Enfermedades y Condiciones

Congelamiento

¿Qué es?

El congelamiento sucede cuando los tejidos del cuerpo (piel, músculos, huesos) llegan a una temperatura tan baja que se congelan. A menos de 59 grados Fahrenheit (15 grados Celsius) , los vasos sanguíneos próximos a la piel comienzan a contraerse. Esto ayuda a preservar la temperatura corporal central. En temperaturas extremadamente frías o cuando el cuerpo está expuesto a periodos prolongados de frío, esta estrategia protectora puede reducir el flujo sanguíneo a niveles peligrosamente bajos en algunas áreas del cuerpo. La combinación de baja temperatura y flujo sanguíneo malo puede causar lesión de los tejidos. El más probable que el congelamiento suceda en partes del cuerpo muy alejadas del corazón y con la mayoría de la superficie expuesta al frío. Estas áreas incluyen los dedos de los pies y de las manos, los oídos y la nariz.

Los tejidos del cuerpo no se congelan hasta que la temperatura externa sea de 28 grados Fahrenheit (-2,22 grados Celsius). Si las áreas de tejido expuestas al frío extremo comienzan a congelarse, se forman cristales de hielo en algunas células y los líquidos no fluyen por estas células. Esto puede hacer que las células estallen. El daño adicional puede ocurrir cuando el tejido se calienta nuevamente, porque el daño en los vasos sanguíneos puede filtrar líquidos y proteínas dentro de los tejidos y causar hinchazón (inflamación) y ampollas.

El congelamiento varía entre un enfriamiento de las capas más superficiales de la piel, llamado congelamiento, y un enfriamiento severo que afecta los tejidos más profundos, como los músculos y los huesos. La cantidad de daño depende de varios factores además de la baja temperatura, incluidos la altitud, los vientos fríos, la mala circulación y la composición corporal. Los factores que aumentan el riesgo de congelamiento incluyen:

  • inmovilidad
  • estado mental perturbado (por problemas psiquiátricos, enfermedad o abuso de sustancias)
  • vejez, especialmente si ya tiene problemas circulatorios
  • piel húmeda
  • contacto con el metal
  • grandes áreas expuestas
  • congelamiento previo u otra lesión causada por frío
  • bajo porcentaje de grasa corporal
  • deshidratación
  • uso de ropa ajustada que afecta la circulación
  • consumo de alcohol que aumenta la pérdida del calor del cuerpo
  • consumo de cafeína que aumenta la deshidratación
  • consumo de nicotina que disminuye el flujo sanguíneo en las extremidades
  • diabetes mal controlada

Síntomas

En el congelamiento, la piel podría sentirse insensibilizada o normal; se ve cerosa y blanca o más clara que lo normal. El congelamiento es común en los dedos, los lóbulos de la oreja, mejillas y dedos de la mano. Cuando recupera la temperatura del cuerpo después del congelamiento, la piel podría ponerse roja.

En el congelamiento leve, el tejido está insensibilizado y se siente suave. Se ve más claro que lo normal o hasta blanco y también puede haber ampollas. A medida que el congelamiento progresa o después que la piel recupera algo de temperatura, ésta podría verse más rosada o enrojecida que lo normal.

En el congelamiento profundo, la piel se insensibiliza y se siente dura, como madera, además de verse pálida o blanca. Al llegar a este punto, los músculos y huesos podrían estar congelados. En casos más severos de congelamiento, la piel puede volverse azul, gris o hasta negra debido a la lesión del tejido. Estos cambios a veces no suceden hasta después de que esa área recupera algo de temperatura.

Diagnóstico

Los médicos diagnostican congelamiento al examinar la piel. Diferenciar el congelamiento leve del profundo puede ser difícil antes de que la piel se descongele. Si se forman ampollas claras dentro de las 48 horas de haberse descongelado la piel, el congelamiento es leve. Si se forman ampollas con sangre o con líquido oscuro después de las 48 horas de haberse descongelado la piel, el congelamiento es profundo.

Duración

Podría no haber lesión de tejido permanente en los casos leves de congelamiento. Los casos más severos de congelamiento podrían requerir amputación. Cada caso de congelamiento es levemente diferente del otro.

Prevención

El modo más fácil de prevenir el congelamiento es evitar la exposición al frío.

Si debe exponerse a temperaturas frías, puede protegerse de varias maneras:

  • Vista ropa en capas sueltas: la capa más superficial debería ser resistente al viento para reducir la pérdida de calor; las capas internas de seda, polipropileno o lana lo mantendrán más caliente que el algodón.
  • Manténgase seco: si hace esquí o snowshoeing (caminata en la nieve) y está transpirando, quítese las capas de ropa húmedas o colóquese prendas que absorban la humedad de la piel.
  • Trate de no salir solo: si está en un lugar frío con otra persona, pueden cuidarse del congelamiento entre los dos.
  • Si comienza a tiritar, diríjase a un lugar cerrado de ser posible.
  • No manipule combustible líquido como la gasolina: a temperaturas bajas, el combustible puede disminuir su punto de congelamiento y seguir estando líquido. Si el combustible toca su piel, se evaporará de inmediato y puede causar congelamiento instantáneo.
  • Use protección adecuada en sus ojos: es posible que sus córneas se congelen, especialmente en condiciones climáticas con vientos y frías.

Tratamiento

Para tratar el congelamiento o el congelamiento leve, sople aire con delicadeza en el área congelada o colóquela en otra área del cuerpo con más temperatura. Por ejemplo, coloque sus dedos de la mano debajo de su axila o sus palmas de la mano en sus oídos, o coloque sus dedos entre las manos de otra persona.

Si siente congelamiento severo, consulte a un médico o diríjase a un servicio de urgencias de inmediato. Si esto no es posible, comience a calentar la parte del cuerpo antes de visitar al médico. Sin embargo, es mejor calentar las áreas congeladas bajo la supervisión médica para minimizar el tejido dañado. Además, dado que el área congelada puede doler a medida que se descongela, usted podría recibir calmantes para reducir la molestia en el consultorio médico o en un hospital.

Si una persona con congelamiento tiene una temperatura corporal más baja que lo normal (hipotermia), el congelamiento puede tratarse de manera segura una vez que se ha restablecido la temperatura corporal central. Esto usualmente se hace al quitar la ropa húmeda de la persona y cubrirla con mantas cálidas, pero podría ser necesario el cuidado médico de urgencia. Las partes congeladas podrían colocarse en agua a una temperatura entre 104 grados Fahrenheit (40 grados Celsius) y 108 grados Fahrenheit (42.2 grados Celsius) durante 15 a 30 minutos. El área se ha descongelado cuando se restablecen el color y la sensibilidad y la piel se siente normal.

Una vez descongelada, el área afectada debería secarse, vendarse y protegerse de la fricción. Si ha descongelado dedos de las manos y de los pies, use gasas u otros vendajes para separar esa área. Es posible que el área descongelada se hinche (inflame) y se ampolle. Es mejor no tocar las ampollas.

El congelamiento severo puede causar muerte del tejido profundo, también llamado gangrena. La gangrena puede hacer que solo esa parte lesionada se deteriore o todo el dedo de la mano o del pie, o que parte de un brazo o de una pierna se pierda. Algunas lesiones por congelamiento severos requieren reconstrucción de la piel o amputación quirúrgica.

Para calentar las corneas congeladas, coloque sus manos sobre sus ojos o cúbralos con una compresa cálida. Si usted cree que sus córneas podrían estar lesionadas, consulte a su médico. Luego de calentarlos, necesitará cubrir sus ojos con gasa o un parche durante uno o dos días.

Algunos intentos durante el tratamiento podrían incluso dañar los tejidos. Para protegerse del daño, tome estas precauciones:

  • no de masaje a esa parte del cuerpo ni lo frote con nieve
  • no use agua a una temperatura más alta de 110 grados Fahrenheit (43.3 grados Celsius) para calentar el cuerpo
  • no use calor seco, como un radiador o un secador de pelo para calentar esa parte del cuerpo
  • no descongele una parte del cuerpo si existe la posibilidad de que se congele nuevamente; mantener la parte congelada durante horas no causará mayores daños, pero sí ocasionará daño el calentamiento y descongelamiento
  • no coloque la mano o el brazo de una persona en un baño con agua tibia si sospecha que podría tener hipotermia (temperatura corporal central baja); la hipotermia puede causar síntomas tales como ritmo más rápido de la respiración, pulso acelerado, confusión, problemas de equilibrio y de habla o temblores

Una vez que la piel se ha descongelado, su médico podría recomendarle más tratamiento, incluidos medicamentos anticoagulantes, medicamentos antiinflamatorios, calmantes y antibióticos. En algunos casos, su médico o un cirujano podrían extirparle parte del tejido muerto. Usted podría mantener el brazo y la pierna elevada y su médico podría recomendarle que use una pomada, como aloe vera.

Cuándo llamar a un profesional

Si siente dolor en su piel o si ésta tiene un color gris o azul y es dura al tacto, si tiene ampollas o está muy inflamada (hinchada), póngase en contacto con su médico o diríjase a una sala de urgencia.

Si usted mismo se está tratando el congelamiento y observa ampollas o áreas de la piel azules o negras, consulte a un médico de inmediato.

Pronóstico

El congelamiento o el congelamiento leve generalmente tienen un pronóstico excelente y sin complicaciones. El congelamiento profundo puede requerir amputación. La infección podría complicar el congelamiento y causar la muerte de más tejido, lo que puede poner en riesgo la vida.

Información adicional

Centers for Disease Control and Prevention, CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades) 1600 Clifton Road Atlanta, GA 30333 Teléfono: 404-639-3534 Gratuito: 1-800-311-3435 http://www.cdc.gov/

Última revisión: 2007-12-17T00:00:00-07:00

Última modificación: 2008-08-15T00:00:00-06:00

Fuente: Copyright © 2008 por Harvard University. Todos los derechos reservados. Usado con el permiso de Staywell.

Para más información de Harvard, en Inglés, haga clic en el logotipo:



Déjanos tu Comentario

Aviso Médico

El contenido del sitio VidaySalud.com es sólo para fines informativos y educativos. VidaySalud.com no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico con cualquier pregunta que puedas tener sobre una condición médica. Nunca desatiendas los consejos de tu médico profesional ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en VidaySalud.com.

Si piensas que puedes tener una emergencia médica, llama inmediatamente a tu médico o al 911 (o tu número local para emergencias médicas)

Para más detalles, haz clic aquí »

Cambiar a versión móvil