus síntomas y su historia clínica completa y le preguntará si tiene dolor en la parte inferior de la espalda que se extiende hacia la pierna y si tiene debilidad en el músculo de la pierna o el pie. También deseará saber si ha tenido alguna lesión, fiebre, problemas para controlar sus intestinos (para evacuar) o para controlar su vejiga, si ha tenido cáncer de algún tipo en el pasado y si ha estado perdiendo peso. Estas preguntas son importantes porque si se presentan estos síntomas, la causa de la ciática puede ser una condición grave, como una infección o una fractura de un hueso.

Su médico lo examinará prestando atención especialmente a la columna vertebral y a las piernas. Para detectar problemas en la columna vertebral y los nervios relacionados, su médico podría pedirle que realice una serie de pruebas que evaluarán la fuerza de sus músculos, sus reflejos y su flexibilidad.

El diagnóstico se basa principalmente en sus síntomas, aunque es importante realizar un examen físico para detectar signos de lesión nerviosa u otra causa de los síntomas. Sin embargo, en personas que tienen ciática es frecuente encontrar un examen físico normal. Mientras que las pruebas pueden ser importantes en algunos casos, el diagnóstico puede realizarse incluso cuando todos los resultados de las pruebas son normales.

Su médico podría solicitar que se realice radiografías, una tomografía computada (TC) o una resonancia magnética (IRM) para evaluar si existe algún problema en la columna vertebra  (vértebras-huesos de la espalda) que esté irritando o comprimiendo el nervio ciático. Estos estudios son los de mayor utilidad para descartar otras causas de los síntomas o si se están considerando las opciones de realizar cirugía (vea a continuación).

Duración

Por lo general, la ciática desaparece sola después de un período de reposo y actividades limitadas. La mayoría de las personas que tienen ciática se sienten mejor en el transcurso de 6 semanas. El dolor que dura más de 6 a 12 semanas puede requerir la atención de su médico y si los síntomas son intensos o prolongados, quizás le recomiende al médico especialista en tratamiento para dolor de espalda.

Prevención

Una vez que el dolor de ciática desaparece, existen ejercicios, estiramientos y otras medidas que pueden prevenir su reaparición. Un fisioterapeuta (terapista físico) puede desarrollar un programa completo y personalizado. Existen algunas medidas que puede tomar por el momento:

  • Practique una postura correcta. Párese derecho con las orejas alineadas con los hombros, estos a su vez alineados con las caderas y las nalgas metidas hacia adentro. Las rodillas deben estar levemente flexionadas.
  • Haga ejercicios abdominales. Estos ejercicios fortalecen los músculos abdominales que ayudan a sostener la parte inferior de la espalda. Acuéstese de espalda en el piso, con las manos detrás de la cabeza y las rodillas flexionadas. Presione la parte inferior de la espalda contra el piso, levante los hombros hacia arriba hasta aproximadamente 10 pulgadas (25.4 cm) del piso y luego bájelos. Repita el ejercicio de 10 a 20 veces, una vez por día.
  • Camine o nade. Caminar y nadar pueden ayudarle a fortalecer la parte inferior de la espalda.
  • Levante objetos con cuidado. Levante siempre los objetos desde una posición en cuclillas y utilice las caderas y piernas para realizar el trabajo pesado. No se incline ni levante objetos con la espalda derecha.
  • No permanezca sentado ni de pie durante períodos prolongados. Si está sentado en el trabajo, tómese descansos regulares para ponerse de pie y caminar. Si debe permanecer de pie, apoye un pie sobre un bloque pequeño, un banco o apoyapiés y luego vaya alternando los pies durante todo el día.
  • Utilice una postura correcta para dormir. Quite presión de su espalda al dormir de lado o de espalda y coloque una almohada debajo de las rodillas.
  • Estírese. Siéntese en una silla e inclínese hacia abajo mirando al piso. Deténgase apenas sienta una leve molestia, mantenga esa postura durante 30 segundos y luego relájese. Repita el ejercicio de 6 a 8 veces.
  • No use tacones altos. Los zapatos de tacón de más de 1 1/2 pulgadas (3.8 cm) de alto hacen que su peso vaya hacia delante y el cuerpo pierde su alineación.

Tratamiento

Por lo general, la ciática puede tratarse con éxito mediante un breve período de reposo y actividad limitada, seguido de ejercicios para mejorar la movilidad y fortalecer la espalda. Si los síntomas persisten, la terapia física puede ayudar. Para aliviar la inflamación alrededor del nervio, su médico quizás le recomiende alternar compresas calientes y frías.

También podría necesitar tomar el acetaminofén (Tylenol) para el dolor o antiinflamatorios como el naproxeno (Aleve, Anaprox), el ibuprofeno (Motrin, Advil y otros) o la aspirina para el dolor y la inflamación. Los medicamentos utilizados para tratar el dolor crónico del nervio podrían ser de utilidad. Estos incluyen la amitriptilina (Elavil, Endep) o la gabapentina (Neurontin). En los casos graves, la inyección de un anestésico de acción prolongada junto con un medicamento esteroideo podrían brindar alivio. Estas inyecciones típicamente se colocan en centros especializados en el manejo del dolor. Otras opciones que no hacen uso de medicamentos incluyendo la manipulación quiropráctica, la acupuntura, los masajes y el yoga, podrían ser útiles, aunque, no se sabe con certeza cómo se compara con los tratamientos más convencionales. Muy rara vez, se requiere cirugía, como cuando la ciática es causada por una hernia de disco.

Cuándo llamar a un profesional

Comuníquese con su médico si el dolor de ciática empeora después de unos días o si comienza a interferir de manera significativa con sus actividades diarias. Llámelo de inmediato si experimenta debilidad extrema y repentina en una pierna, entumecimiento (adormecimiento) en la ingle o el recto o dificultad para controlar la vejiga o el funcionamiento del intestino. Estos síntomas pueden indicar que los nervios que van hacia la pelvis se encuentran comprimidos. Esta condición puede causar daño permanente si no se trata de inmediato.

Pronóstico

La gran mayoría de los casos de ciática pueden controlarse con un sencillo cuidado en el hogar. Para la mayoría de las personas, las medidas preventivas básicas son suficientes para evitar que la ciática regrese aunque esta puede ser crónica o recurrente. Un pequeño grupo de personas que tiene ciática eventualmente requiere cirugía, como aquellos que presentan síntomas graves o persistentes causados por una hernia de disco.

Información adicional

American Academy of Orthopaedic Surgeons, AAOS (Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos) 6300 North River Rd. Rosemont, IL 60018-4262 Teléfono: 1-847-823-7186 Fax: 1-847-823-8125 http://www.aaos.org/

National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Diseases Information Clearinghouse (Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel), Centro de Información 1 AMS Circle Bethesda, MD 20892-3675 Teléfono: 301-495-4484 Gratuito: 1-877-226-4267 Fax: 301-718-6366 TTY: 301-565-2966 http://www.niams.nih.gov/

National Institute of Neurological Disorders and Stroke (Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares) P.O. Box 5801 Bethesda, MD 20824 Gratuito: 1-800-352-9424 TTY: 301-468-5981 http://www.ninds.nih.gov/

Última revisión: 09-07-2008 T00:00:00-06:00

Última modificación: 10-02-2009 T00:00:00-07:00

Fuente: Copyright © 2009 por Harvard University. Todos los derechos reservados. Usado con el permiso de Staywell.

Para más información de Harvard, en Inglés, haga clic aquí:

Déjanos tu Comentario

Aviso Médico

El contenido del sitio VidaySalud.com es sólo para fines informativos y educativos. VidaySalud.com no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico con cualquier pregunta que puedas tener sobre una condición médica. Nunca desatiendas los consejos de tu médico profesional ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en VidaySalud.com.

Si piensas que puedes tener una emergencia médica, llama inmediatamente a tu médico o al 911 (o tu número local para emergencias médicas)

Para más detalles, haz clic aquí »

Cambiar a versión móvil